Prueba Kawasaki Z900 2017: La historia se repite


Vota

0 0

40 años después de cesar la producción de la primera Z900 Z1, Kawasaki lanza una nueva Z900 que sustituye y mejora la Z800 con más prestaciones y dinamismo

Muchos éxitos han llovido sobre el tejado de la casa de Akashi desde que en 1972 lanzara la Z original, la 900 de cuatro cilindros, que a lo largo de sus cuatro años de vida comercial (1972-1976) despachó más de 85.000 unidades. Aunque el proyecto inicial contemplaba una cilindrada de 750cc, finalmente salió al mercado con 903cc y supuso toda una revolución entre las muscle bikes. Ahora, cuatro décadas después de abandonar la línea de montaje aquella 'Super Four model Z1', génesis de una de las sagas más populares de todos los tiempos, Kawasaki vuelve a repetir parte de su historia, recuperando aquella denominación para bautizar como Z900 a una moto que nacía en 2004 como Z750 (2004-2013) y posteriormente se convertía en Z800 (2013-2016). Suponemos que no necesita presentación esta naked sport japonesa, pues se trata de la moto más vendida en los últimos años en nuestro país (acaba de cerrar 2016 con más de 3.000 unidades matriculadas en España) haciendo de un idóneo equilibrio entre potencia, manejabilidad, estética y precio, su principal argumento de ventas.

La Euro 4 ha obligado a los fabricantes a realizar ajustes en sus modelos para superar las nuevas restricciones en emisiones, perdiendo por el camino en muchos casos parte de sus prestaciones. Kawasaki se ha visto, por tanto, obligada a renovar su Z800 pero, con tal de no mermar la capacidad de emocionar de su 'gallina de los huevos de oro', ha aplicado profundas mejoras que, además de adaptarse a la EU4, elevan todavía más su rendimiento dinámico. ¿Cómo? En primer lugar, metiéndole más músculo con un motor nuevo. En vez de agrandar el propulsor inicial de la Z750, como ya había practicado con la Z800 (hasta los 806cc), la nueva versión hereda el tetracilíndrico de la Z1000, descendiendo su cilindrada desde los 1.043cc a los 946cc mediante la reducción del diámetro de los pistones, además de otras modificaciones internas. Así, la nueva Z900 incrementa respecto a su predecesora su potencia máxima de 113 a 125 CV (en contrapartida, por el momento no posibilitará la adaptación al carnet A2).

En segundo lugar, vertebrándola sobre un chasis totalmente nuevo, mucho más ligero. De configuración tubular tipo Trellis, en lugar del anterior de espina, la nueva columna consiente, junto a otros aligeramientos (como el nuevo basculante de aluminio de doble brazo, que pasa de 7,2 a 3,9 kg), reducir el peso del conjunto en unos 20 kg, marcando ahora en la báscula un total de 210 kg. Una reducción considerable, tanto como su incremento de caballería, factor que, sobre el papel, tendría que convertirla en una moto mucho más efectiva, ágil y prestacional. Para sacarnos de dudas, aceptamos la convocatoria de Kawasaki a la presentación internacional del nuevo modelo el pasado 26 de enero en Almería, en cuyas espectaculares carreteras reviradas, y con un clima frío pero seco y soleado de nuestra parte, pudimos recorrer algo más de 130 kilómetros a sus mandos para extraer nuestras primeras impresiones, que ya os avanzamos han llegado a superar nuestras altas expectativas.

La nueva Z900 lucía en la recepción del hotel de La Envía, donde se hospedaba el equipo y los periodistas, con un look actualizado que, con fidelidad al anterior modelo, mantiene la agresividad típica de la saga Z con líneas inspiradas, como su hermana mayor Z1000, en el concepto Sugomi japonés, si bien en la Z900 no llega a ser tan agresivo. Respecto a la anterior Z800, exhibe un faro más estilizado, una carrocería con nuevos trazos donde el colín adquiere una forma más puntiaguda, nuevas llantas, y un nuevo piloto trasero que proyecta una 'Z' como los elementos re-estilizados más llamativos. Además, la 'sangre verde' corre por las venas del nuevo chasis, que resalta con su nueva coloración al estilo de la H2. Los nuevos colores disponibles son gris, verde o negro, y para quienes estén haciendo cuentas, el precio de la nueva Z900 es de 9.075 euros (ABS y seguro de serie), aunque en la firma propone una oferta de lanzamiento de 8.650 euros.

Hechas las presentaciones por parte del staff, en el que se encontraba el líder del proyecto, Seiji Hagio (Ésta es una nueva Z con nuevos retos. La Z1 original ha impulsado nuestra ambición para que la nueva Z900 esté a la altura y supere las expectativas de los motoristas de hoy en día. El elemento inmutable Z es la sensación de conducción excitante, unida al refinamiento de la tecnología de nuestra época, nos confesaba), llegó la hora de poner rumbo hacia el interior de la provincia andaluza, donde el sistema arterial de asfalto del Parque Natural de Sierra Nevada nos esperaba para disfrutar de la nueva montura. Subirse a bordo y apoyar los pies en el suelo son tareas todavía más sencillas gracias a que la altura del asiento se ha reducido en 39 mm, ahora de 790 mm, por lo que motoristas de menor estatura encontrarán la Z900 un modelo más accesible si cabe. Ni qué decir tiene que el adelgazamiento, de 230 a 210 kg, también juega en su favor en las maniobras en parado. A bordo, te sientes cómodo, gracias a la estrechez del conjunto y a un triángulo ergonómico que favorece todavía más que la anterior versión una postura de conducción relajada, con las espalda algo más erguida que en la Z800 y los brazos alcanzando con naturalidad el manillar alto, ahora más cercano al conductor. El manejo de la Z900 es fácil e intuitivo.

La información está visible a través de un nuevo cuadro de instrumentos decorado con fondo de carbono, el mismo que equipa la Z650, que combina una pequeña pantalla LCD multifunción donde encontramos, entre otros datos, la marcha engranada, y un cuentavueltas analógico pero con aguja digital.

Antes de comenzar la 'montaña rusa' de curvas, la primera media hora de ruta nos mantuvo circulando por tramos urbanos entre coches, usando las marchas cortas. La Kawa deja constancia de su carácter polivalente pues funciona con suavidad a bajas vueltas, incluso por debajo de las 3.000 rpm, sin traqueteos y con toda la finura arquetípica de los tetracilindros, con una ausencia de vibraciones general optimizada por un nuevo eje de equilibrado. Otra de las novedades en esta versión es que equipa embrague asistido y antirrebote, por lo que el accionamiento de la maneta izquierda es más suave y, además, evita los deslizamientos de la ruedas trasera en las deceleraciones fuertes apoyadas en el freno motor. El cambio nuevo, heredado de la Z1000, trabaja con precisión y suavidad y ofrece un correcto escalonamiento de las marchas, algo cerrado entre primera y quinta, y con una sexta 'overdrive' que nos permitirá circular por autopista a altas velocidades con comodidad.

En ciertos aspectos la Z900 no supone una revolución respecto a su antecesora, es más bien una moto continuista, así que encontramos en ella las mismas suspensiones (horquilla invertida de 41 mm y monoamortiguador trasero, ahora en posición transversal, con bieletas, ambos multiajustables) y equipo de frenos (discos delanteros, que pasan de 310 a de 300 mm, con pinza de cuatro pistones de anclaje no radial, y disco trasero de 250mm de único pistón). Se trata de una parte ciclo que trabaja sobre el terreno con mucha efectividad, la robusta horquilla delantera se muestra en todo momento aplomada y permite unas trazadas precisas. Nuestro recorrido almeriense, en su mayoría un abanico de curvas de todo tipo (y por cierto, a buen ritmo) no hizo sudar a estas suspensiones, que ahora se vertebran en torno a un portentoso chasis para ofrece al conductor que busca fuertes emociones una mayor agilidad y maniobrabilidad que anteriores versiones, gracias a su importante reducción de peso de 20 kg, así como una mayor solidez. El amortiguador, ahora en posición horizontal, mantiene el nivel en la zaga con una correcta progresividad, manteniendo en aceleraciones fuertes el equilibrio longitudinal de la moto. Por su parte, los frenos generan un correcto mordiente, bien dosificable, a través de un tacto progresivo, para aguantar con tranquilidad las deceleraciones.

El motor es el órgano que mejor nota sacó en nuestro examen dinámico. Asociado con una relación de cambio bien medida, este cuatro cilindros heredado de la Z1000 (con ciertas mejoras como toberas de admisión de 36 mm o válvulas más pequeñas) dispone ahora de más par motor -antes 76, ahora 98,6 Nm- y ofrece un mayor empuje desde las 3.000, con una curva de potencia y de par más llena y bien repartida en todo el rango de revoluciones, con un tacto de gas muy directo y controlable cuando abrimos, y es capaz de seguir empujando con soberbia a partir de las 7.000 rpm, cuando los 125 CV a su disposición respiran a pleno pulmón. No me ha queda ninguna duda de que esta mecánica, con una personalidad más cercana a la de la Z1000 que a la de la desaparecida Z800, podrá entusiasmar tanto a clientes de experiencia intermedia como expertos, que podrán disfrutar de esta moto tanto en el día a día como en 'terapias' domingueras. La Z puede ser lo que tu quieras, amiga en la ciudad, agradable de paseo, agresiva en tus curvas... Todo depende el tipo de conducción que necesitas, de tu estado de ánimo y cómo éste influye en tu manera de abrir gas. De nuestra primera toma de contacto me quedo con sus eléctricos cambios de dirección, con la agilidad y solidez del conjunto, con los que enfrentarse a una secuencia rápida de curvas sin el menor esfuerzo para tumbar, levantar y volver a tumbar la moto, y sin perder la estabilidad y el aplomo.

Habrá muchos lectores que llegados a este punto se estén preguntando cuándo voy a hablar de la electrónica de la nueva Z900. Ya me gustaría a mí, pero es que esta Kawa no me deja, pues, a excepción del ABS, no incorpora ningún tipo de ayuda a la conducción. A estas alturas, cuando muchos de sus rivales en el segmento aportan amplias dotaciones electrónicas, parece incomprensible que la marca de Kobe siga sin equipar a su porta-estandarte con acelerador electrónico, modos de conducción o control de tracción, el 'sota-caballo-rey' de este tipo de nakeds sports actuales. En la Z900 nada de nada. Seguirá siendo tu muñeca la que se encargue de dosificar la entrega en función de las circunstancias y tu cerebro, la centralita que gestione la información externa. Dicho esto, para ser justos, he de señalar que hacía tiempo que no me divertía tanto con una moto, notando ese pequeño deslizamiento cuando antes de finalizar la curva abría gas con entusiasmo. Sinceramente, gracias al equilibrio coral de los componentes, a la nobleza de su chasis y basculante, los 'chips' no se echan en falta mucho, y la moto, a la vieja usanza, se comporta con efectividad y mantiene la compostura y nuestra sensación de confianza y seguridad.

2017 va a ser un año en el que estaremos muy atentos al rendimiento comercial de la nueva Z900. La apuesta de Kawasaki, bajo nuestro punto de vista, ha sido arriesgada, pues han sacado del alcance de los poseedores del carnet A2 una de las motos más demandadas por estos, que tendrán que mirar ahora hacia bajo, hacia la Z650, como opción de compra entre las filas verdes. Pero más allá de la estrategia comercial, la nueva naked da un salto importante sobre todo en términos dinámicos. Para motoristas expertos o de experiencia intermedia, esta moto es toda una 'golosina', todavía más dulce que la anterior versión, gracias a su contundente aumento de potencia y par motor y, no menos importante, al adelgazamiento de 20 kilos que la convierten en una máquina mucho más ágil, eficaz y divertida. Su actualización no ha pasado por 'robotizarla' con ayudas electrónicas, y esto podría decantar a esos motoristas que busquen la última tecnología sobre dos ruedas hacia otros modelos de la competencia. Sin embargo, hay que poner en valor lo que, al fin y al cabo, buscamos en una moto sport, es decir, su capacidad para meternos en el cuerpo un 'chute' de sensaciones, para dejarnos una sonrisa de oreja a oreja al apagarla. Algo que desde hace cuarenta años es inherente a las 'zeta' de Kobe. Una historia que ya conocemos, y que nunca nos cansamos de volver a escuchar...

EQUIPAMIENTO PROBADOR

Nuestro probador acudió a la presentación de la nueva Kawasaki Z900 equipado con un casco integral de la firma HJC, el RPHA 10 PLUS, así como una chaqueta y pantalón de cordura de la marca Garibaldi, unos guantes de invierno AXO y unas botas tourer Dainese.

Fotos de la Kawasaki Z900

Fotografías por: Kawasaki Press

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"