Prueba

Prueba Kawasaki GTR 1400: La moto sibarita17.500 euros – 1.352cc – 160 CV

Publicado el 31/05/2013


Vota

0 0

Como no podía ser de otro modo, para probar esta Kawasaki GTR 1400 nos hemos ido a las carreteras más sinuosas del noroeste español, nuestra querida Terra Galega. Hemos recorrido cerca de 300 kilómetros por todo tipo vías, y cerramos la puerta del garaje con un total de 3000 kms en el marcador de este modelo.

Según la Real Academia de la Lengua Española ser un sibarita (término que deriva de la ciudad italiana de Síbari, que en la antigüedad era famosa por la exquisitez de sus servicios) quiere decir que eres una persona o un “grupo urbano” con gustos refinados. Y como no puede ser de otra manera las inclinaciones de los sibaritas son a productos de alta calidad, donde esta moto se sitúa. ABS, control de tracción, sensor de presión de neumáticos, puños calefactados mas un largo etc. hacen que esta moto sea un producto para sibaritas. Si la memoria no me falla, allá por el año 2008, Kawasaki presento este modelo, la GTR 1400, una moto que pertenece al segmento denominado “Sport-tourer” que hasta el día de hoy -y ya han pasado unos cuantos- tiene como rival algunas archi conocidas como la BMW K 1600 GT o la Yamaha FJR 1300.

Metiéndonos en materia, con cerca de 300 kilos de peso y casi los dos metros y medio de largo, se trata de una moto imponente donde lo que prima es el confort en marcha, la tecnología, el diseño, los acabados justos aunque de primera calidad, la seguridad, la capacidad de carga y la protección aerodinámica del piloto y pasajero, porque esta moto es una moto para disfrutarla en compañía.
Esta GTR 1400 con 160 caballos y con un par motor de 136 Nm permite una conducción muy relajada, aunque no te engañes, siempre tiene una dosis extra de potencia y te permitirá mantener velocidades altas con mucha facilidad. 

La filosofía de esta GTR son los viajes de larga distancia, y así lo hemos comprobado. En autovías se encuentra como pez en el agua y es bastante cómoda para el pasajero.
El motor de cuatro cilindros en línea y 1352cc se hereda de la ZZR1400 y
acelera con progresividad, alcanzando unas cifras poco aconsejables hoy en día, a no ser que quieras engordar las ya vacías arcas del estado. No así para un uso urbano, donde el exceso de peso penaliza en las maniobras a baja velocidad.
Destacar la capacidad de las maletas y la elasticidad del poderoso motor, además de la llave electrónica que son extras de agradecer en los recados ciudadanos.

Sus consumos medios rondan los 7 litros, cifra hoy en día un poco asustadiza. Cabe destacar una maniobrabilidad de primera clase y un impresionante confort de marcha en curvas reviradas.
Desde las 4000 rpm empuja con fuerza y nos confiere una gran estabilidad. Si eres de los que va a “por faena” desde las 7500 rpm hasta el corte de encendido, la moto se comporta como una cuasi-deportiva, y nos nuestra su lado más nervioso.

El sistema de control de tracción KTRC es de serie, en su versión total, y monta la segunda generación del K-ACT que reparte la frenada entre el tren delantero y trasero dependiendo de las circunstancias. Tanto si se acciona solamente el freno delantero o el trasero, el sistema de frenos desacelera siempre ambas ruedas. 
El bloqueo de las ruedas se elimina, con un sencillo pero efectivo ABS. Así, con el nuevo modulador de presión e independientemente de la carga y del estado del pavimento, la fuerza del freno se distribuye en la relación óptima entre el freno delantero de doble disco de 305mm y el freno monodisco trasero de 285mm.

 

Es una motocicleta que de serie está equipada con todo este tipo de detalles, consiguiendo con ello un máximo confort en los desplazamientos largos, un impresionante poderío, tanto en estética como en prestaciones, una amplia capacidad de carga y unos acabados y un equipamiento al nivel más alto.
A Kawasaki le pedimos que añada las luces de xenón en vez de las luces halógenas tradicionales. Además, y para mayor seguridad, incorpora un personal sistema de encendido inteligente Kipass, que permite accionar el arranque sin necesidad de sacar o meter la llave a través de un mando electrónico inalámbrico.
En la GTR vas a encontrar un botón para casi todo. Regulación de la cúpula, que te aísla perfectamente del viento e incluso del ruido; puños calefactables para que los rigores del invierno y no solo los sientas cuando te los expliquen; ordenador de a bordo, con temperatura ambiente, velocidad media, consumos y autonomía disponible. 

El cuadro de instrumentos tiene un diseño limpio y atractivo y unos niveles de información incomparables por cantidad y calidad de visualización. El asiento es estrecho y muy cómodo.
Como ves, un sibarita gana su máxima relevancia como esta Kawa. Después de todo lo que es y todo lo que significa esta moto, ya estamos deseando ver la nueva GTR con más botones, más protección, mas lujo, en definitiva, mas sibaritismo.

La alternativa

Suzuki GSX 1300 R Hayabusa: La moto bala

La reina de la velocidad, así se ha conocido a la Suzuki Hayabusa durante mucho tiempo, la bestia de Hamamatsu, renueva muchos de sus componentes conservando su esencia de moto bala.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 02-06-2013

    Me encanta la moto. Lo que pasa, es que ahora no está uno para esos gastos.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"