MITT 125 PK & PK Max (prueba): Naked “de bolsillo”


Vota

0 0

Mitt Motorcycles dispone en su catálogo de una pocket bike de 125 cc, una auténtica 'escapista' urbana gracias a su compacidad, ligereza y agilidad.

Acostumbrados a que pasen por nuestras manos las motos más imponentes, tecnológicas y avanzadas del mercado, cuando llegó a nuestra redacción la nueva 125 PK de Mitt Motorcycles, marca asiática distribuida en nuestro país por Jets Marivent y de la cual ya habíamos catado otros modelos de su catálogo como la GTS, la GP, la MB o la RT, no pudimos evitar esbozar una sonrisa ante semejante ejercicio de contención de dimensiones que exhibe esta simpática motocicleta.

Se trata de un modelo totalmente nuevo presentado el año pasado, una 'pocket bike' que se dirige a un segmento en el que convivirá con otros 'menudos' sujetos como la nueva Macbor Fun 125, la Benelli Tornado Naked T, la CF Moto Papio o las Honda Monkey y MSX.

Es por tanto una moto en formato naked de bolsillo con un diseño inspirado claramente en la Ducati Monster, en el que gana especial protagonismo el chasis multitubular de acero pintado de rojo, su generoso depósito con formas musculosas y tomas integradas, y su faro delantero.

La iluminación dispone de tecnología led, aunque no al 100%: el faro frontal utiliza una óptica polielipsoidal inferior para las luces cortas y un faro convencional superior para las largas con un contorno tipo DRL para la luz de posición. El piloto trasero sí emplea diodos led. El cuadro de instrumentos digital LCD, que incluye indicador de marcha engranada, le acaba de aportar una elevada sensación de vanguardismo al vehículo.

Estética

La nueva Mitt proyecta una imagen moderna que se aparta de la clásica estética de pocket bike a la que estamos acostumbrados, exhibiendo un look más moderno que busca parecerse al de una moto grande, aunque a escala. Su imagen es muy pintona y llamativa, así que no te extrañe que seas objeto de curiosidad cuando estés parado en un semáforo.

El depósito, como se puede ver en la completa galería fotográfica que acompaña este artículo, está disponible en dos colores: blanco y, desde este 2019, una nueva versión en negro denominada PK Max. El equipamiento queda redondeado con un tapón de combustible con cierre de llave, y exhibe otros buenos detalles como un silenciador de escapecon dos elementos superpuestos que emula un bicilíndrico o el guardabarros trasero pegado a la rueda. Dispone además de sensor de apagado automático de pata de cabra.

Estamos ante una moto que se adapta principalmente al uso urbano o a esos entornos donde las distancias y los espacios son reducidos. Gracias a su tamaño de 'miniatura', también puede servir a aquellas personas que viajan en caravana y que busquen un vehículo de dos ruedas motorizado de fácil transporte, para poder usar en su destino.

Motor

Está impulsada por un sencillo motor monocilíndrico de 4 tiempos refrigerado por aire, basado en el que emplea la Honda CB125F con eje de equilibrado e inyección electrónica, que aportará a su usuario unos niveles de consumo (menos de 3 litros a los 100 km) y costes de mantenimiento muy contenidos.

Esta mecánica dispone de 7,5 CV de potencia, una cifra que en teoría puede parecer escasa pero que, en la práctica, resulta satisfactoria pues no olvidemos que estamos ante una moto que supera por poco los 100 kg de peso, de ahí que las prestaciones resultantes sean más que suficientes para el hábitat urbano y en trayectos de corta distancia a los que va dirigido este modelo.

El propulsor trabaja con finura, en parte gracias a ese eje de equilibrado, y se asocia a una caja de cambios de 5 velocidades que se acciona con precisión. El motor empuja con gracia a bajas vueltas, sigue entregando con progresividad en medios y ya solo en la zona alta las prestaciones se sienten algo más ahogadas, par alcanzar una velocidad máxima entorno a los 100 km/h.

Parte ciclo

El conjunto, además del bastidor multitubular de simple cuna mencionado que aporta una gran rigidez, equipa unas suspensiones compuestas por una horquilla invertida y un monoamortiguador trasero que permite ajuste de precarga.

Aunque de tarados algo blandos, estas suspensiones trabajan con un buen compromiso entre confort y firmeza. De la frenada se encarga un disco lobulado en cada tren, de 265 mm y 220 mm (pinza delantera de triple pistón con doble latiguillo metálico de serie), de buen tacto y mordiente sobre todo el trasero, asociado a un sistema CBS, que reparte la frenada cuando accionamos el trasero.

Las llantas pequeñas de 12 '' no aportan tanta estabilidad, sobre todo cuando entramos en algún tramo rápido, pero en cambio generan una gran reactividad, para colarnos entre coches y girar en las curvas urbanas con suma rapidez de movimientos.

Debido a su corta batalla y tamaño compacto, la moto incluso parece virar de más (sobrevirar) cuando iniciamos la inclinación, algo a lo que hay que ir acostumbrándose y que progresivamente puede convertirse en su cualidad dinámica más apreciada en el caos circulatorio, pues la dirección obedece a nuestras órdenes con mucha inmediatez y esto nos permitirá escaquearnos como ninguna otra moto.

La altura del asiento, por supuesto, es muy baja y permitirá a cualquier conductor, por bajito que sea, apoyar los pies en el suelo con total confianza. Una de sus principales virtudes es que se puede aparcar fácilmente y en cualquier hueco en la ciudad, por reducido que sea.

Obviamente, estamos ante una moto enfocada a usuarios de escasa envergadura que puedan sentirse cómodos a bordo, pues el asiento de doble altura es estrecho y de reducidas dimensiones y la postura de conducción ofrece una ergonomía adaptada para conductores menudos.

El manillar es alto y ancho y permite una fácil gobernabilidad del vehículo. La postura a bordo es adelantada, ideal para circular en ciudad, con la espalda erguida y las piernas flexionadas. La botonería de las piñas es la habitual, muy ergonómica. Los espejos retrovisores, de buen tamaño, ofrecen una excelente visibilidad, un aspecto importante cuando circulamos en el trasiego urbano, aunque obliga a estar atentos cuando circulamos entre coches pues hacen que la moto sea muy ancha.

Las estriberas son engomadas para amortiguar mejor las vibraciones y aportar mayor confort al habitáculo. Una comodidad de la que no dispone en gran medida el pasajero, pues no goza de mucho espacio para acomodarse ni para agarrarse.

El precio de la nueva Mitt 125 PK es, sin duda, uno de sus mayores reclamos, pues se sitúa en tan sólo 2.495 €, un importe bastante competitivo en su categoría.

Mitt 125 PK especificaciones técnicas

Motor: 4 tiempos / monocilíndrico 125 cc, refrigeración aire

Arranque: eléctrico / pedal

Potencia máxima: 7,5 cv / 9.000rpm

Transmisión: cadena / 5 velocidades

Suspensión delantera: horquilla invertida

Suspensión trasera: monoamortiguador

Freno de disco en ambos trenes

Neumáticos: 120/70-12 y120/70-12

Longitud / ancho / alto: 1,77 / 0,76 / 0,88 m

Altura de asiento: 750 mm

Distancia entre ejes: 1210 mm

Depósito de combustible: 12 litros

Peso en vacío: 102 kgr

Colores: negro / blanco

Fotos de la Mitt Motorcycles 125 PK

Fotografías por: Sessantuno (Acción Edu Sierra)
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"