Probamos la KTM RC 125. Verdad verdadera

Publicado el 07/08/2014


Vota

0 0

El tiempo de las motos deportivas ya pasó y ahora los jóvenes ya no están interesados por las motos, prefieren el iPad y sus móviles, ¿verdad verdadera?

Estos dos argumentos, que han calado profundo en el sector de la moto, son el panorama que KTM está dispuesta a desmontar lanzando una moto con la que pretenden convertirse en la marca de referencia en el segmento de los modelos deportivos mientras demuestran que, con un diseño atractivo, tecnología actual y prestaciones razonables, las deportivas están más vivas que nunca y que los jóvenes sueñan con recorrer las calles de su ciudad a lomos de una de estas bestias –eso sí, con el móvil en el bolsillo y el iPad en la mochila–.

DAVID vs. GOLIAT

En 2011 comenzó a hacerse tangible la decidida apuesta de KTM por las motos de pequeña cilindrada. Fue en ese año cuando vimos la primera Duke 125 y en 2012, coincidiendo con la aparición de la categoría de Moto3, se inició una etapa gloriosa para la firma austriaca.

En lo deportivo, desde 2012 la firma austriaca ha ejercido un auténtico monopolio en la categoría de Moto3, logrando la victoria en 27 carreras consecutivas, adjudicándose de esta forma la racha de victorias más larga en la historia del Campeonato del Mundo de motociclismo.
Y mientras iba cosechando victorias en el Mundial, en lo económico KTM veía como sus Duke de 125, 200 y 390cc ganaban cuota de mercado hasta lograr que la venta de estos modelos haya supuesto el 25% de la facturación global de la marca en el último año, o lo que es lo mismo, 30.000 unidades vendidas en los últimos 12 meses.

De ahí que KTM reniegue de los argumentos que aseguran que los jóvenes ya no están interesados por las motos o que las deportivas ya no tienen cabida en la actualidad.
No, ellos no están de acuerdo con esto y lo han demostrado poniendo en el mercado una dos deportivas de 125cc y 390cc que están seguros que serán un éxito. Con ellas no sólo quieren demostrar que el segmento de las deportivas está muy vivo, sino que aspiran a convertirse en la marca de referencia mundial en el ámbito de las modelos deportivos…
Si te paras a pensar en las marcas que tienen deportivas a la venta, es fácil llegar a la conclusión de que esta es una pelea como la de David contra Goliat, lo que nos da una medida de la seguridad con la que KTM lanza estos modelos y la confianza que tiene en el segmento de las deportivas de media-baja cilindrada, un rango de cilindradas en el que hay muy pocas motos de estas características.

Quizá KTM ha dado con el camino para derrotar a Goliat…

«LET’S FOLLOW THE RACING ADN OF KTM»

KTM RC 125

Con las Duke de 125, 200 y 390cc, en plena efervescencia en el mercado de las naked Middleweight, KTM decidió lanzar sus deportivas siguiendo dos pautas: «Let’s follow the racing ADN of KTM» y «Let’s get the best package for the 15 cv regulations» o lo que es lo mismo, «Sigamos el ADN deportivo de KTM» y «Consigamos el mejor conjunto para la limitación de 15CV».

Siguiendo estas pautas, y con la firme convicción de que el mercado de las deportivas está muy vivo, KTM ha dado vida una RC que es, desde mi punto de vista, una auténtica joya. Una moto que está a la altura de la revolución que supuso la llegada de la Duke al segmento de las naked de 125cc aplicada ahora a un tipo de moto en el que la aerodinámica y una estética mucho más agresiva son aspectos clave.

Es innegable que en materia de diseño, la asociación entre KTM y KISKA –la empresa que diseña la práctica totalidad de los productos de KTM–, es fundamental para el éxito de sus productos. Los austriacos han entendido que una menor cilindrada no tiene porqué ser sinónimo de un aspecto menos atractivo y han dedicado a sus Middleweight todos los esfuerzos necesarios para hacer modelos muy atractivos con diseños inspirados en las motos con las que dominan en el Mundial de Moto3.

El resultado salta a la vista. La KTM RC 125 será indudablemente la referencia de su segmento en cuanto a la calidad de su diseño, de sus acabados y de los detalles de excelencia que exhibe en cada uno de sus rincones.
Ejemplo de ello es su doble faro escondido en la toma de aire, la luz de posición de LED integrada en pico del carenado, los intermitentes –también LED– integrados en los retrovisores, la cúpula conformada de una sola pieza, el diseño del piloto trasero y luces de freno, o el colín, que aunque parece rígido, es mullido logrando una perfecta conjunción entre lo estético y lo versátil.

DEPORTIVA SABE MEJOR

KTM RC 125

Si la apariencia de esta moto ha sido cuidada al máximo, también ha sido mimada al detalle en materia de parte ciclo.

Obviamente, el chasis está basado en el que utilizan las Duke, pero éste ha recibido las modificaciones necesarias para adaptarlo a su nuevo cometido. Ni la posición de conducción, ni el comportamiento dinámico de una deportiva se corresponde con el de una naked y por ello el ángulo de la dirección es ahora 1,5º más cerrado, hay una menor distancia entre ejes, las suspensiones tienen menor recorrido o la distancia libre al suelo se ha elevado; todo ello, buscando mejoras dinámicas que convierten esta moto en una auténtica deportiva.

Aunque conociendo de cerca la Duke de 125cc no nos esperábamos lo contrario, hay que destacar que KTM también incluye el ABS de serie en la RC, convirtiendo a esta moto en la única deportiva de su segmento con este importante accesorio.

Horquilla invertida, pinzas de freno radiales, basculante de aluminio… Es evidente que esta moto cuenta con soluciones de alta calidad que posicionan a este modelo en lo más alto de su segmento aunque también cuenta con puntos flacos que desluce la calidad del conjunto final. A sus mandos, destaca el tacto de los puños, unas manetas demasiado simples o una bomba de freno que sería perfecta para una moto que se vendiese por la mitad de lo que vale esta RC.

En KTM están muy orgullosos de su propulsor de 125cc, y no es para menos. Tras sus éxitos en competición, no se puede decir que no sepan hacer motores competitivos de baja-media cilindrada y con la Duke los austriacos ya demostraron que saben hacer un perfecto motor de octavo de litro. Ahora, en una moto más orientada a un uso deportivo, algunas de sus principales ventajas cobran aún más sentido pues se trata del motor que mejor aprovecha la limitación a 15CV ofreciendo toda su potencia a 9.500 rpm y un par de 12 Nm –que únicamente tiene rival en la nueva Yamaha YZF-R125–, cifras con las que la nueva RC 125 ofrece unas prestaciones que resultarán muy atractivas para los jóvenes que se iniciarán en el mundo de las motos deportivas con esta austriaca.

BUSCANDO SUS LÍMITES

KTM RC 125

KTM nos citó en Linz, capital del estado de la Alta Austria, una bonita ciudad atravesada por el Danubio que está situada a escasos 130 kilómetros de las oficinas centrales de la firma austriaca.

Desde allí partía la ruta que nos permitió tener una interesante toma de contacto con la RC 125. Tras unos kilómetros por ciudad en los que aprovechamos para hacer algunas de las fotos que ves en este artículo, pusimos rumbo a un circuito de técnicas de conducción próximo al aeropuerto de Linz, por un recorrido transcurría por reviradas carreteras de montaña; dos escenarios que nos mostraron hasta dónde puede llegar esta nueva austriaca.

Las primeras sensaciones que recibes, desde que pasas la pierna por encima de la RC, son la ligereza y la facilidad de conducción. El asiento no es muy alto y la posición de conducción no es muy radical; el motor ronronea al ralentí y, gracias a un suave embrague, poner esta moto en movimiento es un juego de niños.
Circulando por la ciudad compruebas que esta RC es tan dócil como tú quieras que sea y te permite circular a ritmo tranquilo aprovechando el buen empuje que tiene este motor a medio régimen. Es ágil y muy ligera de movimientos, por lo que la circulación urbana, por muy cargada que esté, es otro de los puntos fuertes que se puede anotar en el casillero de las ventajas.

Pero cuando llega la hora de estirar el motor en busca de la potencia máxima –que está en las 9.500 rpm– lo mejor es poner rumbo a las carreteras del extrarradio donde podamos encontrar un buen catálogo de curvas. Allí vemos que la parte ciclo de la RC 125 ofrece un excelente comportamiento deportivo y que soporta con creces todas las demandas de su propulsor que, con sólo 15 CV, no es capaz de poner en entredicho al conjunto del chasis y las suspensiones. Tan sólo cuando bajamos la montaña aumentando la velocidad de una curva a otra, nos encontramos con las principales carencias de esta moto: la frenada y el agarre de sus neumáticos.

La bomba de freno que equipa esta moto es quizá uno de sus principales puntos débiles. En circulación normal no presenta ninguna carencia, pero cuando queremos extraer todo el jugo a esta deportiva, comprobaremos que la presión que llega a las pinzas Bybre –By Brembo– no es suficiente y tendremos que contar con ello si no queremos llevarnos un susto.

Con los neumáticos sucede algo similar. El agarre en condiciones normales es óptimo incluso a ritmo rápido, pero cuando la lluvia hace su aparición y la situación se complica –algo que sucedió durante la prueba– aparecen demasiados movimientos que no invitan a disfrutar de la conducción y sí a circular con precaución hasta que la humedad desaparezca.

VERDAD VERDADERA

KTM RC 125

Lo cierto es que, aun con sus puntos débiles –fácilmente corregibles, todo sea dicho– esta nueva RC supone un importante paso adelante respecto a lo que estábamos acostumbrados a ver en el segmento de las deportivas de 125cc y ofrece todo un repertorio de argumentos con los que conquistar los corazones de los más jóvenes: por diseño, es una de las 125 más logradas del mercado; en cuanto a tecnología, cuenta con las soluciones más avanzadas e incluso elementos exclusivos –ABS–; por prestaciones será la rival a batir y ofrecerá diversión en cantidades industriales.

Pero la verdad verdadera es que, con todos estos argumentos, KTM pone en bandeja a los jóvenes de hoy, una moto irresistible con la que descubrirán una apasionante sensación de libertad y unas experiencias dinámicas que ni el mejor de los iPad, ni el móvil más avanzado podrá ofrecerles jamás.

Fotos de la KTM RC 125

Fotografías por: Francesc Montero / Sebas Romero
 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • pepenillo
    pepenillo 13-08-2014

    Con 15 cv de carretera, por muy bien hecha que esté la moto, no se va a ninguna parte, ó a casi ninguna. Es un error. Y como moto urbana no compensa la "incomodidad" de la "deportividad" en un uso cotidiano. Ilusiona mucho verla, pero al final es eso: una ilusión.
    Con 15 cv se puede hacer una buena trail "paseadora" lógica, al estilo de la Varadero 125, con postura y ergonomía adecuada para uso diario, con pasajero y capacidad de carga. Para mí este es el camino.

  • Yagatus
    Yagatus 14-08-2014

    pepenillo creo que hay muchusima mas gente que opina lo contrario a ti una varadero con lo que pesa y bicilindrica es algo que intenta ser mas pero no lo es esto es una deportiva de octavo de litro realista divertida agil y potente dentro del limite legal. Yo creo que lo ha echo genial ktm

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"