Libertad incondicional con la BMW G 650 GS Sertao

Publicado el 20/02/2012


Vota

0 0

La nueva Sertao es la apuesta de BMW por una auténtica trail equipada con su monocilíndrico de 650 cc y preparada para desenvolverse en todo tipo de terrenos.

En los últimos tiempos, las trail han ido dejando atrás su carácter polivalente para reforzar su faceta asfáltica. Los estudios de marketing dicen que la amplia mayoría de los usuarios de este estilo de motos apenas dejan el asfalto para adentrarse en terrenos resbaladizos de polvo y barro. 

Pero, con buen criterio, en BMW entienden que su oferta entre la gama de iniciación GS merecía una versión como la Sertao, una moto enfocada al off-road que deriva de la más asfáltica G 650 GS. De hecho, los alemanes son de los pocos fabricantes que históricamente han conservado entre sus trails una versión con carácter off-road, desde que en el año 2000 comercializasen su primera Dakar. El origen de esta decisión hay que buscarlo en la doble victoria de Richard Sainct en la carrera más dura del mundo que ganó en 1999 y 2000. 

El hecho de que esta nueva Sertao monte unas suspensiones de mayor recorrido que la G 650 GS y algunos detalles que le imprimen este carácter más endurero, no significa que no se pueda disfrutar en carretera abierta. A pesar de su rueda delantera de 21” y de que especialmente en las frenadas nos recuerde que monta unas suspensiones que tienen mayor recorrido, la Sertao, cuyo nombre significa ‘desierto’ en portugués, también es una buena compañera de viaje en carretera y sus límites vienen más por parte del monocilíndrico que por las características más específicamente off-road. 

Siempre me he mostrado un entusiasta de las trail en toda su dimensión; es decir, aquellas motos que nacieron en los 70 y que tanto sirven para el uso diario como para rodar por carreteras reviradas, pistas y caminos. Y la Sertao me ha demostrado que el concepto trail, más que el trail/enduro, es un estilo de moto que debería tener más oferta y más usuarios. Los tiempos de crisis tendrían que reforzar este estilo de motos como la Sertao, que descubrí, pese al frío, con las manos calentitas gracias a los puños calefactables que se sirven como accesorio por unos 200 euros… 

Completa

El hecho de haber adaptado la Sertao para mejorar su comportamiento en off road y por tanto ampliar sus horizontes, han dado como resultado una moto más completa que la versión estándar de la G 650 GS. 

De entrada las suspensiones han ganado recorrido llegando hasta los 210 mm., las barras de la horquilla son de 41 mm de diámetro y el amortiguador trasero tiene un práctico pomo para regular la altura. Las ruedas montan unas llantas con radios cruzados y delante se ha elegido una llanta de 21” que le permiten trabajar mejor y con más seguridad por caminos y pistas. Los bajos del motor montan un cubre cárter para protegerlo de los posibles impactos; no faltan unos paramanos o protectores, la cúpula es un poco más alta y por tanto se gana en protección. El guardabarros delantero es más envolvente y no falta una práctica parrilla portaobjetos que tiene una tapa extraíble con llave, que da acceso a un hueco donde se puede guardar un antirrobo para el disco de freno. 

Una decoración especial la desmarcan de la G 650 estándar, pero las grandes diferencias vienen dadas a nivel de comportamiento, básicamente debido al mayor recorrido de las suspensiones que la hacen más solvente en un uso off road. 

Polivalente

Pese a su altura de asiento, la suavidad del motor, cambio y especialmente el embrague -que pese a estar mandado por cable es muy suave-, hacen de la Sertao una buena ciudadana que no desmerece frente a la G 650 GS. Al igual que esta en las recuperaciones en marchas largas a partir de las 2.500 rpm aproximadamente, tiene tendencia a “toser” un poco pero no es algo que sea un problema una vez te acostumbras a ello. No podemos engañarnos puesto que estamos frente a una moto de apenas 50 CV de potencia a unos 6.500 rpm y tiene sus limitaciones. Un detalle mejorable es el caballete lateral que deja la moto excesivamente inclinada. 

Por carretera abierta o autopista a unas 5.000 rpm el monocilíndrico de BMW transmite algunas vibraciones que las noté especialmente en el asiento. Este puede ser de dos alturas: 860 ó 900 mm pero en ambos casos, debido al condicionante de montar el depósito de combustible de 14 litros bajo el asiento, la Sertao resulta una moto más bien alta y el mullido del asiento es algo justito. 

La parrilla porta objetos se agradece en cualquier escenario y tiene unos buenos ganchos para anclar los pulpos, además de que también se pueden montar las maletas laterales que sirve BMW como opción. La protección a la altura del casco es buena y la pantalla no es regulable, pero los hombros quedan un poco desprotegidos, algo normal teniendo en cuenta que estamos refiriéndonos a una moto preparada para circular por pistas y caminos, no de una GT… 

Por autopista se pueden mantener promedios de 130 km/hora sin problemas y la autonomía puede superar los 350 km en función de lo que aprietes al pequeño monocilíndrico de BMW. 

En carreteras reviradas es ágil y divertida pero hay que acostumbrarse al largo recorrido de la horquilla puesto que en las frenadas la parte delantera de la Sertao baja desde el segundo piso…Y precisamente la frenada del único disco delantero me pareció un poco justa y falto potencia especialmente en una conducción agresiva, aunque si que muestra una buena progresividad que me gustó más rodando por pistas. 

El monocilíndrico tiene una potencia limitada y si buscamos una conducción más o menos alegre o deportiva hay que exprimirlo en la zona alta de cuenta vueltas. El ABS es fácilmente desconectable: con el motor el marcha y punto muerto; basta pulsar unos segundos el interruptor y un testigo luminoso confirmará que está fuera de servicio, lo cual es muy recomendable para un uso off road. 

Off-road

El estar preparada especialmente a nivel de suspensiones para poder rodar pos pistas y caminos, es sin duda alguna el mejor argumento de esta Sertao. 

Al margen de desconectar el ABS, es muy recomendable sacar las gomas de las estriberas pues sino la bota, sobre todo después de vadear algún río, resbala de forma escandalosa. 

La posición de conducción natural de esta Sertao te deja un poco encajado en el asiento pero es bastante confortable. Si prefieres conducir de pie y lo vas a hacer muy a menudo, te recomendaría que adelantes unos mm la posición del manillar. El depósito de combustible bajo el asiento tiene sus ventajas en cuando al centro de gravedad, pero conduciendo de pie obliga a las piernas abrirse en exceso y los pies no quedan bien instalados en las estriberas (pequeñas). Las suspensiones transmiten mucha confianza y la verdad es que en off road la combinación de la horquilla con la rueda de 21” marcan la diferencia con cualquier otra trail del mercado; permiten a la pequeña GS moverse con soltura sobre cualquier terreno y superar obstáculos con seguridad. 

El motor tiene sus limitaciones y hay que apretarlo para sacar rendimiento a sus escasos 48 CV de potencia. No tiene la patada que a veces se hecha en falta para cruzar la moto de detrás, pero se puede conseguir. La suavidad del embrague invita a utilizarlo en situaciones comprometidas y en definitiva es una moto fácil de usar, con el peso propio de una trail que ronda los 200 kg -que no son pocos- y que en definitiva abre las puertas a aquellos que quieran dejar de lado la negra cinta de asfalto y buscar nuevas sensaciones en terrenos más resbaladizos… 

Una moto polivalente y divertida, que a un precio razonable, da mucho por muy poco. Con un consumo que está por debajo de los 5 litros en función de lo que la aprietes, la Sertao es una muy buena alternativa para sentirte un poco más libre... 

Fotos de la BMW G 650 GS Sertao

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo y Santi Díaz

La alternativa

Suzuki V-Strom 650 ABS. Cambio radical ocho años después

Por fin le llegó la hora a la V-Strom 650. Una de las trail de media cilindrada más confortables del panorama motociclista ha decidido ponerse a dieta. Los resultados saltan a la vista, ahora además con ABS de serie. Eso sí, ella sigue tratándonos tan bien como siempre, si no mejor, porque la pérdida de peso no ha cambiado para nada su buen humor.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"