Prueba

Prueba Honda CB500F 2016 – Presentación¡QUÉ DESMELENE!


Vota

0 0

La nueva Honda CB500F 2016 se atreve con una imagen más impactante, agresiva y actual, entre otras mejoras a nivel de confort y equipamiento.

Hay en esta segunda versión de la CB500F algo que últimamente se echaba en falta en Honda: frescura y atrevimiento estético. Nadie en su sano juicio podría dudar de la fiabilidad mecánica, buenhacer y calidad constructiva del mayor fabricante de motos del planeta, sin embargo, la asignatura del 'sex-appeal' se le estaba atragantando en los últimos años con propuestas más conservadoras que otra cosa, al menos bajo la óptica de las tendencias europeas.

Es por ello que cuando vimos por primera vez la nueva CB500F 2016 expuesta en el pasado salón de Milán EICMA exhibiendo un profundo y acertado restyling, que le dona una imagen mucho más moderna y provocadora, entendimos que los responsables de la casa nipona habían tomado cartas en el asunto para acabar de redondear una moto ya de por sí excelente: si ya era bella por dentro, con un agraciado motor bicilíndrico y desenvuelta parte ciclo, ahora además es bella por fuera, con una carrocería remodelada y -ahora sí- capaz de levantar todavía más pasiones entre los más jóvenes, pues esta moto está orientada fundamentalmente a conductores de carné A2 dada su potencia máxima de 35 kW o 47,5 CV. 

Tuvimos la oportunidad el pasado 26 de febrero de conocerla al detalle, gracias a la presentación internacional que Honda España organizó en Sevilla, y allí pudimos percibir que ha habido un profundo trabajo de estilismo en esta segunda generación de la CB500F. Se ha redibujado prácticamente toda la carrocería, buscando unas formas más angulosas y minimalistas. Los cambios más llamativos afectan al faro, los paneles laterales y el colín, que exhiben ahora un diseño mucho más afilado y, por tanto, deportivo y dinámico, y -bajo nuestro punto de vista-, más acorde con la personalidad desenfadada y jovial de este modelo. 

La Honda CB500F, lanzada en 2013, es actualmente la motocicleta más vendida de la marca del ala, llegando durante el año pasado a despachar un total de 838 unidades. Tan sólo la superan en el ranking de matriculaciones dentro de su propia casa los scooters SH, PCX, Forza y Vision. Su éxito radica en que se trata de una moto desarrollada por y para el carné A2, sin necesidad de limitación, con la máxima potencia autorizada para esta licencia, con altas dosis de manejabilidad y agilidad, y con la polivalencia de una moto ideal para 'escolarizar' a esos conductores que ascienden desde los 125cc o motoristas de más experiencia que simplemente necesitan un vehículo funcional y fácil de usar. Quizás el estilo podía dejar alguna duda, y de ahí que en Honda no hayan querido dejar pasar más tiempo para rejuvenecer un modelo clave, y cuya revitalización ha sido materializada con mimo. No varía lo más mínimo su filosofía -a excepción de algunos detalles que optimizan ligeramente su confort- pero sí su aspecto externo: la moto se “desnuda” un poco más, dejando más expuesto el bastidor de acero y el propulsor que estrena unas preciosas tapas laterales de color bronce.

Los paneles son más compactos y estilizados, buscando generar una imagen más 'minimal' y actual, que recuerda ligeramente a la del modelo anterior. El faro de forma trapezoidal es más espigado, toda la careta frontal rebaja su posición y emula al de esas supernakeds deportivas de mayor cilindrada, además de servir ahora tecnología LED; el colín trasero ha sido completamente reconstruido, y ahora es mucho más puntiagudo y deportivo, e incluye piloto que estrena LED con lente transparente y un anclaje de acero. Que la iluminación sea 'full led' es todo un salto cualitativo en esta moto. El soporte que une las estriberas al chasis ahora es menos voluminoso. 

El escape también ha pasado por la “sala de operaciones”, y ahora la CB500F equipa una terminación más corta y ligera, sin duda mucho más atractiva que la anterior, que ayuda a centralizar las masas de la moto y rebajar el peso total del vehículo (2 kg más liviano que la anterior versión) y, gracias a la actualización de sus componentes internos (usa dos cámaras internas, unidas por un tubo interno perforado), a emitir un sonido más envolvente.

Los grafismos renovados, más logrados que los de su predecesora, y la gama de colores que propone Honda en esta ocasión también dejan constancia de la voluntad de tocarle la fibra a los motoristas de espíritu más juvenil, pues a las dos coloraciones ya existentes (negro mate y rojo) añade ahora dos impactantes propuestas: la preciosa Tricolor (blanco, rojo y azul) y la llamativa amarilla, un color atrevido pero muy de moda en la actualidad.  

A parte de estas modificaciones superfluas, la casa japonesa ha aprovechado para aportar en esta nueva versión de la CB500F una serie de pequeñas mejoras que ayudarán a su usuario en términos de funcionalidad y confort, como la maneta de freno ahora ajustable en cinco posiciones (para que cada uno encuentre la separación que mejor se adapte a su mano), el tapón de gasolina ahora con bisagra (antes el tapón se iba con la llave) y la nueva llave de contacto maciza, estilo ‘wave’.

Una de las principales novedades más allá de las estéticas en esta CB500F 2016 radica en la posibilidad de ajuste de la precarga del muelle que ahora ofrece la horquilla delantera, una solución siempre bienvenida entre aquellos motoristas más exigentes con el tacto de su suspensión. Con la nueva regulación, cada usuario podrá encontrar un feeling delantero más adaptado a sus gustos y necesidades.

La autonomía también ha sido ligeramente aumentada. Por un lado, gracias a un depósito de combustible de 1 litro más de capacidad (16,7 l.), no mucho ciertamente, pero que unido a la mejora en los consumos -que pasan de 28,4 km/l a 29,4 km- suponen un incremento de la autonomía de unos 40 kilómetros, y en esta versión 2016 ya se podrán realizar un máximo de 490 km sin necesidad de repostar. 

ACCESORIOS

Honda ofrece algunos accesorios originales como puños térmicos, guardabarros delantero símil carbono, tapa asiento, candado de arco, conjunto colín deportivo, guardabarros trasero, protector depósito y toma de carga AC.

CUADRO DE INSTRUMENTOS

El cuadro de instrumentos, al que tan sólo le añadiríamos indicador de marcha engranada, informa con un velocímetro digital, tacómetro digital de barras, odómetro, doble contador parcial, reloj horario y nivel y consumo de gasolina. El HISS (Sistema Seguridad de Encendido Honda) está integrado en el encendido; bajo el asiento hay espacio para llevar un candado de arco.

PRUEBA HONDA CB500F 2016

No es la primera vez que nos subimos a esta naked de media cilindrada. Cuando salió a escena allá por 2013, el probador de esta casa, Pere Casas, ya la cató y nos dejó las extensas reflexiones que podéis leer en el siguiente enlace: prueba a fondo Honda CB500F. La moto no cambia en lo esencial, pues mantiene el mismo propulsor -dos cilindros en paralelo, 471cc, DOHC, con 8 válvulas y refrigeración líquida- que ofrece una potencia máxima de 48 CV a 8.500 rpm, y un par de 43 Nm a 7.000rpm, así como el chasis tipo diamante, de tubo de acero de 35mm, y el equipo de suspensiones formado por una horquilla convencional de 41 mm, con 120 mm de recorrido y un amortiguador trasero con bieletas. Antes sólo se podía regular la precarga del trasero, pero ahora además, como hemos comentado, se permite también el ajuste de precarga en la delantera. Son unas suspensiones sencillas pero trabajan con aplomo. La frenada, que recurre a un disco delantero de 320 mm -con pinza Nissin de dos pistones- y otro trasero de 240 mm, ofrece eficacia en cada momento. El ABS es de serie y funciona sin aparente intrusión.  

Por tanto, poco hay que añadir a lo explicado por Pere en cuando al comportamiento dinámico de esta moto. La ruta 'De las 600 curvas' prevista por Honda en las inmediaciones de Sevilla para conocer esta segunda generación de la CB500F simplemente nos sirvió para confirmar que los cambios estéticos y aquellas sutilezas que mejoran el equipamiento no varían la personalidad de una moto resuelta, entregada y honesta en cuanto a prestaciones. Su motor mantiene su tacto fino y comportamiento suave, su entrega es muy lineal y suave, en esta versión optimizada en bajos y medios regímenes; y sus suspensiones son firmes y se comportan notablemente tanto si las tratas en medio del tráfico urbano como si las sometes a una revirado puerto de montaña, donde permiten muchas más alegrías de las que a simple vista parece prometer una moto casi de “iniciación”. Según ha informado la marca, los reglajes permiten en esta versión una mayor progresividad. 

Es una moto corta y compacta -recordemos que los cilindros son verticales-, accesible, con una escasa distancia entre ejes de 1410 mm y no muy alta, 785 mm, así que conductores de escasa envergadura también la encontrarán cómoda y manejable. Su peso es de 190 kg con todos los llenos, no es un peso pluma que digamos, pero en la práctica dejan una de las cualidades más loables de esta moto: la manejabiilidad. Es ligerísima entre curvas, una moto para divertirse, los cambios de dirección son rápidos y las inclinaciones suceden sin ningún esfuerzo; es cierto que sus cifras de potencia no son de infarto, ni falta que le hace a los usuarios a los que se dirige, pues más que suficientes para entretenerse en una escapada de fin de semana. El motor bicilíndrico destaca sobre todo en su empuje a bajas y medias, con una zona buena bastante amplia, aunque, subiendo con desparpajo hasta las 8500 rpm, en la zona alta también deja buenas sensaciones. 

La ergonomía es agradable, el asiento cómodo y el manillar ancho y cercano: la posición de conducción es relajada, tanto para las piernas como la espalda y los brazos, y permite maniobrar la moto a tus anchas, pues además su radio de giro es amplio y adaptado para perderse sin problemas en el tráfico urbano. Las vibraciones son casi inexistentes, y tan sólo se perciben algunas en los regímenes más altos del cuentavueltas (7-8.000 rpm)

En esta versión 2016, Honda ha rediseñado la carga del muelle del tope del tambor selector y la forma del centro del tambor, con el propósito de suavizar los cambios de marcha, y que los usuarios más jóvenes encuentren en todo momento precisión y facilidad en la escalada de relaciones. 

POLIÉDRICA

No es que pidiera un cambio a gritos, pero sí es cierto que la actualización -principalmente estética- de esta moto con muchas caras y oficios, ha hilado fino para potenciar sus virtudes y pulir sus defectos. Con unos aires mucho más modernos y atractivos, una puesta al día que ha marcado los trazos de esta CB500F para seguir tratándose de una moto ideal para cada día, versátil, fácil de usar, intuitiva y nada exigente; o sea, que aquellos debutantes que deseen un vehículo con el que hacerse mayores, o aquellos motoristas con más experiencia que tan sólo necesiten un modelo sin prejuicios, obtendrán en esta moto A2 lo que desean, y un compromiso entre las prestaciones, el precio y la calidad constructiva difícil de igualar en el mercado. Su precio, pasa a ser de 5.799 euros (con ABS), es decir, unos 200 euros más que la anterior versión. Sin duda, le favorece el nuevo estilo y potencia la deportividad de una moto que ahora emociona también a los ojos. Una moto que se ha desmelenado en lo estético y que ha madurado en lo técnico. 

HIGHLIGHTS TÉCNICOS HONDA CB500F 2016

- Bicilíndrico en paralelo, refrigerado por agua

- Potencia máxima de 47 CV a 8500 rpm

- Horquilla telescópica convencional de 41 mm, precarga ajustable

- Freno delantero de simple disco lobulado de 320 mm, pinza de 2 pistones

- Capacidad Depósito de Gasolina 16,7 litros

- Peso en Orden de Marcha 190 kg

- Consumo de Gasolina 29,4 km/l – autonomía de 480 km

La naked CB500F se beneficia de importantes cambios para 2016. Las novedades incluyen:

  • - Una nueva imagen más agresiva y musculosa

  • - 4 opciones de color diferentes.

  • - Luz delantera y trasera LED.

  • - Depósito de combustible de 1 litro más de capacidad, 16.7 litros.

  • - Horquilla ajustable en precarga

  • - Maneta de freno regulable.

  • - Nuevo escape más ligero.

  • - Nuevo asiento

  • - Cambio de marchas más suave

EQUIPAMIENTO PROBADOR

Nunca olvides equiparte correctamente para circular en moto, sobre todo si tu intención es salir a rodar con una naked como esta Honda CB500F 2016. En esta ocasión, el probador de Motofan realizó su test equipado con un casco GIVI integral, una chaqueta técnica con protecciones de la firma Garibaldi, unos pantalones de motorista en tejido kevlar de Alpinestars y unas botas Mobility de la casa AXO, al igual que los guantes

Fotos de la Honda CB500 F

Fotografías por: Honda Press

La alternativa

Lógica pasional por la Kawasaki ER-6n

¿Puede una moto aglutinar términos tan antagonistas como lógica y pasión? La Kawasaki ER-6n, sí. La lógica la firma su vocación eminentemente práctica y la pasión está refrendada por los 60.000 usuarios que han quedado prendados de esta naked desde su aparición en 2006.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"