Nueva Vespa Sprint: ¿Qué hay de nuevo?


Vota

0 0

Un soplo de vitalidad refresca nuevamente la gama de Vespa con la llegada del nuevo Sprint, un viejo conocido en la historia de la firma italiana que, sobre la actual base de la Primavera, renace con las pilas cargadas: carácter juguetón, estética impecable e infinita vocación urbana. Disponible en 50 y 125cc, el nuevo Vespa Sprint se presentó en Roma a la prensa. Tras medio siglo sin verlo, nos preguntamos... ¿Qué hay de nuevo, Sprint?

A toda velocidad. Al sprint. El gigante italiano Piaggio quiere acelerar todavía más un ritmo de ventas ya en alza, que le ha aportado subidas del 14% durante el pasado año, llegando a despachar más de 188.000 unidades en todo el mundo. Obviamente, si nos enfocamos sólo en el mercado europeo -donde la mayoría de las marcas llevan años pasándolas 'canutas'- y descontamos la emergencia de las zonas asiáticas, la cifras de la casa de Pontedera son menos optimistas. En España, la caída en 2013 ha estado entorno al 8%. Sin embargo, lejos de caer en desasosiegos, Piaggio se ha puesto manos a la obra para revertir esta situación en el viejo continente -coyuntural, por otro lado-, poniendo en marcha una estrategia que ha pasado por renovar parte de su flota y generar optimismo alrededor de nuevos productos cargados de frescura, vitalidad, estilo y tecnología de vanguardia.

Su legendaria gama de scooters Vespa (que en España, por ejemplo, han supuesto el 30% de ventas de Piaggio durante el año pasado, alcanzando las 5.000 uds.) han comenzado a abanderar esta cruzada, y lo han hecho con innovación y modernidad pero, al mismo tiempo, recuperando los exitosos valores de antaño, la esencia retrospectiva y -sobre todo- los nombres de viejas glorias de los años '60...

LA PROGRESIVA METAMORFOSIS

La mesiánica y sofisticada Vespa 946 -nombre que hace referencia al nacimiento de la marca, en 1946- estableció hace un par de años los pilares estéticos sobre los que la casa transalpina basaría la futura gama de modelos, engendrando posteriormente la Vespa Primavera (nombre de 1968) para sustituir, empapada de modernidad, la LX; y ahora presentando la nueva Vespa Sprint, un scooter que también recupera un antiguo nombre, concretamente el de la Super Sprint 90 de 1966, y que llega para descatalogar la Vespa S. Esta particular metamorfosis de la “avispa” todavía no ha finalizado, y os podemos asegurar que en breve asistiremos a la presentación de una nueva gama renovada en el “enjambre”...

Pero recuperemos el hilo del caso que nos ocupa, que es el lanzamiento de la nueva Vespa Sprint. Este menudo scooter supone una versión sensiblemente más deportiva que su 'hermana' Vespa Primavera, con la que comparte chasis, carrocería, parte ciclo y propulsor; o sea, es prácticamente la misma moto, a excepción de algunos detalles estéticos como el faro trapezoidal -en lugar de redondo-, la llantas más deportivas de 12'' -en vez de 11''- los retrovisores, las asideras para el pasajero, el embellecedor del guardabarros delantero, el ribeteado del asiento y un pequeño spoiler sobre el panel de mandos. 

Por tanto, el resto de soluciones de última generación desarrolladas para la Primavera por Vespa -y que especificaremos a continuación- se encuentran también en la Sprint, tales como el nuevo chasis de acero, la actualización de la suspensión o la mejora de detalles externos y funcionales como, por ejemplo, la capacidad de carga para un casco integral. De la misma manera, el nuevo modelo estará disponible en tres versiones: una de 125cc (por 3.799 euros) con el motor de 3 válvulas e inyección electrónica de la casa; y otras dos opciones en la cilindrada de 50cc, bien con motor de 2 tiempos (2.770 euros) o de 4 tiempos (2.870 euros). Su disponibilidad en los concesionarios es inmediata. Para la versión con ABS todavía habrá que esperar unos meses. Y en cuanto a las variantes cromáticas, además de los colores usuales -Monteblanco, Rojo Dragón y Negro Lúcido- se unen otras tonalidades inéditas como el Azul y el Amarillo, en todos los casos con el asiento negro. 

LA VARIANTE DEPORTIVA

Si la Vespa S era la versión deportiva de la LX, la Sprint será lo mismo de la Primavera, puesto que las dos primeras son sustituidas por las dos segundas, respectivamente. Las connotaciones estéticas en la Sprint son ligeramente más deportivas por lo que, además, entendemos -y así nos lo confirmaron los responsables de Piaggio- que el nuevo modelo irá dirigido a casar en mayor medida con los gustos masculinos, mientras que la Primavera tirará más hacia los femeninos. Pero como sobre gustos no hay nada impuesto, dejamos a juicio de nuestros lectores y lectoras la preferencia por uno y otro modelo. En nuestra humilde opinión, ambos modelos son de exquisita estética y tan similares en el concepto global que difícilmente encontrarán unanimidad entre hombres o mujeres. 

Hay tres elementos que, sin duda, causan mayor sensación en esta nueva Sprint. El primero son las preciosas llantas: fabricadas en aleación ligera y con un deportivo diseño de 14 palos, tienen un diámetro de 12 pulgadas -delante y detrás-, que la convierten en la primera Vespa de “cuerpo pequeño” en calzar esta medida de neumáticos, usualmente más pequeña. El segundo elemento es su faro trapezoidal con borde cromado, típico de las Vespas deportivas, que marca fuertemente la personalidad del vehículo y de paso pone de manifiesto una vez más el exquisito gusto y trabajo del Centro de Estilo del Grupo Piaggio. Y el tercer elemento al que nos referimos son sus retrovisores: cromados por completo, dejan de ser redondos y se caracterizan por adoptar una forma más estilizada. Todo un acierto, bajo nuestro punto de vista. 

CROMADOS, MARCA DE LA CASA

Vespa vuelve a ser un ejemplo de cómo fusionar elementos del pasado con tendencias del presente. En un escenario actual donde las modas “pasan” cada vez más de los cromados y se fijan en otra clase de materiales menos “brillantes”, la casa europea se mantiene fiel a sí misma, creando un producto donde los elementos cromados vuelven a ser protagonistas: además de los citados -faro y espejos-, la Sprint exhibe cromo en el clásico perfil en la carrocería que bordea el escudo frontal y continúa por la plataforma, las asas para el pasajero, el marco del piloto trasero, las tres franjas de la corbata frontal, el protector del escape y -como no- hasta en el logo de Vespa en relieve, así como otros elementos de esa tonalidad como las piñas del manillar o las propias llantas, creando un conjunto elegante y sofisticado que, combinado apropiadamente con sus líneas actuales, evita caer en apariencias pasadas o antiguas, sino todo lo contrario.

El estilo italiano nunca ha estado tan en forma como ahora, y Piaggio a vuelto a demostrar por enésima vez que domina el lápiz y el arte de la decoración como nadie... Por supuesto, el nivel de acabados y el listón de las finiciones, ensamblajes y materiales usados en la fabricación son -como no podía ser de otra forma- de máxima calidad. El Sprint rezuma exclusividad y sensaciones premium por cada poro de su carenado.  

ELEMENTALMENTE PRÁCTICO

Un fabricante que lleva desde 1946 desarrollando y produciendo scooters, o sea, vehículos dirigidos a un uso casi exclusivamente urbano, y que además es todo un referente en el segmento con millones de unidades vendidas en todo el mundo, algo sabrá de otorgar a sus productos soluciones funcionales y prácticas para el día a día...

La nueva Sprint recoge ese longevo saber “vespinano” y lo pone a disposición de su usuario. Pese a sus dimensiones compactas ofrece un confortable y mullido asiento de dos plazas, y su habitáculo acoge con suficiente espacio incluso a los conductores más corpulentos. En mi caso -mido 1,85 m. de altura- las piernas no me impactaban en ningún caso contra el retroescudo o manillar, todo un logro. La plataforma no es plana, pero su túnel central es bajo permitiendo subir y bajar de la moto con total comodidad. Es un scooter muy compacto, pensado principalmente para gente joven y menuda, así que su vida a bordo está diseñada para desplazamiento urbanos, de cortas distancias. La altura del asiento es de tan sólo 790 mm -55mm superior a la de la Primavera, debido a las llantas mayores- que consiente que apoyar los pies en el suelo sea “cosa de niños”. Para el pasajero, Sprint dispone una amplia asa trasera donde agarrarse con las manos con seguridad y unas pequeñas estriberas fijas para apoyar los pies.  

En el día a día, es de gran ayuda el hueco existente bajo el asiento de 16,6 litros que permite guardar con facilidad un casco integral, uno de los aspectos más valorados por los actuales compradores de scooters. Los ingenieros de Piaggio explican que haber recolocado la batería en el túnel central -al estilo de las GTS- ha permitido incrementar este vano bajo el sillín (las anteriores Vespas LX y S disponían de un huevo de 14,3 litros, tan sólo para un casco jet). Ofrece asimismo otras opciones de carga, como la guantera bajo el manillar donde alojar pequeños objetos como gafas, carteras o llaves, así como un gancho portabultos ideal para transportar en la plataforma bultos mayores como bolsas o maletines. A la guantera se accede presionando la llave de contacto, y al interior del asiento de dos formas: bien mediante un pulsador eléctrico ubicado bajo el manillar o bien mediante una leva que se encuentra bajo la guantera. 

El cuadro de instrumentos es todo un ejercicio retrospectivo que casa a la perfección con la apariencia retro del scooter. Con una elegante y clásica forma trapezoidal, ofrece sobre un nuevo fondo negro más tecnología e información: combina un gran velocímetro analógico con una pantalla digital multifunción y con retroiluminación roja que notifica el nivel de combustible, reloj y dos parciales. A diferencia de la Primavera, en la Sprint podemos apreciar sobre el panel un pequeño spoiler o visera que, más que ofrecer ninguna protección aerodinámica, añade deportividad al aspecto de la moto.

En las piñas también encontramos un claro guiño a las Vespas de antaño: los componentes retoman la división horizontal y los mandos se han insertado en unos marcos cromados estéticamente separados de los puños en referencia a las típicas cajas de cambio/embrague en el lado izquierdo del manillar que usaban las antiguas italianas. Además de los botones de siempre, esta versión ofrece el de ráfagas y el de desconexión del motor. Conviene destacar en el campo de las dotaciones que tanto las luces de posición delantera como la luz de freno posterior son de tipo LED.

NUEVO Y REFINADO CHASIS

Ya en la presentación de la Vespa Primavera (enlace a la prueba) que tuvo lugar hace unos meses en Barcelona, pudimos conocer el gran trabajo de I+D que Piaggio había depositado en su nuevo modelo con el objetivo de incrementar considerablemente el confort de conducción, la seguridad, la mejora del comportamiento y la tecnología disponible. Un gran esfuerzo industrial e inversión que -como es lógico- ha sido aprovechado para dar vida a la nueva Sprint, como es el nuevo chasis monocasco en chapa de acero -obviamente en una Vespa, de chapa estampada soldada- que aumenta las dosis de rigidez (un 36%) y de flexión longitudinal (un 154%) respecto a las Vespas LX y S; también incorpora el nuevo sistema de fijación del motor al chasis con dos anclajes -antes era sólo uno- que reduce mucho las vibraciones transmitidas al grupo asiento-manillar-reposapiés; y los cambios en la suspensión delantera que sigue equipando la clásica de brazo único de Vespa pero ahora con una fijación rediseñada -pasador de visagra en lugar de los tornillos anteriores- que logra reducir la fricción deslizante y aumentar la comodidad del conductor. 

La suspensión del tren trasero recae en un monoamortiguador hidráulico con muelle helicoidal regulable en precarga en cuatro posiciones. El sistema de frenada, por su parte, confía en un disco delantero de 200 mm mordido por una pinza flotante de doble pistón en paralelo -en lugar del doble opuesto anterior- y el clásico tambor trasero de 140 mm -antes era de 110 mm-, accionados de manera hidráulica y mecánica respectivamente. A grandes rasgos, la frenada del vehículo es eficaz, con buen tacto y mordiente en la maneta derecha y algo más escaso y esponjoso en la izquierda, pero en cualquier caso potente para detener a un vehículo muy ligero que extrañamente se meterá en 'fregaos' en un hábitat siempre urbano. 

TRES MOTORES

Como avanzábamos al inicio de este artículo, Piaggio comercializará la nueva Sprint en tres versiones, dos de ellas ciclomotores de 50cc a elegir entre las mecánicas de 2 o 4 tiempos, enfocadas ambas al público más joven.

La versión de octavo de litro -unidad probada para este artículo- equipa el conocido motor de última generación de la casa italiana, el monocilíndrico de 4T caracterizado por su distribución de 3 válvulas, un sólo árbol de levas, refrigeración por aire e inyección electrónica, un propulsor estrenado hace más de 2 años en la LX y que también impulsa actualmente la Vespa Primavera. Estudiado y construido en la cadena de Pontedera, este motor ofrece una potencia de 11 CV a 7.700 rpm y un par motor de 10,4 Nm a 6.000 rpm. En su desarrollo, Piaggio ha insistido en la disminución de la fricción y una mejora de la fluidodinámica que consintiese aumentar las prestaciones y dismimuir los niveles de consumo y de emisiones. Vespa declara unos consumos que alcanzan los 47 litros a los 100 km -con su depósito de 8 litros ofrece, por consiguiente, una autonomía de 300 km- y unos períodos de mantenimiento de 10.000 km.  

CIUDAD ETERNA, VESPA ETERNA

Un hospitalario sol romano nos dio la bienvenida a nuestra llegada a la presentación internacional de prensa organizada por Piaggio hace escasos días. Si la presentación de la Vespa Primavera había sido llevada a cabo el pasado mes de noviembre en Barcelona, en esta ocasión la firma italiana regresó “ a casa” para mostrar su nueva Sprint a los periodistas europeos. La Ciudad Eterna, el escenario escogido, crearía el ambiente idóneo (caos circulatorio, calles empedradas, buen clima...) para testar un producto puramente urbano. Si va bien en Roma, va bien en cualquier ciudad del mundo...

Deseo comenzar esta parte de la prueba diciendo que soy un conductor alto y de mucha envergadura, y suelo encontrar dificultades para encontrarme cómodo en un scooter pequeño. La Vespa Sprint no iba a ser una excepción y, tal y como me esperaba, su habitáculo no me acogió con espaciosidad. Pero yo no sirvo de referencia, ya que este modelo va destinado a otro tipo de usuarios, un público más joven, chicas que deseen un vehículo dócil y ligero, chicos con menos estatura que busquen un scooter maniobrable y de fácil uso. De todo eso sí puedo dar fe. La nueva Vespa es muy manejable, lo tiene todo para escabullirse intuitivamente en el atascado tráfico urbano: es compacta, muy ligera y se llega con suma facilidad al suelo con los pies. Se cuela entre los coches casi sin querer, sólo con pensarlo.

A pesar de que su tacto del gas no es inmediato -hay un primer tramo en el puño que parece no responder- sus aceleraciones enseguida cogen brío. Nace así la vocación de un motor de 125cc ideal para los quehaceres metropolitanos, ya que exhibe un buen par motor en bajos y medios. Crece de manera progresiva, sin aspavientos, y el cilindro trabaja suavemente y con poco ruido gracias a la baja fricción de sus componentes internos y a su inyección electrónica.

Las llantas respecto a la Primavera tan sólo crecen 1 pulgada, pero con estas llantas de 12'' la Sprint parece generar un poco más de estabilidad. Las suspensiones son de tarado suave. Durante nuestra travesía por el centro de Roma, las calles empedradas y plagadas de irregularidades pusieron de manifiesto hasta qué punto son blandas, trabajando continuamente para amortiguar el vehículo y minimizar los temblores del pasajero. El confort a bordo transmitido por las suspensiones es sobresaliente, y eso que el “examen” no podía ser más complicado...

Es además un vehículo que se conduce sin esfuerzos. El poco peso del conjunto, la escasa distancia entre ejes y la geometría de su dirección lo vuelve muy manejable, con un tren delantero muy preciso en curvas cerradas, y con un radio de giro amplio que le permitirá colarse por cualquier lado, realizando maniobras que a otros modelos les resultaría imposible.

Sus llantas de 12 pulgadas, además, elevan ligeramente el cuerpo de la Sprint, por lo que su estabilidad es mayor así como su capacidad para subir o bajar bordillos de aceras. 

HAY MOTIVOS

Queda claro que en comparación con el modelo al que sustituye -la Vespa S- esta nueva Sprint mejora en todos los aspectos, presentándose como una moto más eficaz, segura y confortable de cara a esos propósitos urbanos para los que ha sido diseñada. Sin embargo, respecto a su 'hermana' Primavera, las modificaciones son muy sutiles y la diferencia entre ambos modelos es tan etérea que nos entran dudas de las razones que hayan motivado a Piaggio para colocar en los concesionarios dos scooters tan similares. Hablando con algunos de los responsables de la casa transalpina durante la presentación, nos han reconocido que el target al que va dirigido es también muy parecido, pero justifican el lanzamiento de la Sprint con unos matices deportivos que seguramente agradarán más al público masculino. En cualquier caso, esta moto es toda una exquisitez. Guste a quien le guste. A ellos o a ellas. El ejercicio estético y la calidad del conjunto es impecable. Su comportamiento, también. Su precio... ejem... ya sabemos que la exclusividad y el diseño se paga. La Vespa Sprint, medio siglo después, vuelve de nuevo, vuelve con todo nuevo y estamos encantados de decirle... “¿Qué hay de nuevo?”.   

ACCESORIOS

- Las ruedas de 12 pulgadas que equipa la Sprint pueden ser sustituidas por unas llantas de aleación ligera de aluminio con acabados negros.

- El baúl posterior de la Vespa Sprint (capaz de albergar un casco integral) completamente acabado en el color de la carrocería y con el célebre logo Vespa cromado y en relieve. El baúl está también disponible con un respaldo acolchado. El soporte cromado para el baúl puede ser también utilizado como portapaquetes.

- Un parabrisas delantero realizado en metacrilato antiarañazos de alta calidad y personalizado con el logo Vespa.

- Una pequeña cúpula disponible tanto transparente como ahumada.

- Un portapaquetes anterior y otro posterior cromados.

- Manta cubre piernas en material térmico, práctica y fácil de montar, con el logo Vespa metálico. El cubre asiento y el antirobo están integrados en este accesorio.

- Una bolsa interna para el baúl posterior, una accesible pata de cabra -realizada en acero cromado negro-, además de una funda exterior dotada del logo Vespa y de cómoda apertura.

- Un antirrobo electrónico, además del práctico antirrobo asiento-manillar.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

Motor: Monocilíndrico 4 tiempos con inyección electrónica

Distribución: Monoárbol en cabeza tipo SOHC, 3 válvulas

Alimentación: Nueva Inyección Electrónica PFI (Port Fuel Injection)

Refrigeración: Aire forzado

Chasis: Chapa de acero con refuerzos estructurales soldados

Suspensión delantera: Monobrazo con muelle helicoidal y monoamortiguador de doble efecto y recorrido de 78 mm

Suspensión trasera: Muelle helicoidal regulable en precarga en cuatro posiciones y monoamortiguador hidráulico de doble efecto y 70 mm. de recorrido

Llanta delantera: Aleación ligera 2,50x12”

Llanta trasera: Aleación ligera 3,00 x12”

Neumático delantero: Sin cámara 110/70-12”

Neumático trasero: Sin cámara 120/70-12”

Freno delantero: Disco de acero de 200 mm ø con accionamiento hidráulico

Freno trasero: De tambor 140 mm ø y accionamiento mecánico

Longitud/Anchura: 1.860/735 mm

Altura sillín: 790 mm

Distancia entre ejes: 1.340 mm

Capacidad depósito: 8 litros

Fotos de la Vespa Sprint 125

Fotografías por: Piaggio Press
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"