Prueba

Prueba BMW C EvolutionEl sonido del silencio...


Vota

0 0

Paras ante el semáforo, y esperas tranquilamente a que se ponga en verde. Aceleras y, de cero a cientoveinte, este scooter BMW es fulminante y dejará atrás a cualquier rival, pero lo hará sin ningún ruido y sin vibración alguna, como si en vez de darle al acelerador le tocaras con una varita mágica. Rodando con él, escucharás el sonido del silencio. El sonido del futuro.

Este scooter BMW es la solución perfecta para tu movilidad... pero sólo si cumples alguno de –o mejor dicho ¡todos!- estos requisitos.

El primero: tener disponibles 15.350 euros. Vamos por partes: un BMW C 650 cuesta 11.250. Resta: te quedarán para amortizar 4.100 euros. Bien: con una tarifa eléctrica “normal”, el ahorro en combustible –enchufarla en casa te costará apenas “un eurito y medio”, como si la C Evolution gastara solamente un litro de gasolina a los cien- puede llegar ¡a los 1.500 euros al año!

Piensa que un motor de gasolina, el mejor, apenas convierte en energía un 35% del gasto de energía –el resto se va en rozamientos internos y en calor transferido a la atmósfera- mientras que en uno eléctrico el rendimiento total se va ¡al 90%! (¿Es pues el motor eléctrico el futuro de la movilidad? hablaremos de ello más adelante, si no te importa...)

¿Es el C Evolution una bicoca en rentabilidad? No lo sé... ¿Cuanto duran sus baterías? BMW indica que a los 5 años, las Litio-Ion que equipa –fabricadas y diseñadas entre Bosch y Samsung- mantendrán por lo menos un 70% de su rendimiento... En todo caso, la marca las garantiza a 4 años y/o en 50.000 km, y las cambiarán “enteritas” si su funcionamiento entre estos plazos no es del todo perfecto... Así, no hay todavía establecido un precio “de recambio” para un eventual “hacer motor” en este scooter –cambiar las baterías, claro- una vez superado el citado período de garantía, pero me temo que su precio podría enlutar tu anteriores cuentas...

El segundo: el C Evolution te servirá sólo para trayectos urbanos o peri-urbanos que no superen los 100 km. Aunque en BMW indican que puedes llegar a 120 km de autonomía “en carretera” a base de permanecer en el modo “Eco-Pro” y una conducción más austera que el fin de mes de un profesional autónomo, conduciéndolo entre el tráfico me he quedado siempre entre unos buenos 90 km y 100 km en condiciones normales. Si “le das”, a fondo, en el modo Dymanic, la cosa se reduce a unos 75 km...

Claro, ello te lleva, inevitablemente, a recorridos preprogramados, tales como ir y volver cada día del trabajo, y elimina la posibilidad del “como voy bien de tiempo, por la tarde paso por casa de mi tía Enriqueta, que hace semanas que no la veo, pobrecita”...

Si ello puede darte una buena excusa para no ir –en realidad, ¡no soportas que siga dándote pescozones en la mejilla como cuando eras un niño!- también te impedirá contestar con un “ahora mismo estoy ahí contigo, cuchi” cuando recibas un whatsapp imprevisto con un mensaje del tipo “estoy sola en casa y muy cachonda”...

Sin embargo, la voluntaria limitación de velocidad de la BMW a 120 km/h no es problema. Dada la autonomía de la moto, que la circunscribe a un uso más que nada peri-urbano, nunca podrás alejarte lo bastante en carretera como para encontrar espacios libres... de radares, puesto que la moto recorrerá ante todo vías limitadas ya sea por su cercanía al centro, ya por el intenso tráfico habitual en las autopistas y autovías periféricas. 

Te aseguro que, gracias a un cuadro de instrumentos que da toda la información del mundo, inevitablemente irás controlando “lo que queda de batería”, ya que la C Evolution tiene el detalle de indicarlo directamente en kilómetros en el tablier. Además, gracias a un sencillo gráfico, puedes ir controlando el consumo de las baterías entre los modos “Eco Pro”, el más económico, el “Sail” –sin nada de retención, es decir, que no recarga-, el “Road” o medio, y el “Dynamic” o “sport”, que es el más agresivo tanto en aceleración como en retención-recarga. Efectivamente, al cortar gas, la propia inercia de la moto “invierte” el funcionamiento del motor convirtiéndolo en un generador que devuelve potencia a las baterías...

El citado gráfico te indicará “cuanto estás gastando o ahorrando en cada momento” y lo bueno es que en este caso, al contrario de cuando lo dice Montoro en rueda de prensa, puedes hacerle caso... El dato más importante, el de la “autonomía”, queda claramente especificado en una cifra digital en km... que son los que te permitirán llegar a la próxima “gasolinera con enchufe”...

Un buen detalle es que si apuras la batería y bajas la autonomía disponible hasta que te quede sólo un cuarto de “reserva”, en el modo Eco-Pro el motor pasará a usar apenas un cuarto de su potencia máxima disponible -10 de los 45 CV-, intentando “llegar a fin de mes como sea”...

En bajadas pronunciadas llegarás a ver que recarga hasta 10 kW. Sin embargo, aunque esperarías ver que cada corte de gas hiciera crecer “tus reservas”, la verdad es que la BMW siempre gasta más que lo que cargas. Para evitarlo en lo posible, sobre todo en ciudad, aprovecharás precisamente la muy importante “retención” del motor para tocar lo mínimo posible los frenos, que estos sí, no regeneran nada y sólo gastan pastillas.

Tercera limitacion del C Evolution: el tema de la recarga es otra cortapisa “espacio temporal”, por lo menos en nuestra realidad cotidiana sometida a una física newtoniana y sin espacios curvos cuánticos que te permitan dar saltos en el tiempo para llegar a enchufarte, con tanta facilidad como si fueras cuñado de un ministro, en otra dimensión.

Si te has comprado un C Evolution, ya sabrás de antemano que la moto tardará unas 3 horas en recargar sus baterías... Pero lo que debes saber también es que, si planeas cargarla en destino mientras tomas la última copa, tu anfitrión deberá ponerte obligatoriamente a mano un enchufe con toma de tierra... y con una “potencia” de al menos 1,3 kW/h.

Esta BMW “chupa” como un lavavajillas o un par de estufas eléctricas gordotas, así que si la instalación es débil, “saltarán los plomos”... Si a donde vas tienen un garaje o jardín disponible con sólo una instalación eléctrica “vieja”, sin toma de tierra, el cargador se bloquea directamente y –ejem- deberás quedarte a dormir en casa de tu amable anfitrión –esta vez, quizás ofreciéndote una buena excusa-... o pedir un taxi y una grúa.

En mi caso, debo reconocer que la BMW sería ideal para mi porque vivo en una “casita con garaje”. En realidad, yo buscaba “un garaje con casa”, -para tenerlo lleno de motos, claro- pero me tuve que conformar con un chalecito con un pequeño garaje a pie de calle cuya anticuada instalación no dispone de toma de tierra. Para devolverle la vida a la C Evolution tuve que empalmar el cable de la sierra eléctrica con el de la radial para llegar a la moto desde uno de los enchufes “potentes” de la instalación principal, ya en el primer piso...

Esta es, claro, otra limitación: para plantearte usarla debes disponer de un espacio propio donde poder recargarla: pocos garajes comunitarios en ciudad –el escenario habitual cuando vives en un piso- disponen de enchufes a disposición de los vecinos... y desde luego, si los hay, tarde o temprano tendrás que lidiar con el ataque del pesado del cuarto tercera, que pedirá a voz en grito, en una reunión de escalera, “que no te enchufes por la cara”... Convencerles a todos para llegar a un acuerdo sobre lo que le pagarás al mes a la comunidad, ya sabes, no será fácil...

O sea que... esta moto es para los “afortunados con casa con garaje”... algo que, en realidad, liga bastante con quien puede pagar 15.350 euros por un vehículo premium sólo para “ir a trabajar como mucho a 40 km de distancia”. ¿ Convierte todo esto a una C Evolution en un perfecto... “segundo o tercer vehículo”?...

Sea como sea, he tenido la moto de pruebas en casa, en pleno Parc de Collserola, -al otro lado del Tibidabo barcelonés-, y me ha sido ideal para acercarme a diario a ciudad, dar todas las vueltas en ella que necesito, y volver con todavía unos 30 km de “reserva”... Riéndome, sí, de Repsol, pero cayendo en manos de endesa. Volveremos a ello más tarde, también, si me permites.

Bien, a todo esto, déjemonos de cuentos, porque estarás deseando saber algo importante. ¿Cómo va la C Evolution?

Ya he comentado que esta moto acelera como un verdadero cohete, y es más rápida que cualquier otro scooter en los primeros 200 metros. Ello incluye a su hermano C 650 Sport, por supuesto. Las prestaciones son espectaculares...

Esta moto declara “48 CV” en aceleración puntual, pero piensa que la curva de par de una moto de explosión, que crece desde cero con las revoluciones, se convierte “per se”, en un motor eléctrico, en una recta horizontal, plana y constante, de modo que si lo aceleráramos a fondo, sin embrague, y sin ninguna limitación que civilizara sus arrancadas, la moto o se daría la vuelta en caballito o derraparía como una loca... De hecho, el par máximo es el mismo, de 72 Nm, al de un scooter de 750 cc, pero lo da idéntico y al completo ¡desde 0 a 4.500 rpm!

Por suerte, ahí están los modos “de motor” y la compleja electrónica desarrollada para regular las arrancadas, -y ahí está la refrigeración líquida para mantener la entrega de potencia máxima sin que el motor perdiera su fiabilidad-, pero esta BMW se comporta como ¡un scooter con turbo... o como un dragster cuyo motor reciba inyecciones de óxido nitroso NoS!

El tacto de gas es simplemente excelso, y como te decía, es un placer acelerar como una bala sin sentir vibración alguna y envuelto en “the sound of silence”... Al llegar al semáforo, el motor “se para” y lo cierto es que sobre una C Evolution te será inevitable pensar “qué carámbas están haciendo todos estos cientos de vehículos que tienes a tu alrededor gastando gasolina para nada y ensuciando el aire manteniendo el motor en marcha mientras estan esperando el verde”...

Como siempre, precisamente por ello, serás el centro de atención. No te faltarán, te lo aseguro, las miradas curiosas del conductor del “tmax con akrapovic” que te observará primero con displicencia, para quedarse luego con la boca abierta al ver que le has sacado un verano desde la arrancada al siguiente semáforo...

Como decía, la moto empuja lo mismo sea cual sea la carga disponible en la batería, pero en “Eco-Pro”, lo hace usando apenas una mitad de su potencia disponible, de modo que lo hace de modo más suave. En todo caso, el C Evolution frena muy bien y además te acostumbrarás, en cualquiera de los modos de uso salvo el “Sail” -que deja la rueda libre-, a usar la potente retención del motor para detenerte en todavía menos metros.

Recuerda que este scooter se ha dotado de un chasis monocasco de aluminio, y que toma mucha de la experiencia –y del equipamiento- de sus hermanos C 650 Sport y GT, de modo que tanto suspensiones, como los propios frenos, tres discos de 270 mm con ABS-, funcionan totalmente de acuerdo a sus prestaciones. Es verdad que no pasa de 120 km/h, por temas de consumo –gastaría demasiado por encima de esa velocidad-, pero sus prestaciones están al nivel de una moto gran cilindrada... y esto es... “hacer trampa” –ejem- en el tema de los carnets de conducir moto.

El BMW C Evolution declara 15 CV nominales... de modo que ¡puede conducirse sin carnet de moto! Lo cierto es en modo Dynamic, por mucho que su velocidad máxima sea escasa, en aceleración llega a los 48 CV... No voy a ser yo quien se meta aquí y ahora en el jardín de entrar en polémica con la –malísima- política de la DGT al respecto de las licencias para conducir distintos tipos de vehículos. Simplemente, añado que me parece una paradoja que un “C Eléctrico” de 48 CV y más de quince mil euros, y ¡más rápido que un TMax!, no necesite carnet de moto y por la equivalencia B-A1 le baste el de coche como si fuera un 125 cc de gasolina...

Para terminar, volvamos si me permites a temas social-filosóficos. Me gustaría, mucho, poder decir aquí y ahora que el vehículo eléctrico es el futuro de la movilidad al ser “cero contaminante”... Pero no puedo olvidar que la energía a la que lo enchufamos dista mucho, lamentablemente, de ser realmente limpia. ¿Acaso no procede mayormente de nucleares o centrales térmicas? ¿Puede decirse, pues, que sería sostenible tanto a nivel ecológico como económico que nos “enchufáramos todos a la red actual” sin apostar antes por la electricidad verde y descentralizada, obtenida a través de energías limpias? ¿Sería sostenible a nivel de recursos y gasto energético la simple fabricación de baterías capaces de propulsar la movilidad de 8.000 millones de personas?

Desde luego, debemos encontrar energías alternativas a los letales y ya escasos combustibles fósiles. Antes he comentado que con la C Evolution tienes “la sensación de reírte de las repsoles... pero sólo para caer en manos de las endesas”. Independientemente de que son los mismos perros con distintos collares –y sí, mantengo la expresión “perros”-... mi opinión es que, en realidad, de quien nunca nos reíremos es de... Montoro. El Estado recauda alrededor de un 70% de impuestos de cada litro de gasolina. ¿Permitirá que “los afortunados con balcón” se instalen una placa solar y se compren una batería extra –para cambiarla al llegar cada tarde por una ya recargada “en casa y gratis”-... dejando así de pagar impuestos?

¿Permitirán los que realmente mandan en el gobierno –ya los he citado antes, son los que llevan collares- que nos enchufemos todos a la red eléctrica de casa... pagando apenas un euro por cada recarga?

La respuesta es simple, no lo dudes: cuando los vehículos sean mayoritariamente eléctricos, la electricidad doméstica “se cargará” con los impuestos necesarios para que el Estado siga recaudando, y ello implicará–es imposible logísticamente establecer una red eléctrica distinta para “electricidad doméstica” y otra para “electricidad para vehículos” – que pasaremos a pagar un 70% de impuestos, ¡también!, para encender las luces en casa y cocinar. ¡La electricidad doméstica subirá desmesuradamente de precio!

Sea como sea, el BMW C Evolution, gracias a su extraordinario dinamismo, es –a pesar de una autonomía para la que deberás aceptar sus limitaciones y un precio de compra muy alto- un vehículo con suficientes argumentos para convencerte como perfecta solución para tu movilidad. Y en mi opinión, mientras la electricidad sea –digamos- barata, una solución muy recomendable y hasta ¡rentable!...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Eléctrico trifásico sin escobillas sincrono de imán permanente y rotor interno. Refrigerado por líquido.

2. Potencia nominal 15 CV a 4.650 rpm

3. Potencia máxima declarada 48 CV

4. Par máximo 72 Nm desde 0 a 4.500 rpm

5. Chasis monocasco de aluminio

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 40 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador lateral sin bieletas.

8. Monocasco de aluminio fundido

9. Transmisión directa por correa dentada

10. Tiempo de carga: 4 horas para 100%, 2 h 45’ para el 80% usando cargador original de 3 kW y red 12 V 12 A. Batería Litio-Ion 8 kW/h.

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 15” y 160/60 15”

13. Peso completo 265 kg

14. Disco delantero de 270 mm, pinza 2 pistones, y trasero de 270 mm, pinza simple pistón. ABS de serie y freno motor regenerativo atrás.

Fotos de la BMW C Evolution

Fotografías por: Manu Lozano
 
Da tu opinión

Comentarios (3)

  • jose
    jose 17-09-2014

    Nos quieren despellejar eso no vale ese dinero ni de coña otra cosa es que pidan eso por el. pronto lo sacaran los chinos esperaré algo mas razonable.

  • perecasasmoto
    perecasasmoto 23-09-2014

    Para más precisión te hago saber que se modificó la Ley de Propiedad Horizontal, la que regula los bloques de pisos, para entenderlo, en el sentido de que ya NO es necesaria la aprobación de la comunidad mediante un acuerdo siempre difícil de obtener, y basta una COMUNICACION simple.
    Por lo tanto esto facilita mucho que la gente pueda instalar su propio punto de recarga en su parking del edificio, conectado a su propio contador, claro.
    Si no me equivoco también hay que prever en los edificios de nueva construcción, conductos que comuniquen el cuarto de contadores con el parking (atravesando el forjado de hormigón, principal obstáculo).

    Josep Casas

  • davidmaniega
    davidmaniega 24-09-2014

    Es un calco de la C600 pero eléctrica, con lo que a gustos, pero a mi me parece muy bonita, por eso tengo la C650GT. El problema, aparte del excesivo precio (nadie lo va a pagar por un scooter urbano), es la autonomía. Por mucho que digáis en las pruebas, métela en autopista y vete a Terrassa cada día, ya verás qué bien te lo vas a pasar mirando los escasos km que te quedan antes de que muera. Las motos eléctricas o se autorecargan con la retención de verdad o les ponen una autonomía de 300 km, sino serán meros prototipos que eso sí, quedan espectaculares en los escaparates de las tiendas, pero poco más. Resultado, a día de hoy si hay pocas C650 GT circulando (por precio lógicamente) de la eléctrica ni una, y creo que ni haciendo superofertas lo conseguirán. queda mucho trabajo, mucho I+D por hacer. Por cierto, el susto del cambio de baterías, el alma de este bicho, estaría rondando los 3000€ (no oficial, pero de una fuente interna de la empresa), así que todo ese ahorro de combustible, te lo fundes de golpe!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"