KTM Duke 125, la envidia de papá

Publicado el 22/09/2011


Vota

1 0

Una streetfighter a escala, y de una marca de prestigio y especializada en la competición como KTM, no se ve todos los días. Diseño espectacular y unas buenas prestaciones es lo que define esta 125.

Debe de ser frustrante para un aficionado al mundo de las dos ruedas ver cómo su hijo adolescente puede disfrutar de un modelo como la KTM 125 Duke. “Ojalá hace 20 años yo hubiese podido hacerme con una moto como ésta”, pensará resignado este señor.

Envidia sana, en cualquier caso, debería ser, porque suponemos que su vástago será permisivo con él y le dejará subirse a ella de vez en cuando. Y es que la 125 Duke es una moto sin prejuicios, para todas las edades. Es más, si no eres un crío, precisamente, con esta pequeña Duke rejuvenecerás.

De todas formas, la marca austríaca sabe a qué puerta llama cuando lanza la 125 Duke. Y los adolescentes no van a vacilar a la hora de abrirla.

Una de sus principales virtudes es que se trata de una moto muy manejable. En ciudad, por lo a mano que está todo y por el reducido radio de giro, y en carretera, además de por lo primero, por la posición de conducción, por el peso y por el dinamismo. En carretera hemos de añadir además el comportamiento de la parte ciclo, con un chasis que aporta rigidez y firmeza, y unas suspensiones de calidad que la confieren estabilidad. La única pega, si se puede considerar como tal, son los neumáticos de serie, cuya calidad es relativa. Con ello KTM pretende contener algo el precio.

Buena posición de conducción, confort más que aceptable, dinamismo excepcional y, por si esto fuera poco, frenada admirable. Un solo disco de gran diámetro, pero con pinza radial de cuatro pistones, da como resultado un tacto y una capacidad de dosificación de la frenada que da mucha confianza. El freno trasero también trabaja con solvencia, aunque la palanca queda algo baja y metida hacia dentro, y cuesta accionarlo.

Prestaciones desde abajo

El motor convalidado de la KTM 125 Duke -en nuestro banco nos entregó 17,7 caballos a 8.972 rpm- trabaja de una forma suave, sobre todo, y expeditiva. No destaca por la velocidad punta, que ronda los 110 km/h, sino por cómo es capaz de llevarnos hacia delante a bajo y medio régimen.

El tacto del motor, como el de los frenos o el de las suspensiones, a baja velocidad es dócil y agradable, es decir, sin brusquedades, traqueteos ni vibraciones. A medida que sube de vueltas va ganando ímpetu y empuje, y a media altura del tacómetro digital sigue teniendo mucho que decir, hasta que el avisador de régimen máximo alerta de que la cosa se termina, en torno a los 9.000 rpm.

La relación del cambio está diseñada para eso: para que el monocilíndrico de 125 cc. sea intrépido y, por qué no, juguetón hasta medio régimen y pierda un poco de fuelle a partir de ahí. Había que elegir, y optaron por lo primero renunciando a una velocidad punta mayor (aunque como mucho habría ganado tan sólo unos 10 km/h más).

Dieciséis años, desgraciadamente, no es lo único que has de tener para hacerte con la primera 125 asfáltica de la marca de Mattighofen. Se precisa de algo más. Se necesita sobre todo los 3.789 euros que vale la KTM 125 Duke.

Puede parecer un precio elevado para una convalidada, y en realidad lo es. Pero no nos lo resultará tanto si pensamos lo que la marca austríaca ofrece a cambio. Sólo hay que echarle una ojeada a las fotos para darnos cuenta de que esta KTM no es una moto cualquiera. A simple vista parece algo más, pero si entramos en detalle nos daremos cuenta de que se trata de algo más. Si la probamos, va a ser muy difícil decirle que no.

Además de los dieciséis y el dinero, también hay que contar con el beneplácito de los progenitores. Si yo fuese padre, no lo tendría tan claro… Me moriría de envidia (sana) viendo a mi hijo pasarlo en grande con esta moto.

Fotos de la KTM Duke

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo y Santi Díaz
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"