Prueba

Prueba Honda SH Mode 125: nacido para la ciudad.2.799 euros – 11,2 CV - 125cc


Vota

0 0

Su imagen nos recuerda al último SH 125 ABS, pero el SH Mode 125 es un proyecto nuevo y diferente, pensado para mejorar la gama de scooters de octavo de litro de la casa japonesa: con plataforma plana y ruedas altas, se aprovecha del atractivo de uno de los 'reyes' del mercado y, al mismo tiempo, le guiña un ojo al público femenino y a los más jóvenes.

Familias de éxito como la que conforman las diversas generaciones del Honda SH no hay muchas en el mundo de las dos ruedas. Desde su fundador en 1984, el nombre SH se ha extendido por todo el mundo con nada menos que un millón de unidades fabricadas. El nuevo SH Mode 125, por lo tanto, carga sobre sus espaldas con un importante patrimonio... pero que quede claro que no estamos ante una mera actualización, sino ante un modelo completamente nuevo que combina las virtudes del SH 125 ABS con el fin de completar -o mejor dicho, enriquecer- la oferta de Honda en un sector crucial como es el de los scooter convalidados para conducir con carnet de coche, proponiéndose como una alternativa al PCX gracias a sus ruedas altas y a su plataforma plana.

Inmediatamente reconocible

A primera vista, el SH Mode 125 se reconoce claramente como integrante de la familia SH, gracias sobre todo a su aspecto frontal, donde un faro en el manillar junto con el cromo en 'V' sobre el escudo y su línea lateral, recuerdan al SH125 ABS. Por el contrario, el grupo óptico posterior -igualmente enmarcado con una moldura cromada- es un sello diferente y particular de este SH Mode respecto a sus 'hermano', y el único elemento 'fuera de tono' que se puede apreciar en el aspecto general de este scooter, al menos para quien escribe estas líneas. Pero más allá de gustos estéticos personales, una vez que lo hemos tocado, el SH Mode presenta el mismo alto nivel de acabados y materiales que siempre han exhibido los Scoopys, así como una buena sensación de solidez a pesar del tamaño compacto. La suma de todos estos elementos da una sensación de calidad y elegancia, características que también muestra el cuadro de instrumentos que incluye un gran velocímetro analógico y una pantalla LCD con información como el nivel de gasolina y los testigos luminosos habituales.

En lo que respecta a la capacidad de carga, a pesar de la ausencia de un compartimento en el retroescudo que le pueda tocar las narices a quienes estén acostumbrados a usarlo para guardar sus objetos personales, el SH Mode 125 se resarce con una amplio hueco bajo el asiento (al que se accede mediante un pulsador cercano al contacto) que permite albergar un casco integral, mientras que objetos de mayor tamaño se pueden alojar sobre la plataforma plana gracias al clásico gancho portabultos. Siguiendo con el tema del equipamiento, de serie el nuevo scooter de Honda propone el doble caballete de estacionamiento, central y lateral (el último es muy fácil de desplegar incluso estando a bordo del vehículo). El nuevo japonés está disponible en tres colores: blanco, negro y un elegante rosa que indica claramente que el femenino es uno de los públicos a los que Honda se dirige.

Por debajo del vestido

La carrocería esconde un bastidor tubular de acero -derivado del de la Honda Vision 110- que se apoya sobre una horquilla tradicional en el tren delantero y un monoamortiguador lateral en el trasero, con un recorrido de 89 y 75 mm respectivamente. Las dimensiones menudas (1930 x 665 x 1105 mm) y el peso de tan sólo 116 kg en orden de marcha y con el pleno de combustible de 5,5 litros, confieren al SH Mode 125 una agilidad comparable a la de una bicicleta desde el punto de vista de un conductor experto, mientras que para los neófitos significa simplicidad de conducción y absoluto control del medio. Esto es debido, también, gracias al radio de giro de la dirección de apenas 1,9 metros y la escasa altura del asiento de 765mm (contra, por ejemplo, los 799mm del SH125 ABS). Un dato, éste último, que también es fruto de la elección de utilizar en el tren posterior una llanta de 14'', a diferencia de los 16'' de la rueda delantera. Con el propósito de ser más fácil y seguro para cualquier persona, Honda ha dotado al SH Mode del sistema de frenada combinada CBS: cuando se acciona la palanca del freno trasero -un tambor de 130mm- se activa también uno de los tres pistones de la pinza del freno delantero -disco de 220mm- con el resultado de obtener una deceleración más eficaz incluso con el uso tan sólo de la leva izquierda, osea, la más utilizada por los motoristas principiantes.  

El motor es la misma unidad de cuatro tiempos, refrigerada por líquido y con distribución de 4 válvulas instalada en la SH125, llamado eSP (enhanced Smart Power) y adaptado a las características de este vehículo. De hecho, la potencia ha sido recortada en algún caballo de potencia -11,2 CV a 8.500 rpm- en beneficio de unas prestaciones más lineales y de una nueva mejora en el consumo de combustible. Para la SH Mode 125 Honda declara un consumo de 50km/litro en el ciclo homologado WMTC (que incluye las diversas condiciones de uso), para una autonomía general de unos 275 km. Este resultado también es merced al sistema Start&Stop que durante las paradas en los semáforos apaga el motor y se reinicia con el simple giro del acelerador, así como una larga lista de medidas destinadas a la reducción de las fricciones internas. 

El tráfico es su hábitat

El escenario elegido por Honda para presentar a la prensa italiana su nuevo modelo fue Palermo, hasta donde se desplazó nuestro compañero de Motofan Italia, Lorenzo Schiappadini, para subirse al SH Mode 125. Es precisamente este hecho el que nos ha permitido ser el primer medio en España que se ha subido al nuevo scooter urbano, para compartir así con nuestros lectores esta primera toma de contacto así como las primeras impresiones. Palermo es una ciudad conocida por su caótico y congestionado tráfico, ideal para poner a prueba un vehículo de actitudes puramente urbanas. Pero incluso en las calles de la ciudad siciliana parece que las leyes del más fuerte se imponen, y el nuevo SH Mode se ha encontrado, ya desde los primeros metros, como pez en el agua. Su as en la manga no es la fortaleza, sino una agilidad extrema, que permite prácticamente a cualquiera apoyarse con seguridad con los dos pies en el suelo para ayudarse en las maniobras de dribbling entre los coches parados.

El motor está siempre listo y se muestra constantemente a la altura de la situación, aunque parece que le falta un poco de la brillantez de su gemelo SH 125 ABS. En honor a la verdad, todas las unidades probadas durante la presentación tenían como máximo 30 km recorridos en su corta vida, por lo que es fácil imaginar que esta ligera ausencia de potencia depende de la absoluta falta de rodaje. Lo que es cierto, es que la aceleración es perfectamente limpia y lineal, y los 80 km/h se alcanzan rápidamente, mientras que el sistema Start&Stop no deja lugar para las críticas: tal y como ya había podido probar en otros modelos de la casa que lo equipan, en los semáforos se apaga con naturalidad, la misma con la que después vuelve a la vida al mínimo golpe de gas.

En lo que respecta a los frenos, hay que mencionar que las dos levas son muy suaves y esponjosas, unas características que hay que valorar desde dos puntos de vista: si es para un conductor experimentado esto puede convertirse en un pequeño defecto, un feeling normalmente más apreciado por quienes se acercan por primera vez al mundo de las dos ruedas. En cualquier caso, la frenada resulta adecuada, e incluso usando sólo la palanca izquierda se obtienen unas detenciones eficaces. En esto ayuda el sistema CBS, que acciona también uno de los tres pistones de la pinza delantera cuando se usa la leva sobre el tambor trasero: un sistema funcional que, en ausencia del ABS (exclusivo de la SH125 ABS en el panorama de los scooters de baja cilindrada) todavía permite tener una pequeña ventaja en cuestión de seguridad. Además de los frenos, también las suspensiones desarrollan bien su tarea, absorbiendo las irregularidades del pavimento con solvencia.

Por último, alejándonos del centro de Palermo y dirigiéndonos hacia localidades de extrarradio, hemos podido comprobar cómo también en un entorno alejado de lo estrictamente urbano el SH Mode se puede comportar bien, manteniendo la suficiente estabilidad y compostura incluso en curvas de carretera abierta. Dicho esto, recordemos que su hábitat natural es indudablemente el tráfico de la ciudad. 

A fin de cuentas

Diseñado para quienes poseen el carnet B y para los más jóvenes -chicas incluidas- el SH Mode 125 cumple sus promesas, revelándose como un vehículo muy fácil de conducir, ágil en el tráfico y con un consumo de combustible muy bajo. Pero lo que sin duda constituye otra de sus mayores atractivos radica en el precio: en los 2.799 euros que cuesta están comprendidos todos los pluses tecnológicos de un motor de última generación como es el ESP de Honda, junto con una elevada calidad de fabricación.

¿Llegará esta versión de la mítica Scoopy a convertirse en un referente como el resto de la gama? Esperamos vuestros comentarios...

(En las fotos que acompañan este artículo, las unidades del SH Mode 125 exhiben parabrisas y cubremanos, un equipamiento disponible de serie tan sólo en el mercado taliano, y no en el español). 

Texto de Lorenzo Schiappadini

Adaptación por Iván Bolaño

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Maria
    Maria 30-10-2013

    ¡Me encanta la rosa!

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"