Prueba BMW R Nine T Pure 2017: Diamante en bruto 2015


Vota

0 0

La nueva variante Pure es la más económica y sencilla de la saga R Nine T, una joya Café Racer para cincelar al gusto del consumidor...

BMW Motorrad ha sabido aprovechar, nos atrevemos a decir que mejor que ningún otro fabricante de motocicletas, el tirón comercial de las motos retrospectivas. Cuando otras marcas venían viviendo desde tiempos inmemoriales de su gama clásica (máxima representación para las Triumph y Harley-Davidson) una firma como la alemana partía de cero en el diseño de la R Nine T presentada en 2013. Su neoretro de inspiración Café Racer, que el año pasado recibía la compañía de una versión Scrambler, comenzó a compartir escenario con otras apuestas de la competencia además de las citadas (Yamaha lanzaba sus proyectos Yard Built y Faster Sons, Honda adaptaba su CB1100, Moto Guzzi 'resucitaba' su V7...) en lo que será recordado por mucho tiempo como 'La Edad Vintage' en el mundo de las dos ruedas, en donde la tecnología de vanguardia se pone al servicio de sus usuarios envuelta en estéticas que rinden homenaje a las motos de mediados del siglo pasado. BMW enseguida comenzó a cosechar buenos resultados hasta el punto de liderar, durante 2016, el segmento de las roadster Heritage de más de 900cc: su R Nine T acaparó el 25% del mercado, seguida por la mítica Bonneville T120 (22%), la 'hermana' R Nine T Scrambler (18%) y la Harley Sportster 1200 (14%).

Empeñada en no perder la buena ola sobre la que 'cabalga' su familia Heritage, BMW se ha apresurado, además de en aplicar una ligera actualización a su R Nine T estándar (adaptación EU4, horquilla ajustable y de mayor recorrido, nuevas llantas e instrumentación, y mejora de las geometrías) en desarrollar tres nuevas variantes que comparten genética pero que encarnan diferentes facetas con el propósito de ampliar el abanico de potenciales clientes. Hace unos días acudíamos a Madrid a la presentación nacional de esta renovada y ampliada saga y pudimos realizar una toma de contacto con las dos versiones que acaban de desembarcar en los concesionarios: por un lado, la versión Racer, la más deportiva de la gama (enlace a la prueba), y por el otro, la versión Pure, que se convierte en el modelo de entrada por precio (13.120 euros) y en la más adaptada a la iniciación en el mundo de la customización. Faltaría la quinta integrante de la familia R Nine T, la Urban G/S, desvelada en el pasado salón de Milán 2016, pero de la que todavía no se ha confirmado oficialmente ni precio ni disponibilidad.

BMW R NINE T PURE 2017

El motor de este quinteto neoclásico es el mismo, el bóxer 1200 de refrigeración aire/aceite, de 110 CV, una legendaria mecánica bicilíndrica tan fiable como personal, donde las fuertes aceleraciones, acompasadas por el balanceo de los pistones opuestos, son marca de la casa gracias a un robusto par motor (116 Nm) y un carácter acentuado en bajos y medios regímenes. Para 2017, por obligación, este propulsor ha sido adaptado a la normativa de emisiones Euro 4 mediante un revisado mapa de inyección, la inclusión de un filtro de carbón activo y un nuevo catalizador de mayor tamaño en el escape para cumplir con los límites de CO2. También comparten las cinco versiones el conjunto de transmisión secundaria por cardán, además del equipo de frenos, que tan sólo varía su anclaje entre la R Nine T original (radial) y las demás (convencional). Hereda la Pure asimismo ciertos componentes como el faro frontal, los retrovisores, el asiento o el porta-matrículas.

En cambio, a nivel de chasis, la Pure no parte de la R Nine T, si no de la Scrambler, de la que hereda el mismo concepto de bastidor modular de tubo de acero con elementos atornillados, formado por tres piezas (módulo delantero, módulo trasero y módulo desmontable del acompañante) en lugar de las cuatro de la estándar, y apoyado sobre unas suspensiones que cuentan con horquilla telescópica convencional delantera de 43 mm de diámetro y basculante monobrazo Paralever trasero. Este sistema modular, gracias a la posibilidad que ofrece de desmontar la estructura del asiento del acompañante, permite una gran cantidad de opciones de modificación.

BMW optó con continuar con una saga Heritage que pudiera ser más asequible, de ahí que la parte ciclo de la Pure -al igual que en la Scrambler y Racer- no sube tanto el listón como la R Nine T estándar, que cuenta con horquilla invertida y frenos radiales.

Hay otras modificaciones respecto a la R Nine T que ayudan a contener el precio, como el depósito de combustible que pasa del aluminio al acero (aunque sus dimensiones son idénticas), el cuadro de instrumentos más sencillo, de un sólo reloj y sin información como la marcha engranada, las llantas de aleación de aluminio en lugar de las de radios, o el ajuste del amortiguador trasero con herramientas en vez de disponer del mando remoto de la R Nine T. En definitiva, como su propio nombre deja intuir, esta versión se vuelve más 'Pura', rebajando su precio en más de 3.000 euros respecto a la estándar, para convertirse en el modelo 'entry level' de la familia dirigiéndose a todos aquellos que deseen una moto bella factura retro y que permita una personalización cómoda y accesible.

BMW R NINE T PURE: ENCENDEMOS MOTORES

En una pequeña y encantadora plaza del centro de Madrid estaban aparcadas las unidades de pruebas de la nueva R Nine T Pure, y el día, de excelente clima, no podía ser mejor para salir a pasear por las afueras de la ciudad con esta moto que, precisamente, destaca por su vocación enfocada al puro placer de conducir. La postura de conducción es completamente natural, cómoda por definición, para viajar si más fatiga que la del impacto del viento en caso de circular a ritmos rápidos pues carece de protección alguna. Pero su ergonomía, gracias a un manillar alto y accesible y a unas estriberas bien situadas, permite al conductor permanecer con la espalda erguida y las extremidades relajadas. Además, su altura al suelo de tan sólo 805 mm permitirá a todos los usuarios apoyar con facilidad los pies en el suelo. Esto unido al control total que ofrece su manillar consentirá a quienes circulen a menudo en el tráfico urbano maniobrarla con un dominio absoluto.

Es pues, desde el principio, una moto que no genera compromisos y cuyo escape en acero inoxidable de estilo clásico 2 en 1 regala un sonido tan rotundo como embriagador. La Pure se convierte, con sus escasos 13.000 euros en la BMW de acceso al mundo bóxer, el clásico propulsor alemán en el que el feeling de su agradables balanceos y el poderoso par máximo -de 116 Nm disponible a 6.000 rpm, hasta un régimen máximo de 8.500 rpm- comienzan, ya en los primeros km en marcha, a causarnos una sensación física y mental única y estimulante.

Tanto el bastidor como las suspensiones (de 125 y 120 mm, de recorrido delante y detrás respectivamente) son idénticas a las de su 'hermana' Racer, sin embargo, debido a un reparto de pesos diferente, con el tren delantero menos cargado, la Pure genera unas geometrías diferentes, con una batalla (1.493 mm) y avance (105 mm) algo superiores, y un ángulo de dirección (63,4) menor. Esto, en la práctica, la convierte en una moto de gran compromiso entre estabilidad y agilidad. Sin duda, es la versión R Nine T más ecuánime, y se sitúa, en un marco de cuatro puntos cardinales de 'Dinamismo', 'Carretera', 'Estabilidad' y 'Campo' en el punto intermedio, mientras sus hermanas R Nine T se extreman más hacia posiciones específicas. Ni tan deportiva como la Racer, ni tan mixta como la Scrambler, ni tan efectiva como la estándar... Su atractivo radica precisamente en no decantarse hacia ninguna faceta como las demás, siendo la más imparcial. El target de la Pure son motoristas relajados -comentaba David Canosa, responsable de marketing de BMW Motorrad España, durante la presentación-, motoristas de estilo de vida, aficionados a la personalización, personas que se inician en la moto o la retoman: todos ellos cuentan ahora con aún más posibilidades de encontrar y conducir su R Nine T a un precio más ajustado y atractivo.

Una de las novedades que se incorpora en toda la familia es la posibilidad de equiparla opcionalmente con el sistema de control de tracción, que como pudimos comprobar actúa con efectividad, pero sin mucho intrusismo, en circunstancias de menor agarre para contener los deslizamientos de la rueda trasera cuando recibe las órdenes de este gran motor de 1200cc. La lista de equipamiento opcional propuesta por BMW incluye además llantas de radios, puños calefactables, intermitentes LED, depósito de combustible cepillado a mano con cordón de soldadura en la base/visible, colector en cromo plateado o sistema de alarma.

CONCLUSIÓN: MOTOCICLISMO PURO

Ante la atracción causada por la saga R Nine T, BMW Motorrad ha ideado una versión que no 'tire para atrás' a quienes no deseen desembolsar más de 16.000 euros por su nueva montura, creando esta versión Pure de escasos 13.000 euros, menos sofisticada y equipada, pero igualmente encantadora y con las mismas posibilidades de personalización. Esta variante es la representante máxima de ese motociclismo puro que la marca BMW proclama, gracias a su estética que, al contrario de sus hermanas Scrambler y Racer, está carente de florituras, pero con el mismo propulsor bóxer 1200, cardán, y eficaz parte ciclo. En definitiva, una roadster minimalista que aporta una nueva faceta a la experiencia Heritage de la marca de la hélice, y sobre la que tallar los anhelos transformadores de quiene deseen algo único y personal...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS BMW R nineT Pure

Precio: 13.120 euros

Motor boxer de 1.170 c.c. y una potencia de 110 CV que cumple la norma UE4

Chasis modular con posibilidades de customización

Llantas de fundición de aleación ligera de cinco radios,

Neumáticos de 3,5 x 17 trasera y 5,5 x 17 delantera

Pinzas de freno delanteras de 4 pistones con discos flotantes de 320 mm

ABS de serie

ASC (Control de tracción) opcional

Sistema de escape 2 en 1 de acero inoxidable cepillado

Puente de la horquilla y los reposapiés en aluminio forjado con acabado anodizado

Disponible en color Gris Pirineos

Luz trasera LED

Fotos de la Yamaha Aa de 2015

Fotografías por: BMW Motorrad Press

La alternativa

Kawasaki ER-6F: El antídoto

Kawasaki nos da el antídoto contra la depresión ofreciéndonos un conjunto vistoso, alegre y deportivo, y a un precio incontestable.


Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"