KYMCO People GTI 125: Rebelión a bordo


Vota

0 0

Con todos los "rueda alta" -sea cual sea su origen- ocurre la misma injusticia: está tan presente el referente japonés que eso impide acercarse a los demás con la distancia suficiente para valorarlos por si mismos. Y convendría intentarlo porque scooters como el People GTI 125 tienen muchísimo que ofrecer y están cargados de buenos detalles.

Ya he explicado en alguna ocasión que, para mí, dinámicamente el scooter perfecto es el scooter rueda alta. Y también que, pese a eso, jamás he tenido ninguno particular porque -en mis circunstancias- valoro más la capacidad de carga, que es lo único que no pueden ofrecerme este tipo de vehículos. Sin embargo confieso que cada vez que me bajo de uno acabo dudando de mis principios scooteristas. Y es que la agilidad, estabilidad, maniobrabilidad, ergonomía y comodidad de un vehículo como el People realmente es inmejorable. Asumo -lo decía al principio- que cualquier rueda alta tiene el handicap de ser permanente y automáticamente comparado con el referente Scoopy, igual que cualquier custom con una H-D. Es el precio que se paga por competir no contra un modelo o un concepto sino contra una moda... y resulta muy difícil plantarle cara a un icono del estilo. Por eso lo primero que requiere este bonito People -y, en realidad, cualquier otro modelo rueda alta- es acercarse sin comparaciones fuera de lugar y analizándolo estrictamente como lo que es: una excelente propuesta de scooter rueda alta.

La "people" crece

Las marcas, como casi todas las personas, crecen y mejoran. La distancia que hay entre aquel primer People tan... "taiwanés" y éste, es la misma que hay entre aquel primer Dink tan... "taiwanés" y el actual Superdink, por ejemplo. Lo que quiero decir es que, desde hace ya tiempo, los productos KYMCO han sufrido un cambio espectacular en diseño, acabados y tamaño. Y eso es lo primero que llama la atención en el GTI: es un scooter grande, bonito, europeo y muy bien acabado. El gran salto cualitativo -y de ventas- de KYMCO se produjo cuando dejó de vender en Europa meros scooters taiwaneses, para comenzar a vender scooters pensados para Europa fabricados en Taiwán... que es muy, muy diferente. El People GTI responde, por tanto, a estándares absolutamente europeos en cuanto a volúmenes y estética. Los usuarios de mayor estatura pueden estar tranquilos: en el People viajarán holgados incluso con acompañante. Ergonómicamente está bien resuelto; todo queda a mano y es cómodo y fácil.

Carácter tranquilo

Espero que no se me enfaden los amigos de KYMCO si digo que, hasta la  fecha, sus motores siempre han tenido más reputación de fiables y virtualmente irrompibles que de rápidos. Son motores que gastan poco, duran mucho y no se rompen ni arrancándolos a martillazos. Por esa razón, sin ir más lejos, BMW les ha encargado la fabricación de propulsores; por su fiabilidad y resistencia. Ciertamente los SuperDink -especialmente el 300- rompen la regla, porque son rapidísimos y corren que se las pelan. Y los nuevos motores presentados en el EICMA también tienen pinta de ser un tiro. Pero, en general, no yerro el tiro si afirmo que KYMCO siempre ha preferido montar motores de carácter tranquilo en sus scooter, buscando a un público más generalista. 
Esto se hace también palpable en nuestro invitado de hoy. Su motor es muy, muy tranquilo; incluso demasiado en recuperaciones, en las que echamos de menos un poco más de nervio. Sin embargo -y aquí está lo sorprendente- es también un motor que corre muchísimo arriba. A regímenes altos la People GTI nos acercará sin problemas casi a los 130 km/h. La sensación, por tanto, es contradictoria: en salida y aceleración -a ritmos urbanos- el motor del rueda alta de KYMCO se siente tan perezoso que te preguntas si hacía falta tanta parte ciclo para tan poco nervio. Pero en cuanto consigues subirlo de vueltas se transforma y te preguntas si hacía falta tanto motor para tan poca parte ciclo. Personalmente me gustan los scooter más homogéneos pero tiene su lógica: el KYMCO es perfecto para quien en ciudad prefiera la amabilidad y la suavidad a la aceleración... pero necesite más garra cuando se meta con el People GTI en vías rápidas. Y eso es exactamente lo que pasa.

Buenos acabados

Lo anterior podría interpretarse como una crítica o un defecto... y para nada es mi intención. Esa dualidad es, simplemente, una característica del People GTI. Y si se llama así, GTI, precisamente es porque su vocación es más de scooter elegante que de scooter sport. Lo que ocurre es que su fenomenal estética puede llevar a engaño ya que sus acabados son de buen nivel y los acabados de buen nivel siempre se asocian a prestaciones de buen nivel. Y aquí, lo que tenemos, es un scooter tranquilo en aceleraciones y respuesta a régimen bajo... y un tiro en la zona alta del cuentavueltas. Teniendo en cuenta este rasgo fundamental del People GTI vale la pena, ahora ya sí, detenerse en esos detalles de acabado que alabábamos: la excelente finición y encaje de los plásticos. Los intermitentes delanteros son una delicia de diseño y la visibilidadd del cuadro de instrumentos -aunque no me gusta su diseño- excelente. Igual que la de los retrovisores. También me pareció destacable la buena potencia lumínica y dispersión del haz de luz del foco; de los mejores que he visto en su parcela.
La capacidad de carga es, obviamente, escasa: bajo el asiento encontramos un minúsculo espacio -por cierto, con toma de corriente- para teléfono móvil, papeles, llaves y cartera y en retroescudo una guantera más bien intencionada que eficaz. Es, por tanto, un "rueda alta" puro y duro en ese sentido. Como dato complementario hay que señalar que la nueva generación del People, vista en el EICMA, dispone ya de cofre bajo el asiento para un casco integral.

Las mejores virtudes

Sin proponérmelo en realidad, resulta que he comenzado destacando algunas de las partes del People que menos me han gustado: su carácter perezoso en bajos y su nula capacidad de carga. Urge, por tanto, cambiar de sentido y dejar también muy claro lo que me ha encantado: estéticamente es -sin duda- uno de los rueda alta más elegantes de su segmento y dinámicamente es un scooter increíblemente eficaz. Transmite muchísima confianza sobre cualquier pavimento y consigue ser endiabladamente ágil y maniobrable sin dejar de ser estable y ofrecer aplomo y precisión. Encuentra un aliado en el duro tarado de la suspensión y en una frenada más potente que dosificable. Obviamente se podría argumentar que ese carácter tranquilo le ayuda porque nunca llega a poner en apuros a la parte ciclo. Y es así... pero también lo es que KYMCO pudo apostar por una amortiguación blandurria y unos frenos justitos -más acordes con las prestaciones- y en cambio optó por montar una suspensión y unos frenos de más calado que le dan al conjunto mucho aplomo.

En resumen...

Cualquier recapitulación conlleva maximalismos y al KYMCO People GTI 125 le ha llegado también el momento de las conclusiones.
Estamos ante un rueda alta elegante, de buen tamaño incluso con dos ocupantes y con acabados de vehículo "premium". Eso ha llevado a KYMCO a pensar que su usuario tipo valorará más esas cualidades que la radicalidad así que han optado por un motor algo perezoso en aceleraciones y recuperaciones aunque sorprendetemente veloz cuando se instala en los regímenes altos. No es un scooter nervioso pero es ágil, ligero, cómodo... perfecto para atreverse con él en cualquier hora punta por el centro y ratonear por donde haga falta.
Penaliza en capacidad de carga y en cierta veteranía de concepto pero, en cualquier caso, la relación calidad/precio sigue siendo uno de sus mejores argumentos.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"