Prueba

Nueva Yamaha MT-125 2014 2014Ya no eres un niño...


Vota

0 0

Cuando se disipa la infancia, los cambios más importantes empiezan por uno mismo. Cuando dejas de ser un niño, un hombre crece en tu interior y te empuja a asumir nuevos retos. Yamaha te propone uno: no más fiestas de cumpleaños ni patinetes de colegio; pega el estirón y hazte mayor con la MT-125, su nueva streetfighter en octavo de litro que engrosa la familia más de moda en Iwata. Radicalmente juvenil. Agresiva y urbana.

El fenómeno “MT” está marcando el presente de Yamaha. La apuesta de la firma japonesa es la más fresca, descarada y emocionante que durante el último año hemos visto en el panorama de las dos ruedas mundial. Y no sólo eso. Sus modelos partidos de cero de concepto osado están, además, logrando unos excelentes resultados en los concesionarios que demuestran que hay vida más allá de los scooters y que, si ofreces calidad, diversión y buen precio, hay muchos motoristas dispuestos a desperezarse y a desempolvar las curvas de su carretera favorita. Basta echar una ojeada a las cifras de la MT-07, a día de hoy la moto más vendida en nuestro país, con 567 unidades matriculadas desde su salida al mercado en febrero; su hermana mayor, la MT-09, aunque lejos de estas cifras, también ha tenido una buena acogida (160 uds. desde enero). Y en el balance general de lo que va de 2014, la marca de los diapasones está siendo uno de los mejores exponentes de la incipiente recuperación de la industria de las dos ruedas -recordemos, en números positivos desde el pasado septiembre- con un crecimiento aproximado del 50% respecto a los primeros meses del año anterior. De esta efervescencia comercial, obviamente, también son responsables sus prestigiosos scooters -TMax y XMax- que últimamente han recibido dos lógicos refuerzos -el D'elight y el nuevo Majesty S 125-, y a la espera del Tricity, el scooter de tres ruedas que llega en agosto; es como si alguien en el seno de Yamaha hubiera aparecido con la virtud de enfocar con más precisión el mercado. Buenos tiempos para la firma nipona que, lejos de dormirse en los laureles, vuelve a sembrar esperanza con un nuevo lanzamiento, en esta ocasión en el segmento de las motos ligeras. Se trata de la MT-125, el integrante más pequeño de la renacida saga MT, que ya es un cuarteto. 

Este nuevo modelo llega para darle mucha guerra al líder de la categoría, la KTM Duke 125, y lo hace también con el ADN de una streetfighter deportiva, exhibiendo una estética agresiva y equipando soluciones tecnológicas de primera categoría con el fin de estimular la atención de aquellos jóvenes moteros que no sólo necesiten un medio de transporte diario, sino también una seña de identidad, un vehículo cargado de testosterona que proclame a los cuatro vientos que “ya han dejado de ser unos niños...”.

La nueva MT-125 llegará a los concesionarios de la red oficial de Yamaha España a partir del próximo mes de julio a un precio de 4.299 euros; y los colores a elegir son rojo, gris y el llamativo Race Blu. Nosotros ya nos hemos subido a esta última MT gracias a la presentación internacional que la casa asiática organizó los pasados 1 y 2 de junio en Barcelona, a la que acudimos para descubrir cada uno de los detalles que definen esta prometedora naked, tanto sobre el caballete como con el puño en la mano. Os los destapamos en este artículo.

LA GENÉTICA “MT” CORRE POR SUS VENAS

No será necesario hacerle pruebas de paternidad a esta MT-125. A otra escala, es “pastada” a sus hermanas mayores MT-09 y MT-07, que han depositado cada uno de sus cromosomas en la recién nacida Yamaha. Desde el faro angular hasta el diseño musculoso de su depósito; desde sus laterales entradas de aire hormonadas hasta el colín afilado y elevado o la quilla en la parte inferior... todo dispuesto para generar una línea amenazadora, un perfil atacante. Como dice la marca en sus comunicados “inspirada por el lado oscuro de Japón”, el mismo mensaje que nos hizo llegar en la presentación de sus otras dos MT. No hay duda de que esta moto ligera, que de pequeña no tiene nada, está confeccionada para seducir a los 'baby-moteros' que anhelen sentir entre sus piernas algunas de las virtudes de una moto adulta (todos hemos sido adolescentes, sabéis a lo que me refiero...).

La nueva MT-125, desarrollada sobre la misma base que la pequeña deportiva YZF-R125 2014 de Yamaha, usa el compacto chasis Deltabox de acero -de alta resistencia y bajo peso- para vertebrar una moto esbelta, alta (810 mm de altura del asiento) y de cintura estrecha. Aunque el ejercicio de subirse a la moto pueda generar ciertas dificultades a los usuarios de menor altura, una vez encima el habitáculo es convenientemente acogedor y ergonómico: las piernas encuentran espacio para adoptar una posición cerrada, el asiento es amplio y mullido, el manillar -cónico con grandes fijaciones de aluminio- es ancho y está ligeramente elevado para que la espalda pueda descansar sobre la cintura y no sobre la muñecas... En definitiva, la clásica posición de conducción estilo naked, idónea para un uso urbano o para breves excursiones por carretera.

Tecnológicamente, la moto equipa diversas soluciones que la posicionan en el top de gama de la categoría, como la tecnología LED que presenta tanto en el faro delantero como en el piloto trasero ubicado en la parte interior del colín o el cuadro de instrumentos completamente digital con un diseño inspirado en la estética de los smartphone que ofrece un completo elenco de informaciones: cuentarrevoluciones con diseño de barras y velocímetro con grandes números en la zona central; nivel de combustible, reloj horario digital y odómetro en la zona derecha; y nivel de temperatura y diversa información como nivel de combustible y trips en la parte izquierda; así como diversos testigos luminosos de luces, intermitentes y punto muerto en los laterales. En el arranque, el panel saluda al conductor con una animación.

Más detalles que enfatizan el aspecto deportivo de la nueva moto son sus llantas ligeras de diseño multirradio con seis radios con forma de Y, un compacto portamatrículas y un nuevo silencioso de acabado liso que deja espacio suficiente hasta el suelo. 

UN OBJETO DE DESEO PARA JÓVENES MOTORISTAS

Como decíamos, la nueva MT-125 nace con el objetivo de ser la introducción de la MT a los usuarios más jóvenes. En una entrevista concedida recientemente por Víctor González en exclusiva a Motofan, el Director Comercial de Yamaha Motor España confesaba que “sería un error despreciar el debilitado segmento de la moto de 125, ya que a él le corresponde un papel crucial, el de cantera, el de formar nuevos motoristas”. Así que Yamaha se ha propuesto recuperar a esos jóvenes mediante un objeto de deseo, mediante una moto de estética impactante, deseable. Pero también una moto que ofrezca emociones. A tal fin, la nueva MT cuenta con un motor monocilindro de 125cc -ya sabéis, conducible con carné convalidado de coche- que ofrece la mayor potencia que se puede entregar en la cilindrada de octavo de litro, es decir, 15 CV alcanzables en este caso a 9.000 rpm. El par motor se desmarca hasta los 12,4 Nm a 8.000 rpm, unas cifras interesantes para una moto ligera. Este compacto propulsor de 4 tiempos -que viene pintado en negro mate- está refrigerado por agua, alimentado por inyección electrónica y tiene un diámetro por carrera de 52 x 58,6 mm. El trabajo de los ingenieros en pro de las emociones ha contemplado apoyar la moto en el suelo mediante una parte ciclo consistente y de calidad, para que las incursiones fuera de la ciudad puedan cumplir las expectativas de diversión y firmeza de los jóvenes pilotos: para ello, en el tren delantero se han decantado por una robusta horquilla invertida de 41 mm con un recorrido de 130 mm; en el caso del trasero, el elegido ha sido un sólo amortiguador monotubo con bieletas con ajuste de precarga en el muelle, con un recorrido de 114 mm.

Hay que reconocer que, de cintura para arriba, esta moto parece más 'adulta' de lo que realmente es, gracias a sus buenas proporciones. Hasta que le miramos por debajo de los tobillos, en donde encontramos, como no podía ser de otra forma, unos neumáticos delgaditos propios de una moto de 125cc. Ambos de 17 pulgadas, el delantero es un 100/80 mientras que el compañero de atrás llega hasta los 130/70. Para el sistema frenante Yamaha se ha decantado por un considerable disco flotante de 292 mm que monta una pinza de freno radial, y otro disco simple de 230 mm para el tren posterior, una dotación que no supone el techo del segmento -pues la Duke 125 va con 300mm delante- pero casi, en busca de una eficaz respuesta que esté a la altura de las circunstancias.  

POR DENTRO Y FUERA DE BARCELONA

Una hermosa y soleada Barcelona fue la anfitriona de la presentación mundial que iniciaba el pasado 1 de junio, con un significativo número de periodistas que, procedentes de muchos países, gozaría de una variada ruta con tramos urbanos y de carreteras reviradas para llevarse a sus redacciones una primera toma de contacto con esta revolucionaria naked. No soy precisamente el público objetivo al que se dirige este modelo -tengo 33 años, pero casi un centenar de kilos y mido 1,87 m- sin embargo no puedo negar que esta moto me fascinó desde que la vi por primera vez en vivo tras la conferencia de los responsables de Yamaha. Su estética destila mucha deportividad; su presencia es estimulante, prometedora. ¡Los chavales que buscan una moto para experimentarse van a flipar con este modelo! Pero yo no soy un chaval, y claro, en cuanto me subí a la nueva MT-125 empecé a sentirme como si me estuviera probando unos pantalones de la talla 38 -y yo uso la 46-, todo me quedaba ceñido. Es cierto que el cuerpo y sus extremidades, al cabo de los minutos, logra acoplarse a la moto ya que ésta crea rincones espaciosos que mejoran la habitabilidad. La posición casi vertical, además, no castiga en demasía al conductor que se sienta en la moto con un triángulo manillar/asiento/estriberas que proporciona un buen control sobre los mandos. Así que, intentando ponerme en la piel de un veinteañero arranqué su mecánica.

Primero por las calles de la ciudad condal, empecé a descubrir que este sencillo motor de 15 CV puede empujar con fuerza desde abajo. Sus aceleraciones tras el verde de los semáforos son más de lo que se espera de una moto de octavo de litro, y con un par motor que supera los 12 Nm las salidas desde parado se muestran contundentes y dimensionadas a su cilindrada. En el entorno urbano esta moto es todo un primor de agilidad y ligereza. Sus escasos 138 kg de peso en orden de marcha no serán un problema para nadie; su ángulo de dirección de 25 grados permite girar mucho en espacios cortos; sus llantas de 17 pulgadas generan una excelente estabilidad; en definitiva, una moto ágil y maniobrable ideal para una conducción urbana, que será gran parte del cometido de toda su vida. La altura del asiento, a mi criterio, es la única nota que baja del notable en la valoración del confort a bordo, y me obligaba a utilizar las puntillas de los pies para tocar el suelo en ciertas ocasiones. Un especial agradecimiento para los retrovisores, bien situados y con todo el reflejo que se necesita. 

Ya fuera de la metropolis catalana, en un sinuoso asfalto, la MT-125 se pone 'colorá'. El motor sufre en las recuperaciones y le cuesta subir con rapidez de vueltas al salir de las curvas o al querer realizar un adelantamiento si las barras del cuentarrevoluciones no están por encima de las 6.000 rpm; hay que ser muy juguetón con el cambio de 6 marchas -por cierto, de gran suavidad y precisión, ideal para motoristas novatos- para llevar el régimen justo y necesario con el que llegar a divertirse. Las prestaciones del compacto propulsor de diseño SOHC, sin embargo, dejan un buen sabor de boca en la zona alta del cuentavueltas, donde la MT es capaz de estirar con progresión y elasticidad hasta hasta una velocidad punta que ronda los 130 km/h, excelente para tratarse de una 125cc. Si cilindro inclinado trabaja sin generar excesivas vibraciones, así que el confort en el habitáculo es correcto. Las suspensiones, firmes y con recorridos de 130 y 114 mm -delante y detrás respectivamente- ofrecen precisión en los giros y un tarado ligeramente suave para absorber irregularidades en el pavimento. En líneas generales, la capacidad de maniobra de este vehículo es alta. Por último, los frenos actúan con eficacia: el delantero con más mordiente y un tacto justo que no se hunde demasiado, y el trasero más esforzado que obliga a hundir bien el pie para encontrar la frenada deseada. En cuanto a su autonomía, con un consumo medio de 2,5 litros a los 100 km que mostró el ordenador de la moto durante la prueba que realizamos en Barcelona, y con un depósito de combustible de 11,5 litros, la MT-125 se coloca fácil por encima de los 400 km. 

EN DEFINITIVA

La tercera MT en menos de un año, la de 125cc, llega con los mismos genes deportivos y de estética musculada que sus hermanas mayores, con las que guarda un alto parecido. Por otro lado, su alto nivel de acabados -para ello Yamaha ha confiado todos los pasos de su desarrollo y fabricación a sus centrales europeas de Amsterdam, Saint Quentin y Monza- y el esfuerzo de la marca de los diapasones por producir una moto con componentes de alto rendimiento la convierten en una seria rival de la KTM Duke 125, hasta el momento la que se lleva el gato al agua en el segmento. La japonesa es 400 euros más cara, sin duda, una china en el zapato que superar. Por el resto, su comportamiento dinámico -excelente en ciudad, algo más ahogado si queremos enlazar curvas en carretera, pero correcto-, el feeling de sus acabados y ese aura de radicalismo juvenil será sus principales armas para conmover a los más jóvenes.

DE UN VISTAZO: HIGHLIGHTS TÉCNICOS

* Precio: 4.299 euros

* Colores: Race Blu, rojo y gris mate

* Carrocería estilo Streetfighter con el diseño de la carismática gama MT

* Basada en la misma plataforma que la YZF-R125 de 2014

* Horquilla invertida de inspiración deportiva, de 41 mm

* Suspensión trasera monotubo con ajuste de precarga

* Freno de disco delantero flotante de 292 mm con pinza radial

* Monocilíndrico de 125 cc, 4 tiempos y 4 válvulas, con refrigeración por agua y diseño SOHC

* Chasis Deltabox de alta resistencia y bajo peso

* Peso sin líquidos 126 kg / con líquidos 138 kg

* Capacidad depósito de combustible: 11,5 litros

 
Da tu opinión

Comentarios (5)

  • ikarus
    ikarus 04-06-2014

    Imagino que pretendía decir 'aura' (halo), y no 'áurea' (de color dorado).

  • ikarus
    ikarus 04-06-2014

    Imagino que pretendía decir 'aura' (halo), y no 'áurea' (de color dorado).

  • vanchi
    vanchi 08-06-2014

    Corregido. gracias!

  • vanchi
    vanchi 08-06-2014

    Corregido. Gracias!

  • vanchi
    vanchi 08-06-2014

    Corregido. Gracias!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"