Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla

Publicado el 06/04/2010


Vota

0 0

La nueva STR es una moto como las de antes. Básica, sencilla, polivalente, ligera y divertida, como las que Moto Guzzi nunca debió dejar de fabricar. Ahora, de la mano de Aprilia, inicia su nueva andadura comercial.

Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla

A primera vista recuerda las V 500 y V 650 de mitad de los años 80, cuando Moto Guzzi quiso ampliar mercado y consiguió hacerse con un buen número de futuros aspirantes a las deportivas Le Mans 850 y California 1000. Pero pronto se le subieron los éxitos a la cabeza y no hubo ni renovación de gama ni evolución de aquellos populares modelos básicos y polivalentes, con lo que la escalada a sus modelos grandes se cortó desde aquella incipiente gama media.

La fábrica de Mandello del Lario pagó muy caro aquel olvido. Es más, sumida en una profunda crisis, no supo ni quiso reaccionar, siguió haciendo lo mismo mientras su mercado menguaba alarmantemente.

Bonita y simple

Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla

Ahora, en manos del Grupo Aprilia, la nueva STR V750 IE lidera el regreso de Moto Guzzi al mercado actual. Los diseñadores e ingenieros de Aprilia/Moto Guzzi no se han complicado la vida. Han ido a lo seguro. Una silueta naked al estilo sport, como no podía dejar de ser para una Guzzi. Un motor de conocida solvencia, pues se ha partido del mil para realizar esta 750 c.c., aunque actualizado (Euro 2) y aligerado para la ocasión. Y una parte ciclo sin complicaciones, el típico chasis doble cuna completa, horquilla convencional y dos amortiguadores atrás; todo ello configura una moto elegante que trae nuevos aires a Moto Guzzi.

Por cierto, la denominación original de la moto, en todos los mercados menos en el español (por razones obvias), es Breva, un viento que sopla del sur, trayendo buen tiempo, y que barre el Lago di Como y Lecco, a cuyas orillas está Mandello del Lario. Aquí nos tendremos que conformar con las siglas STR. Se la ve muy cuidada. Más que los modelos que salen actualmente de la factoría italiana, que no tienen nada que ver con los de hace unos años en cuanto a finición y calidad, que ahora están a la altura de Aprilia.

Faro Multiconvex, intermitentes con tulipas blancas, protección para no quemarse las piernas con los escapes, asa para el pasajero, asiento a sólo 790 mm del suelo, instrumental clásico (aunque demasiado en línea con las MG de siempre), dejan ver una moto simple en la que se ha dejado espacio para que cada usuario la acomode a sus preferencias, tras consultar el catálogo de accesorios.

No obstante destila personalidad en las formas de su depósito y tapitas, el asiento deportivo y la cupulina del faro. Esa estética deportiva, herencia del logotipo ovalado que luce en los flancos del depósito, no pasa desapercibida ni se pierde con el tiempo. Gustará a jóvenes y no tan jóvenes.

V transversal

Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla


Una vez encima de la moto, para 1,80 de estatura, el suelo queda muy cerca de ambos pies, las rodillas no tocan con los culatines, el asiento es amplio y cómodo y el manillar muy natural, con todo a punta de dedos y botas. Al arrancar se nota el típico balance del motor en V y su cigüeñal girando. Al ralentí se pueden contar las pistonadas. De los escapes sale un sonido grave y apagado... porque un catalizador lo filtra todo y lo normaliza Euro 2, tanto sonidos como gases. Es el pago que hay que hacer por la modernidad.

De ello se encarga una inyección electrónica de la firma Weber Marelli, sin necesidad de costes elevados, por lo que el motor sigue disponiendo de distribución por varillas y balancines sobre dos válvulas por cilindro, todo ello mandado por un árbol de levas situado en el cárter motor (OHV), entre la V de los cilindros. Una solución clásica pero efectiva para una moto tranquila. Son 744 c.c., su potencia declarada es de 48,3 CV a 6.800 rpm, y su par de 5,6 kgm a 3.600 vueltas, más que suficientes para cruceros de 140 km/h y una máxima de 170 km/h.

Una potencia humana, al alcance de usuarios noveles o que pasen de máquinas más potentes y menos personales. Sólo a regímenes cercanos al ralentí y con el motor frío se puede notar alguna distracción del motor. Por encima de las 2.000 vueltas todo es suavidad de funcionamiento ¡hasta el cambio de marchas parece demasiado suave!... para una Moto Guzzi, aunque conserva su largo recorrido. El embrague también se ha perfeccionado, pero su tacto sigue siendo el de un monodisco en seco, algo brusco si se quieren hacer las cosas demasiado deprisa.

La suavidad de sus suspensiones acompaña el funcionamiento general del conjunto. Se tragan todos los baches e irregularidades de la carretera o calles, otorgando un buen confort.

...y divertida

Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla


Por las calles de Mandello del Lario ya pudimos ver que la STR se dejaba llevar muy naturalmente. Asiento bajo, manillar ancho, bajo centro de gravedad, 182 kilos de peso declarados, buena respuesta a bajo y medio régimen, todo está preparado para facilitar la vida diaria de un motorista entre coches y atascos. Pero también esto se hace valer en carretera. Las zigzagueantes rutas a pie de los Alpes dieron buena muestra de ello.

Mandello del Lario, Castillo de Casiglio, Erba,... curvas, contracurvas, tornantes (cerradísima y de 180 grados), por ellas pasó la STR sin ningún tipo de problemas. A cada nueva curva que hacíamos, nos daba mayor confianza y, pese a lo que en un principio podíamos haber pensado por las blandas suspensiones, la moto no perdió nunca la compostura. Sí, se hundía demasiado en las frenadas y no le estaría mal ir algo más durilla, pero aun así inclinando llegamos a tocar el asfalto con el avisador de la estribera derecha y el caballete lateral, con lo que su estabilidad y agarre de neumáticos está fuera de toda duda.

El motor se comportó en este tipo de carreteras. Su elasticidad suple una potencia no demasiado abundante (48,3 CV) y se puede estirar hasta las 7.000 vueltas, aunque lo suyo es cambiar sobre las 6.000 para aprovechar todo el par motor. El cambio es preciso, aunque algo lento para ir con los dientes afilados. La frenada es buena y pondrá en jaque a la blanda horquilla si se va a por diversión en curvas. El disco trasero acompaña muy bien.

Conclusiones

Moto Guzzi STRV 750 IE: Básica y sencilla


A falta de una prueba en nuestro campo, la primera toma de contacto con la primera Moto Guzzi del siglo XXI ha sido muy satisfactoria. Han conseguido llevar a las tiendas una moto que corrige muchos de los defectos de siempre de Moto Guzzi. Una máquina apta para todos los públicos, incluso femenino, y edades, que igual sirve para el día a día como para hacerse unas curvas o para viajar tranquilamente por encima del límite legal. Un pero importante sí que tiene. Su precio. Consideramos que 7.850 euros es alto para una moto básica y sencilla como la STR 750.


Xavi Barrera & J.C.
Fotos: Thomas Macciabeli

La alternativa

Suzuki GSR 750: ¡¡¡Sensaciones!!!

Este artículo es especial, lo confieso. No es una prueba de moto al uso. No, al menos, como suelo hacerlas. Varios motivos me llevan a que sea especial para mí: la situación de la fábrica de Suzuki en Gijón, los estupendos compañeros de prensa de Suzuki, toda la gente que trabaja allí…. Este artículo “diferente” va por ELLOS.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"