Prueba

Nueva Yamaha YZF-R125 2014La R que te parió


Vota

0 0

Tras seis años en el mercado y más de 45.000 unidades a sus espaldas, la pequeña y exitosa súperdeportiva de Yamaha, la YZF-R125, recibe una profunda actualización que le consienta seguir “escolarizando” con garantías a todos esos pilotos que, antes de frailes, han de ser monaguillos sobre ruedas. Barcelona, una ciudad-cantera de motoristas como pocas, acogió la presentación mundial de este revitalizado modelo y Motofan fue uno de los medios invitados.

A Yamaha le están funcionando las cosas... más o menos. En esta excelente primera mitad de 2014, la firma de Iwata ha sido la tercera -por detrás de KYMCO y Kawasaki- que más ha crecido, situando su incremento de ventas en un 42% respecto al mismo período del año pasado. Esta inercia tan positiva se ha debido, entre otros factores, a la irrupción de acertados modelos como la MT-07, que ha necesitado pocos meses de vida para convertirse en la moto más vendida del país, así como al buen estado de forma por el que pasa la gama X-Max.

Sin embargo, a pesar de esta dulce trayectoria, hay algo que sigue sin convencer a los señores de Yamaha y que tiene que ver con su escasa presencia en el segmento de 125cc, la “gallina de los huevos de oro” desde hace tiempo para todos los fabricantes: de los 20 modelos de octavo de litro más matriculados en España durante los primeros 5 meses del año, tan sólo uno lleva el sello de los diapasones (el X-Max 125, 6º en el ranking). Una paupérrima presencia que ha empujado a Yamaha a tomar cartas en el asunto, organizando un gran desembarco: en el último año, ha preparado 5 modelos conducibles con permiso A1, es decir, el pequeño D'elight, el urbano Majesty S, el tres-ruedas Tricity, la naked MT-125 y la deportiva YZF-R125. Un variopinto quinteto, un escuadrón “entrenado” para asaltar las primeras plazas que actualmente ocupan vehículos de la competencia.

Precisamente la última, la YZF-R125, es la moto de la que hoy tenemos intención de hablar en profundidad, ya que hace pocas semanas hemos acudido a la presentación internacional que Yamaha organizó en Barcelona para la prensa. La pequeña japonesa es todo un icono entre las supersport pues desde 2006 -año de su lanzamiento- se ha encargado de “educar” a muchos jóvenes motoristas ávidos de una formación más racing. No le ha ido mal a la entry-level de la gama YZF, que acumuló en estos 8 años más de 45.000 unidades que le sirvieron para adjudicarse el liderato del segmento en Europa. Ahora, el fabricante oriental le ha regalado una profunda actualización que pasa por un completo restyling de su carenado, mejoras en los sistemas de suspensiones y de frenada, una nueva instrumentación digital y un rediseño de la inyección de combustible, así como de otros elementos externos (llantas, silenciador, embellecedores, etc.) que modernizan su imagen y optimizan considerablemente su comportamiento dinámico. 

El resultado es el de una R125 que sube el listón, una moto todavía más atractiva y deportiva que pretende materializar esos sueños de MotoGP de muchos jóvenes motoristas. El semáforo ya está en verde para quienes deseen iniciar su carrera, pues la nueva YZF-R125 ya se despacha desde hace un mes en los concesionarios españoles de Yamaha a un precio de 4.399 euros, una tarifa que la sitúa en la zona alta de su segmento, en el que encontramos otros modelos más económicos como la Honda CBR125R (3.379 €), la Rieju RS3 125 (3.999 €), la Hyosung GT125R (3.349 €) o la MotorHispania RX125R (3.499 €); pero también otros que se le asemejan como la Aprilia RS4 125 (4.599 €) y, aunque todavía no sabemos su precio oficial, la nueva KTM RC125, que seguramente se acerque al precio de la japonesa por su calidad de construcción.

Azul, rojo o negro son los tres colores a elegir en la nueva YZF-R125. Como os comentábamos, la ciudad condal, carreteras de sus alrededores y hasta un circuito de karting fueron los escenarios elegidos por la marca para que, periodistas de medio mundo, disfrutásemos de una primera toma de contacto con esta pequeña superdeportiva.  

ADN RACING YAMAHA

Estéticamente, la nueva YZF-R125 ha sido revitalizada. Mantiene los “aires” de la anterior versión -que estaba sin tocar desde 2008- pero con los pertinentes 'liftings' que le han quitado unos cuantos años de encima. Para tal propósito, los cirujanos de Yamaha han buscado inspiración en la familia: encontramos así elementos identitarios de la R6 en el frontal, con dos faros y una entrada de aire ubicada en medio al estilo de la deportiva campeona del mundo de media cilindrada. También los paneles laterales han sido afilados para que la moto ganase un aspecto más cortante y dinámico; las llantas (con neumáticos de 100/80-17 delante y 130/70-17 detrás) siguen siendo de aleación ligera con 5 palos, pero ahora éstos exhiben una Y más abierta; asimismo, se ha rediseñado ligeramente el guardabarros delantero que, además, tiene un acabado en símil de carbono, el silenciador exhibe ahora un nuevo embellecedor y en la zaga habita un nuevo portamatrícula con un diseño más compacto de dos piezas; por último, en el plano estético, destacar que la luz trasera es nueva y que el pedal de freno trasero, la palanca de cambio y los soportes de los reposapiés de pasajero están fabricados en aluminio. 

Uno de los cambios más importantes en esta nueva versión afecta al sistema de suspensiones. La nueva YZF-R125 recibe unas horquillas delanteras invertidas Kayaba -al estilo de sus hermanas R1 y R6- de 41 mm de diámetro (los tubos anteriores eran de 33mm) que indudablemente aumentan la rigidez y la estabilidad del tren delantero. El recorrido sigue siendo de 130mm, aunque el ángulo de dirección ha crecido en 0,8 grados. La tija también ha sido rediseñada. El tren trasero tampoco se ha escapado de las novedades, y ahora está comandado por por un nuevo sistema de articulación de la suspensión. Estas intervenciones han intentado incrementar, en líneas generales, el nivel de confort a bordo y la respuesta dinámica.

Y en cuanto a la frenada, una de las prestaciones más valoradas por los conductores de motos deportivas -y ésta, a pequeña escala, lo es- dado el alto nivel de exigencia al que se someten, los responsables de la casa de Iwata han decidido potenciar el mordiente de su nueva YZF equipándola con una nueva pinza delantera de anclaje radial y un freno de disco flotante, subiendo el listón de la instalación frenante y convirtiéndola en una de las más avanzadas de la categoría, incluso propia de motos de mayor cilindrada. Los discos se mantienen: 292 y 230 mm, delante y detrás respectivamente. 

YZF-R125: Nuevas características para 2014

* Nuevo carenado con un diseño inspirado en la R6

* Entrada de aire ubicada entre los faros

* Horquillas delanteras invertidas de mayor rigidez con una nueva tija

* Instrumentación LCD multifunción totalmente digital

* Sistema de inyección de combustible rediseñado para una mayor autonomía

* Pinza delantera radial y disco flotante de altas prestaciones

* Llantas ligeras de inspiración deportiva con radios en forma de Y

* Suspensión trasera rediseñada para un mayor confort de conducción

* Guardabarros delantero renovado con acabado en símil de carbono

* Nuevo diseño del silenciador y los embellecedores

* Palanca de cambios y pedal de freno trasero en aluminio forjado

* Reposapiés para el pasajero de aluminio de fundición

* Portamatrícula más pequeño y compacto

* Nuevo diseño de la luz trasera con luz guía 

MOTOR MÁS EFICAZ

Tanto el propulsor como el chasis de doble viga en el que se aloja -el compacto Deltabox de acero que equipan otros modelos más grandes de la serie R- son los mismos de la anterior versión. El monocilindro eso sí, aunque conserva la misma arquitectura, recibe más de 70 elementos nuevos: sigue siendo el motor SOHC de 124cc de 4 tiempos y 4 válvulas refrigerado por agua, ligado a una caja de velocidades de 6 marchas y con la carrera corta de su pistón (52 x 58,6 mm) que continúa ofreciendo las mismas prestaciones top en la categoría, de 15 CV a 9.000 rpm y un buen par motor de 12,4 Nm a 8.000 rpm aunque ahora con una curva revisada que mejoran el paso de la aguja por los bajos. Pero los ingenieros has realizado nuevamente componentes de la mecánica como el cilindro, el árbol de levas, embrague, segmentos del pistón, así como un importante rediseño del sistema de inyección de combustible, que mejora la eficiencia de consumo en un 11% aproximadamente y, por consiguiente, incrementa la autonomía, que podría rondar los 400 km gracias a un consumo cercano a los 2,5 l/100km y a su depósito de combustible de 11,5 litros. Este renovado miembro de la familia R, mantiene su silenciador central al estilo R6 que ayuda a centralizar las masas, un sistema que dispone catalizadores dobles e inducción de aire para una mejor combustión de los gases. 

INSTRUMENTACIÓN LCD MULTIFUNCIÓN

La pantalla de instrumentación de la YZF-R125 es completamente nueva, y se desmarca como una de las más avanzadas de la categoría gracias a la nueva unidad LCD multifunción. La pantalla retro iluminada se divide en tres partes: la central incluye un indicador digital de velocidad y tacómetro; la izquierda consta de barras temperatura del motor, así como la velocidad máxima, los datos de consumo de combustible y de velocidad media; y la de la derecha incluye reloj, indicador de nivel de combustible / reserva y la distancia recorrida. El conductor podrá navegar por las diversas funciones mediante el interruptor remoto del manillar. 

SEMÁFORO VERDE EN BARCELONA

La de Barcelona fue una toma de contacto con la nueva YZF-R125 bastante completa. De hecho, pudimos conducirla tanto en calles urbanas, como en carreteras de curvas, algunos tramos de vías rápidas y hasta un pequeño karting. En realidad, esta deportiva-escuela está dirigida a aquellos jóvenes aspirantes a pilotos que deseen aprender desde muy pronto las cualidades y, sobre todo, sacrificios que conlleva moverse en una moto como ésta, pero sin las altas prestaciones de una moto de mayor cilindrada. Acostumbrarse a esa posición de conducción incómoda para el día a día, con la espalda muy echada para adelante, las muñecas de las manos soportando un gran esfuerzo y las piernas elevadas es una de las 'razones de ser' de un vehículo como éste. Superado este primer trauma -sobre todo para un conductor de 1,87 m y 95 kg de peso como el que redacta estas líneas- la moto cumple a rajatabla los patrones para 'acomodar' al conductor, gracias a las formas de su depósito que permiten solapar las rodillas, la pequeña cúpula que envuelve ligeramente el habitáculo y unos mandos en la geometría idónea para atacar con precisión los tramos de asfalto más divertidos. 

En todos los ámbitos en los que nos movimos, la R125 mostró su carácter dinámico, con una parte ciclo muy aplomada y con la dosis de rigidez necesaria para trazar las curvas con mucha precisión. Como sucede en las motos de bajas cilindradas, el motor necesita ser apretado para sacar cualquier emoción que lleve dentro: el 125 empuja siempre y cuando lo lleves alto de vueltas -hay ciertas carencias de bajos- así que el conductor ha de adoptar una actitud más agresiva, tratando alegremente embrague y cambio para sacar el jugo deseado (por cierto de gran suavidad y precisión), preferiblemente por encima de las 6000 vueltas. Además, la relación de marchas es corta y enseguida se alcanza el corte de encendido si queremos achuchar el propulsor en todas sus escalas. La velocidad punta se desmarca hasta unos meritorios 130 km/h, una cifra muy considerable entre los octavos de litro. 

La moto mantiene las dimensiones de la anterior versión. Sigue tratándose de una pequeña deportiva que de menuda no tiene nada. Tiene una de las mayores distancias entre ejes del segmento (1.355 mm) y unas dimensiones (1955 x 680 x 1065 mm) que generan un vehículo de envergadura, así como una elevada distancia del asiento al suelo (825 mm) que puede complicar tocar el asfalto con los pies para los conductores menos altos. En definitiva, es una deportiva con “aires” de moto mayor, sobre la que sus imberbes usuarios podrán sentir las inercias cercanas a las de las motos con las que tendrás que lidiar años después. En cuanto a la frenada, el disco delantero actúa con un mordiente fuerte, a través de una maneta de tacto dosificable; el trasero más esforzado que obliga a hundir bien el pie para encontrar la frenada deseada.  

EN CONCLUSIÓN

A la espera de probar la nueva KTM RC125 -vista en el pasado salón de Milán y que será presentada a la prensa este próximo 1 de agosto- la nueva Yamaha YZF-R125 es, por el momento, la deportiva de 125cc más radical, agresiva y con las mejores aptitudes para ejercer de 'maestra' de los jóvenes pilotos. Mantiene las excelencias de su compacto y ligero chasis y las prestaciones de un motor que llega al techo de la categoría en cuanto a caballos (15CV), pero que además recibe en esta versión 2014 una serie de actualizaciones que afinan su comportamiento dinámico -gracias a sus nuevas suspensiones más trabajadoras-, su imagen con un diseño más moderno y la mayor eficacia de su propulsor en términos de consumos. La calidad ha de pagarse y, claro está, que tratándose de una moto de inmejorable calidad de construcción, los 4.399 euros no son para nada excesivos. Hay otras opciones más económicas en el mercado -anteriormente citadas- pero que no alcanzan la nota máxima en casi cada apartado como es el caso de la nueva R125 de Iwata. La R que, insistimos, ha parido a más de 45.000 aprendices de piloto y que, estamos convencidos, seguirá pariendo muchos más... 

Fotos de la Yamaha YZF-R 125

Fotografías por: Yamaha Press
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"