Prueba Ducati XDiavel 2016: ¡Un perro lobo!


Vota

0 0

Con la espectacular X Diavel, Ducati se lanza abiertamente hacia el espíritu “cruiser deportivo”... aunque manteniendo el ADN de la marca.

Ducati aprovechó el pasado salón EICMA de Milan para presentar una nueva Diavel, la X Diavel, una moto que, para la marca italiana, representa la combinación perfecta para rodar sofisticada y deportivamente a baja velocidad.

Veamos: monta el bicilíndrico en L a 90 grados Testastretta DVT (Desmodromic Variable Timing) de la Multistrada, pero ampliamente modificado. Por ejemplo, el par máximo se sitúa en las 5.000 rpm, lo que significa que la X Diavel tiene carácter a espuertas. La marca italiana ha decidido apostar por la pegada a bajas vueltas, porque es precisamente ahí que su conductor va a encontrar el máximo placer en su conducción. De hecho, su potencia máxima de 157 CV significa que pierde 2 caballos al respecto de la versión 1200, de modo que su ganancia en centímetros cúbicos, que pasan de 1.198 a 1.262 cc, se destina precisamente a mejorar sus bajos...

Bella con alma

Un servidor es de la generación en que, para ligar, te tenías que comer las obras completas de Umberto Tozzi, Richard Cocciante y hasta Eros Ramazzotti... así que permíteme que use el título de esta atorrante canción para describir que esta moto... ¡tiene clase!: ¿qué se puede decir de cada uno de los detalles que la distinguen de la anterior versiónl entre ellos los dos silenciosos estilo AC Cobra, que discurren por el lado derecho? Está claro que son espectaculares, y también que permitirán que su rum-ba-ba-ba... suene como los ángeles en tu carretera favorita.

Además de un reestyling estético, (carrocería, ópticas de diodos)..., ¿qué decir de su magnífica llanta de aleación que vive al cabo de un basculante monobrazo de aluminio? Ampliando un poco el ángulo de visión, se aprecia que la parte trasera es aún más minimalista, puesto para el pasajero se dispone sólo una especie de sillín que me lleva a desearle suerte con su trasero si quiere permanecer en él a lo largo de muchos kilómetros...

Delante, el faro ha sido igualmente retocado, puesto que los LEDS forman ahora una atractiva U invertida... A primera vista, lo que más atrae la mirada es precisamente el monobrazo, que se complementa con una transmisión secundaria ¡inédita! en Ducati: una correa dentada que, además de reducir casi totalmente el mantenimiento de la cadena ya sabes, tensar, engrasar, mancharse...-, amortigua mucho las sacudidas de transmisión. Ya sé que parece raro asegurar esto de una moto tan atractiva como la Diavel, pero la X le propina a la anterior diablesa, de 2013, un golpe de viejunez indiscutible...

Más electrones...

La versión X Diavel no ahorra en electrónica: ECU BOSCH con sensores de inercias, control de tracción DTC, ABS con 3 niveles de intervencion (con control de estabilidad en curva), 3 modos de motor (Sport, Touring, Urban), control cruise y, además... como novedad..., un sistema Ducati Power Launch (DPL) de control de salidas... ¡justo lo necesario para salir el primero del semáforo!... y no me refiero aquí al de la parrilla de salida en un circuito.

X significa y se pronuncia, en ingles, cross, o sea, cruce... Así que la X Diavel es una encrucijada entre dos maneras de vivir.

Por un lado, el diablo, la deportividad. Por otro, el placer de rodar tranquilo. El color único de esta duda, o mejor, de esta afirmación, en lugar del eterno rojo Italia de Ducati, el negro.

Para realizar lo que ahora llama un cruiser, Ducati ha partido, claro, de la base de la Diavel. Se han modificado algunas características, las geometrías de chasis, y también el motor para transformarlo en una moto con los pies por delante, y con un mando de gas a base de ride by wire que gestione al tiempo el ser tan capaz de poner la moto en órbita como de pasear tranquilo por el boulevard.

Pies por delante

Al instalarse a bordo, con el culo muy bajo, los pies muy por delante (con estriberas de alcance regulable por cierto), y los brazos abiertos en busca de un manillar muy ancho, se tiene un poco la impresión de haberte sentado en el dragon khan. La verdad es que la finura de los mandos y el equilibrio de la moto al rodar los primeros metros pueden engañar.

Lo cierto es que los habituales coceos de las grandes bicilíndricas de Borgo Panigale, y más este cuya cilindrada unitaria pasa claramente de los 600 cc, pueden dar idea de que debajo del culo tienes un barril de pólvora.

Es necesario jugar un poco de embrague en los recortes, y la dirección, dadas las amplias medidas de neumáticos, sobre todo el hipermegálico donut de 240 trasero, parece lógico que embarque y arrastre ligeramente a baja velocidad.

De acuerdo a lo esperado, y aunque la X Diavel consigue una especie de milagro en términos de manejabilidad teniendo en cuenta que no puede esconder que atrás monta un neumático enorme de 240, lo cierto es que la moto, bajo una fuerte aceleración, empuja el tren delantero hacia afuera.

Por mucho que la moto sigue las curvas casi- sin quejarse, ni poniendo mayores dificultades a la hora de cerrar la trayectoria, hay que aplicarse un poco para vencer la resistencia que se nota en los puños del manillar para inclinarla hacia el interior de los ángulos más cerrados. Si el asfalto es dudoso, en aceleración la moto es, igualmente, algo subviradora...

Por supuesto, la buena noticia es que el par máximo anunciado es muy notable desde los primeros metros, puesto que la X Diavel empieza a martillear como un poseso a partir de las 3.000 vueltas. Por debajo, como decía, es capaz de cocear un poco, marca de la casa, pero si subes un poco a base de acelerador, recibirás una musculosa patada. Más allá, el 1.262 cc DVT, una vez sube de vueltas, no deja de recordar que su estirpe procede de la de una verdadera superbike...

En cualquier caso, el espectacular V-twin respira a voz llena al cabo de su doble escape, y las prestaciones son especialmente brillantes: tiene 157 CV y de los buenos.

Sin embargo, atendiendo ya más a su espíritu cruiser, podemos decir también que la postura a la que la moto coloca los pies, bajos y adelantados, y que rozan bastante pronto, (Ducati anuncia una inclinación máxima de 40, sólo uno menos que los 41 de la Diavel anterior), indica claramente que Ducati no ha concebido su Diavel para las inclinadas.

A pesar de que la posición cruiser de la X Diavel evita destruir la palanca de cambio por rozarla contra el suelo como ocurría antes, conducirla deportivamente significa frenar recto y por fuera, girar en corto inclinando lo mínimo y manteniendo un paso por curva retenido, para colocar la moto recta y derecha lo antes posible para abrir el acelerador a lo grande y salir disparando caballos a través del ancho donut de 240...

En todo caso, la X Diavel ha pasado la frontera.

La Diavel clásica tiene una postura de conducción que permite mejor el ataque. La X se asemeja, en este sentido, más en una... Harley V-Rod o una Victory Octane.

En ella debes obviar el ataque en curva, para concentrarte en la aceleración... La manejabilidad no es tan buena como en la Diavel normal. Claro que, a cambio, pese a que la suspensión trasera es muy dura. El nivel de confort es más que satisfactorio, aunque la suspensión trasera es verdaderamente dura... Pero el motor es una gozada: traquetea un poco, vibra mucho, suena un poco- como un camión... pero es muy reactivo y te da mucho- poder.

Es cierto que ha perdido un poco de potencia bruta, pero se ha mejorado el rendimiento en bajos y medios. Ahora dispone de más de ¡10 kgm de par a partir de 2 100 rpm!

El sistema de distribución DVT permite aumentar la gama de uso, pero, en un momento dado, para conseguir más caballos, hay que subir de vueltas. Afortunadamente, este no era el objetivo buscado.

En todo caso, la Ducati X Diavel es lo que tiene: cruzar una cruiser con una superbike sin importarle demostrar que entre utilidad y futilidad sólo hay una letra de diferencia...

Ya sabes, las mezclas antinatura pueden dan lugar a nacimientos bizarros: desde un oso hormiguero... a un ¡perro lobo!

HIGHLIGHTS TÉCNICOS DUCATI XDIAVEL 2016

1. Motor bicilíndrico en L a 90 de 1.262 cc, 106 x 71,5 mm

2. Potencia: 158 CV a 9.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis multitubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida multirregulable en tres vías de 50 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador progresivo

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. Control de tracción regulable y 3 mapas de motor

12. Ruedas de 120/70 17 y 240/45 17

13. Peso con gasolina 235 kilos

14. Disco delantero de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 245 mm, pinza 2 pistones, ABS en 3 niveles desconectable.


Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"