Prueba

Nueva MV Agusta Stradale 800 - PresentaciónA medio camino ¡de todas partes!


Vota

0 0

MV Agusta sigue sabiendo latín… ¿Recuerdas las declinaciones? ¿Aquello de rosa, rosa, rosam, rosae, rosae, rosam? Para la mítica marca italiana esto se traduce en declinar la base mecánica de su primera tricilíndrica F3 supersport… en varios modelos muy distintos pero nacidos con el mismo genoma: Brutale, Rivale, Dragster, Turismo Veloce y, ahora, ¡Stradale!

El círculo creado por la marca a partir de la supersport F3 llevó primero a una naked deportiva -la Brutale- (apoyada después por las versiones Dragster aún más extremas), y en dirección opuesta y en el campo de las “supermotard” a la Rivale. Pasando por las maxi naked Brutale 4 cilindros y las SBK F4, la rueda se cierra ahora en el campo del Sport Touring -porque las recientemente anunciadas Turismo Veloce y Turismo Veloce Lusso serán presentadas en muy breve-… y esta Stradale que desanda el camino hacia las “crossover” Rivale con esta versión “multi purpose” que está a medio camino de todas partes.

La filosofía de mercado de MV es que “si eres emocional, puedes ganar, si no, serás un perdedor”. Esta frase, pronunciada por Giovanni Castiglioni durante la presentación de la Rivale, el modelo en el que se basa esta Stradale, sigue bien viva… 

La Stradale es una moto emocionante y, por definición literal, “sensacional”, por supuesto, pero ha sido definida por la marca como perfecta excusa del “urban escape”: como no podía ser de otra manera es una moto “Premium”, preñada de calidad y gadgeds hasta la exageración del mercado “luxury”, y con toda la tecnología, las prestaciones, el diseño y la pasión de todas las Rivale, pero con una posición de conducción extremadamente… ¡cómoda! y una facilidad de uso en todos los ambientes que la convierte en, como decía, en una moto fantásticamente polivalente.

La probé, a lo largo de esta presentación mundial, en las carreteras malagueñas cercanas a Ronda, en una ruta esta vez bien escogida para comprobar la personalidad múltiple de este modelo. En la autopista de la costa del golf –o del Sol-, pude comprobar con apenas unos kilómetros a buen ritmo cómo la posición de conducción es, para mí, simplemente perfecta… a pesar de que la moto es bastante alta. El asiento, duro pero acogedor, y veo que moldeado alrededor de un trasero parecido al mío, queda a 870 mm, y esto obliga a que las puntas de los pies queden algo apuradas si mides menos de 1.75 m, y a levantar bastante la pierna para salvar las maletas laterales al montar en ella. Por suerte, existe un asiento opcional 20 mm más bajito. 

Salvando esto, decía que sobre la Stradale me encontré en casa desde el primer momento. Entre otras cosas porque me pareció que la ergonomía básica es exactamente la misma de mi… Dominator NX 650 trail que uso desde 1988: manillar diríamos que ancho, pero muy bien colocado, asiento estrecho y capaz, piernas en absoluto flexionadas, y cuerpo erguido “ma non troppo” para dar una conducción, en este caso, absolutamente natural.

Esta es, seguramente, la mejor carta de presentación para una moto que quiere ser “tu MV de todos los días”. Es un modelo perfecto para los conmuters –los que la usan para entrar a ciudad y moverse con ella a diario para andar al trabajo-, para los viajeros –buena postura, una pantallita regulable en 50 mm en altura y 5º en inclinación que, sin evitar todas las corrientes de aire reduce muy bien la presión en el torso a velocidades digamos normales, y unos paramanos que mejoran mucho tu estanqueidad al frío invernal en esta decisiva parte de tu cuerpo-, una buena moto para el “week-end” merced a unas maletas que, con 16 litros a cada lado –complementadas por un top case opcional de 34- y capaces para 15 kilos incluyen los pilotos traseros, permiten llevar algo más que el cepillo de dientes, y, claro… una moto igualmente sport.

La MV Stradale ofrece 115 CV a 11.000 rpm. Más que suficiente como para divertirse –mucho- con ella: el ritmo al que puede moverse en buen asfalto se acerca a lo extremo gracias a una buena combinación entre un buen bastidor y una potencia ahora más controlable. Se ha recortado el régimen máximo, pero la entrega de potencia es ahora más lineal y progresiva, sin bache ni empellón alguno a partir de 7.000 rpm como en la Rivale, lo que da una gran sensación de control y confianza.

Es verdad que la moto es en un 90% una… Rivale. Pero con diferencias significativas para aumentar su asequibilidad y su polivalencia. Está claro que la Rivale, con 125 CV, corre más. Pero el tricilíndrico de 800 es ahora más suave. Se han retocado para ello el silencioso, 2,8 litros más grande, y la electrónica, entre otras cosas, de manera que el motor da más bajos y –ejem- mete menos ruido pese a que su bramido sigue siendo tan bello como en las demás MV 800.

Por supuesto, el sistema ELDOR EM2.0 del acelerador electrónico ha sido retocado, aunque naturalmente mantiene todos los cambios de mapas que permiten ayudar a convertir tu Stradale en “tu moto”: tienes varios modos de motor, puedes calmar o no la sensibilidad de la respuesta al gas en posición Normal, Rain y Sport, puedes variar el par máximo en Sport y Rain, puedes regular el freno motor en Sport o Normal, puedes modificar la respuesta del motor en Fast y Slow, también el limitador de rpm…

La Stradale incorpora, igualmente, el Quick Shifter que permite subir y bajar marchas sin necesidad de tocar el embrague y –salvo en reducciones-, cortar gas. Una gozada, que te convierte desde el primer metro en un conductor experto capaz de hacer esto –acompasar el régimen de giro de motor y rueda trasera para que las marchas “entren sólas”- únicamente tras muchos y muchos kilómetros. Además, por primera vez en estas “rosa-rosa-rosam” (quiero decir, Brutale, Rivale, Stradale…) la moto monta un embrague hidráulico…. Es algo curioso cuando, gracias al shifter… ¡lo usarás ya prácticamente sólo en las arrancadas!

Por supuesto, la moto equipa ABS con sistema Bosch 9 Plus Anti-Lift-Up: impide no sólo los bloqueos de rueda, sino que la trasera llegue a levantarse y la moto entre en picota en una frenada a tope.

También el chasis ha sido “suavizado” al respecto de la más deportiva Rivale. Manteniendo unos recorridos de suspensión notables, el ángulo de dirección es 1º mayor, ha crecido el avance o trail delantero, la distancia entre ejes es ligeramente superior, e igualmente el basculante es más largo: el resultado es una Rivale menos reactiva y menos nerviosa… pero más noble y menos agresiva, algo que conviene perfectamente al nuevo carácter buscado en esta Stradale.

Claro que es, también, algo menos rigurosa: sus suspensiones son bastante más suaves a principio de recorrido –con claramente más juego muerto para darles un plus de confort del que carecen sus hermanas deportivas- de modo que la Stradale “se mueve” un poco más sobre los rizados y cabecea también más en las transiciones de frenada-aceleración. Ello, a mi entender, sin embargo, le da un equilibrio ejemplar, que un conductor no necesariamente experto añoraría en una más arisca y potente Rivale a poco que el terreno esté roto…

En todo caso se trata de una moto muy ligera, de 181 kilos en seco, -sólo declara 3 más que la Rivale-, y ahora muy fácil de aprovechar y de disfrutar los 365 días del año.

En la “declinación” de estas MV 800, encontrarás modelos más deportivos, como la Rivale. También más agresivos –la Brutale y, sobre todo la Dragster… y aún más en sus versiones RR de 140 CV- Y, cuando llegue, igualmente más turísticos: las Turismo Veloce.

Pero esta Stradale es, desde luego, la “rosa-rosa-rosam” más polivalente y agradable de las tricilíndricas de la Mecánica Veghera y, precisamente por ello, quizás la más recomendable. 

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor tricilíndrico en línea de 798 cc, 79 x 54,3 mm

2. Potencia: 115 CV a 11.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones con Quickshifter

4. Embrague multidisco en aceite con mando hidráulico

5. Chasis tubular de acero con placas laterales de aleación ligera

6. Suspensión delantera por horquilla invertida multirregulable en tres vías de 43 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador progresivo

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. Control de tracción regulable en 8 posiciones y desconectable, 4 mapas de motor

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/55 17”

13. Peso en seco 181 kilos

14. Disco delantero de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza 2 pistones.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Carlos
    Carlos 21-01-2015

    ¿Cómo es la posición de delantero centro?

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"