Moto Guzzi California 1400: donde clase y tecnología se encuentran... 2012


Vota

0 0

Desarrollada completamente desde cero, desde un folio en blanco y sin más compromiso que ser fiel a la memoria y espíritu de la legendaria California, tras haberla probado por Saint-Tropez solamente podemos decir de ella que en Mandello del Lario han acertado por completo. La nueva California es excitante desde su nacimiento...

Cada cierto tiempo, en el mundo de la moto, nacen modelos destinados a quedarse para siempre en la memoria colectiva. La primera Guzzi California es una de ellas; la moto en la que la mayoría pensamos cuando nos hablan de "custom europeo" y la única máquina de este estilo que -durante mucho tiempo-osó plantarle cara al mito americano en la Vieja Europa. Retomar la California del siglo XXI era, por tanto, una gran responsabilidad para Guzzi.
Y la marca de Mandello del Lario ha dado en el clavo a la primera. La Moto Guzzi California 1400 que probamos en las reviradas carreteras de la Costa Azul francesa era una maravilla de carácter pero también de control y suavidad. Del mismo modo que una Harley-Davidson ha sido diseñada para las rectas de Arizona, esta preciosa máquina parece creada para las carreteras europeas con estilo. Su economía de movimientos la hace casi majestuosa, moviéndose  a medio camino entre el lujo y el silencio. Harían bien los amantes del custom y de las motos con un toque de exclusividad en fijarse en la nueva California.
¡¡¡Es una moto para sentirse snob a lo grande!!!

Instante clásico

Esta moto representa mucho más que la simple herencia de un modelo histórico; es un punto de no retorno en la historia de Guzzi. La marca quiere construir sobre ella una nueva etapa y en ella ha volcado todo su capital de historia y tecnología. Los referentes clásicos guzzistas han sido destilados y reinterpretados de cara al siglo XXI dando luz a una nueva generación de modelos y detalles. Las Guzzi han sido siempre motos de larga vigencia estilística, con un discurso estético muy concreto que puede gustar o no pero es perfectamente reconocible a lo largo de los años. Es esta carta la que quiere jugar el Grupo Piaggio para convertirlas en su "artillería pesada". Pero con una estética perdurable no basta; la California 1400 recibe también todo el "know how" posible en materia de mecánica y electrónica aunque interpretada de una manera lo más discreta posible para no desvirtuar el género ni las sensaciones típicamente cruiser. Los fans del custom pueden estar tranquilos; la Californa se siente como una California. Y los fans de la tecnología, también; de ello se encarga un motor con tres mapeados electrónicos a elegir y perfectos en su desarrollo.: Veloce, Turismo y Pioggia -lluvia-. El uso de la gestión electrónica incluye también un control de tracción igualmente de tres niveles -(MGCT)- y un ABS. Se hace difícil encontrar un detalle que resulte extemporáneo o chillón. Todo busca la discreción y la elegancia. La moto destaca por un depósito largo y muy bajo y un enorme faro rodeado de sendas  luces de posición led. Las llantas de aleación mantienen en tono clásico pero sport 
 y ningún cable o tubo fuera de su sitio  llaman la atención discordante. El cuadro de instrumentos circular incluye un completísimo display LCD central.  ¡Y más modernidad imposible! una app para Iphone y Android permite conectarse desde nuestro teléfono al cuadro de instrumentos.

Fluyendo por la Corniche

El escenario elegido para que nuestra invitada nos muestre lo que sabe hacer es la mítica "Corniche de l'Esterel" , la maravillosa carretera que va de Cannes a Saint Tropez. Es una carretera reviradísima, plasmada en infinidad de películas... y terriblemente divertida. La California la hizo aún más divertida. Mis impresiones dinámicas son 100% positivas y el úncio defecto destacable que cabe señalar es la molesta tendencia de las plataformas reposapies, largas y bajas, a rascar en cada viraje. Pero para ser justos la Guzzi no se merece tampoco este reproche ya que debe ser contextualizado en un género cruiser muy estricto en el que las plataformas reposapies han de ir exactamente ahí y han de ser exactamente así para segurar un confort mayúsculo. Asumamos que pelearse con las plataformas, en este tipo de máquinas, es normal pero la California 1400 tiene una parte ciclo tan buena, tan eficaz que hubiera podido permitirse una mínica concesión para poder aprovecharla más. De hecho no hay ninguna parte ciclo equiparable en su segmento; permite unos ritmos altísimos... siempre que no nos preocupe ir dejando "slider" de las plataformas durante muchos kilómetros.
Y no hay peligro; se plegan. Incluso hacen un bonito ruido característico al rozar contra el asfalto. Ciertamente, si se sigue insistiendo más saltan incluso chispas... pero en este punto estaremos ya llegando a un límite francamente poco habitual en máquinas de este tipo. Por lo demás, las suspensiones filtran bien las irregularidades de la carretera y sostienen sin problemas el conjunto tan to en frenada como en aceleración. La maniobrabilidad no es mala... teniendo en cuenta que la italiana supera los 300 kilos. La ergonomía y posición de conducción permite al conductor dominar todos los comandos y parámetros sin esforzarse. También la frenada es excelente; sobra mordiente y el ABS transmite muchísima seguridad.

Un motor grande, muy grande...

Si las características dinámicas están a la altura de las expectativas que se suponen a un producto de un nivel tan alto como el de la  California, una buena parte del placer de conducción que se experimenta a los mandos radica en el motor. Un propulsor nacido en el siglo XXI y que confía en una electrónica del siglo XXI que le asegura una increíble erogación y suavidad de funcionamiento. El tradicional V90 perpendicular a la marcha esconde realmente un puño de hierro bajo un guante de seda. Se trata del motor Guzzi de mayor cubicaje construido en serie y los ingenieros tuvieron especial atenciómn no solamente en las prestaciones sino en sus acabados. Las cifras hablan por sí solas: 96 CV de potencia, un par de 12 Kgm a 2.700 giros y una curva de utilización que llega prácticamente hasta el corte de encendido. La entrega de la potencia es tan llena y consistente que permite llevar siempre una marcha de más. De hecho incluso conviene. Estamos ante una moto nacida para hacer disfrutar en la zona media, llenísima. De los tres mapeados disponibles solamente el de "lluvia" aplica una limitación en el par. La medida quizás resulte algo exagerada teniendo en cuenta que siempre queda el salvavidas del control de tracción para domar esos caballos que pegan la patada sin estar preparado su jinete para ello. Los otros dos mapeados esencialmente varían la respuesta del acelerador y muy ligeramente la respuesta en medios. Conviene señalar una interesante solución adoptada para reducir las vibraciones: un sistema "elastocinemático" que consiste en aislar todo el bloque motor del chasis a través de una suspensión elástica y que -en la práctica- las reduce casi por completo. Un ejem plo práctico: a 120 km/h el motor gira a 3.800 vueltas y el único ruido que se escucha es el del viento.

¡¡¡No more good vibrations!!!

Las cifras de consumo siempre resultan complicadas en motores tan grandes. También en este caso la situación presenta dos caras: en un momento determinado de la prueba -callejeando entre continuos acelerones y arrancadas desde parado...- el ordenador de a bordo llegó a a marcar unos preocupantes 12'5 litros. Tras un rato de ruta ya estabilizada y sin tráfico la cifra ya bajó hasta unos registros más habituales, de aproximadamente unos 8 litros a los 100. Es una buena cifra teniendo en cuenta que se mantuvieron ritmos alegres de crucero y estamos ante un motor V-Twin de 1400 cc y carrera larga. Un aspecto menos conseguido a señalar es que estamos ante un motor muy caluroso. Incluso en estas fechas invernales ya se dejaba notar -no era desagradable, dada la temperatura ambiente- pero imagino que en verano -y ya ni digamos en uso urbano- resultará más molesto. Otra cosa mejorable es que el parabrisas no es regulable... y resulta sorprendente en una moto de clara vocación rutera. Mido 1'73 y el extremo superior del parabrisas quedaba siempre a esa molesta altura de los ojos que te obliga o a mirar por debajo o por encima... Obviamente cuanto más bajito sea el conductor, menos grave se hace el problema... y mayor cuanto más alto.
La prueba llega a su fin; estamos atravesando la tortuosa carretera que atraviesa el bosque del Esterel. El pavimento está muy húmedo y resbaladizo, completamente tapizado de hojas muertas mojadas. Un tobogán; una moto deportiva lo pasaría mal aquí.
 La Moto Guzzi California 1400 acepta con entusiasmo el enlazar una curva tras otra -en la medida que las plataformas marcan el límite- resultando incluso divertida en esta circunstancia a pesar de sus casi 100 CV. Ciertamente se trata de conducirla como quiere ser conducida, aceptando sus condiciones pero cuando se hace así se muestra tan segura, eficaz y divertida que realmente no parece una moto recién llegada sino un modelo archiprobado y archievolucionado. 
Estamos ante una moto tan bonita y bien hecha que sería muy injusto considerarla solamente una moto de paseo o de aperitivo por el paseo marítimo. Si se le da una buena y bonita carretera y se la conduce con sentido común nos devolverá maravillosas sensaciones.
No esperemos, sin embargo, "Good Vibartions". Eso no nos lo dará.
Está diseñada para no hacerlo. 
Y no es un problema.
(Davide Perruchini/G de Martorell)


La alternativa

Suzuki GSX 1300 R Hayabusa: La moto bala

La reina de la velocidad, así se ha conocido a la Suzuki Hayabusa durante mucho tiempo, la bestia de Hamamatsu, renueva muchos de sus componentes conservando su esencia de moto bala.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 05-12-2012

    La Guzzi, es una marca que siempre me ha gustado, y esta moto con este motor, me gusta un montón.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"