Nuevo KYMCO Yager GT 125i/300i: ¡un regreso a medida!


Vota

2 0

Un Yager GT remozado regresa tres años después a las filas de KYMCO con detalles exclusivamente diseñados para el mercado español. Por su precio -2.699 euros la versión de 125cc y 3.399 euros la de 300cc-, su plataforma plana y su capacidad de carga, este scooter está hecho a medida para batallar con fuerza en el segmento de los urbanos intermedios.

Si algo ha demostrado la firma taiwanesa KYMCO en los últimos años es su gran habilidad para colocar en el mercado los vehículos que exactamente demanda el mercado. O dicho de otra manera, para no dar palos de ciego. Gran parte de este éxito, además del tremendo salto de calidad experimentado por sus productos, se debe al intensivo y pulcro análisis comercial que los responsables de KYMCO España, liderados por Carlos Wang, hacen del comportamiento del sector de las dos ruedas en nuestro país, y que ha derivado en la formación de una gama de scooters tan populares como el SuperDink o -más recientemente- el K-XCT (y a la espera del aterrizaje del X-Citing 400). Esta nueva generación de vehículos destaca, entre otras muchas cosas, por sus estéticas frescas, deportivas, europeas... y por eso nos llamó mucho la atención que la marca taiwanesa anunciara hace unos meses el regreso a sus filas de un integrante de la 'vieja' guardia, un modelo nacido en una época menos clarividente de KYMCO, de cuando el fabricante de Kaohsiung aún no se había reinventado... 

A priori, la llegada a los concesionarios españoles tres años después de su descatalogación del Yager GT (su primera 'vida' se alargó de 2007 a 2010) podría parecer más un paso hacia atrás que hacia delante, ya que este modelo aparentaba no responder a los nuevos criterios y la nueva imagen de marca que tanto le ha costado asentar a KYMCO en el viejo continente. Sin embargo, esta idea preconcebida comenzó a esfumarse -en parte- tras acudir a la presentación organizada recientemente por la casa asiática en Barcelona en donde, a pesar de la lluvia, pudimos ver, tocar y probar este remozado scooter urbano que pretende luchar contra aquel dicho de 'nunca segundas partes fueron buenas'. El nuevo Yager GT no quiere ser un anacronismo en los concesionarios -a los que llega en dos versiones, de 125 y 300cc- y para ello sus responsables han hecho un gran esfuerzo partiendo desde cero: nueva es la carrocería, el bastidor, las suspensiones, la matricería... nuevo es casi todo en el nuevo KYMCO.

Pero hay más. Sólo para el mercado español, este modelo llega con una retahíla de elementos exclusivos respecto al Yager GT -denominado G-Dink en otros países- que se comercializará en el resto de Europa: asiento con diferente espumado y un tapizado con bordado en hilo rojo; más capacidad de carga; llantas, pinzas de freno, contrapesos del manillar, botellas de la horquilla, amortiguadores traseros y basculante trasero en color negro; y rejilla delantera, moldura de la parte delantera bajo el asiento y quilla en color titanio. Estos detalles que únicamente se podrán ver en los Yager GT 'españoles' son el fruto de un estudio llevado a cabo por KYMCO España tras recoger en los concesionarios la opiniones de su público. El nuevo Yager GT ya está a la venta en las dos versiones de 125 (2.699 euros) y 300 (3.399 euros) y en tres colores: blanco, gris magnesio y rojo. Incluyen dos años de garantía en piezas y mano de obra, así como seguro gratuito el primer año con la compañía aseguradora Allianz. La incorporación del sistema de frenada ABS todavía no ha sido confirmada. 

REINTERPRETACIÓN ESTÉTICA

A pesar de que el nuevo Yager GT se puede considerar prácticamente un modelo nuevo -y más adelante explicaremos qué elementos estrena- no cabe duda de que su estética está claramente inspirada en la de su predecesor. Para el diseño, esta vez KYMCO no ha acudido al Arkema Studio (estudio italiano artífice de modelos como el SuperDink, el K-XCT o el People Gti) y obviamente se nota. Las líneas del nuevo taiwanés no exhiben la brillantez estilística de alguno de sus 'hermanos' y su apariencia general está más cerca de aquellas 'viejas' KYMCO que de la nueva hornada. Conserva el aire del anterior Yager GT -eso sí, en clave moderna- caracterizado por ese gran grupo óptico delantero (halógena más luz de posición de 6 diodos LED) que le da 'rostro' de cíclope, y acompañado por las dos generosas rejillas de aire; todo ello coronado por una aerodinámica cúpula tintada que acaba de conformar ese frontal tan particular y carente de deportividad.

Pero no vamos a definir aquí lo que es bello y lo que no, ya que lo que realmente importa del nuevo GT oriental es que se trata de un vehículo esencialmente urbano y funcional, accesible y con el claro objetivo de servir en el día a día. Justo detrás de ese frontal, el Yager empieza a desvelar sus encantos, sus auténticas bondades, como es la inmensa plataforma plana y su amplio, ergonómico y mullido asiento. El conductor, por muy corpulento que sea, se encontrará cómodo en un habitáculo sorprendentemente espacioso. El manillar elevado también ayuda a adoptar una posición de brazos relajada. Si se va con acompañante, el Yager dispone dos amplias asideras, un respaldo lumbar siempre bienvenido y dos estriberas desplegables por medio de un botón (sistema 'One Touch`).

El equipamiento lo redondea un piloto trasero con bombilla (efecto matriz de LED) y un completísimo cuadro de instrumentos compuesto por un reloj analógico cuentavueltas y una pantalla LCD que incluye velocímetro con grandes dígitos, cuentakilómetros total y parcial, nivel de gasolina y reloj horario digital, así como testigos de intermitencia, sobrecalentamiento de motor, de batería, de reserva de gasolina, luz de carretera, testigo CELP de comprobación del motor e intervalos de mantenimiento. Incluye además, para estacionarlo, pata lateral y caballete central. Por su parte, los retrovisores enraizados en las piñas del manillar están lo suficientemente alejados del cuerpo del vehículo como para ofrecer una completa visión de todo lo que está sucediendo detrás nuestra. 

CAPACIDAD DE CARGA

Vamos al que es, sin duda, uno de los apartados más demandados últimamente por los usuarios en un scooter urbano: la capacidad de carga. La del nuevo Yager GT se puede calificar de notable. Tratándose de un ruedas bajas, quizás puede parecer escaso el hueco bajo el asiento, en donde el usuario puede albergar un casco integral (incluso con toberas) y algunos pequeños objetos más; el yager GT no se suma a la incipiente moda de los dos cascos integrales, si bien es justo decir que la mayor parte de los rivales que se encontrará en el segmento de scooters intermedios, ofrecen un hueco de volumen similar. En cambio, las posibilidades de almacenaje del taiwanés no se quedan ahí: bajo el manillar, a la izquierda, hay una práctica guantera con cierre hermético que, además de servir de cobijo a aquellos enseres personales tales como la cartera, las llaves o gafas de sol, equipa una toma de corriente de 12V útil para recargar el teléfono móvil mientras vamos en marcha, una inestimable solución para el extendido problema de las baterías 'fugaces'... Y hay más. Sobre la gran plataforma plana de 280 mm se pueden transportar bultos mayores como bolsas de la compra, mochilas, maletas con ruedas... ayudados por el gancho del retroescudo, y también dispone de un portabultos integrado con el respaldo trasero para transportar objetos fijados con elementos elésticos, o bien incorporar un baúl. Hay que destacar que la apertura del cofre está centralizada en la cerradura de contacto, y que el hueco está iluminado por una célula fotoeléctrica que evita los fallos mecánicos (ya presente en el K-XCT). 

MOTORES ADAPTADOS

Como hemos dicho, el Yager GT llega a los concesionarios en dos versiones, la 125 y la 300. Idénticas en todo, tan sólo les diferencia la mecánica. Para la de octavo de litro, KYMCO ha elegido el conocido propulsor del Grand Dink 125 -monocilindro de 4T con culata 2v y refrigeración líquida- que ha sido evolucionado por los ingenieros taiwaneses añadiéndole una inyección electrónica desarrollada por Synerject. Su potencia máxima llega hasta los 11,8 CV a 7.750 rpm y su par motor a 10,9 Nm a 7.000 rpm.

En cuanto a la versión mayor, aunque su denominación es 300, en realidad la cilindrada que ofrece es de 278cc. El propulsor es el mismo empleado anteriormente por el X-Citing 250, aunque evolucionado -conserva el diámetro del cilindro en 72,7 mm, haciendo crecer la carrera desde los 60 mm originales hasta los 65,2 mm- para aumentar el cubicaje de 249 a los citados 278cc. En este caso el sistema de alimentación es por inyección electrónica Keihin y las cuotas de prestaciones que ofrece alcanzan los 22,8 CV a 7.500 rpm de potencia y los 22,9 Nm a 6.500 rpm de par. Ambas motorizaciones, tanto la de 125 como la de 300, están ya preparadas para la directiva Euro 4.  

PARTE CICLO

El Yager GT también estrena bastidor. El anterior de tubo sencillo ha sido sustituido por el de 'estructura doble' con dos tubos a cada lado utilizado por KYMCO en sus últimos modelos. Éste ofrece una rigidez torsional mayor, y permite envolver tanto las mecánicas de 125 como aquellas más potentes de 300. esta estructura en el Yager emplea tubos de 22,2 mm en la zona del suelo, y se hacen más gruesos cuando convergen hacia la pipa de dirección (una pipa sobredimensionada con tubo de 48,6 mm de sección y 275 mm de longitud) mientras que en la zona posterior la estructura se hace en tubo sencillo de 38,1 mm.

Para las suspensiones, los ingenieros de KYMCO han elegido una horquilla telescópica hidráulica con barras de 35 mm de diámetro y un recorrido de la rueda ampliado de 80 a 95 mm; en el tren posterior trabajan dos amortiguadores hidráulicos que cuentan con cinco posibilidades de ajuste en precarga y un recorrido útil a la rueda de 90 mm. Las ruedas del Yager GT continúan siendo de 13 y 12 pulgadas -delante y detrás respectivamente. El sistema de frenada -idéntico en ambas versiones- se compone de un disco delantero de 240 mm y trasero de 200 mm, con pinzas de doble pistón paralelo con latiguillos de trenzado metálico. 

EN MARCHA... BAJO LA LLUVIA

Las formas envolventes del amplio carenado frontal del Yager GT hacen que, a pesar de tratarse de un vehículo bastante estrecho y compacto, ofrezca una correcta protección aerodinámica. Precisamente, lo que me más me ha llamado la atención la primera vez que me aupé al nuevo KYMCO -durante la breve presentación organizada por la firma asiática para conocer su nuevo producto- fue la estrechez de todo el conjunto. La zona del asiento dedicada al conductor es afilada y permite llegar con mucha facilidad al suelo. La sensación de control es alta y las posibilidades de ratoneo en el tráfico urbano, inmejorables. Desde el primer instante, este nuevo Yager GT de bajísimo centro de gravedad (conseguido, en parte, por un depósito de 9 l. ubicado bajo el suelo plano) y con un reparto de pesos -tal y como explicaron sus responsables- del 50/50, me demostró una gran seguridad en las trazadas bruscas entre los coches, también en los giros más cerrados de las glorietas, comportándose siempre con estabilidad y aplomo. Mejor dicho: ¡con mucha estabilidad y aplomo! Además, la altura mínima inferior de 140 mm, permiten que los ángulos de inclinación en el trazado de las curvas llegue hasta los 38º, una cifra bastante considerable que evita casi por completo las famosas 'rascadas' en los giros. 

Es un scooter ligero (173 kg el grande, 164 kg el pequeño) con una distancia entre ejes de tan sólo 1.470 mm. Y esto implica una maniobrabilidad excelente. Con suaves movimientos, el conductor lo manejará a su antojo. Estoy seguro de que incluso el público femenino encontrará en el Yager GT un scooter adaptado a sus necesidades. La configuración descrita de las suspensiones, en la práctica, convierte a éste en un vehículo bastante confortable. De tarados ligeramente blandos, ambos trenes absorben cualquier irregularidad con mucha eficacia, sin que prácticamente se sienta en el habitáculo. 

La lástima de la jornada de presentación fue la lluvia. En Barcelona nos recibió uno de esos días grises en los que no se arranca a llover pero que no cesan de depositar sobre el asfalto un incómodo 'chirimiri'. Así que no pudimos tener un primer contacto con el Yager GT muy productivo. Me subí a las dos versiones y extraje algunas conclusiones que -en cuanto podamos- ampliaremos en Motofan con una prueba a fondo: la versión de 125 empuja tal y como se espera de un motor de la categoría; está cerca de los 12 CV -nada destacable- y su cuentavueltas crece a un ritmo lento y progresivo. Las aceleraciones desde parado no son especialmente vigorosas, pero una vez que supera las primeras rpm el propulsor empieza a alegrarse. Es un scooter urbano, muy urbano, una herramienta ideal para desplazamiento cortos en la ciudad y alguno eventual fuera de ella, en el que no pretendamos solicitar velocidades superiores a los 110 km/h. Su funcionamiento es suave. 

El 300 sí que permite frecuentes escapadas interurbanas. Con su motor de algo más de 22 CV -que nadie caiga en el error de compararlo con el motor del SuperDink 300, de 31CV- esta versión del Yager GT ya ofrece unas prestaciones considerables y, por tanto, una velocidades idóneas para quienes -por ejemplo- tengan que realizar cada día desplazamientos de media distancia. Tampoco destaca por sus fuertes aceleraciones: es más bien perezoso en bajas vueltas y despierta con progresividad; durante el poco tiempo que lo tuve en mis manos, me dio la sensación de que su mejor cara se encuentra en medios y altos, donde el motor responde con mayor viveza a las exigencias del gas. Lo que sí me sorprendió muy gratamente ha sido el apartado de la frenada: los dos discos detienen con mucha eficacia este scooter a través de un tacto suave y con mordiente. 

Equipamiento en esta prueba: Casco Shoei XR-1100; Pantalones de kevlar Squad; Chaqueta Hebo Kronos 02; y guantes Hebo.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"