Prueba

Nueva Yamaha MT-09 Tracer 2015 – PresentaciónDEPREDADOR EN RUTA


Vota

0 0

La MT-09 no iba a ser tan egoísta como para no compartir su aclamado tricilíndrico y en un acto de generosidad lo ha cedido a otra Yamaha, la Tracer, una nueva versión sport-touring que combina las brillantes prestaciones del propulsor con una cualidades más ruteras –parabrisas y carenado protector, ergonomía ajustada, control de tracción, modos de conducción suavizados, etc.- para acoger con más confort a sus ocupantes. Hasta Antequera (Málaga) nos fuimos para una primera toma de contacto con este “lobo con piel de viajera”…

Hace cuestión de un año Yamaha mostraba su otra cara, la oscura, presentando una naked de pasión y desenfreno. En poco tiempo la MT-09 ya tenía a media Europa rendida a sus pies con una fórmula sin complejos: un motor de esos que marcan época, un diseño minimalista de rabiosa actualidad y un comportamiento dinámico que -como explicábamos a la vuelta de la presentación internacional- apabullaba. El apellido MT regresaba por la puerta grande y no tardaron en llegar familiares de menor cilindrada: con la MT-07, la MT-125 y diversas versiones de la 09, Yamaha ampliaba horizontes y se destinaba a conquistar esos corazones rebeldes de los moteros urbanos de todas las edades. Sin embargo, la casa de Iwata tenía previstos planes más ambiciosos para su poderoso motor... y fuera de la ciudad. 

Los desveló en el pasado salón italiano EICMA, ojo del huracán de todas las novedades a nivel continental, presentando una versión rutera de la MT-09 a la que ha llamado Tracer. La base es la misma -comparte chasis, suspensiones, propulsor...- pero sus intenciones muy diferentes. Ésta se dirige a personas con ganas de emociones fuertes y deseos de viajar, esos moteros hechos de una pasta especial, que se lanzan a la carretera con tiempo y maletas pero que necesitan vivir en sus carnes el estremecimiento de un acelerador avinagrado y la eficacia de una parte ciclo sin temores a ninguna clase de curva. Hay a quienes la MT-09 les entusiasmaba pero necesitaban más espíritu aventurero... y quienes no encontraban en el mercado una Tourer con tantas ganas de fiesta como la tricilíndrica japonesa.

Para ellos la firma de los diapasones ha buscado el término medio creando este modelo: a la naked la han vestido con un carenado frontal de afilada y protectora aerodinámica coronado por un parabrisas ajustable y flanqueado por dos aparatosos cubremanos por lo que el piloto tendrá mucho menor impacto del viento; también se ha alargado 60 km la autonomía (hasta 300 km) con un depósito de combustible 4 litros más grande y se ha recalibrado ligeramente el triángulo ergonómico mediante un asiento más amplio y alto y un manillar más ancho y cercano con el propósito de destensar la posición de conducción y de incrementar el confort a la larga. 

Con estos añadidos de corte turística la MT-09 ya podría cumplir su cometido, pero en Iwata aprovecharon la ocasión para ajustar algunos parámetros que rebajaran esa excedencia de “picante” sport en favor de una personalidad más Touring y menos comprometida. En primer lugar han añadido un sistema de control de tracción desconectable -evita el derrape de la rueda trasera desconectando de forma puntual la transmisión- que sin duda aumenta la seguridad de una moto a veces perjudicada por la 'mala leche' de su gran par motor no apto para muñecas endebles. Por otro lado, han ajustado el sistema D-Mode para que cada uno de los tres modos de conducción (Standard, A y B) suavice, respecto a la MT-09, su entrega de potencia, ahora menos brusca sobre todo en la zona baja del cuentavueltas. 

El objetivo de estas 'correcciones' es, según los propios responsables de la casa oriental, “añadir una nueva dimensión dentro de la gama MT con una moto que combina adrenalina y diversión con versatilidad para el día y capacidad para largas distancias”, así que para descubrir esta nueva dimensión en la que se enmarca la nueva Tracer 2015 nos fuimos hasta Málaga para, invitados por Yamaha Motor Europe, asistir a la presentación mundial a la prensa de su nueva moto y desvelar a lo largo de más de 200 km por carreteras secundarias la anunciada bipolaridad de este nuevo modelo, que llegará a los concesionarios a partir del próximo mes de marzo con un precio de 9.799 euros (ABS de serie) en tres tonalidades a elegir: Gris, Rojo o el llamativo acabado Race Blue. 

La diferencia económica entre la Tracer y la MT-09 naked es de 1.200 euros, un importe que no consideramos elevado si empezamos a repasar todo el equipamiento complementario de esta versión Tourer. Además de los comentados hasta el momento destinados a incrementar el confort y la protección aerodinámica -parabrisas ajustable sin necesidad de herramientas en tres posiciones con intervalos de 15 mm, semi-carenado delantero con diseño multicapa, amplios cubremanos- otros elementos mejoran la calidad constructiva de la Tracer y su funcionalidad en los viajes como la doble óptica Full Led frontal (en la MT-09 la luces eran halógenas) que se puede ajustar si herramientas, la nueva instrumentación con pantalla digital multifunción o, por ejemplo, la toma de 12 V o el caballete central ahora equipados de serie.

El confort es uno de los elementos cruciales en motos destinadas a trayectos de media o larga distancia. Lo que para la MT-09 era, por filosofía de uso (más urbana, más deportiva), algo secundario, cobra en la Tracer sin embargo una importancia mayor y de ahí el esmero por parte de los diseñadores japoneses no sólo en retocar su ergonomía, sino además en que ésta sea ajustable para que cada motorista adapte la moto a sus necesidades. El asiento se sitúa 30 mm más lejos del suelo en comparación con la MT-09 (845 por 815 mm) y esto ayuda a que las rodillas del conductor no estén tan plegadas ya que las estriberas se mantienen en la misma posición. Pero los usuarios de mayor envergadura podrán incluso elevarlo hasta los 860 mm de altura modificando los reglajes bajo el asiento. Asimismo, éste es más ancho y largo, tanto la parcela destinada al conductor como la de su pasajero. El manillar cónico también ha cambiado: es 45 mm más ancho y es algo más alto, permitiendo una postura del tronco superior y de los brazos más relajada. Al igual que el sillín, se puede ajustar para acercarlo o alejarlo un rango de 10 mm simplemente dando la vuelta al soporte que lo une a la tija. Tanto el nuevo asiento como el nuevo manillar generan, en conclusión, una comodidad que -como pudimos comprobar en la jornada de prueba- no castiga tanto al ocupante con el paso de los km.

Como decíamos, ni el ligero chasis forjado de aluminio -recordamos: compuesto por dos semichasis atornillados en la zona de la pipa de la dirección y del eje del basculante- ni la suspensiones -recordamos: horquilla invertida ajustable de 41 mm y Monocross trasera ajustable con bieletas- han sido sustituidos ni tan siquiera se han tocado los recorridos (137 y 130 mm respectivamente), si bien hay modificaciones que afectan a su tarado, ahora con unos settings ligeramente más duros, enfocadas a ganar aplomo, una dolencia que afectaba a su predecesora principalmente en el tren delantero. El sistema de frenada sigue a las órdenes de un doble disco flotante de 298 mm con pinzas de frenos radiales de 4 pistones enfrentados, y un disco de 245 mm detrás. Tampoco varían las llantas ni las medidas de los neumáticos (120/70 y 180/55) de 17 pulgadas en ambos casos. 

Sobre el tricilíndrico de 847 cc y diseño Crossplane poco más que añadir a lo escrito ya en los artículos de la presentación o la prueba a fondo de la Yamaha MT-09 realizados en esta casa por un servidor y nuestro experimentado probador Pere Casas, ya que la firma japonesa ha mantenido inalterada su configuración y cotas de potencia máxima, 115 CV para enmarcar por su entrega lineal y progresiva y siempre preparados para ofrecer aceleraciones de aclamada contundencia en cualquier rango y situación. El extraordinario par de 87,5 Nm a 10.000 rpm mantiene en lo más alto de la cadena alimenticia de media/alta cilindrada a este depredador que, por mucho que estires sus barras digitales en el panel de instrumentación, no deja de impulsar como si no hubiera un mañana. Dentro del segmento de las motos de 650-1050cc que existen actualmente en el mercado, la Tracer exhibe la mejor relación potencia/peso (un 0,403) gracias a sus 115 cv y sus 210 kg, por encima de otros rivales como la Ducati Hyperstrada (0,397), la Triumph Tiger 800 (0,333), la Honda Crossrunner (0,322) o la BMW F800GS (0,294). 

La Tracer hereda este bastión de prestaciones, aunque los programadores de la marca asiática han metido mano a la electrónica para, en cierta manera, domesticar el alma salvaje de esta moto y que, al abrir la jaula, los caballos no salgan tan desbocados: para ello, han redibujado las curvas de potencia preestablecidas para cada uno de los modos de conducción D-Mode. Recordemos que teníamos seleccionables cómodamente y en marcha mediante un pulsador en la piña derecha del manillar tres mapas de encendido que, en función de las circunstancias y/o estados de ánimo, ofrecían diferentes entregas: el más polivalente Standard con un par más lineal; el más apaciguado modo B que raciona las prestaciones en mayor medida para cuando se pone a llover, por ejemplo; y el agresivo modo A, con la respuesta más fuerte en bajos y medios regímenes con el que el conductor encontrará un extra de adrenalina. En cualquier caso, la Tracer ofrece una respuesta más suave o, como dicen en Yamaha, “acorde con la naturaleza polivalente del conjunto y con un uso tanto deportivo como cotidiano o rutero”. También cuenta, al igual que la versión naked, con el conocido sistema de aceleración controlada por circuito integrado Yamaha (YCC-T), que garantiza una respuesta precisa e instantánea.   

LOBO CON PIEL DE RUTERA

Casi 20 kg de peso ha “engordado” la Tracer respecto a la MT-09 por culpa de su apariencia más Touring. No son muchos, si tenemos en cuenta que 4 ya son de combustible, y la cantidad de plásticos enfocados a defender al conductor de la intemperie. Al menos en marcha casi no se notan, y la agilidad de esta moto no desmerece mucho de su hermana 'desnuda'.

Sin embargo, el puesto de conducción es claramente más acogedor, quizás no tanto como otros modelos de la competencia con menos alma sport -y que no nacieron de una naked radical-, pero lo suficiente como para que esos motoristas con más entusiasmo en pasar las vacaciones encima de la moto encuentren en la Tracer una opción de garantías. El depósito tiene un perfil esculpido en la zona de las piernas que las esconde del impacto del viento y las acomoda, integrando por otra parte de una forma estética las tomas de aire laterales. El campo de visión del conductor también ha sido mejorado gracias a la mayor altura del habitáculo, y esto genera una perspectiva sobre la carretera incrementada.

La pantalla parabrisas, algo temblorosa a altas velocidades, no es tan vasta como nos gustaría dada nuestra envergadura (de 1,86 m. de altura) y eso que la llevábamos en la posición más alta. Todo lo contrario que los cubremanos, un ejercicio de generosidad por parte de Yamaha. La posición del cuerpo está menos castigada e, incluso después de pasar varias horas devorando km por tierras malagueñas, lo cierto es que el cansancio al bajar de la moto no me pasó mucha factura.

En marcha, el motor sigue siendo el principal protagonista del conjunto. Lleno y poderoso, aunque en exclusiva para la Tracer algo domesticado en bajos y medios, es una delicia afrontar una carretera de curvas con el tricilíndrico de Iwata: fuerte en las aceleraciones para acometer adelantamientos, vivaz en la salida de curva y tan elástico como lo recordábamos en la MT-09. Se sale siempre con la suya aunque bajes revoluciones sin bajar marchas, enroscar el puño y te catapulta. Su parte ciclo lo acompaña con eficacia y, para nuestro regocijo, la suspensión delantera se ha endurecido y se nota al abrir gas a fondo o al realizar frenadas enérgicas, pues no balancea tanto una moto que, por otro lado, se jacta de un reparto de pesos del 49%-51%. 

MASTER OF TOURING

Resumiendo. Las diferencias con la naked son claras: una posición más cómoda que no inclina tanto el cuerpo sobre el manillar, o sea, más erguida para largos viajes, una respuesta del acelerador algo más equilibrada y menos “guerrera”, y un contacto con el asfalto más aplomado merced a unas suspensiones más rígidas. ¿Resultado? Una moto que pierde “Torque” pero gana espíritu “Touring”, una MT-09 más polivalente y versátil que puede cumplir las funciones de su hermana naked en tramos urbanos de cada día o carreteras de curvas emocionantes, pero que al mismo tiempo aumenta su dimensión hacia un público que anhela escaparse de vez en cuando y realizar trayectorias de media o larga distancia. Como decía Toni Orpinell, responsable de comunicación de Yamaha Motor España “algunos clientes han devuelto su recién comprada MT-09 para cambiarla por la nueva Tracer”, todo un síntoma de las ganas que había por combinar el emocionante motor y parte ciclo de la MT-09 con las soluciones de una moto rutera. 

Características destacadas de la MT-09 Tracer

- Motor tricilíndrico de 847 cc y diseño Crossplane

- Selección de modo D-MODE con tres ajustes específicos para la Tracer

- Peso sin líquidos de 190 kg y con líquidos de 210 kg

- Cúpula aerodinámica

- Parabrisas ajustable en altura con 3 posiciones

- Nuevo faro LED de doble óptica

- Freno de disco delantero flotante de 298 mm con pinzas de freno radiales

- ABS de serie

- Horquilla invertida ajustable de 41 mm

- Suspensión trasera ajustable Monocross con bieletas

- Ajuste de la altura del asiento

- Manillar ajustable al gusto del usuario

- Depósito de combustible de 18 litros, perfecto para largas distancias

- Llantas de aleación de 17 pulg. con neumáticos de carretera

- Caballete central de serie

Fotos de la Yamaha MT-09 Tracer

Fotografías por: Yamaha Motor Europe
 
Da tu opinión

Comentarios (7)

  • Pinardi
    Pinardi 17-12-2014

    Me encanta. Creo que se van a hinchar a vender, han escuchado a muchos motoristas "all weather" y que le daremos un uso indiscriminado (urbano, carretera "con muchas curvas, por favor" y autovía". Una posible mejora para futuras evoluciones: correa dentada en la transmisión final.

  • Pinardi
    Pinardi 17-12-2014

    Ah¡¡ Gracias por el caballete.
    Estaba harto de "es opcional", "rompe la estetica", "toca al tumbar,... No pienso dejar más de 10000€ apoyados a diario en menos de unos cm2.

  • Israel
    Israel 17-12-2014

    Hola, he visto la moto y me ha gustado, pero lo malo es que tengo una Fazer 600 y me va de maravilla con ella. La uso en el día a día, viajes por la Sierra con curvas, largos viajes 800-1000 km y me encanta, en todo. No sé si esta Tracer será como la mía pero actualizada, me gustaría saber las diferencias en el uso, las medidas y no tanto en el motor, que es evidente que ha cambiado. Por otro lado, ¿con quien se va a comparar? Honda...Suzuki...Kawa... ¿? Espero esa comparativa pronto. ;-) Saludos

  • Andres
    Andres 17-12-2014

    Hola, me da la impresión de que Yamaha ha acertado con esta moto. Es original tanto en estética como en el diseño de todos los aspectos de la moto, sobre todo el motor y para el precio está muy bien. Espero que en la práctica no me decepcione porque me gusta.

  • Jose555
    Jose555 22-12-2014

    La moto esta muy bien. En general los modelos nuevos de yamaha son un acierto. Veremos a que ritmo se venden. Mi voto positivo.

  • ANDREXITO
    ANDREXITO 10-02-2015

    pronto voy a probarla y creo que me me va a gustar.No tiene "extras a parte" como en otras marcas y el precio llama la atención. ya os diré como ha ido y si la compro. saludos.

  • Kokoloko
    Kokoloko 23-02-2015

    He probado la moto y el motor es impresionante. Como Pinardi también me decantaría por la correa dentada como trasmisión final.
    De todas formas es una pasada.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"