Peugeot Satelis 125: El león tranquilo


Vota

0 0

La marca del león rampante ha volcado buena parte de su saber automovilístico en su nueva generación de scooters. El Satelis 125 no tiene solamente eso; ofrece también una estética europea muy personal y unos acabados de primer nivel que lo convierten claramente en un vehículo con vocación "Premium"... aunque mucho más asequible de lo que su sofisticada imagen permite aventurar...

Siempre me ha parecido muy valiente la apuesta de Peugot de seguir proponiendo fórmulas "a la francesa" para sus scooters. Y no es una frivolidad: cuando se trata de comida y de coches... a los franceses conviene escucharles. Obviamente también -como todas las marcas- han sucumbido a la inexorable realidad de ofrecer productos "low cost" pero en aquellos que mantienen su vocación "Premium" la marca del león rampante vuelca lo mejor de sí. Es el caso de nuestro Satelis 125, seguramente uno de los más elegantes del sector, con unas líneas de clara inspiración automovilista marca de la casa y unos acabados a la altura.
El francés es ¿para qué negarlo? es uno de esos scooter que gusta o no gusta, no hay término medio. Ocurre con todos los vehículos con personalidad propia y el Satelis 125 sólo se parece... al Satelis 125. Llaman la atención, inmediatamente, sus líneas angulosas y el enorme portón trasero. Una solución "a la europea" que, en este momento, encontramos únicamente en un par de modelos Piaggio -XEvo y MP3- y en la gama maxi "top class" de Peugeot. Estamos, por tanto, ante un vehículo con vocación formal de exclusividad... aunque la realidad del mercado lo hace en realidad menos elitista que otros de su segmento y cilindrada.
El rasgo que define al scooter galo es su enorme frontal, enmarcado por sus no menos enormes faros. La inspiración automovilística es evidente. Más allá de cuestiones estéticas el frontal -algo sobredimensionado en estrictos términos de cilindrada- no responde solamente a un concepto de imagen; al ser así, tan grande, resulta muy acogedor y ofrece una inmejorable protección aerodinámica. Se notan las horas de túnel de viento cortesía de los primos hermanos de cuatro ruedas. Conviene señalar que, en general, estamos ante un scooter voluminoso, de apariencia mucho mayor de 125. Es un vehículo Premium y lo demuestra en cada detalle de acabado.
El Satelis se propone en tres versiones: la Premium es la más económica y estándar -con frenada combinada- mientras que la Urban y la Executive son las más exclusivas e incluyen algunos detalles adicionales de equipamiento, ABS de serie y en el caso del Executive, antirrobo ABUS específicamente desarrollado para el modelo. 
En cualquier caso, más allá del ABS -que sí representa un elemento diferenciaciador importante- la parte ciclo y la parte motor son idénticas en los tres acabados. La posición de conducción es natural y confortable; el manillar queda algo alejado del cuerpo pero permite una postura elevada, ergonómica y confortable de los brazos. La visibilidad de los retrovisores es buena, así como la protección del parabrisas; sorprendente ya que no es excesivamente alto. El portón trasero se abre a través de un interruptor eléctrico y va acompañada de sendos amortiguadores. Nos da acceso a un baúl en el que caben holgadamente dos integrales y la pequeña impedimenta diaria y la capacidad de carga se completa con una guantera "vacía bolsillos" , un gancho portabolsas y un pequeño hueco portamonedas en el soporte del asiento.
El cuadro de instrumentos, retroiluminado en azul eléctrico, es una pequeña maravilla, de diseño y visibilidad... y claramente automovilístico. Peugeot no ha mentido cuando ha dicho que su scooter estaba lleno de guiños a los hermanos de cuatro ruedas. En los modelos de gama alta encontraremos igualmente un práctico ordenador de a bordo completísimo en información.
El Satelis, pese a su volumen, se siente ligero y maniobrable. El motor LFE de baja fricción -la última generación fabricada por Peugeot- no me pareció especialmente brioso, destacando más por suavidad que por nervio. Es el mismo que monta el Citystar aunque con algunas pequeños retoques. Por ejemplo, los ingenieros de Peugeot trabajaron para reducir en 1.000 rpm el régimen máximo de giro pensando más en consumos y fiabilidad que en carácter. No es un maxiscooter, en este sentido, de garra sino más bien un colchón de plumas diseñado para ser un buen utilitario, agradable con todo el mundo, algo que -por cierto- es la especialidad de Peugeot en sus automóviles y que es obvio ha querido trasladar a su moto. La palabra que me viene a la cabeza es "señorial". Que nadie espere, por tanto, un 125 nervioso; el Satelis es tranquilo y amable en sus recuperaciones aunque si lo dejamos estirarse nos llevará sin problemas cerca de los 115 km/h.
El motor, repito, no destaca por su aceleración sino por suavidad, poca rumorosidad y consumos reducidos. Y eso se transmite también a la parte ciclo. No es una ciclística para zigzageos y ratoneos sino para acompañar a ese motor "diesel" -no, el Satelis no va con gas-oil... pero creo que se entiende el simil- mientras sobre ella se sientan uno o dos ocupantes con total confort. El tren anterior, además, se encarga muy rápido de recordárte que conducimos un scooter "de paseo"; el Satelís es "culón", carga mucho de detrás y la amortiguación es dura y el resultado de todo ello es que el tren delantero resulta a veces algo impreciso y tiende a flotar en los cambios rápidos de dirección, lo que obliga a habituarse a la reacción. Si fuera un coche diríamos que tiene una tendencia natural a sobrevirar... como es un scooter diremos que tiene una tendencia natural al tentetieso. Insisto: para nada es algo peligroso o negativo... simplemente es un rasgo de personalidad al que hay que acostumbrarse... pero esperaba de él un comportamiento más neutro, teniendo en cuenta que salta a la vista que Peugeot ha buscado el máximo compromiso para todo tipo de públicos. 

Respecto a la frenada, está en consonancia con el espíritu del scooter: suavidad. El Satelis frena muy bien... pero suave, suave. Los frenos destacan -por tanto- más por su modulabilidad que por su mordiente. De nuevo nos encontramos con una propuesta pensada para detener al conjunto "con elegancia". Y para aquellas situaciones de emergencia en las que la "elegancia" no cuenta y de lo que se trata es de tirar de leva sin concesiones... ahí está el excelente ABS para echarnos una mano ya que es muy poco intrusivo y muy eficaz incluso sobre pavimento mojado. Mi consejo -siempre y para cualquier marca- es que si existe la posibilidad de pagar ese poquito más, vale la pena pedirlo en opción. Es un plus de seguridad que puede salvarnos la vida.
Nos encontranos, en resumen, ante un maxiscooter donde priman la comodidad y habitabilidad incluso con dos ocupantes y la calidad de acabados y equipamiento. En este sentido la referencia de Peugeot a sus automóviles me parece acertada; todo en el Satelis está en su sitio, es elegante y señorial. La protección aerodinámica es de las mejores de su segmento así como la calidad de detalles. Su ergonomía, igualmente excelente. Quizás, en esa búsqueda de la elegancia, el confort y la amabilidad a cualquier precio han optado por un motor demasiado tranquilo para lo que promete el aspecto y volumen de esta estrella francesa. Obviamente y en cualquier caso es un compañero ideal para la ciudad... pero no estaría mal que el león tuviera un poco más de carácter.
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"