Prueba

Nueva Aprilia RSV4 RR / RR RF – PresentaciónCAMINO DE PERFECCIÓN


Vota

0 0

Esta Aprilia RSV4 RR representa la culminación de que el cambio de paradigma de la competición moto ha llegado a las Superbikes de calle…

Podría empezar esta prueba “racing” contando algo parecido a lo que seguramente encontrarás en otros medios de prensa: lo buena que es esta Aprilia RSV4, una rapidísima “RR” directamente derivada de la moto Campeona del Mundo de Superbikes 2014 con Silvain “Guinters”...

También podría apasionarme contando con lágrimas de emoción hasta qué punto me hizo disfrutar esta moto de 200 CV en su presentación mundial en el Circuito de Misano.

Y hasta me sería fácil relatar antes que nada, y con todo detalle, la interminable panoplia de gadgets electrónicos que la hacen una moto casi... perfecta.

No sé si te sonará el título que he puesto a este artículo, pero si no es así será porque eres un descreído que nunca has oído hablar de Santa Teresa de Àvila, también llamada de Jesús…

Desde luego, no te apures, no me iré mucho más por las ramas de este árbol sin hojas: sólo diré que su obra más famosa es precisamente “Camino de perfección”. En ella relata unos éxtasis contemplativos de la visión de dios que la hicieron famosa por ser bastante parecidos a unos -ejem- orgasmos… místicos.

Yo, aunque de pequeño fui a un colegio de curas, no soy místico. O, por lo menos, creo en los placeres terrenales digamos “tangibles” y, entre los que se gozan con la ropa puesta, sin duda prefiero sobre casi todos el de montar en moto… Y más en una moto “impecable” como es esta Aprilia RSV4 RR 2015 de 200 CV y puesta a punto electrónica “curva por curva”…

Expliquemos esto porque, aunque ya llegamos a donde apuntaba en las primeras letras de este ensayo, reconozco que en las frases cortas, a la salida de los puntos y seguido... he tenido un chattering tremendo, sobre todo antes de las comas de las subordinadas. Esto me ha hecho llegar muy corto de desarrollo a los párrafos más largos en los que decide esta carrera…

Fuera de bromas, he tenido la suerte de compartir esta presentación con Jordi Torres. A estas alturas ya todos sabéis que el piloto de Rubí –pueblo barcelonés que queda justo a 5 kilómetros de mi casa- es piloto oficial Aprilia en el campeonato de Superbikes. Lo corre con grandes resultados sobre una moto parecida, casi en un 100%, a esta RSV4 RR “matriculable”…

Jordi, y también Leon Haslam que fue igualmente invitado a esta presentación mundial, se quedaron en boxes a pesar de que quizás les hubiera gustado darse unas vueltecitas. En otras ocasiones se aprovecha esto para un “paripé” de fotos a dúo compartiendo pista –y ritmo, jajajaja...- con nosotros los periodistas. Por ejemplo, tengo algunas “pasando por fuera a Kevin Schwantz” que por supuesto son tan falsas como las declaraciones de renta de Rato...

Pero estuve hablando con él un buen rato. Le pregunté qué diferencias máximas encuentra entre correr en Moto 2 y ahora en SBK y la respuesta me sorprendió. -“Pere, correr en Moto 2, en la “copa Kalex”, tiene su gracia, claro, porque está tan igualada que tienes que dar el cien por cien para obtener resultados, pero precisamente por esto, si “no tienes todo al cien por cien” no te comes un colín y cierras los pelotones. La puesta a punto está tan limitada, y la moto corre tan poco, apenas 115 CV en los motores buenos, que si algo no se te adapta bien –por ejemplo ser demasiado alto, o no acoplarte al estilo de conducción de estas motos- estás jo…”

“El tema es, claro, que quien mejor se adapta “a lo que hay”, gana”…

-Entonces, en Superbikes… Jordi…: -“Con la Aprilia a mi me resulta todo mucho más atractivo, porque tienes más margen: en lugar de tener que resignarte a buscar tú lo imposible, puedes jugar mucho adaptando la moto a tus necesidades y a tu estilo: con la electrónica puedes controlar la tendencia a los wheelies, cómo y cuando la moto va a derrapar, poner el corte de encendido más arriba o abajo para “acertar el desarrollo”, mejorar las respuestas del motor en cada metro del circuito”… 

Y, aquí, me encontré mirando al cielo, como hacía Teresa de Jesús en sus oraciones, y me recordé pensando en que “las motos de toda la vida” y con ellas las de carreras, eran… hasta ahora...“esto es lo que hay”.

En las motos de antes no tocabas más que algunos clicks desde una puesta a punto básica que era “la buena”, muy a menudo para toda la temporada y –salvo desarrollos y demás- para todos los circuitos.

En las motos de antes, tanto en las de calle como en las de carreras, debías adaptar tu pilotaje “curva por curva”, y quien mejor lo hacía… pues… ganaba. Cuando una moto “no funcionaba” en determinada situación, y hacía sheenes por entrar en caballito en tercera marcha, por ejemplo, sólo podías echar el cuerpo todo lo adelante que podías… y… cortar gas.

En las motos de antes, ni siquiera se te podía pasar por la cabeza imaginar que tus súplicas fueran escuchadas por un ángel divino que mejorara la moto hasta permitirte ir ¡todo lo deprisa que tu sabes!… cambiando, como ocurre con esta Aprilia mágica, la puesta a punto “curva por curva”…

La Aprilia RSV4 RR y su versión F “de fábrica” es, pues, la moto perfecta.

No goza de intervenciones divinas, claro, Aprilia está en el Veneto, no en el Vaticano. Sin embargo, en cambio, ¡puedes conectarla a un iPhone que implementa una APP que te permite buscar en el menú de pistas disponibles el circuito en el que vayas a rodar!

Bastan un par de clicks, en este caso sobre el menú “Misano” y, automática y electrónicamente, , la moto queda conectada vía GPS de modo que reconoce en cada momento dónde está y, con ello, se dota “con los reglajes de fábrica” preestablecidos y perfectos para cada viraje en cuanto a entrega de potencia, freno motor, control de tracción y control de wheelies…

Puedes ajustarlo todavía más. Pulsando otro simple menú en su pantalla, programa “Race”, entras fácilmente en él para modificar igualmente “sección a sección” estos parámetros. Si ya están perfectamente escogidos por el propio departamento de competición, aún podrás adaptarlos todavía más a tus gustos…

Cuando salí a rodar con la RSV4RR/F me encontré, pues, en pista, cumpliendo mi sueño de siempre: rodar con la moto “perfecta”, no sólo “para siempre”, o por lo menos para un día concreto en pista, sino para cada instante...

A las magníficas cualidades que atesora la Aprilia –es la moto total: ágil, estable, potente…, luego entraremos en todo esto si me permites- su comportamiento producto de la puesta a punto de la electrónica aplicada era en Misano… metro a metro… ¡absolutamente impecable!

En un instante, pues, me encontré siendo Jordi, piloto oficial Aprilia, y viviendo a flor de piel el cambio de paradigma que están representando las motos “electrónicas” del siglo XXI: con ellas puedes adaptar todos sus parámetros a ti en lugar de pelearte con ellos.

¿Aburrido? Durante toda la primera tanda en Misano pensé que tanta pantallita y tanto chip, y tanta ayuda a la conducción, iban a igualar a estas motos en las pistas haciéndolas tan aburridas como los Fórmula I, incluso... convirtiéndolas en motos de robots y para robots…

Al acabar la jornada, sin embargo, lucía una sonrisa de oreja a oreja: esta moto, esta Aprilia, te permitirá por fin pilotar buscando –¡y encontrando!- tus propios límites en lugar de plegándote a los de la moto.

Y, claro, más allá de los veinte mil euros que me hubiera costado secuestrar esta moto allí en el mismo circuito, rodar sobre una moto “perfecta” como esta RSV4 RR/F es simplemente estupendo.

201 CV, y ¡electrónica al poder!

Aprilia ha ganado 54 títulos mundiales, de modo que el lema de esta Aprilia, “Be a racer” está directamente de acuerdo al de la campeona del mundo de Superbikes, que representa la evolución total de la primera RSV4 de 2009, una moto que ha ganado siete títulos de SBK en seis años entre los de pilotos y marcas.

Se ha afinado el chasis, con el centro de gravedad revisado gracias a haber anclado el motor ligeramente más bajo, y el basculante igualmente, 14 mm, más largo.

Pero la mayor mejora está en el motor, que incrementa su potencia a más de 200 CV, con una todavía mejor tecnología electrónica proporcionada por su sistema APRC y ABS de carreras, y estira unas mil vueltas más que en la anterior versión.

Como he comentado, la moto se presenta en dos versiones, la RSV4 RR y la RF, edición limitada a 500 unidades, que incluye el paquete RACE de serie: suspensiones y ruedas especiales que, si ahorras, podrás incorporar posteriormente a la básica. Y, claro, cuenta con la nueva aplicación de “telemetría” V4-MP.

Su V4 a 65º incorpora, por supuesto, el ride by wire totalmente electrónico, que gestiona a través de tu puño derecho el sistema de control dinámico APRC su sistema de control de tracción y de antiwheelie...

El motor es ahora 2.5 kg más ligero… y 16 CV más potente, y empuja como un verdadero demonio, supera el límite de los 200 CV con una suavidad de respuesta absolutamente ejemplar. Gracias a una nueva caja de filtro, a inyectores revisados, y a nuevas válvulas de titanio ahora de 33 y 26 mm de diámetro para admisión y escape, a las nuevas culatas ahora mecanizadas para mejorar el control de la relación de compresión y sobre todo a la combinación entre las toberas de admisión de longitud variable (dos de ellas para cada bancada de cilindros) con gestión electrónica y a un nuevo escape, a un cigüeñal y bielas más ligeras, y a los cárteres igualmente más livianos, y mil y un detalles más, la potencia es no sólo superior en la parte superior de la curva de potencia, da su máximo a las 13.000 rpm, empujando muy claramente más cerca de la zona roja hasta cortar sobre las 13.500 bien pasadas, sino que su par motor es igualmente superior y la potencia llega ahora mil vueltas antes que en la versión anterior.

El chasis, que renueva la posibilidad exclusiva de esta Aprilia de “mover el motor” a voluntad en sus anclajes, permite igualmente ajustar el ángulo de horquilla, el punto de anclaje del basculante y la altura del tren posterior… como en una moto de carreras. 

El carenado frontal es ahora ligeramente más estilizado, e incorpora una nueva óptica más ligera con luz de posición LED. También cambian los retrovisores, que incorporan los intermitentes.

Pero lo principal no se ve ni se toca: son los chips… del APRC: además de integrar aún mejor el ride by wire, cuya respuesta de conexión al puño del gas es impecable, este paquete incluye el control de tracción, que es ajustable sobre la marcha sin siquiera cortar gas en 8 posiciones, el antiwheelie, que es regulable en tres configuraciones, el control de arrancada o launch control para “no darte la vuelta” en las “salidas de carrera”, igualmente con tres ajustes disponibles. Y, claro, el quick shift, que permite cambiar sin tocar el embrague ni cortar gas, eso sí, sólo subiendo marchas.

El APRC de segunda generación añade el antibloqueo de frenos “Race ABS”, que pesa sólo 2 kilos, y se puede regular en tres niveles distintos… El primero es para circuitos, aunque está aprobado también para calle, y actúa sobre las dos ruedas incluso en frenadas lo más duras posible y resultaría válido incluso en competición. El segundo, “de calle”, se combina con un sistema que impide que la moto se levante de atrás y que actúa progresivamente en función de la velocidad. El nivel 3 se destina a mojado… Cada uno de estos niveles se puede ajustar con los tres mapas de motor… 

Tres Tiempos

A los dos programas clásicos “Track” y “Sport” se añade el Race, más extremo. Probé el “track” pero sin duda el mejor en circuito es el Race puesto que elimina casi completamente el freno motor, de modo que la moto entra en virajes sin retención. En realidad, en configuración Race, la Aprilia se comporta como una moto de… tres tiempos, y entra en las curvas con la misma facilidad que lo hacía RSV 250 de Max Biaggi, una moto de las de antes… y con tubarros. Esta RSV4RR acelera con la progresividad de un buen “cuatro tiempos”, sin la “explosión” típica de un dos tiempos… Sí, la gestión electrónica la convierte en una moto tres tiempos.

En cualquier caso, la moto empuja con una suavidad y rotundidad espléndida, de modo que gestiona la enorme potencia de la RSV4 eliminando prácticamente el peligro de pérdidas de adherencia a la salida de los virajes encadenados que llevan a toda velocidad a la recta de Misano: el control de tracción, ajustado curva a curva, y el anticaballito que actúa sólo cuando debe, dan a esta moto el tacto a “oficial” del que hablaba en la primera parte de la prueba; simplemente maravilloso.

La Aprilia se comporta en circuito como una auténtica moto de competición, se notan sus genes de gran premio: compacta hasta el límite, gira como un bloque en las curvas, sin descomponerse jamás entre ambos trenes. La gran ventaja de la puesta a punto perfecta en modo “RACE” de esta moto, además de controlar perfectamente los deslizamientos no deseados en aceleración, es que la moto carece casi totalmente de freno motor, de modo que no “arrastra” el tren trasero al cortar, ni abre o levanta la trayectoria al acelerar: el control de balanceo longitudinal de esta Aprilia es sencillamente ejemplar en todos los puntos. En mi caso, sólo encontré un punto, el cambio de inclinación con gas a fondo desde segunda marcha que lleva a la curva que lleva a entrada a meta donde la RSV4 insinuaba un ligero caballito que me hubiera llevado a controlar justamente “dándole un par de clicks” al teléfono una vez en boxes.

Así, como se comporta siempre de modo ejemplar, esta moto es perfecta para probarte a ti, y para llevar tus propios límites de pilotaje hasta donde dios te de coraje, pero mala para que un probrador le busque defectos: ¿cómo se los vas a encontrar a una moto que los elimina curva por curva?

Por supuesto, no se puede tener todo: en las curvas “a fondo” que llevan a la parte rápida de Misano, la electrónica de esta moto no puede hacer cosas imposibles como “aumentar” la distancia entre ejes, por ejemplo, y ello se reflejaba en algunos movimientos en la dirección que controlaba, sin problemas, el amortiguador de dirección. Pero la estabilidad general en curva de la Aprilia, y su agilidad es sencillamente formidable…

Como apuntaba también, además de tener disponible la RSV4 RR en color negro o gris, a la que puedes añadir el Race Pack con suspensiones Öhlins (horquilla, amortiguador trasero y de dirección), puedes comprar, si te das prisa, la versión limitada a 500 unidades numeradas con el sugestivo nombre de “Superpole”. Y si te queda dinero, ya sabes que Aprilia te da en qué gastar; una completa gama de accesorios tipo escape de carreras Akrapovic, Öhlins TTX, carbono a mansalva, estriberas, llantas… todo lo que hubiera hecho feliz a cualquiera , incluso a Marco Melandri, que seguramente cambiaría su poco competitiva MotoGP por volver a SBK.

Plataforma multimedia V4-MP

Necesitas, pues, un teléfono smartphone, que será la herramienta para convertir en cada curva a tu Aprilia en la moto perfecta: la conectará vía GPS con el ordenador multifuncional a bordo, de modo que podrás cambiar la configuración y hasta obtener “consejos” en tiempo real: la configuración electrónica activa reconoce la posición de la moto metro a metro, cambiando automáticamente los ajustes electrónicos de tracción y antiwheelie en función de los ajustes seleccionados por el piloto ajustándolos desde unos parámetros preestablecidos. El “asistente adaptado de carreras” proporciona, además, consejos en tiempo real para mejorar la vuelta rápida partiendo de una vuelta ideal para cada circuito: la aplicación compara el rendimiento del piloto en tiempo real y le indica en la pantalla si debe “frenar o acelerar”… La pantalla virtual, el propio Smartphone colocado ante la visión del piloto, indica toda la información del cuadro de instrumentos standard, pero también otros parámetros adquiridos por la telemetría de la moto: par motor instantáneo, aceleración y empuje de la rueda trasera, deslizamiento del neumático posterior , ángulo de inclinación…

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor cuatro cilindros en V a 65º, 4 tiempos, DOHC 12 V

 de 999,6 cc, 78 x 52,3 mm

2. Potencia: 201 CV a 13.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones con shifter

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis doble viga de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm regulable en tres vías

7. Suspensión trasera por monoamortiguador regulable en tres vías con bieletas.

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 18,5 litros

10. Alimentación por inyección con modos de motor ajustables, control de tracción, anticaballitos, launch control, quick shift...

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 200/55 17”

13. Peso sin gasolina 180 kilos

14. 2 discos delanteros de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza doble pistón. ABS regulable y desconectable.

Fotos de la Aprilia RSV4 RR

Fotografías por: Aprilia Press
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • sergiosv1
    sergiosv1 05-05-2015

    Menudo aparato,lástima ser pobre....ainssss

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"