Prueba

Nuevo Yamaha YXZ 1000 RRumbo a la estratosfera


Vota

0 0

Con el YXZ 1000 R, tú pones el límite. Yamaha ha dado en el clavo con el Side-by-Side más deportivo del mercado, y al que no se le resiste ningún terreno.

Estábamos impacientes por hablaros sobre un producto un tanto inusual en las páginas de Motofan. Si bien nuestro público está acostumbrado a leer pruebas sobre las últimas novedades en el mercado de la motocicleta y el scooter, hoy nos pasamos a las cuatro ruedas para contaros el que, muy probablemente, se convertirá en vuestro más anhelado deseo al terminar estas líneas: el nuevo Yamaha YXZ 1000R.

Hacía tiempo que la casa de los diapasones buscaba completar su gama de ATV’s y Side-by-Side con un vehículo de altas prestaciones deportivas. 
Satisfechos con el resultado final, sólo les faltaba desvelarlo a la prensa para que diéramos el OK definitivo a su Yamaha YXZ 1000 R. Pero debo poneros en contexto, sólo será un instante: en la presentación, que tuvo lugar en el Aeródromo de Tardienta (Desierto de Los Monegros), conocimos al propietario del recinto, uno de los personajes más ‘tarantinianos’ que he conocido en mi vida. Se llama José Manuel Ayuda, y en su aeródromo podrás ver, entre otras locuras, a dos camellos, una jaima o incluso un cañón antiaéreo. Lo más sorprendente es que el señor Ayuda ha lanzado, ni más ni menos, que una botella de cerveza, de SU marca de cerveza, la ‘República Monegría’, A LA ESTRATOSFERA. Y su próximo objetivo es lanzar la primera paleta de jabugo al espacio… Siento haberme desviado de la prueba, he pensado que os gustaría saberlo. Volvemos a nuestro estratosférico SxS.

Dakariano

Cuando nos han presentado el YXZ como el Side-by-Side más deportivo de toda su gama e incluso nos han asegurado que también lo es de todo el segmento, tenían razón. El poderío de esta bestia es de tal magnitud que somos nosotros quienes debemos ponernos un límite, y no al revés.

Cuando un probador de motos y coches –como un servidor- se sube a un Side-by-Side de prestaciones tan descomunales, realmente no sabe qué se va a encontrar. A mí me avisaron de que su comportamiento se parece al de un quad, es decir, que cuando acelerara perdería tracción en el tren delantero. No es cierto. He corrido en campeonatos de slaloms de tierra, asfalto y hielo con coches de tracción delantera y la sensación es algo parecida. Al igual que en dichas disciplinas, el truco está en saber gestionar el gas al salir de las curvas. Si frenamos bien, si lo hacemos de tal modo que el coche vaya a una velocidad moderada antes de encarar el vértice de la curva, sólo nos quedará disfrutar de la respuesta instantánea del acelerador, sólo hay que saber “jugar” con el tren trasero, hacerlo culear para tener una salida de curva rápida y eficaz. ¡Pero ojo! Si ahuecamos el acelerador en plena curva nos daremos cuenta de que no estamos llevando un coche de rallyes, pues el cambio de inercias del SxS nos puede hacer volcar con más facilidad.

A parte de ponernos juguetones con el YXZ, dos de sus mayores virtudes son las suspensiones y los amortiguadores, dignas del Dakar más exigente. Lo hemos hecho pasar por todo tipo de baches y piedras y apenas nos hemos sacudido dentro del cockpit. El propio Peterhansel reconoció que podría ir más rápido con este SxS que con su coche en varias etapas del Dakar, aunque ha matizado que el problema sería que, en altas velocidades y durante tantos y tantos kilómetros, la poca fiabilidad podría ser un factor determinante. Pero claro, hablamos del Dakar…

Las claves que hacen del YXZ 1000R el más potente de su segmento son 3: el motor, el bastidor y el sistema eléctrico. Hemos sabido que sus prestaciones sorprendieron incluso a Stéphane Peterhansel, quien admitió haber rodado más rápido que con su Peugeot del Dakar. Ahora toca averiguar  por qué el Yamaha dejó anonadado a ‘Monsieur Dakar’.

Tricilíndrico

El Yamaha YXZ 1000R equipa el primer motor tricilíndrico en un Side-by-Side. Monta 12 válvulas y su cilindrada es de 998cc. Con distribución DOHC, de refrigeración líquida y lubricado por cárter seco. Pero su verdadero encanto no sólo se encuentra en la potencia –en recta llegamos a alcanzar 110 mph (177 km/h)-, sino en su transmisión manual secuencial de 5 velocidades de toma constante y marcha atrás, con una palanca de cambio de tipo rally, cuyas relaciones son muy cortas y nos hacen jugar con ella constantemente. Lógicamente su funcionamiento es el mismo que el de una motocicleta, subimos marcha hacia arriba –o en este caso hacia nosotros- y reducimos hacia abajo. La 1ª marcha se encuentra en lo más bajo y el punto muerto entre la 1ª y la segunda. Para activar la marcha atrás hay que presionar una leva ubicada a la izquierda del volante que nos permite activar la marcha atrás.

El bastidor

La ergonomía está presente en todo momento en el chasis, así como en el subchasis y la ROPS (estructura protectora de volcamiento). Al mismo tiempo hace que el YXZ tenga un comportamiento que se aleja de las sensaciones que nos transmiten los Side-by-Side convencionales, y que más bien se inclina por una conducción de coches de rallye, aunque el cambio secuencial tambíen favorece ese aspecto.  Las dimensiones del bastidor son estrechas para generar la máxima compactibilidad. Por eso, y al contrario de lo que me esperaba al subirme al YXZ dados mis 1,89cm de altura, pude caber asombrosamente bien en el asiento, que se puede regular en ocho distancias con una palanca. Además, podemos personalizar aún más nuestra posición a través del volante ya que se puede inclinar a nuestro gusto. Incluso con dos ocupantes, este biplaza goza de mucho espacio en el habitáculo. Detrás, encontramos una plataforma en la que podemos guardar objetos de hasta 136 Kg, ideal para rutas largas.

La soltura y diversión que define al Yamaha se debe en parte a la flexibilidad del chasis, pero sobre todo porque monta suspensiones de doble trapecio FOX Podium 2,5 de competición  y amortiguadores de depósito separado que lo mantienen estable hasta en las superficies más rocosas.

Sistema eléctrico

El sistema eléctrico refleja la excelencia de un Side-by-Side como el YXZ 1000 R. Ya en su frontal percibimos una estética agresiva que viene protagonizada por un faro delantero LED de 4 ópticas. Más allá del propulsor, Yamaha ha aprovechado otras piezas de sus modelos de motocicletas. Me refiero al cuadro de instrumentos, que se adapta al de su naked MT-09.  En éste encontramos, principalmente, un velocímetro digital y otro analógico, indicador de marcha, de cambio que parpadea al corte, de EPS, de bloqueo de diferencial, de freno de mano, de marcha atrás y punto muerto, de avería de motor, de temperatura de motor o nivel de combustible. Lo cierto es que el indicador de cambio parpadea antes de llegar al corte para no llevar el propulsor al límite, aunque podemos regular a cuántas revoluciones queremos que se active.

Yamaha pone a disposición de sus clientes la posibilidad de adquirir la versión estándar, cuyo precio es de 23150 euros.
La Special Edition (24500€)
viene decorada con los nostálgicos colores de la marca, amarillo, blanco y negro para conmemorar su 60º aniversario. Además, el SE monta unas ruedas más completas ya que cuentan con una correa de placa de bloqueo con el que será mucho más difícil desllantar y que además conserva mejor los neumáticos. Por otro lado, los acabados de las llantas demuestran la excelencia de esta versión especial.

Resulta complicado valorar si el precio del Yamaha es equilibrado o no. En primer lugar hay que tener claro que se trata del SxS más poderoso del mercado. También deberemos saber con qué frecuencia y para qué fin lo vamos a usar. Pero no pasemos por alto el hecho de que su principal competidor, el Polaris RZR XP 1000, parte de un precio muy parecido en su versión estándar, aunque puede incluso llegar a los 32.000€. El precio de ambas versiones incluye el IVA, aunque aún queda por saber cuál será su impuesto de circulación y si será necesario un kit de matriculación. El YXZ 1000 R es un producto accesible para todos los conductores que dispongan del carné de coche (tipo B). Tal y como os hemos comentado al principio de esta prueba, teníamos muchas ganas de subirnos a un vehículo de características tan peculiares como este y poco común en nuestras pruebas, esperemos que os haya entrado el mismo gusanillo que a nosotros.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"