Prueba BMW C 650 GT: El gran viajero 2012


Vota

0 0

El nuevo Gran Turismo de BMW no pertenece a la familia K ni a la F. El último alemán en apellidarse GT se llama C y es el primer maxiscooter nacido hace tan sólo un año en el seno de la firma alemana con el propósito de abanderar su segmento a base de fuertes dosis de tecnología, altas prestaciones y un inigualable confort. El nuevo BMW C650 GT es el gran viajero.

Con el nuevo BMW C650 GT, actualmente el tercer BMW de dos ruedas en acuñar el sello de Gran Turismo junto a la F 800 GT y la K 1600 GT, su usuario podrá realizar cualquier viaje que se le antoje por muy largo que sea. David Robb ideó un scooter de colosales dimensiones para que su vida a bordo permitiera a los motoristas más ruteros -y sus respectivos pasajeros- afrontar con la máxima comodidad cualquier cantidad de kilómetros. Este saber acumulado por BMW en el campo de la ergonomía y el confort por un lado, y la vanguardia tecnológica por el otro, queda plasmado con mucha intención en el nuevo maxiscooter alemán. Su pantalla parabrisas se puede regular eléctricamente desde un botón situado en la maneta izquierda, para que el conductor pueda seleccionar cómodamente y a su gusto cuánta protección aerodinámica desea: si me muevo por la ciudad, lo plego; pero si salgo a la autopista, con un sólo click lo despliego para que el viento no impacte en mi cara. 

Y es que la pantalla es tan amplia que incluso los motoristas más altos podrán abrir la visera de su casco sin que el fuerte viento a altas velocidades le golpee la cara. Además, las amplias aletas que nacen del frontal hacia atrás generan una aerodinámica que resuelve la protección de las piernas. El resto del habitáculo es lo más parecido a reposar en el sofá de tu propia casa. Con las piernas completamente estiradas (¡completamente!) y su cómodo y amplio asiento con respaldo lumbar, el motorista podrá permanecer allí dentro y sin cansancio las horas que quiera, ya que el triángulo ergonómico manillar/plataforma/asiento está ideado para que la posición de conducción sea ligeramente erguida y muy relajada. El nuevo C650 GT hereda conceptos de otras motos de la casa como la gigantesta K1600GT que quedan reflejados no solo en su estética elegante y voluminosa inspirada más en el diseño de una moto que en el de un scooter, sino también en la manera de quedar protegido tras su imponente carenado frontal. 

La segunda gran baza de este GT alemán no podía ser otra que la tecnológica -condición portaestandarte de BMW- , que alcanza un nivel muy superior al de cualquiera de sus rivales. El panel de instrumentos presenta un dechado de información: un display de LCD -que no crea reflejos- de iluminación naranja y que se desactiva con la conducción diurna incluye cuentarrevoluciones integrado y velocímetro analógico, además de testigos luminosos. Informa del nivel de combustible, nivel de aceite, de kilómetros recorridos con el combustible de reserva (4 litros), la fecha, la hora, el consumo mixto, la velocidad media, la temperatura exterior y otras informaciones relacionadas con el servicio técnico. No faltan asimismo en la parte superior del tablero otras indicaciones de advertencias.

Las opciones a los ojos del conductor continúan con un surtido interminable de botones y pulsadores en ambas manetas, desde las que se puede controlar todo: pantalla, intermitentes y warning, claxon, calefacción en puños y asiento del conductor (estos últimos opcionales)... Y el equipamiento finaliza con intermitentes con LED de serie y pilotos posteriores e iluminación del hueco portaobjetos con diodos luminosos.

El equipamiento descrito hasta ahora recuerda más al de las motos turísticas que al de un scooter al uso. Pero no es lo único. Además, el C650GT dispone de unos parámetros geométricos (distancia entre ejes, ángulo de dirección y avance) y un bastidor -de tubos de acero de alta rigidez torsional- más típico de las motocicletas. La rigidez de la estructura se completa con un soporte atornillado al basculante -hito en la historia de BMW- y la condición de autoportante el motor bicilíndrico. La parte ciclo se completa con un basculante monobrazo trasero con un soporte alojado en el bastidor -también típico de las motos- y en ella parte delantera una horquilla invertida con tubos de 40 mm. Los amortiguadores de ambos trenes tienen el mismo recorrido, 115 mm. Sobre las llantas de aleación de 15 pulgadas -en ambos trenes- actúa un potente sistema de frenos situado en el techo de la categoría y compuesto por dos discos delanteros de 270mm y pinzas de dos pistones y un disco trasero exactamente igual. La seguridad queda optimizada de serie con el sistema ABS, firmado por Bosch. Llegados a este punto cabe destacar un particularidad en la frenada del nuevo BMW: incorpora un freno de estacionamiento que se activa al desplegar la pata de cabra. Este inusual sistema tiene la ventaja de que la moto queda inmovilizada incluso en pendiente cuando la dejamos aparcada, pero en detrimento no podremos activar el freno por ejemplo en un semáforo ya que al desplegarlo se apagará el motor. 

BMW C 650 GT: El gran viajero

La enorme potencia necesaria para afrontar con solvencia los largos viajes que promete el nuevo BMW C 650 GT nace de su motor de dos cilindros en línea de 647 cc elaborado por el fabricante taiwanés KYMCO: con 60 CV a 7500 rpm y 66 Nm a 8500 rpm de par máximo, este coloso es capaz de alcanzar velocidades superiores a los 170 km/h. Este propulsor, con cuatro válvulas por cilindro (para un total de 8) y un sistema de dos árboles de levas en cabeza, está refrigerado por agua y supone un paso adelante en la marca alemana en eficiencia y prestaciones, y se adaptan a los límites de la futura norma Euro4. Ligado a este bicilíndrico trabaja una caja de transmisión CVT por variador continuo. 

¡A viajar!

En Motofan ya hemos probado en dos ocasiones este scooter GT alemán. Podéis leer las pruebas aquí de Gonzalo de Martorell y David Palacios. Así que poco o nada queda ya por descubrir dinámicamente del nuevo C650GT, aunque también es cierto que a las manos de cada probador pueden surgir diversos puntos de vista. El C650 no deja lugar a dudas sobre sus intenciones: olvídate de la ciudad y sumérgelo en las lejanías, estará 'gustoso' de mostrarte todo su potencial a altas velocidades -y es mucho. Sus 60 CV son el top de la categoría tan sólo por detrás del 'goliat' de Aprilia de 850cc y empujan con contundencia desde abajo, con una buscada impetuosa suavidad. Aunque la ciudad no es su escenario ideal, tampoco se esconde allí. Para lo pesado que es, permite incluso ciertas licencias entre los coches (siempre muy atento a los retrovisores dada su anchura general) y acelera con fuerza en los semáforos. La falta de control de tracción en un vehículo tan poderoso puede generar algún sustillo sobre todo en días de lluvia, así que al loro con enroscar de golpe el gas. 

Por otro lado, su capacidad de carga de 65 litros bajo el asiento permite albergar dos cascos -uno integral y otro jet- y aumenta su funcionalidad urbana. Pero no le pidas nada más. A la hora de moverlo en parado, principalmente hacia atrás, necesitarás de unos cuádriceps de culturista; su caballete central es prácticamente imposible de desplegar por culpa de sus 261 kg de peso; sus giros no son todo los cerrados que en ocasiones la ciudad reclama y hay que abrir bien la trazada; y su corpulencia te hará sentir en la mayoría de las ocasiones como un luchador de sumo en un salón de baile. A su favor juega que el conductor apoya con cierta facilidad los pies en el suelo y que la frenada -potentísima- te permitirá detener este tonel al mínimo contacto con la leva de freno. Dicho todo esto en el entorno urbano, pasemos al que realmente le gusta, las carreteras abiertas o autopistas. Allí saca sus credenciales GT a relucir a base de confort de marcha y un motor lleno y progresivo. Su subida de vueltas es constante independientemente de de las revoluciones a las que nos encontremos y en la zona alta estira mucho. El gran 'pero' del bicilíndrico es el de las vibraciones que afectan a todo el habitáculo y de su gran sonoridad. La opera prima de BMW en el mundo de los maxiscooters alcanza unos niveles de temblores y ruido mecánico que incomoda bastante sobre todo teniendo en cuenta que es un vehículo en el que se permanece mucho tiempo encima. Pero estas dos son las únicas penalizaciones que afectan a su vida a bordo.

En autopista, abre gas y disfruta. Sus aceleraciones y, sobre todo, recuperaciones, permiten enfocar cualquier adelantamiento repentino, la ergonomía alcanza cotas que se ganan a pulso la condición del 'maxiscooter más cómodo del mercado' y la frenada -aunque a altas velocidades no es tan incisiva- muestra a raudales su potencial. 

Nadie puede negarle al C 650 GT su privilegiada parcela en la historia de BMW al tratarse, junto con su mellizo C 600 Sport, del primer maxiscooter fabricado por la firma alemana. Tampoco nadie puede negarle, por consiguiente, formar parte de los anales del motociclismo, aquellos que escriben principalmente las marcas más innovadoras, precursoras y, en definitiva, siempre decididas a dar un paso más allá. Como el que dio BMW con el nuevo C650GT. Un maxiscooter de galones enfocado directamente a enfrentarse con galones de gran viajero a un mar de asfalto por delante.  

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • jcarlosmanu
    jcarlosmanu 30-01-2016

    Una maravilla la C650GT, con dos años y casi 70.000km, me vale para todo. La uso para trabajar a diario, en verano e invierno con manta y manoplas, más de 100km diarios, y los fines de semana para salidas. En puertos te lo puedes pasar "bomba" con unos límites difíciles de creer.... He viajado por toda España y parte de Europa. Sinceramente para el uso que le doy, creo que no hay otra moto más completa y equilibrada en el mercado.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"