Prueba

Nueva BMW S1000XR 2015 – Presentación¡¡¡Súper XRutera!!!


Vota

0 0

Las largas travesías ya no son “coto privado” para el tetra de BMW gracias a la nueva configuración más ergonómica Adventure Sport, bautizada S1000XR

Las “espaldas inclinadas” son un espécimen en vías de extinción en nuestras calles y carreteras. Todos recordamos aquella época donde el furor de las motocicletas deportivas dejaba a un lado conceptos como el confort y los motoristas “acordeón” circulaban defenestrados encima de sus monturas de infernal postura tanto para sus desplazamientos diarios como para sus rutas habituales. Modas que, por fortuna, han caído en desuso dejando paso a otras donde, opuestamente, la ergonomía ha ido ganando terreno poco a poco hasta convertirse, en la actualidad, en uno de los aspectos más valorados por los usuarios, que se dirigen a los concesionarios no tanto en busca de las máximas prestaciones “a cualquier precio” como de vehículos confortables, funcionales y prácticos, independientemente de la cilindrada, potencia y/o categoría. Así entendemos, por ejemplo, el auge de los scooters o, más recientemente, de las motos Touring de apariencia Trail -tanto de uso mixto como asfáltico-, ideales para grandes viajes por su posición de espalda erguida y ergonomía relajada. 

En los últimos meses, este segmento ha proliferado como ningún otro, tanto es así que en el pasado salón de Milán EICMA más de 10 nuevos modelos eran presentados como avance de temporada 2015, entre los que se encontraba la nueva BMW S1000XR, una “Adventure Sport” -así la denomina la propia marca alemana- que rompe moldes al combinar de una forma inaudita las prestaciones ultra-deportivas e impresionante tecnología heredadas de sus hermanas S1000RR y S1000R con una arquitectura general enfocada en el confort y, por tanto, en las largas travesías. El resultado de este innovador “cóctel” lo hemos podido catar el pasado 14 de mayo en Barcelona, en el marco de la presentación mundial que BMW Motorrad organizó para la prensa especializada, disfrutando por carreteras de montaña del impresionante rendimiento del motor cuatro cilindros en línea de 1000cc, que por primera vez no nos agotó física y mentalmente hasta la extenuación ni nos empujó a buscar siempre la “vuelta rápida”, si no a viajar con placer y disfrutar del paisaje desde la óptica de las altas prestaciones. Y es que, a diferencia de las otras tres versiones que también equipan el tetracilíndrico -S1000RR, HP4 y S1000R-, la S1000XR presenta novedades importantes a nivel de parte ciclo que minimizan la fatiga y amplían el horizonte de esta Trail 200% asfáltica, aunque con una respuesta del gas tan demencial como en la super-naked... ¡Ésta es una Súper Rutera!Con la nueva S1000XR -explicaba su Product Manager, Josef Mächler, durante la conferencia– todo se puede hacer. Rutas, largos viajes, deporte... aúna el carácter de diversos segmentos para que la experiencia de conducción sea transversal”.

LA MÁS CONFORTABLE DE LAS 'S'

Hay mucho que contar de esta nueva BMW. Tanto, que uno casi no sabe por dónde empezar... aunque en realidad, ahora que lo pienso, gran parte de este “SUV de dos ruedas” ya está más que explicado por el equipo de pruebas de Motofan, pues la mecánica y equipamiento son idénticos a los de su hermana desnuda S1000R (lanzada a finales de 2013, y que a su vez era una versión naked de la poderosa S1000RR), a saber, un motor de 160 CV de patada extratosférica y una oferta electrónica que ya le gustaría a algún transbordador espacial... Estamos por tanto ante un trabajo meramente superficial -que no baladí- pues los esfuerzos de los ingenieros alemanes no se han centrado en nada más que en confeccionar un nuevo traje rutero para su aclamado motor y el evolucionado organismo informático que vela por él. Los patrones de este tercer “vestido” de la Serie S han primado, como decíamos al principio, la ergonomía y protección, y para ello han modificado las suspensiones y todas las geometrías de la moto respecto a su hermana R: para empezar crece la distancia entre ejes -en 109 mm- y la longitud del basculante -en 65 mm- para consentir un habitáculo más espacioso que permita viajar con más comodidad a dos pasajeros y sus maletas; la horquilla invertida mantiene su diámetro de 46 mm pero su recorrido aumenta en 30 mm (hasta los 150 mm), mientras que el recorrido de la amortiguación trasera -un brazo doble de aluminio- también se estira en 20 mm, esto “eleva” el cuerpo de la moto, alejándolo del asfalto, para conseguir un doble propósito: que la distancia libre al suelo sea mayor y pueda enfrentarse a zonas más irregulares en nuestro camino; y que la postura de conducción sea la clásica de Trail, es decir, elevada, con las piernas poco flexionadas y la espalda recta. De hecho, muy similar a la otra BMW de aventuras, la maxitrail R1200GS.

El tronco superior del conductor también recibe buenas noticias, pues el nuevo manillar de tubo cónico de aluminio está 80 mm más alto y 30 mm más cercano al conductor, dulcificando la postura de los brazos y omoplatos. El nuevo triángulo ergonómico logrado es de los que no cansan por muchos kilómetros que le eches al cuerpo. Pero no todo es orégano en la nueva XR, y de su nueva personalidad Adventure emergen daños colaterales, como la elevación del asiento, que ahora está 26 mm más alejado del suelo (840 mm en total) y complica principalmente las maniobras en parado para quienes no superen el 1,85 m. de estatura, o el peso total del conjunto que ha ganado 21 kilos de masa corporal. Es una moto que puede llegar a intimidar a los motoristas de menos envergadura y, aunque opcionalmente hay asientos de diferentes alturas (de 840 a 790 mm), formas y niveles de confort para adaptarse a sus necesidades y en marcha la moto es bastante maniobrable -como veremos a continuación-, también es cierto que tanto la accesibilidad como el manejo de sus 228 kg en el día a día pueden causar algo de pereza. 

Todas estas alteraciones en la parte ciclo vienen, por consiguiente, acompañadas de retoques en las geometrías. Tenemos ahora un avance de 117 mm -18,5 más que en la S1000R- y un ángulo del eje de dirección 0,7 grados menor (64,5º), lo que traducido significa que ganamos estabilidad de marcha, para que el compromiso entre la vocación rutera, la deportividad de sus componentes y el confort a bordo sea mayor. La carretera será el hábitat natural de esta moto, pero carreteras de todo tipo, sinuosas o autopistas de alta velocidad, así que en Munich han intentado encontrar un punto de equilibrio para que su S1000XR ofrezca una conducción precisa, estimulante, segura y confortable. Es una lograda combinación entre el carácter de una Superbike, el confort de una Trail y las facilidades de una Touring. El subchasis ha sido reforzado para que resista con mayor rigidez el peso extra que implica viajar con pasajero y/o con maletas, unas maletas que por cierto se integran perfectamente en la moto gracias a que el escape ha sido reubicado con el fin de dejar más espacio para su colocación. Otra novedad es el aumento de la capacidad del depósito de combustible, que pasa de 17 litros en la roadster a los 20 de esta Adventure Sport, buscando obviamente una mayor autonomía dado su cariz rutero. 

A nivel estético, reconocemos inmediatamente los genes de la familia, con un grupo óptico de reflectores asimétricos y la división frontal “splitface” al igual que en la versión Doble R y la HP4, generando esa expresión inconfundible que acentúa la cercanía de la moto al mundo de la deportividad. El diseño vuelve a recurrir a esas formas afiladas y dinámicas que tanto caracterizan a sus hermanas superbike. La novedad de la XR en este apartado radica en la cúpula parabrisas ubicada por encima del carenado frontal, que puede regularse manualmente en dos posiciones para proteger aerodinámicamente a los ocupantes con eficacia tanto de las inclemencias como de las altas velocidades. Destacan otros elementos como el soporte de la matrícula que hace de guardabarros, las aplicaciones de goma en la zona de la tapa del depósito y de la entrepierna del conductor para evitar dañar las superficie de pintura, o las llantas de fundición de aluminio de fino y dinámico diseño de diez radios. El neumático delantero es de 120/70 ZR 17, y el posterior es de 190/55 ZR 17. La S 1000 XR se ofrece en los colores rojo Racingred -contrasta claramente con las superficies graneadas de color negro mate- y blanco Lightwhite -que se completa con superficies de material sintético de color negro-.

OMNIELECTRÓNICA BMW S1000XR

La electrónica ya no es un “factor sorpresa” en el mundo en que vivimos. Hay tanta saturación de chips y softwares recorriendo las columnas vertebrales de las motos de hoy que en día que, como argumento, parece que haya perdido valor. Al menos valor comercial. Sin embargo, su valor en términos de seguridad y ayuda a la conducción sigue valiendo su peso en oro, sobre todo cuando estamos ante un vehículo de 160 salvajes caballos destinados a galopar desbocados por carreteras de todo tipo y ante circunstancias de cualquier índole. Precisamente para adaptarse a cada situación o ánimo del conductor, la S1000XR -al igual que su hermana naked- cuenta con una centralita que gestiona dos modos de conducción (Rain y Road) que ajustan la potencia disponible, la respuesta del acelerador, el control de la estabilidad ASC, el comportamiento del ABS y de las suspensiones electrónicas opcionales. Con el modo Rain se capa la potencia a 148 CV y se suaviza el tacto del acelerador, además de activarse los anti-wheelies. Con el modo Road dispones de los 160 CV y la respuesta es más directa.

Pero por si “te sabe a poco”, también tienen opcionalmente dos modos “Pro” (Dynamic y Dynamic Pro) que también incluyen el sistema de control dinámico de la tracción DTC con sensor de inclinación (Dynamic Traction Control) y el innovador ABS Pro, que ofrece más seguridad al frenar en curvas pues el antibloqueo de las ruedas también se activa cuando la moto está inclinada. Con el Dynamic la moto adquiere un cariz más deportivo y los niveles de intervención del DTC y de los anti-wheelies se reducen; con el Dynamic Pro, que se activa mediante un conector codificado ubicado bajo el asiento, se abren las compuertas de las emociones extremas, pues mantiene desconectado el anti-wheelie, sus niveles de asistencia son mínimos, y la intervención del ABS trasero es muy reducida. Todo queda a merced de la sensibilidad del piloto. Asimismo, si lo pide a fábrica, el usuario puede optar a montar en su nueva S1000XR la Suspensión regulada electrónicamente Dynamic ESA (Electronic Suspension Adjustment) para una adaptación óptima de la suspensión y el Asistente Pro de cambio de marchas (también llamado Quickshift) que permite subir o bajar de marcha sin accionar el embrague: los cambios son más rápidos, más cómodos y el motor no tiende a caer tanto de vueltas ni a interrumpir la fuerza de tracción de la moto. 

Por supuesto todos estas opciones se controlan cómodamente desde las piñas del manillar y se visualizan en el cuadro de instrumentos -idéntico al de la S1000R- que consiste en un display LCD de gran tamaño que indica la marcha puesta, la velocidad, el modo seleccionado, kilometrajes totales y parciales, temperatura motor, autonomía restante, nivel del depósito, promedios de consumo y velocidad y luz de aviso para cambiar de marchas, así como un cuentarrevoluciones con escala analógica. Integrado en el tablero se ubica un enchufe de 12 voltios. 


BMW ofrece dos kits para montar en fábrica, uno Touring (Dynamic ESA, puños calefactables, soportes para maletas, preinstalación para navegador incluyendo el multicontrolador, caballete central, parrilla portaequipaje) y otro Dynamic (Modos de conducción Pro -con DTC y ABS Pro-, sistema de asistencia Pro para cambiar de marchas, regulador de velocidad, luces intermitentes de diodos luminosos), así como numerosos accesorios especiales para el montaje posterior, desde componentes HP de carbono para personalizar la moto (guardabarros, estribos, manetas...) hasta elementos de equipaje (maletas, respaldos, parrillas, bolsas...) o de ergonomía (cúpula, protector de manos, asiento bajo, caballete central...) que acentúan su personalidad rutera. No faltan en el completísimo catálogo accesorios de navegación, seguridad, mantenimiento y ropa motorista. 

PRUEBA BMW S1000XR

Los preciosos desfiladeros de la montaña de Montserrat nos esperaban para realizar una de las tomas de contacto más emocionantes de cuantas recuerde. La S1000XR se une a otras seis Trails que cohabitan en la gama de la firma alemana, incluida la R1200GS, con la que comparte cierta filosofía ergonómica (aunque la maxitrail es más alta y pesada) y posiblemente ciertos clientes que deban decidirse entre una de los dos modelos para sus grandes aventuras. La XR es todo corazón y su mecánica de cuatro cilindros su principal carta de presentación. A partir del motor, los ingenieros de BMW desarrollaron un “esqueleto” que recibiera al ocupante con confort pero, sobre todo, que mantuviera intacto el ADN deportivo de las superbikes de las que deriva. Y así es. El propulsor es musculoso en bajos regímenes y empuja desde el principio con mucha más suavidad que su hermano bóxer -y sin sus típicos tirones-; sube de vueltas con contundencia, impasible, y a partir de las 6.000 rpm la “bestia” se escapa soltando zarpazos de potencia bruta hasta las 11.000 rpm, y estirando incluso hasta las 12.000 sin perder fuelle. De velocidades máximas mejor ni te hablo. Sólo te digo que es difícil encontrarle el límite al contador digital... 

Ante este torrente de sensaciones, BMW te ofrece varias formas de canalizarlas con los modos que te comentamos anteriormente: más lógicos los Road y Dynamic por su compromiso entre la entrega inmediata de prestaciones y la seguridad que aportan las intervenciones electrónicas; para situaciones bañadas el Rain, y para mentes enfermas el Dynamic Pro... Los frenos están a la altura de semejante poderío mecánico, y su funcionamiento es uno de los puntos fuertes de esta moto, pues delante actúan dos discos con dos mordazas fijas de cuatro bombines, montadas radialmente, con discos flotantes de acero de 320 milímetros de diámetro con un tacto inmediato, dosificable y muchísimo mordiente, y detrás un disco de 265 mm de accionamiento hidráulico con un solo disco con mordaza flotante de dos bombines. En ambos casos las tuberías están recubiertas de un tejido de acero. La nueva BMW también incluye de serie un amortiguador para la dirección que evita los clásicos golpes del manillar al acelerar. 

La S1000XR me encandiló desde el primer momento por su entrega inagotable de prestaciones deportivas y su magnífico confort. Por delante vaya que mido 1,87 m. de altura y las dimensiones de la BMW, aunque generosas por todos los costados, a mi me venían como anillo al dedo: llegaba perfectamente con los pies al suelo y el habitáculo me recibió con espacio y confort. Comenzamos la ruta y lo primero que hice fue elevar la cúpula parabrisas a la posición alta, pues en la baja el impacto del viento en mi casco era intenso. Muy práctica y regulable incluso en marcha. Aún así, en brazos y manos sigue siendo escasa. Tras las explicaciones de cómo funciona la electrónica de la moto que nos realizaron los responsables de la marca antes de emprender viaje -esto no es un “toma la llave y arranca”- nos dirigimos a una divertida secuencia de curvas de toda índole. Al principio cuenta encontrar el feeling exacto para encontrar la precisión en la trazada: el extraordinario y poderoso sonido “de carreras” del tetracilíndrico, por momentos, te confunde y te hace pensar que estás a bordo de una superbike. No es para menos, el motor es tan contundente como suena y su par motor de 112 Nm ofrece aceleraciones de infarto. Las suspensiones, sin embargo, te refrescan la memoria y te recuerdan que si forma de entender las curvas no es igual: el largo recorrido de la horquilla te obliga a trazar con más parsimonia, con una horquilla de tarado más suave que te incitan a un paso por curva más “redondeado”. Su combinación con neumáticos de 17'' le otorga una reactividad y precisión ideales para afrontar una carretera sinuosa. 

Su mayor avance hace que la estabilidad de esta moto sea mucho mayor que su hermana naked, y se nota en carretera abierta, donde la XR nos sorprendió por el correcto aplomo y estabilidad en todas las situaciones, también potenciada por el exquisito funcionamiento de las suspensiones electrónicas, regulables en marcha y con varios modos de precarga ajustable. Por su parte, el quick-shifter tiene un funcionamiento impecable y, aunque al principio cuenta acostumbrarse a no embragar, con el paso de los kilómetros tu conducción se adapta, con cambios que duran un pestañeo y sin pérdidas de tracción. Finalmente, comentar que durante la jornada de pruebas (circulando con el cuchillo entre los dientes) marcamos consumos cercanos a los 8 litros a los 100 km, por lo que la autonomía de esta moto tam sólo se alargó hasta los 200 y pico kilómetros. 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES NUEVA BMW S1000XR 2015

Motor de cuatro cilindros en línea de 999 cc. Motor con potencia de 118 kW/160 CV a 11.000 rpm y par máximo de 112 Nm a 9.250 rpm.

Diseño dinámico e innovador, con superficies de formas esculturales.

BMW Motorrad ABS de serie (integral parcial, desconectable).

ABS Pro para mayor seguridad al frenar con la moto inclinada, como parte del sistema opcional de modos de conducción «Pro».

De serie con ASC (control automático de la estabilidad) para acelerar con seguridad, sin importar si varía el coeficiente de fricción de la calzada.

Control dinámico de la tracción DTC con sensor de inclinación, para máximas prestaciones y seguridad activa al acelerar, como parte del sistema opcional de modos de conducción «Pro».

De serie con dos modos de conducción («Rain» y «Road»), a elegir por el conductor pulsando un botón.

Dos modos adicionales «Dynamic» y «Dynamic Pro», como parte del sistema opcional de modos de conducción «Pro».

Suspensión de mayor recorrido, para más agilidad y mayor capacidad de amortiguación.

Suspensión regulada electrónicamente Dynamic ESA (Electronic Suspension Adjustment) para una adaptación óptima de la suspensión, como equipo opcional a montar en fábrica.

Fácil maniobrabilidad y postura elevada del conductor.

Tablero de instrumentos de múltiples y numerosas funciones.

Equipamiento muy completo y accesorios hechos a medida, con la conocida calidad de los productos de BMW Motorrad. 

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Una ropa apropiada, segura, protectora y confortable para circular en moto es imprescindible. En este artículo, el probador equipa una chaqueta corta y guantes con protecciones de la marca Hebo, así como un casco XR-1100 de la marca SHOEI. Las botas Mobility son de la firma AXO y los pantalones de kevlar Squad. 

Fotos de la BMW 1100

Fotografías por: BMW Press (Jörg Künstle)
 
Da tu opinión

Comentarios (3)

  • igrmotofan
    igrmotofan 20-05-2015

    Otro caballo alto y pesado para talla alemana...que la compren ellos. Cuando BMW entendera que la talla media en Europa es de 1,76 y que no hay que pasar de 210 kg como mucho para que una moto resulte amable y comoda...Nunca por lo que se ve..Por cierto que no hace falta tanto CV para una conduccion viajera relajada... Una GS boxer talla "pequeña" si que seria un exito..

  • fredykeimich
    fredykeimich 20-05-2015

    simplesmente maravilhosa

  • ozantonio
    ozantonio 21-05-2015

    Y consume mas que mi coche

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"