Nueva Harley-Davidson Street 750: ¡Bendita juventud!


Vota

0 0

Los motoristas más jóvenes están en el punto de mira de Harley-Davidson y la nueva Street 750 es su dardo. Inspirada en la XLCR Café Racer de 1977, este compacto y ligero modelo que inaugura la séptima familia de Milwaukee se distingue por su estética Dark Custom, su facilidad de conducción y un económico precio (7.300 euros), muy acorde a las necesidades puramente urbanas de las nuevas generaciones... ¿Acertará en la diana la firma americana?

Nuevos tiempos para Harley-Davidson, fabricante esclavo de su propio pasado con “cadenas” de cromo y cuero que, recientemente, ha decidido girar su norte implantando renovadas estrategias que pretenden mirar hacia el futuro. Lo demostraba en 2013 con la presentación del Proyecto Rushmore, una exhaustiva operación de “escuchas” a sus propios clientes y adheridos que lograba optimizar con precisión la potencia, la frenada y el confort de la familia Touring para adaptarla a los nuevos tiempos. Y lo vuelve a demostrar ahora lanzando una nueva familia denominada Street -la séptima de la casa americana, tras la Sportster, Dyna, Softail, Touring, V-Rod y CVO- que interpreta las nuevas tendencias del sector de las dos ruedas (donde imperan cada vez más los modelos accesibles y polivalentes) y aspira a encandilar a una nueva generación de motoristas urbanos merced a una serie de atributos -estilo oscuro, altas dosis de manejabilidad, agilidad y ligereza- presididos sin duda alguna por el que, a la postre, es su principal atractivo: el precio. Tan sólo 7.300 euros pueden convertir a una persona normal en un harlista, una popular e inaudita cifra que se cuela en las filas de una marca que durante décadas ha hecho de la exclusividad su principal caballo de batalla. Con la nueva Street 750, Harley abre las puertas de par en par a un público joven y también femenino que necesite un medio de transporte sin compromisos, de fácil uso, para el día a día en la ciudad y con un mantenimiento apto incluso para “mileuristas”. Y, de paso, construye una valiosa cantera de nuevos harlistas que, de otra forma, deberían esperarse a otra etapa de su vida para comprarse su primera Harley-Davidson.

“En 20 años el 70% de la población mundial vivirá en grandes ciudades. La evolución es imparable y ya tenemos ahora una generación de jóvenes con unas necesidades motociclistas muy específicas... Y los estudios de mercado dicen que en el futuro todavía se van a concentrar más las personas en las grandes ciudades”, explicaba Josep Granyó -Director Gral. Harley-Davidson España y Portugal- durante la conferencia de prensa ofrecida el pasado 26 de marzo en Madrid en el marco de la presentación internacional de la Street 750. Y a ese futuro 'en las ciudades' es al que se dirige la casa estadounidense que, a pesar de haber sobrellevado la crisis con dignidad por su idiosincrasia especial, en mercados como el español ha caído durante 2013 casi un 20% en ventas. La nueva Street 750 supone un auténtico golpe de timón, dirigido a aumentar estas matriculaciones o, por lo menos, detener la hemorragia. 

Además, el cliente ha sido un motor fundamental en el proceso de desarrollo de la nueva familia. “Hemos invertido a nivel planetario miles de horas en encuestas, hablando con cientos de clientes -americanos, europeos, sudamericanos, africanos, asiáticos, australianos, japoneses, etc.- para que nos dijesen qué es lo que necesitan tener en una moto urbana”, añadía Granyó. ¿Y qué es lo que necesitaban? ¿Qué han aportado para diseñar la nueva hiper-urbana de Milwaukee? ¿Habrá dado en el clavo Harley? ¿Habrá creado H-D una nueva moto fiel a sus creencias que, pese al reducido precio, cumpla las expectativas y mantenga inalterado el feeling y el carácter premium de una firma de semejante entidad? Al menos, sobre el papel, complicado se antoja...

UN OSCURO ESTILO CAFÉ RACER

Ha sido una apuesta valiente la de Harley-Davidson. Valiente pero no arriesgada, al menos en el aspecto estético. La casa americana ha tirado de su propia hemeroteca y se ha remontado hasta 1977 para encontrar la inspiración que plasmase una motocicleta en sintonía con los gustos actuales. La nueva Street 750 es un calco de la XLCR Café Racer de aquel año, y no es necesario explicar lo tan de moda que están en la actualidad las motos customizadas al estilo Café Racer. Esta nueva urbanita capta aquella esencia y la mantiene inalterada aunque -obviamente- con las necesarias reinterpretaciones en clave moderna. Destaca por la ausencia de cromados, buscando esa apariencia oscura y taciturna, denominada Dark Custom y que engloba otras 'hermanas' como la Iron 883, la Dyna Street Bob y la Fat Bob. Los elementos que marcan en mayor medida esta personalidad de moto 'malota' son su visera negra que envuelve el faro delantero, sus llantas negras de 7 palos en fundición de aluminio y su particular y alargada zaga presidida por una óptica con tecnología led. 

La línea lateral del vehículo, tal y como se aprecia en las fotos, es muy llana, con un depósito de líneas redondeadas y achatadas por la parte superior que está en el mismo plano que el doble asiento y el colín. Hay una cierta inclinación hacia atrás y hacia arriba del escape, así como de otros elementos de la moto que generan una visión de dinamismo y ataque.

Está disponible en color negro brillante (Vivid Black) o negro mate. Hay además una versión roja -añadiendo 200 euros- quizás más adaptada a los gustos femeninos.

En el cómputo general, la nueva Harley-Davidson Street 750 no se gana muchos piropos a nivel de acabados y materiales usados en su fabricación. Son numerosas las fundas de cables que quedan a la vista y la calidad de ciertos componentes brilla por su ausencia, como las piñas del manillar o la tornillería presente a lo largo del vehículo. Son pequeños detalles de finición a los que no nos tiene acostumbrados una marca como Harley, que siempre ha cuidado con suma atención la extraordinaria calidad de sus productos, paradigmas de exclusividad. 

Sin embargo, en la Street 750, han hecho un ejercicio de austeridad que permitiese reducir los costes de desarrollo y producción hasta alcanzar un competitivo precio que rondase los 7.000 euros en los mercados español, italiano y portugués (los tres en los que se comercializará por el momento este modelo, a partir de abril; más allá de septiembre llegará a otros mercados del viejo continente) y por ese motivo harley ha lanzado un modelo 'relajado' en cuestión de ensamblajes y acabados pero 'excitante' en lo que se refiere a atractivo y feeling.

Conviene destacar en el terreno de la estética detalles como el elegante logo -en relieve- que preside el tanque; el tapón del depósito que -sorprendentemente en el seno de harley- ofrece cierre con llave; o el cuadro de instrumentos que, aunque sencillo y sin indicador de marcha, exhibe un pequeño display con dos medidores parciales que se integra en la esfera analógica con velocímetro y diversos indicadores.   

PRIMER CHASIS NUEVO TRAS 14 AÑOS

La elaboración de la nueva Street no se realizó a partir de ningún otro modelo, como habitúa a hacer la marca, cuyos modelos perduran a lo largo de décadas tan sólo con actualizaciones y renovaciones que buscan adaptarse a las normativas sin perder su legendaria e irrepetible esencia. En el caso de la 750 se parte de cero. Y se empieza por un chasis totalmente nuevo. Hacía 14 años que Harley-Davidson no fabricaba una plataforma totalmente nueva: la última se hizo para soportar los nuevos propulsores TwinCam 88, allá por el año 2000.

La nueva familia Street -que incluye otro modelo de 500cc dirigido, por el momento, sólo a los mercados asiáticos- estrena por tanto un chasis de tubos de acero, con estructura de doble cuna y secciones anchas: es estrecho y alargado, diseñado principalmente para ser muy ágil en las exigencias urbanas. El apoyo de este chasis en el suelo se ha resuelto de manera convencional, con una horquilla telescópica delante y un par de amortiguadores traseros con posibilidad de ajustar la precarga del muelle detrás; el basculante de acero es sencillo pero robusto. La distancia entre ejes es de 1.534 mm y el lanzamiento es de 32 grados. Para los neumáticos, Harley ha elegido unos 100/80 de 17 pulgadas delante y 140/75 de 15'' detrás, algo más atípicos en la firma americana. Y para los frenos, se ha optado por los clásicos discos -simple delante y simple detrás- mordidos en ambos casos por pinzas flotantes de dos pistones. Los responsables de la marca todavía no han confirmado la llegada de versión con ABS.

V-TWIN, POR SUPUESTO...

En el motor de la nueva Street 750 encontramos el que, bajo nuestro punto de vista, es el elemento más interesante y que mejor nota alcanza en el conjunto del vehículo. También de nueva factura, se trata de una nueva generación de propulsores llamada Revolution X de 749cc de cilindrada que, como su propio nombre indica, deriva directamente del popular Revolution -el de la V-Rod, que acabó teniendo 1250cc- y está convenientemente adaptado a las nuevas exigencias. La disposición de sus dos cilindros en V no es de 45º -como mandan los cánones en la casa- sino de 60º, con cuatro válvulas por cilindro y refrigeración líquida. Este nuevo bicilíndrico, que está colocado de manera longitudinal -otro sello de identidad de la marca-, tiene un diámetro por carrera de 85 x 66 mm y una relación de compresión de 10.5:1. 

La inyección es electrónica (Mikuni Single Port de 38 mm) y el cambio de seis velocidades con embrague multidisco en baño de aceite y transmisión final por correa como todas las harleys. Sus prestaciones, que no han sido declaradas oficialmente, alcanzan aproximadamente los 57 CV a 8.000 rpm de potencia máxima y un par motor de 60 Nm a 4.000 rpm, por encima de los límites para poder ser conducido por motoristas noveles que posean el carnet A2 (hasta 35 kW o 47 CV).

Comparado con el propulsor de la que, hasta ahora, era la gama entry level de harley, es decir, la Sportster 883, la Street tiene 4 CV más pero un régimen de giro superior (8.000 frente a 5.750) y un par motor inferior en 10 Nm, cifras que indican las diferencias de carácter entre ambas motos. En cuanto al consumo, la marca declara en ciclo combinado ciudad/carretera unas cifras de 5,47 litros a los 100 km. 

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

Motor Revolution X biciíndrico en V a 60º, 749cc, refrigeración líquida, 8V

57 CV a 8.000 rpm

60 Nm a 4.000 rpm

Capacidad depósito de combustible: 13,1 litros

Consumo mixto: 5,7 l/100 km

Peso en orden de marcha: 222 kg

Neumáticos: 100/80 17'' – 140/75 15''

Llantas Negras, en fundición de aluminio de 7 brazos con detalles mecanizados

Frenos, tipo pinza Flotante, de 2 pistones delante y detrás 

LA ATENTA MIRADA DE LOS LEONES (EN MARCHA)

Los imperturbables leones del Palacio de Congresos de la capital de España presenciaron con su habitual atención el desfile de Harley-Davidson Street 750 que, durante la presentación organizada hace escasos días para la prensa internacional, iniciaban en el centro de Madrid una ruta urbana para probar las cualidades dinámicas de este nuevo modelo. Harley ha alargado hacia abajo su tradicional target, proponiendo un producto que se adapta a una nueva y joven clientela. Tal es así, que la nueva moto ha sido diseñada con unas medidas muy contenidas, idóneas para que incluso los conductores de menos envergadura -incluyendo obviamente al público femenino- pueda conducirla con total comodidad y seguridad. De hecho, es una de las harley de la historia con menor distancia al suelo: tan sólo 709 mm. Llegar con los pies al suelo está al alcance de cualquiera. Su posición de conducción es sobradamente confortable, la espalda viaja erguida y los brazos adoptan una postura cómoda gracias a un manillar elevado y cercano. Son las piernas las peor paradas, ya que en parado -con los pies en el suelo- impactan continuamente contra las estriberas y en marcha no encuentran la ergonomía suficiente en un depósito sin hendiduras. Mención especial para los conductores más altos que superen el 1,75 m de estatura: se encontrarán 'fuera de lugar' encima de una moto tan compacta. 

Es sin duda una moto feliz en la ciudad. “Hay que animar el mercado y enganchar a una nueva generación de jóvenes hacia el mundo de la moto -declaraba Granyó-. Las mujeres encontrarán en la Street una máquina bajita, ligera y con refrigeración líquida que elimina el problema del calor que tanto incomoda”. Lo cierto es que esta nueva moto discurre entre el tráfico urbano con rapidez y facilidad, se cuela entre los coches como si de un scooter se tratara. Su motor funciona con suavidad y permite unas aceleraciones vivas capaces de arrancar desde parado o realizar adelantamientos con total solvencia. En cierta medida, es una harley que no parece una harley. No se hace pesada en parado (pesa tan sólo 222 kg) y su escaso avance de 115 mm -para ser una harley- junto con su corta distancias entre ejes (1.534 mm) ofrece altas dosis de agilidad. Estas geometrías casan a la perfección con el potencial cliente y el escenario al que se dirige la Street: conductores jóvenes y de poca experiencia y el entorno urbano, que encontrarán en ésta una moto muy accesible que dominarán sin problemas desde el primer momento.

Asimismo, el trabajo realizado para optimizar la refrigeración -líquida en este caso- minimiza casi por completo los típicos calores inherentes a las motos nacidas en Milwaukee, sobre todo en la ciudad. Durante nuestra prueba por las calles madrileñas -y pese al rato largo que estuvimos a bordo- no notamos prácticamente el sofoco mecánico. La relación de marchas es algo corta y obligará a andar cambiando con cierta frecuencia para aprovechar la potencia del motor y sacar el vehículo adelante en ciertas situaciones.

Fuera de la ciudad, aunque la nueva 750 americana se defiende sin problemas e incluso logra altos niveles de diversión en carreteras reviradas, puede que empiecen a aflorar pequeños defectos, lógicos por otro lado, ya que es una moto eminentemente urbana. Por supuesto, la protección aerodinámica es escasa y a altas velocidades el viento impacta en nuestro cuerpo. Pero el motor está suficientemente lleno, con buen par en bajos y altos regímenes, así que -por motor- no tendremos que renunciar nunca a viajes de media o larga distancia ya que además estira con suficiencia en lo más alto del cuentavueltas (la velocidad máxima podría aproximarse a los 160 km/h); las suspensiones se han mostrado algo blandas, ideal para quehaceres urbanos pero que en carretera penalizan ligeramente la precisión y aplomo en curva; el lanzamiento de 32º genera mucha estabilidad en línea recta; en curvas largas y rápidas, se perciben suaves flaneos en el tren delantero; en curvas cortas o lentas, sin embargo, esta harley, responde de inmediato a las órdenes del manillar, con mucha precisión. La distancia libre al suelo de 145 mm provoca que con demasiada facilidad se rasque con las estriberas -y peor aún, con los colectores del escape- en el asfalto, hecho que obviamente penaliza la diversión en carreteras de curvas. 

El tema de las vibraciones es una cuestión de gustos cuya valoración dejamos en manos de vosotros mismos: esta Street no 'sabe' generar los típicos y generosos temblores de la misma manera que sus hermanas, y que tan codiciados están por los puristas de la marca; el funcionamiento del nuevo Revolution X es más dulce y las pistonadas no se hacen notar tanto: tanto el habitáculo como el manillar prácticamente no reciben 'meneítos'. El cambio nos recuerda por momentos que estamos ante un vehículo entry level: suave la primera y suficientemente rápida y precisa la segunda, aunque más imprecisas las siguientes, sobre todo 4ª y 5ª.

En cuanto a la frenada, consideramos que Harley se ha quedado algo justita: el pedal de freno hay que hundirlo bastante hasta encontrar la mordedura de las pinzas en el disco -y la espera a veces se hace eterna- y la maneta del freno delantero es algo esponjosa. Pero también cabe señalar que las vicisitudes a las que se enfrentará la nueva Street no requerirán mucha más potencia de frenada, ni por peso -recordemos que el binomio moto/jóvenes ocupantes no alcanzará 'grandes' pesos- ni por uso, eminentemente urbano.  

EN CONCLUSIÓN

Harley-Davidson fabrica la nueva Street 750 -así como la versión de 500cc- en la fábrica india que la marca americana posee en Haryana. Por supuesto -insisten mucho sus responsables- no se trata de una “harley fabricada en India” sino de una “harley fabricada en su propia factoría en la India”, que es muy diferente. Aseguran, además, que tanto proveedores como controles de calidad son los mismos para todas sus fábricas en el mundo, por lo que la nueva Street tiene todas sus garantías de producción. Quizás para los harlistas más tradicionales o puristas, la nueva Street sea un producto de escasa genética Harley-Davidson, pero bajo nuestro punto de vista representa una óptima herramienta para iniciarse en el mundo de las dos ruedas. Es un “portón de entrada”. Quién se lo iba a decir a muchos de los jóvenes motoristas que podrían 'fogearse' nada más y nada menos que con una harley. En su propósito de conseguir un producto de reducidos costes y bajo precio, puede que la marca haya renunciado a algunas cosas en términos de acabados, pero sin duda es un producto a la altura de su coste, que ofrece unas considerables prestaciones y una tremenda facilidad de uso en ciudad. Todo un giro inesperado en su estrategia global. “Ha llegado el momento de ir a buscar a los jóvenes, y de dar a esa nueva generación urbanita lo que necesitan”, concluía Josep Granyó.

¡Quién fuera joven!

Josep Granyó, Director Gral. Harley-Davidson España y Portugal:

“La nueva Harley-Davidson Street 750 es una moto diseñada enteramente para una nueva generación de pilotos, y podemos decir que es una nueva harley concebida a nivel global. Evidentemente que todas nuestras motos se piensan siempre a nivel planetario, pero siempre maman de lo que es el estilo americano. En este caso hemos invertido miles de horas en encuestas, entrevistas a grupos, hablando con los clientes... Clientes urbanos a nivel planetario. Cuando viajas te encuentras ciudades de 15 o 20 millones de habitantes, y los estudios de mercado dicen que en el futuro todavía se van a concentrar más las personas en las grandes ciudades.

Hemos hablado con todos estos clientes, no sólo americanos o europeos, sino también sudamericanos, africanos, asiáticos, australianos, japoneses... para que nos dijesen qué es lo que necesitan tener una moto urbana.

Básicamente nos han resaltado cuáles son las guías o las aptitudes que tiene que tener: buen motor, refrigeración líquida (sobre todo para moverse en ambientes urbanos), aceleración, componentes de metal, colores y que tenga actitud, que no sea una moto más, que tenga ese feeling de Harley... Una vez desarrollado el producto, hemos vuelto a hablar con ellos y les hemos preguntado “¿Eso es lo que vosotros nos habíais pedido?”. Y todos estos clientes a nivel planetario nos han dicho que sí. Junto con el Proyecto Rushmore, la nueva filosofaría de desarrollo de producto de Harley-Davidson consiste en escuchar las necesidades de nuestros clientes, y por primera vez se han llevado concesionarios de la marca al santo santorum de la marca, a la ciudad prohibida. En esta ocasión hemos tenido la suerte de que tres concesionarios de España y Portugal han estado involucrados en el desarrollo, para que también la red pueda dar su feedback y su feeling sobre lo que nuestros clientes nos van pidiendo. Nos han dicho que para este nuevo concepto de motocicleta urbano teníamos que tener Urban Movility, carácter Harley y Dark Custom”. 

 
Da tu opinión

Comentarios (3)

  • Ikarus
    Ikarus 04-04-2014

    Resumen rápido leyendo entre líneas: bastantes acabados chungos (se nota hasta en fotos), consumo elevado (¿5,7L. en mixto? ¿y a cuánto asciende en urbano, para lo que se supone que está hecha?), frenos ridículos (incluso para una Harley) y detalles poco lógicos para ciudad como los estribos bajísimos (cuidadín con los giros de 90º). Entre eso y una estética muy discutible... sólo me quedo con el precio y el rendimiento del motor.

    Dudo mucho que eso fuera lo que les pidieron los clientes en las encuestas.

  • 1HD
    1HD 09-04-2014

    Libertad para las 1HD en España, YA!!!!!!

  • Mj
    Mj 10-04-2014

    Estúpido el comentario de los colores y q así gustará más a las mujeres. Limitate a hablar de la moto y tu opinión, no hagas los típicos juicios mujer-moto. Im....

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"