Prueba

Prueba Aprilia RSV4 RR RFSOL Y SOMBRA


Vota

0 0

En Misano ya había comprobado que la Aprilia RSV4 RR representa la culminación entre las SBK de calle… Pero, ¿cuánto vale esta moto en carretera abierta?

Si hubiera escrito esta prueba hace unos años, no habrían podido suceder, cuanto menos, dos cosas. La primera, que la moto protagonista de este artículo fuese tan buena. Y la segunda, que para remitirme a que te dirigieras a leer mis impresiones acerca de cómo va esta moto, te habría pedido más que hacer un simple click en este enlace. Al contrario, para leerlas, debieras haber ido a tu almacén de revistas, para rebuscar religiosamente página a página hasta encontrar el artículo de su presentación mundial en Misano.

Así, pues, espero que después de lo que te he pedido antes, todo lo que tenía que escribir acerca de esta moto en circuito lo habrás leído ya. Sabrás, pues, que esta “Aprilia mágica permite la puesta a punto “curva por curva” de manera telemática. La Aprilia RSV4 RR y su versión F “de fábrica” es “la moto perfecta”.

Sin embargo, por si te hubiera vencido la pereza, copio directamente: “Bastan un par de clicks, en este caso sobre el menú “Misano” del display de tu smartphone que habrás asociado a la moto y, automática y electrónicamente, la moto queda conectada vía GPS de modo que reconoce en cada momento dónde está y, con ello, se dota “de los reglajes de fábrica” preestablecidos y perfectos para cada viraje en cuanto a entrega de potencia, freno motor, control de tracción y control de wheelies…”.

Puedes ajustarlo todavía más. Pulsando otro simple menú en su pantalla, programa “Race”, entras fácilmente en él para modificar igualmente “sección a sección” estos parámetros. Si ya están perfectamente escogidos por el propio departamento de competición, aún podrás adaptarlos todavía más a tus gustos…

Con la RSV4RR/F me encontré, pues, cumpliendo mi sueño de siempre: rodar con la moto “perfecta”, no sólo “para siempre”, o por lo menos para un día concreto en pista, sino para cada instante”...

¿Y las negras?

Bien, ya sabes que, como el chiste de Eugenio, de quién son “las ovejas blancas”, es decir, que la Aprilia “Factory” es sencillamente estupenda para rodar en circuito cerrado y para hacer carreras o cuanto menos, tandas dominicales... Pero... ¿Y las negras? O sea, ¿y en carretera? Porque resulta que esta moto tiene matrícula y, por ello, no sólo admite sino que pretende ser usada en carretera.

¿Valdrán ahí las magníficas cualidades que atesora la Aprilia RSV4 RR/F –es la moto total: ágil, estable, potente…- para compensar los casi veinticuatro mil euros que cuesta?

Como siempre, supongo que tú, amable lector, esperarás leer aquí respuestas contundentes, del orden de sí o no.

Pero esto, por mucho que el cristal siempre acabe por ser de un color –se mire como se mire, nunca puede ser de dos al mismo tiempo-, al final no dependerá del gusto y de la voluntad de quien juzgue si esto es verdad o mentira, sino de quien acabe por leer estas impresiones. Vamos allá.

Por supuesto, ya te imaginas, esta moto tiene una posición muy agresiva, es única y exclusivamente monoplaza, gira relativamente poco en redondo, toca fácil al suelo al pasar por bordillos, no hay sitio ni para un antirrobo en U, tiene suspensiones muy duras y coloca el culo demasiado alto como para resultar cómoda en los inevitables recorridos de aproximación hacia tramos de carretera abiertos dignos de esta moto.

Tras recogerla de la redacción Motofan para irme a casa, la mejor manera sin duda de probar “cómo va una moto.. en ciudad”, la verdad es que pensé que usar esta Aprilia entre el tráfico te coloca más o menos como Ronaldo dentro de un Lamborghini Aventador o Neymar de su Ferrari F458 para ir a entrenar a diario, algo totalmente fuera de sitio.

El sonido rauco y poderoso del V4 es espectacular, y la pinta sobre ella de cualquiera que la luzca, demoledora, pero en cualquier caso, en la urbe la RF es un vehículo totalmente 'impráctico'.

Sin embargo, el paquete electrónico APRC de la moto, además de integrar aún mejor el ride by wire, cuya respuesta de conexión al puño del gas es impecable, incluye el control de tracción, que es ajustable sobre la marcha sin siquiera cortar gas en 8 posiciones, el antiwheelie, que es regulable en tres configuraciones, el control de arrancada o launch control para “no darte la vuelta” en las “salidas de carrera”, igualmente con tres ajustes disponibles. Y, claro, el quick shift, que permite cambiar sin tocar el embrague ni cortar gas, eso sí, sólo subiendo marchas.

En este aspecto, la moto es un regalo una vez enfilas la salida de la ciudad: la primera velocidad es larga, pero la respuesta del tetracilíndrico en V es suave y elástica, así que puedes circular en monomarcha hasta colocar sexta y ponerte sestear a 120 por hora a menos de 4.000 rpm. Te guste o no, esta es la velocidad legal, ¡y recuerda que en esta moto no cabe instalar un sistema de detección de radares!

Hasta las 14.000 vueltas que estira este V4 que da 201 CV queda todavía un mundo. Este motor da unas prestaciones… infinitas. Sales a la autovía, y quieres estar ahí, justo delante del coche rojo que se arrastra “casi en dirección contraria” a lo lejos, das un acelerón y sales disparado, sin pasar apenas por el hiperespacio, hasta dejarlo atrás.

201 CV ¡electrónicos!

No voy a entrar aquí si este motor de 201 CV declarados es o no el más potente de la categoría, para esto debiéramos enfrentarla a la BMW o a la ZX-10R y esto no tiene sentido en carretera abierta. Pero en mi opinión, tampoco lo tiene buscar aprovechar todas sus prestaciones, apurar las marchas hasta buscar el límite de revoluciones, o encontrar cómo va entrando el antiwheelie o el control de tracción impide que deslices más de la cuenta… en el asfalto lleno de sorpresas de las carreteras abiertas.

Voy a serte sincero. Me cuesta entender a quien prefiere un Chopard “chopado en oro” de seis mil euros, que da las siete y quince exactamente al mismo tiempo que un reloj digital de diez euros, simplemente por el placer de “tenerlo”. Me cuesta entender a gente distinta de personajes como Cristiano o Neymar circulando embotellado sobre sus cocharros por el simple lujo de aparentar…

Y también, aunque no tanto, porque mi carne cuando hablamos de motos es muy débil, se me hace raro rodar fuera de circuito con una moto como esta Aprilia…

Mi impresión es que quien no acepte que decir “es que con ella tengo 200 CV” o tiene mucho “amor propio”, o está totalmente loco… o… lo que veo más sensato: ¡simplemente está esperando que pase la semana para que llegue el viernes y poderse dirigir al circuito más cercano para rodar unas tandas!…

En esta versión 2015-2016 se ha afinado el chasis, con el centro de gravedad ligeramente más bajo, y el basculante 14 mm más largo, lo que da un comportamiento más noble en aceleración. Pero la mayor mejora está en el motor, 2,5 kg más ligero y 16 CV más potente, que con la electrónica de su sistema APRC y ABS de carreras da ya más de 200 CV y estira unas mil vueltas más.

Citemos que, está disponible también la básica, pero la versión probada aquí es la RF, edición limitada a 500 unidades, que incluye el paquete RACE de serie: suspensiones y ruedas especiales, y además, la nueva aplicación de “telemetría” V4-MP.

Esta Aprilia empuja como un verdadero demonio, aunque tiene una suavidad de respuesta absolutamente ejemplar por su carácter V4. Además, el APRC de segunda generación añade el antibloqueo de frenos “Race ABS”, que se puede regular en tres niveles distintos… Cada uno de estos niveles se puede ajustar con los tres mapas de motor… El primero es para circuitos. Actúa sobre las dos ruedas y resultaría óptimo incluso en competición. El segundo, “para carretera”, impide que la moto se levante de atrás y actúa progresivamente en función de la velocidad. El nivel 3 se destina a mojado… A los dos programas “Track” y “Sport” se añade el “Race”, más extremo, que desde luego, deseché para carretera.

En “Sport” la moto empuja con rotundidad demoledora, de modo que aún cuando el TC elimina prácticamente el peligro de pérdidas de adherencia a la salida de los virajes, que sus suspensiones controlan perfectamente el balanceo longitudinal en frenada y aceleración, que la estabilidad general en curva de la Aprilia, y su agilidad es sencillamente formidable… y que el anticaballito actúa cuando debe, la Aprilia se comporta en tu tramo favorito como una moto de carreras: compacta hasta “la extremaunción”, gira y cae en bloque hacia las curvas, y la enorme potencia de la RSV4 se come las porciones rectas entre curvas de modo que éstas aparecen siempre demasiado rápido…

Lo confieso: mi conclusión es que pienso que para disfrutarla en carretera abierta sin sobrepasar tus propios límites de pilotaje y hasta tu coraje, es imprescindible usarla con total moderación. Imagino que habrá quien piense que me he acongojado, la edad, ya se sabe, pero tengo claro cuál es mi trabajo de probador de motos.

No hay motos malas, sino compras equivocadas. Pensar en la RSV “Factory” como moto deportiva de calle es para mí un error a evitar: mejor piensa en ella como “vehículo de demostración” con el que puedas circular hasta poder dejarla suelta en el escenario al que está destinada: tus circuitos cerrados favoritos. Porque, ya sabes, la RSV4 RR Factory se vende en versión limitada y exclusiva de 500 unidades numeradas…

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Aprilia RSV4 RR RF

1. Motor tetracilíndrico en línea de 999,6 cc, 78 x 52,3 mm

2. Potencia: 201 CV a 13.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones con shifter

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis doble viga de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm regulable en tres vías

7. Suspensión trasera por monoamortiguador regulable en tres vías con bieletas.

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 18,5 litros

10. Alimentación por inyección con modos de motor ajustables, control de tracción, anticaballitos, launch control, quick shift...

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 200/55 17”

13. Peso sin gasolina 180 kilos

14. 2 discos delanteros de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza doble pistón. ABS regulable y desconectable.

Fotos de la Aprilia RSV4 RF

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • motero
    motero 25-03-2016

    Impresionante, Espectacular!!!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"