KTM 990 Supermoto: Just for fun?

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Hace tres años, KTM inauguró el sector de las supermotards bicilíndricas con prestaciones deportivas. Desde entonces todas las marcas europeas han dado su respuesta, KTM va un paso más allá y logra que la moto nacida para la diversión sea una buena compañera para uso diario y viajes. La KTM 990 SM va más allá de la diversión...

KTM 990 Supermoto: Just for fun?

KTM lanza la segunda edición de su SM bicilíndrica justo cuando las otras marcas europeas acaban de sacar la primera o están en ello. La 990 SM hereda el motor de la SuperDuke, por lo que tiene 17 CV más e inyección electrónica.

Se ha trabajado duro para cargar más peso en el tren delantero, para lograr una moto más firme en su pisada delantera.

Esta moto, que en su trayectoria se ha visto ensombrecida por la radical SuperDuke, ha dado grandes éxitos comerciales a la marca austríaca y, aun siendo menos conocida, es preferida por muchos. La primera versión apareció en verano de 2005 y supuso la total reinvención de un sector que sólo Yamaha había pretendido ocupar con su TDM 900, pero que estaba bastante abandonado desde hacía años.KTM nos llevó hasta un prestigioso hotel de Barcelona para que J. Sauer, el simpático Marqueting Technik de KTM, nos contara las bondades de la nueva 990 SM, presentada hace pocos meses en el Motor Show de Birgmingham.

La modalidad de moda

KTM 990 Supermoto: Just for fun?

En estos últimos años estamos viendo un pantagruélico esfuerzo de las marcas europeas por romper los moldes japoneses y buscar alternativas a los segmentos por ellos impuestos. Así se entiende que sean justamente los fabricantes europeas (BMW y Ducati) las primeras en seguir la estela que marcara KTM con la 950 SM con sus Megamoto e Hypermotard, a las que próximamente Aprilia se va a sumar con la impresionante Dorsoduro 750. En KTM están orgullosos de haber vendido más de 10.000 unidades de una moto que estrenaba sector, con un portentoso éxito de ventas tanto en España como en Italia.

La fórmula de estas nuevas motos pretende ser la más efectiva en puertos de montaña y, ciertamente, ofrecen la posibilidad de ir muy deprisa, cómodo y sin riesgos por donde quiera que las lleves. La composición de la ecuación es relativamente simple: alguien descubrió que meter ruedas de asfalto a una moto de enduro es divertidísimo, vamos a ver qué pasa si pensamos a lo grande y le ponemos un par... de cilindros. Pues ha pasado lo que tenía que pasar, que tenemos una moto que nos permite conducir sin esfuerzo y que, además, ofrece
buenas posibilidades ruteras.

Abriendo miras

KTM 990 Supermoto: Más compacta

A pesar de su tinte racing y radical, KTM quiere ampliar su abanico de clientes y ésta es justamente la razón de ser de la 990 SM: una moto para los que no quieren la radicalidad de la SuperDuke, pero saben que la 690 SM se les va a quedar pequeña. La 990 SM está pensada para cualquiera, pero en especial para aquellos que vienen del enduro y quieren un vehículo asfáltico con posibilidades deportivas que no les obligue a cambiar su estilo de conducción. Esto es justamente lo que ocurre con la 990 SM, no hace falta sacar la pata, pero se conduce desde el tren delantero y manteniendo el cuerpo erguido al estilo de la conducción off-road.

Lo repetimos, en KTM están trabajando duro, el resultado puede gustar más o menos, pero eso es innegable. En pocos años se han hecho un sitio en el mercado on road, sin descuidar su puesto de honor en todo lo que tenga que ver con la tierra. Su intención, como la de todas las marcas, es la de poder ofrecer una montura para cada tipo de motorista, sin olvidar sus orígenes no asfálticos; algo que veremos cómo resulta con la que promete ser su moto insignia, la RC8 1190.

Hoy por hoy, la que te estamos presentado es la que más está ayudando a KTM a llegar a todo tipo de moteros. La gran virtud de la 990 SM es su versatilidad: efectiva por carretera, no resulta incómoda si vas tranquilo por autopista, es dócil por ciudad y no le hace ascos a los caminos polvorientos.

Moto Bauhaus

KTM 990 Supermoto: Efectiva

La KTM 990 SM está pensada por gente del norte de Europa, esto es indudable, pues a pesar de tener un carácter y una estética articulares, se nota que está fabricada desde la fría racionalidad austríaca. Manda la funcionalidad, el prescindir de lo decorativo y accesorio, como en los mejores diseños de Bauhaus o Bauer. Si la 950 SM era una supermotard con hormonas de crecimiento, la 990 se ha refinado hasta encontrar un perfil propio más allá de la idea original (una moto de enduro para asfalto y con dos cilindros). Hoy esta KTM es más cómoda, más fácil, más práctica y, además, tiene más potencia.

La carrocería se ha rediseñado casi en su totalidad, únicamente el guardabarros delantero sigue siendo el de la 950. En esta línea funcionalista que comentábamos, en la carrocería se han buscado los ángulos que permitan cortar mejor el viento. Pero más importante es todavía el rediseño del depósito, con el que se ha logrado un doble objetivo: aumentar las posibilidades ruteras con 4,5 litros más de capacidad y permitir al conductor-piloto sentarse más adelante para dominar mejor el manillar y adelantar las masas. Las asas para el pasajero son ahora más cómodas y de diseño más atractivo. La careta alberga un nuevo faro más potente y ofrece la posibilidad de incorporar una pequeña cúpula ideal para largas distancias.

Otro cambio importante es el rediseño del asiento, que deja de ser tan "endurero" y ya no sube por el espacio del depósito. Además, ahora es más estrecho, lo que nos ayudará a tocar con los pies en el suelo, algo muy importante si tenemos en cuenta que la 990 SM es diez milímetros más alta que la 950 SM. Pero, sin duda, la gran novedad que podemos percibir sin necesidad de subirnos a la moto es el compacto cuadro de instrumentos que viene empleando KTM desde la 690 SM y que, esta vez sí, incorpora un práctico tacómetro. Una vez
más, funcionalismo. De regalo, este cuadro de instrumentos viene no sólo con los habituales parciales, odómetro, reloj y temperatura del motor, sino con un medidor de temperatura ambiente.

Por su más que probada efectividad, las pinzas de freno siguen siendo las Brembo de anclaje radial y cuatro pistones, sobre discos de 305 mm. La maneta de freno también es de anclaje radial. De dimensiones nada despreciables es el disco de freno trasero, de 240 mm, mordido por una pinza flotante de doble pistón. Igual que en la anterior versión, la SM frena con tacto y potencia sobradas. En este apartado nunca tendrás problema alguno.

El chasis sigue siendo multitubular en acero CrMo pintado al polvo, ahora en color negro. A él va anclado un ligero subchasis en aluminio y un basculante de doble brazo también en aluminio.

Inyección de novedades

KTM 990 Supermoto: Un paso más

El motor es herencia directa de la SuperDuke, pero suavizado para lograr más bajos y medios y una curva de potencia menos puntiaguda. Con la SuperDuke comparte cilindros, pistones, culatas y árbol de levas, pero los escapes y el mapeado de la inyección son distintos. El objetivo, respecto a la 950, era conseguir un motor más potente a la vez que más suave. Lo primero se ha logrado gracias al aumento de cilindrada hasta los 999 c.c. reales, lo segundo gracias a la incorporación de la inyección electrónica Keihin, con la que también se logra superar la normativa Euro 3 de emisiones. El motor sigue siendo el bicilíndrico más ligero del mercado.

El aumento de potencia –de 98 a 115 CV– se deja notar, especialmente en las últimas revoluciones del motor. Antes podíamos decir que el motor de la 950 era un poco soso porque tenía una estirada muy plana y lineal; el motor era efectivo pero, en ocasiones, como al adelantar, por ejemplo, echábamos en falta algún caballito más. Ahora el motor ha mejorado en todos los sentidos, y no es una mera forma de hablar: arriba tiene una rabia que nos ayudará en determinadas situaciones y, además, lo hace más excitante, y en bajos resulta más suave y preciso. A pesar de que el motor de la 950 no era torpe ni traqueteaba, con la inyección electrónica la respuesta del puño de gas se ha vuelto perceptiblemente más precisa. Esto resulta de gran ayuda tanto en la conducción urbana a bajo régimen de giro, como al ir por faena alto de vueltas en carreteras de montaña, pues podemos hilar el gas sin que haya retraso alguno entre nuestra acción y la potencia que se transmite a la rueda trasera.

J. Sauer hizo especial énfasis en el trabajo que se ha hecho tanto en la posición de conducción como en las geometrías de la moto. El objetivo estaba muy claro, este tipo de motos tienden a flotar ligeramente del tren delantero, algo que puede ser molesto en autopista y peligroso si forzamos mucho los cambios de apoyo de una curva a otra. Para remediarlo se ha buscado adelantar las masas tanto a través de la posición del conductor como de las geometrías mismas de la moto y la distribución de sus masas. Ya hemos comentado que con el nuevo asiento más estrecho y, sobre todo, las nuevas formas del depósito, el piloto puede sentarse más adelantado. Por lo que toca a la moto, se ha variado ligeramente el ángulo de dirección –de 64,9º a 65,1º- para hacer la moto más ágil. Con la intención de que esto no afectase la estabilidad, se han recortado las pletinas –de 28 a 26 mm–, de manera que ahora la distancia entre la pipa de dirección y las botellas de la horquilla es menor, lo que repercute en el ángulo
de ataque de la horquilla, consiguiendo más estabilidad. El cálculo parece que les ha salido bastante bien, porque lo que se ha ganado en estabilidad no se ha perdido en agilidad, más bien lo contrario... Asimismo, las angulosas formas del depósito adelantan el espacio donde se alberga la gasolina, consiguiendo el deseado peso en el tren delantero, que se deja notar en los cambios de dirección y a la hora de encarar la moto hacia el interior de la curva, algo que ahora podemos hacer casi con el pensamiento.

Escenario plural

KTM 990 Supermoto: Rápida en carretera

No dejo de mirar las fotos del catálogo de la 990 SM y finalmente me doy cuenta de que una moto así sólo puede haber venido de otro planeta, de algún lugar donde el mundo de las motos está mucho menos parcelado que aquí en la tierra, un lugar en el que tener una moto para viajar y para hacer alguna tanda no está reñido. Bueno, por ahora, este lugar debe estar más o menos cerca de Austria... No tuvimos oportunidad de probar la 990 SM en un circuito, pero estamos seguros de que no decepcionaría a nadie, pues personalmente probé la 950 en el tarraconense circuito de Calafat y lo cierto es que se comportó bastante bien. Únicamente echabas de menos un poco más de apoyo en el tren delantero, especialmente en el momento de acabar de tirar la moto. La 990 SM pisa mucho mejor, por lo que estoy seguramente, con los 17 CV más, será una perfecta compañera para los que quieran entrar ocasionalmente a rodar en circuito y asustar a más de una superbike. Además la nueva posición de conducción también incluye un manillar algo más corto, por lo que nos fastidia menos el viento y la posición de los brazos queda bastante menos abierta.

Pero, sin lugar a dudas, el territorio donde la 990 SM saca a relucir todas sus virtudes –que no son pocas– es en carretera abierta, y si es muy sinuosa y el asfalto no está en perfecto estado... ¡pues mejor! La horquilla y el amortiguador WP se encargarán de absorber cualquier irregularidad del terreno, manteniendo las dos ruedas pegadas al asfalto en todo momento. Bueno... a no ser que te animes con el gas, ya sea en segunda o en tercera (¡por no decir en primera!), pues la rueda delantera despegará hasta dejarte mirando el bonito cielo azul. Gracias a un motor que es potente sin ser agresivo, puedes abrir gas con la moto bastante inclinada y, a lo sumo, notarás algún corto deslizamiento de la rueda posterior, tan sano como agradable. En una moto así, el trabajo de inclinar y levantarla se hace, en su mayor parte, con los brazos, algo que te permite estar muy atento a cómo está pisando la rueda delantera. Gracias a ello, sin darte cuenta, estarás efectuando unas inclinadas de infarto. Realmente, en el siglo XXI que estamos estrenando, las carreteras reviradas ya son coto de estas supermotards hiperhormonadas, la mayoría de las superbikes se han especializado demasiado en los circuitos...

¿Para todo uso?

KTM 990 Supermoto: Diversión en curva

Pero desde el principio hemos hablado de la versatilidad que ofrece la nueva 990 SM, más que la 950. Responsable de ello es el depósito de mayor capacidad, el manillar menos abierto y los extras ruteros que ofrece KTM en su catálogo de Power Parts: top case, bolsa sobredepósito, bolsa para el asiento trasero, alforjas, cúpula, ... Además de accesorios racing habituales de la marca, como piezas en fibra de carbono, escapes Akrapovic o incluso un embrague antibloqueo. La 990 SM expone menos al conductor a las inclemencias del viento, no vibra y es cómoda a pesar de no tener un asiento tipo sofá como las touring, pero puedes realizar los mismos viajes que con una pesada Pan European sin acabar más cansado o adolorido. Por autopista, a ritmos racionales, puedes tragarte kilómetros y kilómetros; olvídate de los poco fiables meneos de algunas de estas motos con suspensiones de largo recorrido tipo trail. La posición de las piernas es relajada, en ángulo de 90º, y quedan bastante resguardadas gracias a la anchura de las nuevas formas del depósito. Los retrovisores son efectivos, no vibran y se pueden ajustar fácilmente; a diferencia de las deportivas extremas, no hace falta apartar el codo para poder ver. El pasajero recibe unas asas más cómodas y estilizadas que en el anterior modelo.

La pregunta sería... ¿Se puede ir con ella a diario al trabajo? Lo cierto es que sí, ahora bien, también hay que dejar claro que no es la mejor para un uso práctico diario. Empezando por las desventajas, hay que decir que su capacidad de carga es casi nula: debajo del asiento apenas hay espacio para un par de pequeños objetos. Es una moto alta "para la inmensa mayoría de los españoles", aunque ya hemos dicho que sus 875 mm de altura del asiento quedan disimulados por la mayor estrechez de éste. En conducción urbana, el motor se calienta
con facilidad y no será raro oír el ventilador un semáforo sí y otro también. Pero sí se puede usar a diario: el embrague es suave y preciso, el bicilíndrico nos ayuda a circular a baja velocidad con comodidad, gracias a su altura ofrece muy buena visibilidad y la pata de cabra es de fácil accionamiento.

La KTM 990 SM llega a España en dos colores, naranja y negro, a un precio de 11.990 euros. Una moto mucho más versátil de lo que parece a primera vista.


Antoni Guinovart Caballé
Fotos: Santi Díaz

La alternativa

Kawasaki ZZR 1400: Depredadora solitaria

La Kawasaki ZZR 1400 es una bestia que aterrizará en un mercado donde, hoy por hoy, no hay nada igual. Sus prestaciones de vértigo logran empequeñecer las hasta ahora reinas del cotarro hipersport tourer.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"