Montesa Cota 4RT Toni Bou: Arma letal 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Se niegan a dar su cilindrada, siguen ocultando su peso, no dicen cuál sería su valor estimativo y sólo permiten que se suban a ella pilotos de reconocido nivel. Todo ello no hace más que confirmar que la moto que ha llevado a Toni Bou a conseguir dos títulos es una verdadera joya tecnológica.

MONTESA COTA 4RT Toni Bou: Arma letal

Un año más, Montesa convocó a un selecto grupo de pilotos y periodistas para ofrecerles la posibilidad de probar la moto con la que uno de sus pilotos se ha proclamado campeón del mundo de trial. Así, mientras que para los afortunados que tenían esa opción se trataba de una ocasión única para subirse a una moto que, de no ser por este motivo, nunca podrían probar, para la marca volvía a ser la excusa ideal para reunir al equipo y celebrar junto a la prensa, de manera informal, los nuevos títulos. Decimos informal por el ambiente distendido que allí se respiraba, porque, en lo referente a la profesionalidad de la convocatoria, el nivel era realmente muy alto. Existían sólo dos unidades para probar, de modo que todo estaba perfectamente establecido y los mecánicos siempre dispuestos para que los probadores tuvieran la máquina perfectamente a punto cuando les llegara el turno.

Como curiosidad hay que destacar que entre los asistentes a la cita de este año se encontraban Álex Crivillé y Carlos Checa, dos de los pilotos que más satisfacciones han dado al motociclismo español y que siempre se han confesado acérrimos entusiastas del trial. "Nos comentaron que había esta convocatoria, y no hemos dudado en aprovechar la oportunidad de ver en acción a estos monstruos", comentaron.

Pieza única

MONTESA COTA 4RT Toni Bou: Arma letal

No hace falta subirse a la Cota 4RT de Toni para darse cuenta de que, por materiales y acabados, toda ella es un alarde de trabajo y tecnología. A simple vista se ve que es una pieza única, hecha por un equipo de primera y pensada para un piloto del más alto nivel.

Cuestionar que el pilotaje de Toni Bou es casi sobrenatural sería tan absurdo como atrevido. Estaría totalmente fuera de lugar. Aun así, tampoco puede obviarse que la moto que Montesa ha puesto a su disposición y que le ha permitido obtener cuatro títulos mundiales las dos últimas temporadas ha jugado un papel determinante en sus resultados.

En esta moto, prácticamente todo roza la excelencia: su potencia, su peso, su sensación de ligereza y manejabilidad, las suspensiones... es un diamante en bruto. Al principio, el camino no fue fácil, pero el fruto de tanto trabajo, de tanta inversión, de tanto esfuerzo, compensa cualquier esfuerzo. El resultado es tan satisfactorio, que entre la moto que pilotó Toni en 2007 y la que hoy hemos probado los cambios son prácticamente inapreciables. Haberlos, los hay, pero es imposible distinguirlos a simple vista.

Así nos lo confirmó Óscar Giró, responsable del departamento de competición, a la hora de explicar las características de la moto que ha usado su piloto para proclamarse campeón del mundo indoor y outdoor también en 2008: "Se trata básicamente del mismo motor y bastidor, y sólo ha habido pequeños cambios para mejorar la fiabilidad de algunas piezas. También se ha trabajado en el software de programación de la ECU, que ahora ofrece más posibilidades de reglaje, tiene más o menos sensibilidad a los cambos climáticos y más estabilidad".

Aspecto, este último, que nos asegura Jordi Granell como responsable de motores: "En lo tecnológico hemos trabajado y avanzado mucho en el software de la inyección. El nuevo sistema nos permite hacer cambios más pequeños, pero a la vez más sensibles. Antes teníamos que cambiar mucho el setting para que el piloto se diera cuenta, mientras que ahora podemos hacer variaciones más pequeñas y, en cambio, el piloto las nota mucho más. Es decir, hemos ganado en sensibilidad a la hora de hacer el setting y hemos ganado en que los márgenes de tolerancia desde el punto de vista atmosférico son mayores. Antes, si pasabas de 1.000 a 1.500 metros de altitud, el motor lo notaba y, en cambio, ahora podemos hacer variaciones más grandes y el motor se autoajusta".

A la hora de establecer las piezas que han sido modificadas para ganar en fiabilidad, ni el uno ni el otro quieren determinar de cuáles se trata. "No podemos precisar cuáles, porque son cosas internas que vienen de HRC y nos guardamos para nosotros. Cojinetes, ejes, tornillos... materiales y diseños de piezas que tenían poco grosor y ahora tienen más...". Lo que sí se apresura a precisar Granell es que "eso no significa que antes tuviéramos roturas o fisuras. Es, simplemente, que si teníamos estipulado el mantenimiento de una pieza cada dos meses, ahora lo hemos estirado hasta cuatro. Hemos buscado que la moto sea aún más fiable, más fuerte".

Más fuerte, pero no más pesada, porque, a pesar de reforzar ciertas piezas, se ha podido rebajar unos gramos el peso final del conjunto. "En algunos detalles lo hemos aumentado sensiblemente para mejorar su fiabilidad, y en otros lo hemos diminuido, rediseñando la pieza, para darle un tratamiento distinto, o cambiando los materiales".

Máxima ligereza

MONTESA COTA 4RT Toni Bou: Arma letal

Por razones que no alcanzamos a comprender, el departamento técnico sigue resistiéndose a hacer público cuál es el peso real de esta joya.

Aun así, nadie cuestiona, y mucho menos si se han subido a ella, que la 4RT oficial es una moto especialmente liviana. No olvidemos que incluso su principal rival, Adam Raga, marcó el camino que se debía seguir por los responsables técnicos de su equipo tras comprobar cómo movía Toni su montura. A la hora de definir su nueva moto, y "dado que Adam estaba más que satisfecho con el rendimiento del motor, así como con sus reglajes y geometrías, decidimos que el camino era adelgazar la moto sin sacrificar la resistencia del conjunto".

La cuestión es que hasta sus rivales apreciaron a simple vista que buena parte del éxito de la moto de Toni se encontraba en el apartado de los kilos. Y es que es la ligereza, la sensación de no llevar nada y la distribución del peso siguen siendo lo que más impacta de esta moto. No sólo respecto a la moto de serie, que sí, sino incluso con relación a la mayoría de motos de la competencia. El uso intensivo de materiales como el magnesio, el titanio o la fibra de carbono, unido a una notable redistribución de pesos y una perfecta posición de conducción, hace que la Cota de Bou sea extremadamente ligera.

Marcel Justribó, nuestro probador de excepción en esta ocasión, nos lo corroboraba tras su primera tanda de pruebas. "Respecto a una de serie, cambia como de la noche al día. Es superágil. Si no la acompañas, no le sacas todo el provecho, pero si lo haces, es una moto increíblemente estable a la que le encuentras el equilibrio muy pronto y que te permite pilotar muy fácilmente a saltitos, como lo hace Toni. Se nota que es una moto hecha a medida de las necesidades y gustos de pilotaje de Toni Bou. Es decir, que aunque en un primer momento la moto se muestra bastante exigente y requiere tener claras cuáles van a ser sus reacciones, lo cierto es que rápidamente se le coge el punto".

Potencia a raudales

MONTESA COTA 4RT Toni Bou: Arma letal

El propulsor de la Cota de Toni parece uno de dos tiempos. Su potencia es tan abrumadora como efectiva en todos los regímenes de vueltas. "Yo había probado la del año pasado, y he notado que la respuesta del motor es más tipo 2T. Mucho mejor. No parece una cuatro tiempos", nos explica Marcel. Mientras, Jordi Granell recuerda que "para este año, Toni nos pidió una moto más tolerable, no tan exigente... Quería una moto más neutra, menos brusca, menos agresiva, no tan radical... que fuera moto más fácil de llevar, más fácil encontrarle la tracción... y en eso nos hemos centrado". Otro de los aspectos que se han mejorado en esta evolución, siempre de acuerdo con los gustos de Toni, ha sido el embrague. "Ahora tiene algo más de tacto, y te ayuda a disparar más arriba del todo. Va superbien, funciona perfectamente. No falla nunca. Es cierto que sólo he podido hacer dos tandas de 20 minutos, pero estoy seguro de que, por mucho que lo fuerces, su rendimiento no baja en ninguna circunstancia", contó Marcel.

Las bondades de la entrega de potencia siguen controlándolas tres mapas de encendido, que pueden cambiarse a través de un conmutador ubicado en el mismo manillar. El más suave -el azulestá especialmente pensado para terreno resbaladizo con poca adherencia, pero, aun así y sobre terreno seco, ya resulta espectacular. El mapa intermedio, el habitual para condiciones normales -de color verde-, tiene una respuesta abrumadora y la moto se te escapa de las manos si no vas con cuidado. Estas dos opciones se completan con una tercera -azul/verde- en la que se modifica la curva de potencia verde para que el motor tenga, sobre todo, más salida desde parado. Esta posibilidad se reserva únicamente para ocasiones puntuales, concretamente para sortear grandes obstáculos o paredes.

Es evidente que en dos tandas de 20 minutos no se pueden descubrir todas las virtudes de una moto -mucho menos las de una como la Montesa oficial-, pero también lo es que 40 minutos es tiempo suficiente para hacerte una idea muy clara del paso que se ha dado este año. "La verdad es que se trata de una moto muy especial y me siento un auténtico privilegiado por el solo hecho de poder subirme a ella", nos confesó un ilusionado Justribó, para proseguir: "Las sensaciones que te brinda la moto son extraordinarias. Desde la potencia del motor hasta las fantásticas suspensiones, pasando por la ligereza, la facilidad con la que se deja mover, la rapidez del embrague y la potencia de los frenos. Todo está en su sitio. Eso no quita, sin embargo, que la primera sensación resulte extraña. De entrada, las suspensiones te parecen muy duras, muy bruscas, pero cuando te metes en la zona, ves que es superefectiva. Cuando saltas desde muy alto, casi ni te enteras, lo absorbe todo muy fácilmente. Subiendo, incluso enlazando varios obstáculos seguidos, se comporta igualmente de forma exquisita y lo absorbe todo sin ofrecer reacciones extrañas.

Lo mismo sucede en maniobras con una sola rueda, donde la máquina se deja aguantar perfectamente, aunque en este caso diríamos que tan importante es el trabajo realizado desde el punto de vista de la amortiguación como el reparto de pesos".

Acabamos la jornada de pruebas sin descubrir esas pequeñas cifras que tanta gente quiere conocer, pero eso no quita que nos fuéramos con la certeza de que se trata de unas motos exclusivas, únicas y, como tales, técnicamente muy exigentes y difíciles de construir. Al que dude que así es le hubiera bastado con ver la cara que puso Toni Bou cuando alguien le comentó que una de sus motos había tenido problemas (luego resultó que se había comunicado la bujía) para acabar de convencerse.


Texto: Nacho Bertrán
Fotos: P. Segalés/O. Serra/F. Montero

La alternativa

Kawasaki KLX 125: Trail Urbana

La marca de Akashi no es muy propensa a disponer de motos para iniciarse en el mundillo de las dos ruedas...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"