Prueba

Nuevo Peugeot Metropolis 400: Probadores por un día...Con la colaboración de Joan Muñoz y Raquel Fernández


Vota

0 0

Hemos cambiado los papeles por un día. Si habitualmente nosotros probamos las motos y vosotros nos leéis, en esta ocasión todo ha sido a la inversa: vosotros habéis probado la moto y nosotros os leemos. Una ocasión especial para analizar un scooter especial: el Peugeot Metropolis 400 y su trío de ruedas ha caído en las manos de 10 usuarios 'de la calle' de diversa índole, que han dejado interesantes y descriptivas reflexiones acerca de su comportamiento...

Cuando una unidad de pruebas del nuevo Peugeot Metropolis 400 llegó a nuestro poder, en la redacción de Motofan comenzamos a maquinar con la posibilidad de hacer algo diferente, de romper por un día los moldes, tal y como había hecho la marca francesa hace aproximadamente un año cuando anunció el lanzamiento de su innovador scooter de tres ruedas. Nuestro probador Iván Bolaño acudió por aquel entonces a Madrid, lugar de la presentación nacional a la prensa del Metropolis, trayendo consigo una exhaustiva radiografía del vehículo galo, tanto a nivel estático como dinámico, que podéis leer en el siguiente enlace. 

Así que esta vez se nos ocurrió montar algo diverso. Si Peugeot se encargaba de aclarar desde un principio que éste era un modelo que pretendía dirigirse, sobre todo, a aquellos automovilistas noveles en el mundo de las dos ruedas, que no se atrevían a 'aparcar' el coche y pasarse a las dos ruedas por motivos de desconfianza, en Motofan nos propusimos “¿Por qué no poner la unidad de pruebas precisamente en las manos de esos posibles usuarios a los que se enfoca la firma del león con su Metropolis? ¿Por qué no dar voz a motoristas que nunca antes se habían subido a un scooter con dos ruedas en su tren delantero?”.

Dicho y hecho. Seleccionamos un variopinto grupo de personas, de diferentes experiencias, edades, sexos y modos de vivir la moto. Les propusimos a cada uno probar el Metropolis durante un día para que fueran ellos -y no nosotros, que ya hemos testado en varias ocasiones modelos de tres ruedas y, por tanto, nuestras opiniones son menos espontáneas y naturales- los que nos trasladasen esas primeras sensaciones. Os repetimos que, si sois lectores con ganas de conocer en profundidad y de una manera más profesional el nuevo Peugeot, pinchéis en el siguiente enlace a la prueba anteriormente publicada. Si por el contrario, queréis descubrir el testimonio de nuestros 10 'probadores por un día', seguid leyendo. Éste ha sido el resultado: 

“Buena opción si se busca seguridad y estabilidad sin sobresaltos”

Enric Fenollar (42 años) es peluquero, dispone de carné A desde 2002. Ha tenido una gran variedad de motos, desde la Kawasaki Z750 hasta la Yamaha TMax. Actualmente posee una KYMCO SuperDink 300. Tras rodar un día con la nueva Peugeot Metropolis, nos ha dejado estas conclusiones:

“Siendo la primera vez que utilizaba una moto de tres ruedas, las sensaciones son bastante contradictorias. Es cómoda, bastante más ágil de lo que pueda parecer en un principio. Más de uno se sorprenderá ratoneando entre los coches como si llevara un scooter cualquiera. A la hora de circular se muestra más pesada del tren delantero, pero no demasiado. Cuestión de acostumbrarse y cosa lógica por otro lado. También sorprende el radio de giro entre coches parados en un semáforo por ejemplo. El motor se muestra un poco remolón en salida, pero enseguida coge brío brillando a partir de los 80 km/h hasta más allá de los 120 km/h permitidos. El sistema de frenada es poco usual y no me he sentido cómodo con el tacto de las manetas y del pedal del pie". 

"El hecho de tener tres ruedas no se nota apenas en marcha, a los pocos metros ni lo notas. Deja hacer plegadas con facilidad y te aporta un plus de seguridad el poder pensar que dos ruedas delanteras vigilan que no tengas sustos. Te permite subirlo y bajar aceras con más decisión que un scooter convencional. En los semáforos el sistema te permite activarlo y no hace falta poner pie en el suelo. Al ponerse el semáforo en verde, basta con activar el acelerador pera que se desconecte el bloqueo. Es una opción que para los que toda la vida hemos ido en moto no apreciaremos ni usaremos a menudo, pero quizás a otro tipo de usuario le resulte cómodo y/o práctico. La conclusión es que el sistema de tres ruedas no dista mucho en marcha de uno de dos, y puede acercar el mundo de la moto a gente que le da respeto el tema de caídas estabilidad y demás miedos que puedan tener. Creo que el tema de poder conducirlo con carnet de coche con esta cilindrada de 400cc hace que sea muy atractivo para un segmento de usuarios que estén pensando en pasar a la moto en sus desplazamientos diarios. Si se busca seguridad y estabilidad sin sobresaltos (dejando de lado los frenos) y un buen scooter para desplazamientos diarios tanto en vías urbanas como interurbanas, es una muy buena opción”. 

“Una vez te has adaptado a este nuevo 'formato', te sueltas bastante”

Fermí Fernández (51 años) es actor. Dispone de carné A y B, desde 1982. Se considera un motorista prudente que se ha ido tranquilizando con el tiempo. Actualmente tiene dos motos: una Yamaha X-Max 250i y una Harley Davidson Fat Boy Special. Tras subirse a la Metropolis durante un día, opina lo siguiente:

“Mi experiencia de conducción a bordo del Peugeot Metropolis ha sido agradable y tranquila. Aunque al principio necesitas adaptarte a esta manera de conducción sobre tres ruedas, es una moto que transmite tranquilidad y seguridad. Incluso a velocidades altas. Me he sentido más seguro. Una vez te has adaptado a este nuevo 'formato', te sueltas bastante y dejas de preocuparte por la calidad del asfalto y el agarre. Tres ruedas siempre te mantienen más agarrado que dos...

El aspecto que más he valorado ha sido la capacidad de carga, para dos cascos ampliamente, junto con una pequeña guantera ideal para objetos pequeños... Y por otro la versatilidad para ciudad. Es una moto potente que no te deja atrás, lo cual unido a esta sensación de seguridad y tranquilidad relaja bastante en situaciones urbanas de tráfico intenso. Y que baje los niveles. Es una buena opción incluso para los que no se plantean desplazarse en moto por miedo a la supuesta fragilidad del conductor”.

“Te haces con ella al instante”

Carol Ortiz (35 años) es técnico de comunicación, y tiene carné A2 desde hace 3 años, aunque obtuvo la licencia de ciclomotor a los 14 años, cuando se compró su primera moto: una Honda Scoopy 50. Gran apasionada de las motos y motorista independiente, actualmente se mueve en TMax. Éstas han sido sus sensaciones con el Metropolis:

“La verdad es que el hecho de tener 3 ruedas te ofrece más estabilidad. En la frenada noté que no tenía que preocuparme demasiado por mantener el equilibrio de la moto, frenas y es totalmente estable, no te decantas hacia ningún lado. Me sorprendió muchísimo la función que fija la moto como si fuera un coche, y puedes subir ambos pies mientras estás parado en un semáforo, y estar totalmente cómodo, a tu aire, sin tener que aguantar la moto con los pies en el suelo. ¡Todo un puntazo! Además esta función se desactiva simplemente acelerando, por lo que cuando le das gas ya circulas de nuevo, no tienes que estar pendiente de accionar ningún comando más. También me sorprendió gratamente el arranque de la moto por proximidad, sin ninguna llave de contacto. Un toque de tecnología punta que la distingue del resto! Otro aspecto que me gustó muchísimo mientras circulaba con ella es que tuve una sensación muy parecida a llevar una moto eléctrica. Cuando aceleras y vas a una velocidad moderada te confiere una sensación de conducción muy suave, continua y poco ruidosa, parece que “flotes” sobre el asfalto.

Me plantearía la Metropolis como alternativa para mis desplazamientos diarios. Es una moto muy válida para el día a día y también para desplazamientos más largos. Su aspecto de tres ruedas puede dar la sensación a simple vista de ser una moto pesada o con poco margen de maniobra, pero en absoluto, es fácil de conducir y te haces con ella al instante, no tiene dificultad alguna”.

“Desde el principio he tenido mucha confianza, hasta inclinándome”

Carlos Vázquez (30 años) es técnico informático, posee la licencia A desde hace unos 5 años, aunque anteriormente había llevado un scooter 125 gracias a la convalidación del carnet de coche, durante unos 4 años. Le gustan los grandes viajes en moto. Es dueño de una Ducati Monster 696. Esto piensa de su experiencia a bordo del nuevo Peugeot:

“Una gran sorpresa porque es la primera vez que me monto en una moto de 3 ruedas. La estabilidad tanto a baja velocidad (regateando coches) o a alta (por autopista) ha sido enorme. Y el motor 400 no se queda corto para nada. Nunca he estado inseguro en una moto, quizás al principio, pero con esta Metropolis desde el principio he tenido mucha confianza, hasta inclinándome. El motor y la estabilidad son las cosas que más me han gustado. También tecnológicamente esta muy bien, como el bloqueo de ruedas y las aperturas del maletero o hueco bajo el sillín. La protección del parabrisas también es muy correcta y con muy poca vibración, el resto de scooters con pantalla que he probado les vibra mucho.

Me plantearía comprarme este modelo, aunque dado a mis requisitos querría algo más de capacidad de carga”. 

“En carretera y autopista me siento más estable”

Joan Muñoz (27 años) es agente de ventas y marketing. No tiene carné de coche pero sí el de moto A2, desde hace un año. Sus desplazamientos son principalmente urbanos a bordo de su Aprilia Atlantic 250. De su experiencia a bordo del Metropolis 400, nos ha dejado las siguiente conclusiones:

“He tenido un primer paso de adaptación a la nueva dinámica de la moto, sobre todo en cosas especiales que nunca había experimentado, como el freno de pie, el bloqueo del tren delantero y sobre la sensibilidad del gas, que es mucho más potente que el de mi scooter 125 en el que me muevo diariamente. Sí que he notado, en comparación con un scooter normal, el plus de estabilidad que aporta, lo baches e irregularidades del asfalto urbano los solventa con mucha facilidad y sin ningún tipo de balanceo. He notado carencias en el tema de la agilidad. Un scooter te permite ratonear más, cambiar de carril y adelantar coches con más maniobrabilidad. Seguramente sea porque la moto es nueva para mi y todavía no tenga la misma confianza que en mi moto".

"El Metropolis me ha parecido una moto robusta, aunque cuesta un poco girar el manillar en los cambios de dirección más lentos. El freno lo he notado fiable, el tacto me ha gustado y genera una respuesta rápida. También me gustó su cúpula porque es suficientemente alta como para ofrecer una buena protección aerodinámica. En los tramos que he hecho por autopista no he notado el impacto del viento. El habitáculo me ha parecido muy cómodo, el asiento es acogedor. En marcha me he sentido seguro, aunque esta primera experiencia quizás no sea del todo representativa, no tuve la misma seguridad que la moto que llevo habitualmente. En las curvas me estaba costando mucho porque no sabía hasta qué punto podía inclinar. La aceleración ha sido de lo que más me ha satisfecho. Eso y su diseño. Es una moto guapa”.

“Con tres ruedas, me lo pienso”

Yanina Montalvo (36 años) realizadora de televisión. Dispone tan sólo de carné de coche, suficiente para conducir el nuevo Peugeot de tres ruedas. Nunca ha tenido moto y nunca se ha planteado tenerla. Pero la hemos convencido para que pasara un día con el nuevo Metropolis. ¿Le habrá gustado? Aquí sus conclusiones:

“Cuando me llamaron de Motofan invitándome a probar una moto durante un día, me lo tomé a broma. Nunca me han apasionado las motos, siempre las he visto como vehículos inestables y un poco peligrosos, aunque reconozco que te facilitan la vida sobre todo cuando vives en una gran ciudad como Barcelona. Sin embargo, al mencionarme la presencia de las tres ruedas, le di otra oportunidad al Metropolis... Y me animé a probarlo por un día.

He de decir que no tengo casi nada de experiencia a la hora de conducir motos. Cuando me subí por primera vez al Peugeot la sensación fue de mucho espacio, para las piernas, para dejar alguna bolsa en la plataforma plana, y más cosas debajo del asiento. Sentí que estaba a bordo de un vehículo premium, con todo tipo de información, buenos acabados... La verdad es que es un scooter muy bonito y confortable. 

"En marcha los primeros metros fueron prácticamente de aprendizaje, cuando aceleré noté que la potencia del motor era bastante, incluso demasiado para una persona sin experiencia como yo. Así que fui con cuidado. Recorrí varias calles por el centro urbano, moviéndome entre los coches cada vez con mayor confianza. Notaba que, a pesar de ser un vehículo pesado para una mujer, se maneja con facilidad. Y luego está lo de las dos ruedas delanteras. Sólo el hecho de saber que están ahí delante ya me dan confianza, y mi temor a la hora de conducir una moto poco a poco se fue yendo. Al rato ya me había acostumbrado y comenzaba a conducir con mayor seguridad, notaba siempre mucha estabilidad. En las curvas el vehículo no hace cosas raras, no te da la sensación de que se incline mucho, si no todo lo contrario. En ningún momento me pasé de los límites en los que me encontraba cómoda, pues tiene mucha potencia y supongo que necesitaría varios meses para acostumbrarme a ella para poder disfrutar totalmente de esta moto.

Yo me muevo cada día en metro, y no me plateaba hasta ahora comprarme un scooter, y mucho menos tan grande... pero el hecho de tener tres ruedas es sin duda lo único que haría que realmente me plantease comprármelo”. 

“Los acabados, el equipamiento y la capacidad de carga son excelentes”

Nacho Juliá (42 años) es empresario y va en moto desde hace 23 años. Dispone de los permisos A y B. Se considera un purista, de esos que no dejan de la moto ni cuando llueve. La moto para él es imprescindible; una necesidad laboral, personal y sentimental. Posee tres: una TMax, una Harley-Davidson y una Vespa. Sus impresiones a bordo del Peugeot son las siguientes:

“Quiero ser honesto; no es mi tipo de vehículo. Entiendo el concepto de las tres ruedas pero creo que yo no soy el perfil adecuado para ello. Creo que la Metrópolis se dirige a un usuario menos “motorista” que yo. Repito: entiendo lo que pretende y a quien busca. Sólo que yo no soy ese perfil. Los acabados son excelentes, así como el equipamiento y la capacidad de carga. Y estéticamente es muy bonita, sin duda. La llave electrónica, por ejemplo, parece una tontería y -sin embargo- cuando te acostumbras es muy práctico.

No me ha gustado la frenada. Creo que tiene poco mordiente y que va muy justita para un vehículo de este nivel de prestaciones y tamaño. Imagino que se ha buscado una frenada de compromiso que no “asuste” a ese perfil “no motero” pero -en mi opinión- se ha quedado corta.

Entiendo que hay mucho automovilista que desea disfrutar de las ventajas de la moto a la hora de circular por la ciudad y que tendrá en el Metrópolis una alternativa interesante. Seguro que aciertan con el Peugeot... pero yo me mantengo fiel a lo convencional. ¡Ya os decía que soy un purista!”

“Me parece un scooter de categoría”

Paco Lanas (44 años) es el CEO Founder de Motofan y, dada su enorme pasión por las motos, no ha dejado escapar la oportunidad de subirse al Metropolis. Tiene licencias A y B desde 1990. Le gusta el enduro, trial y sobre todo la carretera. Tiene 5 motos: Kawasaki Z1000SX, Husaberg 350, OSSA 280, Aprilia Atlantic 250 y Puch Minicrosss TT 50. Nos ha dejado las siguientes opiniones sobre el scooter francés:

“Mi experiencia de conducción ha sido muy agradable porque me parece un vehículo bonito y me da la sensación de que nunca podré resbalar con la rueda delantera. Me parece un scooter de categoría. Es de alta gama y esto se nota en los acabados, equipamiento... Me he sentido más seguro por sus tres ruedas, parece imposible que se vaya del tren delantero, que es uno de los mayores peligros sobre todo en mojado o con bajas temperaturas. Hay quien dice que cuesta torcer pero no, es cuestión de inclinar sin miedo.

El aspecto que más he valorado es el estético, sus espacios para guardar cosas, su equipamiento con freno de mano y, sobre todo, la funcionalidad para detenerse en los semáforos sin necesidad de poner el pie en el suelo o aparcar sin pata de cabra. Me plantearía su compra como alternativa para mis desplazamientos diarios, pero tendría que tener el dinero que cuesta...”

“Ratonea muy bien entre coches”

Fran Horrillo (32 años) es product manager. Tiene licencia A desde 2007. Se considera un motorista principalmente urbano, aunque le gusta mucho la moto y ha viajado bastante. Es propietario de una Suzuki Burgman 400 y una Aprilia Caponord. Probó la Metropolis durante un fin de semana, y esto es lo que le ha parecido:

“Me sorprendió bastante su comportamiento, muy parecido al de una moto. Sólo al principio te encuentras un poco extraño debido al bloqueo de las ruedas delanteras. También me sorprendió gratamente la viveza del motor, tiene fuerza y empuja bien. Pero principalmente lo que me llamó la atención fue la capacidad de ratonear entre coches con más agilidad de la que parece en un primer momento. Al girarlo notas el eje delantero un poco más pesado, pero luego va muy bien y su estrechez, parecida a la de muchos scooters convencionales, ayuda...

Me ha gustado el comportamiento de las dos ruedas delanteras, aunque las suspensiones ma han parecido ligeramente duras. Un aspecto negativo que le he notado ha sido el de los frenos, de poco tacto y fuerza. Daba por hecho que con dos ruedas delante frenaría mas, pero no es así.

Los acabados estéticos están muy bien, así como el equipamiento tecnológico: el tema de la llave de proximidad es un acierto, así como sus puertas de apertura eléctrica. No tanto su capacidad de carga, algo justa para lo voluminoso que es el vehículo, ni su habitáculo, algo justo y de escasa protección para mi gusto. Sin duda, me quedo con el comportamiento de su motor y con la estabilidad a baja velocidad. En curvas rápidas, en cambio, lo he notado algo perezoso y con cierto sub-viraje”. 

“Donde se nota de verdad la diferencia es con suelo mojado”

Manu Lozano (33 años) es fotógrafo, tiene el carné de coche desde 1999 y el A2 desde hace sólo 2 meses. Es propietario de una Yamaha XMax 125 que usa mayoritariamente por ciudad. Probó durante una día la Metropolis 400, y estas son sus opiniones:

“Me ha sorprendido gratamente es aspectos como el aplomo, la sensación de seguridad que dan las dos ruedas delanteras en los trazados en curva. La parte que menos me ha gustado es el tacto de los frenos, menos contundente de lo que me gustaría.

La sensación de seguridad en curva creo que es mayor con 3 ruedas que con dos, pero creo que donde se notará de verdad la diferencia será con suelo mojado. La sensacional de robustez de este moto, como decía, tiene mucho aplomo. Este aspecto puede ser negativo en ciudades con mucho trafico donde se quiera "ratonear" entre coches, pero se convierte en muy positivo en desplazamientos fuera de la ciudad. Quizás si mi trabajo estuviese a 25-30 km de donde vivo sí que vería en la Metropolis una alternativa de compra, creo que por potencia y robustez del conjunto es donde mejor se comportaría”.

Fotos de la Peugeot Metropolis 400i

Fotografías por: Manu Lozano - Acción: Joan Muñoz y Raquel Fernández
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"