Prueba

Prueba Honda Integra 750 2014Dr. Jekyll y Mr. Hyde


Vota

0 0

Más potencia, un diseño más estilizado y agresivo y con menos peso, la nueva Honda Integra 750 se presenta como un arma de doble personalidad.

Seguro que conocéis uno de los clásicos con más renombre de la historia de la literatura como es ‘El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde’. Ese en el que el Dr. Jekyll, un hombre listo y de buen corazón, crea una poción que le convierte en él mismo, pero que hace que su carácter sea mucho más dominante e incluso maléfico. Este segundo personaje recibe el nombre de Mr. Hyde.  Con la transformación de su personalidad  también mejoran formidablemente sus reflejos y se atreve a disfrutar de placeres de los que Jekyll no se envalentaba a experimentar…Como si de un personaje literario se tratara, te presento la Honda Integra 750: un verdadero Dr. Jekyll y Mr. Hyde sobre dos ruedas.

Su doble personalidad se debe a que, a veces, nos puede parecer una motocicleta de gran cilindrada y, en otras ocasiones, el scooter más potente del mercado. En todo caso, desde Honda Motor Europe España nos han querido recalcar que se trata de una moto, por lo que debemos llamarla ‘la’ Honda Integra –aunque en su web aparece dentro del segmento scooter-. Por cierto, que el nombre ‘Integra’ lo adopta de un modelo de coche fabricado por la casa de las alas doradas en 1985 y cuya última generación dejó de comercializarse en 2006.  Yo no tengo claro que sólo se considere una moto. Prefiero pensar que son las dos cosas a la vez, solo que cuando uno quiere disfrutar de placeres prohibidos para la gran mayoría de scooters, la Integra 750 te lo permite.  Y aún más en el caso de esta nueva versión (2014), que aumenta de los 670cc a los 745cc respecto a la anterior (2012) y se posiciona como una propuesta más que interesante para conductores que busquen una moto que sea igual de efectiva por carretera que por ciudad.

He tenido la ocasión de probarla en diferentes situaciones: por carretera, por ciudad, en seco y en mojado, y en todos los posibles escenarios me ha sorprendido con creces. Nada más salir de la sede central de Honda en España, en Santa Perpetua de Mogoda, la velocidad que he alcanzado no ha sido la de un scooter -para nada-. A medida que acelero, las marchas suben con una suavidad pasmosa. ¡Lo olvidaba! aún no te he contado que dispone de cambio de marchas secuencial en tres modos: D, Sport y Manual. Al principio se me ha hecho un poco raro conducir una moto con rasgos de scooter y que además pueda cambiar de marcha. Pero la verdad es que la labor de los 2 embragues hidráulicos multidisco hace que sus 6 marchas suban como lo hacen las MotoGP, es decir, sin que caiga de revoluciones entre una velocidad y otra. Por contrario, al reducirlas sí que es un proceso más lento, más electrónico, y más brusco.  Para activar el modo Manual es necesario usar la opción MT, ubicada delante de la maneta del acelerador. Los botones para subir y bajar marcha se encuentran en la maneta izquierda. Con los modos D y S (Sport) también se puede reducir de marcha, a pesar de que estemos usando el cambio automático, lo que me ha parecido útil para poder acelerar con fuerza a la hora de  adelantar o para salir de las curvas con velocidad.

La parte Jekyll de la Honda Integra...

Al entrar a la ciudad de Barcelona he verificado que, como scooter de grandes prestaciones, la nueva Integra no tiene opositor. Abres gas y llegas al siguiente semáforo cuando los demás justo empiezan a acelerar. Además, los frenos ABS le dan esa seguridad necesaria cuando nos encontramos en situaciones comprometidas por las urbes.  En ese ámbito es difícil cualificar la agilidad de la Integra, pero creo que es muy parecida a la de la Yamaha TMAX con la que todos insisten en hacerla competir -aunque la Honda pesa 15 kg más no parece afectarle-. El color gris/negro mate del modelo que me han prestado le da un toque agresivo pero sin que sea una moto especialmente llamativa. Precisamente por ciudad, lo que hace que la gente se fije en la nueva Integra es la velocidad que alcanza. ¿Cómo puede correr tanto este scooter? -deben pensar-. Honda ha incorporado un freno de mano que puede ser muy útil para aparcarla en subidas o bajadas.
Bien, ya he conocido a Dr. Jekyll, ahora necesito ver el Mr. Hyde que se esconde en la Honda Integra 750.

... y la parte Hyde de la Honda Integra...

Subo por la carretera de Cerdanyola (Barcelona), un tramo en el que te puedes encontrar curvas de todo tipo: peraltadas, contraperaltadas, en subida, en bajada,  de ángulo abierto, cerradas... Creo que es el momento de activar el cambio de marchas manual: aún no me he acostumbrado a  subir y bajar las marchas con la mano izquierda –inconscientemente busco el cambio de pedal-. Al cabo de unos cuantos metros me he adaptado a la transmisión manual de la Integra y he empezado a divertirme: que si ahora busco una salida de curva con “nervio”, que si en el siguiente giro prefiero que el motor vaya bajo de revoluciones… Cada vez más acomodado al cambio manual,  me doy cuenta de que la Integra es increíblemente ágil en altas velocidades. Esa agilidad y capacidad para dominar el asfalto, ese lado más Hyde, sólo se puede apreciar por carretera. Y lo consigue gracias al chasis en diamante con tubo de acero.  Como si yo también me esté transformando, ahora puedo adoptar una postura de conducción mucho más deportiva y casi no tengo que hacer esfuerzos para maniobrar. Ahora sí puedo sentir los 54 CV de potencia y la eficacia de los frenos ABS. ¡Maldita sea! he cometido el error de no traer el mono para poder ver hasta dónde puede llegar la Integra 750...A pesar de ello, por fin puedo ver los reflejos y el carácter dominante de Mr. Hyde.

Autopsia concluyente

En su versión anterior se podía adquirir en color blanco o granate. Ahora, la nueva Honda Integra 750 se puede adquirir con el color negro mate. Este, junto con una parte frontal actualizada con líneas más estilizadas y agresivas, hacen que la Integra tenga un carácter deportivo. Si la cortamos por la mitad, nos puede parecer que la parte delantera pertenezca a un scooter y la trasera a una moto. De hecho, por delante se parece bastante a la Honda VFR1200F.

En cambio, por detrás se asemeja a la Honda NC700 X.  Un punto en contra de la Honda Integra es el poco espacio que dispone el hueco del asiento. A penas puede caber un casco ¾ de tamaño mediano. La Integra no ha evolucionado en ese aspecto  respecto a la versión anterior.
Honda insiste mucho en que para ello tendría que modificar el tamaño del neumático trasero y cambiar el concepto de la moto... aunque personalmente creo que es inevitable ya que se trata de una de las demandas más insistentes de los usuarios respecto al modelo. 
¿Quizás acabaremos viendo otra versión más "scooter"?
Sea como sea dispones de un adaptador dentro del hueco del asiento para cargar tu móvil. En cambio sí que ha mejorado el tamaño del reposapiés. Si al igual que yo calzas un pie grande, ahora ya no tendrás que preocuparte porque la marca se ha encargado de aumentar la longitud del reposapiés. También se ha estilizado un poco más la cúpula delantera. El sillín del conductor es confortable e incluso me atrevería a decir que moldeable –en el sentido de que también habilita una posición deportiva-. No sucede lo mismo con el del pasajero, que es bastante más limitado y de un material más rígido. Por delante, el frontal de la Integra 750 es agresivo gracias a su forma de “colmillos”, la misma que en la versión anterior. Por otro lado dispone tanto de caballete central como lateral.  Su precio es de 8.999€, aunque también se puede adquirir la versión SE por 9.199 euros.

Cuando me fijo en el frontal, no puedo evitar pensar que, en parte, la Integra es un scooter. Pero claro, sus altas prestaciones y la posición que adopto por carretera me siguen generando dudas. El poco espacio del hueco del asiento es algo que penaliza el considerarla un scooter. En todo caso, me he encontrado con una moto que -en gran parte gracias a la posibilidad de optar por el cambio de marchas manual, D y S- te divierte, de la que te vas enamorando cada vez que te puedes escapar de la ciudad. Creo que me declino por su lado más Mr. Hyde, pero siempre es de agradecer convertirla en una “buena persona” en el día a día.

La alternativa

Prueba: Suzuki Burgman 650 Executive: Alemania es el objetivo

La versión 2013 del Suzuki Burgman 650 ha refinado su ya conocida alma burguesa y viajera para responder todavía mejor al ataque de la BMW C650GT. En Hamamatsu quieren plantarle cara a Munich. ¿Lo ha conseguido? La respuesta ya la sabemos... y te la contamos tras su presentación a la prensa en El Rompido, Huelva…

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"