Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

El curioso Piaggio MP3 ya tiene lo que estaba pidiendo a gritos: un motor más grande que pueda mover aún mejor su peso y nos permita disfrutar a fondo de su estabilidad y su gran habilidad en curvas. El urbano inédito se convierte ahora en inédito rutero. Y aprueba con nota.

Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

Predicarle a un converso es infinitamente más fácil que hacerlo ante alguien que aborrece tus ideas. La mayoría de vosotros no os habréis subido a un MP3 (los 125 y 250 ya llevan una temporada en nuestro mercado) y yo tampoco lo había hecho hasta hace unos días, pero os puedo decir que, si lo probáis (hay unidades de pruebas cliente en los concesionarios Piaggio), descubriréis dos cosas. Una, que su comportamiento está muchísimo más cerca del de una moto o scooter de lo que podáis pensar. La otra, que aunque al principio y visto desde fuera parezca una bañera con ruedas, resulta un vehículo lógico, ágil, práctico y cómodo...además, de más seguro por las dos ruedas delanteras. Me permitió hacer todo lo que te permite hacer cualquier scooter de 400 c.c. Todo, excepto castigarme por coger una curva demasiado rápida, demasiado lenta o demasiado (poco) inclinada.

El MP3 es tolerancia pura. Aunque, de momento, la tolerancia tiene su precio: 7.049 euros.

Conociéndonos

Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

Lo normal es que pienses que no hay necesidad de un concepto como el MP3, y más si lo ves junto a un Smart. En cierto modo, son muy parecidos, sólo que está claro que el Smart es un coche y no lo está tanto que el MP3 sea un scooter. Pues lo es, vaya si lo es. Pero tardas un poco en descubrirlo...

Cuando fui a recogerlo, iba con la llave en la mano y me lo encontré en el parking. Di tres vueltas alrededor buscando el caballete para bajarlo. El MP3 tiene un caballete central, pero no lo necesitas para estacionar. El sistema Roll-Lock del tren delantero bloquea las dos ruedas frontales en la posición que tú quieras. Combinado con el freno de estacionamiento, te permite aparcar el scooter perfectamente equilibrado en cualquier inclinación del terreno.

Maniobrar con el MP3 marcha atrás es mucho más fácil si te bajas, bloqueas las ruedas delanteras en vertical y lo manejas desde fuera. Es como mover un carrito del Carrefour... ¡pero de 244 kg!

Cuando desbloqueas las ruedas delanteras por primera vez, notas de golpe todo el peso del scooter y te desconcierta un poco. También es rara la sensación que tienes con la dirección, puesto que al principio percibes mucho la diferencia respecto a las dos ruedas. Ahí abajo hay algo que no acaba de convencerte y es pesada. Hasta que te pones en marcha.

Rodando por triplicado

Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

La primera curva que haces con el MP3 es curiosa. Él está dispuesto a entrar de maravilla pero tus reticencias son demasiadas. Por suerte, cada nuevo viraje te enseña que los límites del MP3 no son los de un scooter. Este Piaggio te da más libertad en los giros, y en ese punto en el que todo dos ruedas te dice que hay que levantarse, el MP3 sigue inclinando. Las tumbadas de este invento son dignas de un Pedrosa.

El Piaggio MP3 400 ie monta el propulsor Master de Piaggio, un monocilíndrico SOHC 4V con 34 CV de potencia e inyección electrónica. Pensé que este motor ya era como para plantearse una escapada seria y decidí probarlo con un trayecto de un par de horas. Combiné ciudad, autopista, autovía, carretera nacional y carretera comarcal. El MP3 es válido en todas, pero es en la primera y la última donde se encuentra como pez en el agua. Le sienta de maravilla caracolear por ciudad y a la vez en una comarcal bien asfaltada y con curvas te ofrece muchísima diversión.

Tanta agilidad hay que agradecérsela a las dos ruedas delanteras de 12", que, gracias a un sistema de brazos de aluminio y unas suspensiones por paralelogramos y monoamortiguadores, ofrecen una gran estabilidad y un agarre sorprendente en curvas. Además, la estabilidad es incluso superior a la del MP3 250, porque la distancia entre ejes ha crecido ahora 65 mm.

Enlazar virajes es una delicia: la transición de lado a lado por parte del tren delantero es de una suavidad extrema. No importa que una de las ruedas tope con un bache o una irregularidad, porque la otra mantiene la trayectoria del conjunto. Los amortiguadores independientes de ambas ruedas tienen 85 mm de recorrido.

Lo que sí notaremos es bastante movimiento cuando tengamos que subir un badén o el suelo se vuelva muy irregular para las tres ruedas. Las suspensiones del MP3 absorben bien las pequeñas cosas, pero te dejan notar en exceso las irregularidades más marcadas. En curvas un poco rápidas con suelo en mal estado, el tren delantero se mueve bastante, pero no como para asustarte.

Adelantando

Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

El motor Master, combinado con el peso del MP3, no ofrece una respuesta brutal, ya que es automático, pero sí lo bastante viva como para confiar en el scooter en determinados adelantamientos. Desde parado, la aceleración tarda un par de segundos en responder con fuerza, pero luego el scooter tiene recursos de sobras, y no es raro que te plantes a 80 km/h sin darte ni cuenta.

Por ciudad te moverás muy rápido y por carreteras nacionales y comarcales podrás adelantar a otros vehículos sin problemas, con una velocidad máxima cronometrada de 145 km/h.

Hay que decir que en parado y con el motor en marcha, el manillar vibra mucho, resulta incluso molesto, hasta que descubres que en los semáforos puedes bloquear las ruedas delanteras en vertical para no tener que andar sujetando el manillar (el sistema Roll-Lock se activa desde un botón junto al acelerador).

Las vibraciones desaparecen por completo una vez en marcha. De hecho, a gran velocidad la suavidad del motor es alucinante. El manillar no se mueve lo más mínimo. Esto debemos agradecérselo especialmente al buen diseño del tren delantero y al efectivo sistema de inyección.

Puedes rodar perfectamente bien a 130 km/h e incluso un poco más rápido, pero la pantalla y el escudo no te ofrecen toda la protección deseable frente al viento y notas bastante el impacto del aire. Por eso, el umbral del confort se sitúa en unos 110/120 km/h. Sin duda, el MP3 necesita una pantalla más alta (que, ¡oh, fortuna!!, existe como accesorio opcional).

Frenos y "cajones"

Piaggio MP3 400 ie: Alta fidelidad

El MP3 no sólo va muy bien calzado, sino que también está muy preparado para el estrés de la vida moderna. Si un despiste tuyo o de otra pesona te obliga a una frenada de emergencia, los tres discos, dos de 260 mm delante, con pinzas de 2 pistones opuestos y un disco de 240 mm detrás con pinza de 1 pistón, morderán lo que tengan que morder para detenerte sin desestabilizar el conjunto. Esto de frenar a fondo con tres ruedas es una maravilla. Pero debo decir que apretar los frenos a mitad de una curva rápida con un suelo muy irregular desestabiliza lo suyo. Claro que esta misma situación con dos ruedas me hubiese llevado directamente a urgencias o a un sitio peor.

Hablamos tanto del espectacular tren delantero, que apenas lo hacemos del posterior. Pero es que no tiene nada de particular respecto a otros modelos de la marca. Es un conjunto de motorbasculante típico y tiene muchos elementos en común con el nuevo Piaggio Evo 400.

Con este modelo también comparte la instrumentación y la estructura del hueco bajo el asiento y el pequeño maletero posterior. Uno y otro tienen apertura remota desde la llave, aunque el maletero también se puede abrir desde el contacto. En total, el MP3 te permite transportar hasta dos cascos integrales: uno tumbado bajo el asiento y otro de lado en el maletero. Y eso sin contar el gancho para bolsas del escudo. Además, Piaggio dispone de un baúl con soporte abatible que te permite levantar sin problemas la puerta del minimaletero.

¿Viajero o torero?

Piaggio MP3 400 ie: Motor

Bueno, el MP3 no es un grandísimo viajero; para empezar, porque no tiene más que 34 CV (válido para los dos primeros años de carné A). Pero si quieres hacer escapadas con él y eres consciente de que debes limitarte a velocidades básicamente legales (145 km/h de máxima), disfrutarás como pocos. Desde luego, tus curvitas de fin de semana no te las quitará nadie.

Su capacidad de carga es indiscutible, y si te parece poca, siempre puedes adquirir unas alforjas especiales para scooter en el mercado auxiliar.

Supongo que viajando a dúo y con equipaje las prestaciones del MP3 se verán algo minimizadas, pero aun así te servirá si eres consciente de sus relativas limitaciones. El espacio para dos es amplio y cómodo, pero el conductor ve muy limitado el margen de movimiento para las piernas (no puedes estirarlas, el escudo cae recto ante ti) y el asiento resulta algo duro para el trasero. El soporte lumbar queda excesivamente avanzado y se clava un poco. El pasajero irá cómodo y dispondrá de dos asideras, pero recibirá un impacto del viento aún mayor que el del conductor (¡esa pantalla más alta!). Piaggio tiene disponible como accesorio una pantalla muy alta que seguramente protegerá mucho mejor a los dos ocupantes del MP3.

Cuatro buenos detalles del MP3 son la luz de cortesía del maletero, la clavija eléctrica, la funda para el asiento y la buena ubicación del tapón de la gasolina (entre los pies, protegido por una tapa que se acciona desde el contacto). Un mal detalle es la ausencia de una guantera para poner la tarjeta de crédito o unas monedas para los peajes o la gasolina. Como mucho, puedes poner algún objeto entre la instrumentación y el parabrisas, pero irá traqueteando. Otro mal detalle es que no hay sitio por donde meter los dedos para abrir el asiento y cuesta bastante levantarlo para acceder al hueco portacasco.

Seducción italiana

Piaggio MP3 400 ie: Instrumentación

A pesar de las dos ruedas, el frontal del MP3 es muy Piaggio, con un doble faro Multiconvex afilado y una rejilla que le dan cara de robot futurista. Los intermitentes integrados en los arcos de las ruedas son muy bonitos y la parte posterior con ópticas dobles resulta casi automovilística. El MP3 tiene su atractivo y sus dos ruedas delanteras van llamando la atención por donde pasa.

La instrumentación cuenta con dos grandes relojes de aspecto deportivo, uno con el velocímetro y otro con el cuentarrevoluciones y el nivel de gasolina. Entre ambos hay una pantalla digital con cuentakilómetros total y dos parciales, reloj horario e indicador de la temperatura del motor. Debajo de ella encontramos el chivato de activación/disponibilidad del sistema Roll-Lock y los del freno de estacionamiento, presión del aceite, desconexión del motor, sistema de inyección, luces de carretera, intermitencias, reserva de gasolina y apertura del maletero posterior.

No seré la primera en decir que el MP3 parece enfocado a ser uno de los vehículos del futuro. Pero por sensación de libertad, por agilidad, economía de consumos, capacidad de carga y seguridad (mucha seguridad gracias a sus dos ruedas) está claro que ha abierto un camino que vale la pena seguir. Y esperemos que muchos imiten a Piaggio y entre todos consigan que un vehículo tan estupendo sea más asequible para el común de los mortales.


Laura Bartolomé
Fotos: Xavier Pladellorens

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"