Piaggio X10 350 Exec: G mayúscula


Vota

0 0

Es grande. Muy grande. Tanto que uno se pregunta si a los ingenieros de Piaggio no se les habrá ido la mano. Pero resulta que es también cómodo. Muy cómodo, Y potente. Muy potente. Y, claro, al final resulta que una cosa tiene que ver con la otra... y ésta con la tercera... El Piaggio X10 350 Executive es todo eso... y mucho más. Es un verdadero GT... con la G mayúscula.

Creo que hay que ser honesto y comenzar diciendo que el X10, de entrada, intimida. Se ve muy grande; más cercano en volumen a un 600 o un 800 que los estándares con los que pretende competir. Por cubicaje y precio al producto de Pontedera le correspondería pelear contra rivales como el Burgman 400, el Honda SW y los futuros Yamaha X-Max 400 y KYMCO X-Citing 400 (ambos al caer en pocos meses). Pero, en la práctica, su diversidad de motorizaciones -desde 125 a 500-, sus prestaciones, acabados y tecnología lo pueden llevan a plantar cara incluso al temible T-Max. La unidad probada es la 350 aunque todas las demás comparten una misma característica: la de ser el Piaggio más hipertecnológico desarrollado jamás por la marca italiana. El X10 rece sistemas tan avanzados y pioneros en los scooter como un control de tracción o, en la versión 500, regulación electrónica de las suspensiones (en la versión 500). Y no sólo eso. En Piaggio han querido que su X10 sea también una plataforma capaz de interactuar con los dispositivos electrónicos de última generación como smartphones y tablets.

Superratón

No se puede luchar contra la física y el X10 no es, obviamente dado su volumen, un scooter ratonero... aunque debo decir que se defiende mejor de lo que imaginé. No es peor, en ese sentido, que cualquier otro GT del mercado. Tampoco creo que la capacidad ratonera sea lo que busquen quienes se acerquen a él. Buscarán más la comodidad y la habitabilidad y puedo asegurar que moverse por la ciudad con el X10 es como hacerlo en una carroza real.
¡¡¡Entran ganas de ir saludando así, moviendo la manita y todo...!!!
El asiento es enorme y conductor y acompañante van sobrados. La plataforma incluso permite estirar las piernas en marcha, No es de extrañar; la moto es muy larga ya que mide entre ejes 1.625 mm -más que la Burgman 650 o la BMW C 650 GT.
La altura del asiento es moderada y adecuada, por tanto, para conductores de todas las estaturas aunque conviene recordar que el X10 necesita de piernas fuertes en las maniobras en parado. El cojín lumbar es regulable y permite variar el espacio a disposición de pasajero o conductor.
Si hay algo que los italianos también hacen bien son los cuadros de instrumentos, siempre a rebosar de botoncitos y lucecitas. En la X10 los ingenieros ha echado el resto; existe un testigo luminoso para cada  elemento controlable y una palanquita para cada función. Están incluso retroliuminados, para que sean visibles de noche. Estoy seguro que después de conducir el X10 es más fácil sacarse el título de aviador. Como es fácil de imaginar el nivel de información es apabullante ya que se dispone de parámetros de todos los aspectos de la moto. Según versiones permite incluso aumentar las posibilidades interactuando con el smartphone.
Respecto a la capacidad de carga encontramos tres guanteras -la central inferior enorme y dos laterales "vaciabolsillos"- y bajo el asiento un cofre de 57 litros de capacidad en el que caben holgadamente dos cascos integrales.

Un motor ambivalente

Más allá de los megarruteros, que sin duda se sentirán más atraídos por el 500, el 350 me parece la opción más polivalente ya que tiene potencia de sobras para salidas de media distancia pero sin penalizar consumos en el uso diario. Rinde 33,3 cv a 8.250 rpm y aunque la base del motor es la conocida del Master de la casa, ha recibido importantes mejoras técnicas como la lubricación por cárter seco, nueva transmisión CTV, un embrague multidisco en baño de aceite -hasta ahora sólo habíamos visto esta solución en el T-Max-, culatas y balancines nuevos y balancines rediseñados que logran ampliar los periodos de mantenimiento cada 10.000 kms y mejoran los consumos.
El motor destaca más por su suavidad que por su aceleración. Es de tacto casi eléctrico ya que sube de vueltas de manera redonda, estable, homogénea... y en regímenes altos supera sin dificultad los 140 km/h. Repito: estamos hablando de un GT muy grande y no cabe esperar recuperaciones sport. Aún así el X10 350 va sobrado en cualquier circunstancia. 

Seguridad y estabilidad

Que una moto sea muy larga implica también que es muy estable y en el caso del megascooter de Piaggio el aplomo es excepcional. Su parte ciclo es excelente. El bastidor es un doble cuna en tubo de acero y en la amortiguación encontramos una horquilla convencional de 35/115 mm y dos amortiguadores de 100 mm con 4 posiciones de reglaje en precarga de muelle. 
El tren delantero es preciso y transmite seguridad en cualquier situación... incluso en aquellos tramos revirados de carretera con los que nos queramos atrever por devoción o por obligación. Si el motor y el confort son totalmente GT, el comportamiento en curva es casi totalmente Sport. Solamente le falta un poquito de más alegría en los cambios de dirección para rozar el sobresaliente. La presencia de la frenada combinada, el ABS y el ASR -el control de tracción- aún hacen más segura la experiencia. El ASR -desconectable- elimina los riesgos de acelerones sobre pavimentos mojados o deslizantes, lo cual resulta muy útil en esa enorma trampa urbana llamada ciudad.

En resumen

Cuesta encontrar una conclusión que no suene a repetida... pero es que el Piaggio X10, en realidad, tampoco busca originalidad o extravagancia sino ser un Gran Turismo casi perfecto. Y debo admitir que lo es.
No me importa repetirlo: el Piaggio X10 es un megascooter Gran Turismo casi perfecto. ¿Y qué significa eso? Pues que los amantes de los GT caerán rendidos a sus pies mientras que los incondicionales de los scooter más sport lo considerarán un barco de alto tonelaje. Cuando eres de raza pura lo eres para bien y para mal... y el Piaggio es un GT químicamente puro. Ofrece un confort palaciego, un equipamiento de berlina de lujo, una estabilidad de Cruiser, unos acabados Premium y unas prestaciones amables pero no aburridas. Al mismo tiempo, claro, es voluminoso, poco ratonero, pesadote y de precio elevado para los estándares actuales de mercado. Es uno de esos productos mucho más polivalente de lo que aparenta pero que eligen a su propietario. 
Un scooter con la G mayúscula de Gran, Gran, Gran Turismo... en todas sus facetas.

La alternativa

Suzuki Burgman 400 ABS: El pionero incombustible

Con el Suzuki Burgman empezó todo. Fue quien abrió la puerta al resto de maxiscooters y los convirtió en el fenómeno que son hoy. Catorce años después de su llegada al mercado empiezan a soplar vientos de relevo aunque, mientras tanto, el ya venerable Burgman 400 sigue siendo un vehículo extraordinariamente eficaz, completo y bien resuelto...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"