Prueba KTM 1290 Super Duke R 2017: 1290. The number of the beast!


Vota

0 0

No amigos, el “número de la bestia” ya no es el '666' del libro de la Revelación del Nuevo Testamento, sino '1290'. ¡El de la KTM 1290 Super Duke R '17!

Como decía Oscar Wilde, puedo resistirlo todo menos la tentación, y probar de nuevo la 1290 Super Duke R, ahora versión 2017, ha sido..., excitante.

Lo siento, tengo debilidad por lo que supera mis sentidos.

Recuerdo que cuando escribí para Motofan la prueba de la 1290 versión 2014-2015, llegué a pensar que, por una vez, no había podido contener mi entusiasmo.

Llevo tiempo probando motos, mucho, y a lo largo de tantos años he probado todas y cada una de las novedades que puedas recordar.

No pienses que estoy hablando de motos de época, porque mi época sigue siendo ahora.

Lo cierto es que no quedan motos malas, sólo compras equivocadas. Mi tía Enriqueta no debiera haber comprado aquella Panigale.

Lo cierto es que no hay motos mejores, sino sólo motos que se te adaptan mejor que otras.

En este caso, la Super Duke 1290 R me colma.

Tanto que a la 2014 la publiqué como Simply the beast (http://www.motofan.com/prueba/prueba-ktm-1290-super-duke-r-simply-the-beast/2480), y hasta revisité con este título retocado una canción de Tina Turner que se me hizo banda sonora dentro de mi casco mientras rodaba con ella... ya sabes, You're simply the best, better than all the rest, better than anyone, anyone I ever met...

Me dije a mí mismo que había sido demasiado entusiasta con ella, al fin y al cabo, hay otras más potentes y rápidas en circuito, por ejemplo, pero uno se enamora sólo de vez en cuando y, ¿porqué no dejarse llevar cuando uno encuentra el amor de su vida, ese que es para siempre porque los cielos se han juntado para que lo conozcas?...

Los pies en el suelo

Ha habido otras en este tiempo.

Uno se dedica profesionalmente a esto de probar motos, así que no he podido dedicar mi vida a una moto comprada (salvo, claro, a mi querida Dominator del 88) y he tenido que hacer el sacrificio de que otras hayan ido pasando por mi vida.

Con los pies en el suelo, uno de mis chistes es que los periodistas de motos somos como los ginecólogos, trabajamos donde la gente se divierte. Y sí, nos divertimos como locos, pero sobre todo cuando aparecen en tu consulta ciertas motos.

Ha habido otras en este tiempo.

Como cuando te encuentras con tu ex, a la que sabes que has querido tanto, piensas que el paso del tiempo, apenas unos meses teniendo en cuenta la vorágine de modelos nuevos de todas las marcas, habrá relativizado aquellos recuerdos.

Pensé que quizás la Super Duke 1290 R no podría esta vez romperme por la mitad.

No son sus retoques, su cambio de look, la llegada de nuevas y más poderosas ayudas electrónicas. Lo decisivo es que la KTM Super Duke R mantiene su carácter, su pegada, su agilidad... su extremo poder, en suma. Me ha embobado de nuevo.

¿A ti también?

Y ha sido así porque, como te decía, hay motos que le van a tu ánimo como un anillo a tu dedo- corazón.

Ya he comentado que en estos casos no consigo ser imparcial... del todo, y por eso me atrevo a pedirte que recuerdes que mi locura es ocasional, que llevo años en esto con espero- cierta credibilidad, y que incluso a los más prudentes debe perdonarsenos algun desliz.

¿Qué sería la vida sin una noche de fiesta de vez en cuando?

Bien, entremos de una vez en materia. Veamos si la Super Duke puede ser, también para ti, un verdadero maremoto.

Cuando la marca de Mattighoffen lanzó su 1290 Super Duke en 2014, entró en el mercado arrasando.

Era la mejor naked, y nos quitó la respiración.

Desde entonces, las supernaked se han convertido en el mejor segmento (y el más competido, y el más divertido...) del mundo de las motos, y KTM no piensa en ser destronada.

La version refrescada 2017 tiene cambios suficientes como para que la bestia sea más bestia.

Lo primero que te viene cuando repasas estas novedades es la nueva óptica LED doble vertical, con luces diurnas de cruce, que hemos visto como tema estético en otras 1290.

La carrocería es igualmente nueva, muy afilada tanto en el tanque como en las tomas de aire. El nuevo colín desnuda el trenzado posterior del chasis.

El manillar es ligeramente -20 mm- más ancho, se ha bajado de altura 5 mm y adelantado 18,5 mm para mejorar la manejabilidad en conducción deportiva. Pero los cambios no son un simple reestyling estético, ni se ha conseguido mejorar esta moto con trucos a base de botox: si conoces demasiado a quien has querido no te la darán con queso.

La potencia real del LC8 V Twin de 1.301 crece desde 173 a 177 CV. Por si te parecían pocos.

Para refinarlo, KTM ha acortado 10 mm las toberas de alimentación y ha cambiado el escape de inox para mejorar la banda de potencia, y las nuevas cámaras de resonancia en las culatas incrementan también la suavidad del moto a bajas revoluciones.

Las válvulas de titanio, que ahora están nitruradas al cromo, permiten que la relación de compresión crezca a 13,6:1.

Hablemos de la parte ciclo.

La horquilla es una nueva invertida WP de 48 mm que separa los circuitos de amortiguación y monta muelles más duros con settings más deportivos, y que son ajustables tanto en extensión como en compresión.

El amortiguador WP es igualmente nuevo, y tiene un muelle asimismo más duro.

El Motorcycle Stability Control (MSC) de Bosch ha sido renovado, y ofrece ahora nuevos niveles de control, con un ABS regido por el ángulo de inclinación, -tal como el control de tracción-, al igual que un supermoto-mode que desconecta el ABS sólamente atrás.

Y sí, la nueva 1290 Super Duke R llega bien equipada, con una multitud de opciones adicionales si realmente quieres optimizar su rendimiento: el

"performance pack" incluye quickshifter, la regulación de slip del motor, y el KTM My Ride, que conecta tu teléfono al display digital de la moto para poder leer tus llamadas entrantes, por ejemplo.

También está el track pack, que incluye el setting de track, que permite desconectar el wheelie control, el ajuste del control de tracción, y añade el launch control.

Up!

En una recta larga puedes estar con la rueda delantera al aire todo lo que quieras. Saliendo de una curva de segunda, te basta abrir gas para llegar hasta la segunda en caballito. Puedes jugar a poner tercera y...

Así es la vida en una KTM 1290 Super Duke R, y es divertido.

Para mi ya era una de las mejores nakeds, y la verdad es que yo no diría que se había quedado anticuada, porque ya estaba repleta de potencia hasta sobrar, era una moto ergonómica y confortable y en general tenía un equilibrio excelente (para mi...) entre ser una buena moto para todos los días, para ir al trabajo en ciudad -y hasta para hacer si no tus encargos sí tus recados-, y ser una arma letal en carreteras viradas e incluso brillar mucho- en circuito.

Sin embargo, las regulaciones de emisiones en constante evolución, que han llevado a implantar en todas las motos 2017 el Euro-4, requerían al menos dedicarle alguna atención.

También la necesitaba un paquete de electrónica que no estaba totalmente a la altura de la competencia.

Pero volvamos a 2017. A la Super Duke R de este año con la que he rodado (y wheelieado...) por mis carreteras favoritas.

Mejorada a base de un motor V2 todavía mejor, un conjuntos de suspensiones refinado, una mejor ergonomía y más y más útiles ayudas electrónicas a la conducción, el trabajo de las gentes de Research&Development de la marca austríaca señala claramente que no se han conformado con un así ya está bien.

Bestial

Está claro que tampoco se han quedado en que sea bonita, también han querido que parezca una bestia, y creo que lo han conseguido.

Creo saber que en cal KTM no estaban demasiado preocupados por tener más o menos caballos. La prioridad para Henrik Wiese ha sido que el motor sea más asequible, elástico y suave.

Para ello se ha reforzado el cigeñal, y el rendimiento se ha mejorado adoptanto las culatas de la nueva 690, con nuevas cámaras de resonancia en las culatas, que crean un flujo en tirabuzón en la combustión que mejora la mezcla comburente aire/gasolina que mejora el quemado y, con ello, el rendimiento.

Ello resulta en un funcionamiento general más suave, y reduce el consumo de combustible al mejorar la eficiencia termodinámica.

Al mismo tiempo, el cigeñal retocado mejora la fiabilidad y reduce las vibraciones.

Hay otros cambios, claro, como las nuevas válvulas de admisión de titanio con nuevos perfiles para una relación de compresión aumentada, y unos conductos de admisión 10 mm más cortos que permiten subir el régimen máximo en 500 rpm.

El resultado final es una gama de potencia útil más ancha, y también, la mayor potencia ofrecida hasta ahora por KTM en uno de sus motores LC8... y ello incluye sus deportivas para circuito.

De todas maneras, ya que nuestros amigos de la DGT son tan estrictos con sus radares, tengo que decir que la 1290 se encuentra también a gusto circulando en ciudad y cruiseando a media velocidad en marchas largas por sus alrededores a velocidades sensatas, cuando la moto gira responsablemente suave, con el conductor sintiéndose bien cómodo, por debajo de las 4 o 5.000 vueltas.

De todas maneras, copio aquí lo que escribí en la prueba que he citado antes (que espero hayas linkado o vayas a hacerlo) de la versión anterior: sus 177 CV reales a un poco más de 9.750 vueltas, y sobre todo sus 141 Nm de par a unas mil vueltas menos, (y es que a 2.000 rpm ya hay ¡100 Nm de par!) pueden desencadenar la tormenta perfecta para los sentidos de un motero, ya avisamos, ¡necesariamente experto! Lo veo tan claro que seré categórico: novatos y diosnomehallamadoporestecamino, por favor, abstenerse

En curva

Se mantiene el ABS que trabaja en curva, pero ahora se alinea con un control de tracción sensible al ángulo de inclinación de la moto en curva y un (opcional) Motor Slip Regulation system, que podríamos describir como un control de tracción que actúa en la entrada de las curvas (cuando lo hace puedes ver el testigo del TC flasheando).

El control de crucero es de serie, pero si quieres, puedes añadir el KTMs Performance Pack, que incluye el quickshiffter up 6 down, el KTM MY RIDE, que conecta vía bluetooth tu teléfono a la pantalla del tablier, y el ya mencionado sistema MSR.

Bueno, que quieres que te diga, para mi montar en moto significa dejar de pensar en el teléfono. Y, también en mi opinión, tampoco es tan necesaria tanta electrónica, así que me conformaría, y bien, con la versión standard.

Por ejemplo, en mi opinión, prefiero ayudar al cambio modulando el embrague en reducciones, porque incluso los mejores downshiffter no siempre consiguen actuar lo totalmente eficaz que desearías si quieres bajar varias marchas de golpe...

(Información adicional sin cargo: En cambio, el shifter sí es eficaz al multiplicar: si bien creo que hace años que no necesito apretar la maneta de embrague para subir marchas se supone que cambio ejem- exactamente al régimen necesario para no rechinen los engranajes, y en el que se acompasan los giros de motor y rueda trasera-, sí ayuda mucho a la aceleración el no precisar de corte de gas alguno)...

Aquí tenemos tres modos de conducción, Sport, Street y Rain. Más que suficiente para encontrar distintas respuestas que adecúen la respuesta al gas según tus necesidades o el escenario en el que ruedes. Por ejemplo, el Street es, para mi, el más adecuado para moverse de lunes a viernes, el Sport es para el sábado y domingo, y el Rain para el jueves, que ha amanecido lloviendo...

Más información gratis: pero si opcionas por el Track Mode, además puedes resetear el control de arrancada o launch control (para tener la tranquilidad de salir gas a fondo y ¡soltando el embrague de golpe sabiendo que no te darás la vuelta para atrás!.

Asímismo, puedes jugar a desconectar el anticaballito, con la respuesta del acelerador y... con el control de traccion MTC spin adjuster, que te permite ajustar el deslizamiento de la rueda trasera desde el nivel 1 al 9.

Vamos, que si quieres llevar a la Super Duke R hasta donde se supone que puedes llevarla, tu moto será exactamente lo que necesitas. Así entenderás el porqué esta moto puede ser tan eficaz para tus tandas de circuito...

Parte ciclo

También se han renovado las suspensiones. La firma holandesa WP ya no significa como antaño White Power (un lema que coincidía con proclamas supremacistas).

WP es propiedad de KTM, de modo que es lógico que se haya escogido una horquilla invertida de esta marca de 48 mm, que esta temporada monta muelles más duros. También, como decía, se ha revalvulado el monoamortiguador trasero.

Para frenar, un par de Brembo M-50 monobloc brake calipers, todo lo potentes que puedas desear. Para sujetarte en las curvas, en lugar de los anteriores Dunlop, unos Metzeler Sportec M7 RR realmente adherentes...

Por sí mismo, para ti mismo...

La verdad es que no quiero extenderme acerca de que las líneas de la Super Duke R son ahora todavía más agresivas porque creo que hablan por sí mismas.

Sí, da miedo, como querían... para parecer que es un verdadero disparo.

Y pesa sólo 195 kilos en seco.

Si conectas la electrónica y la conduces como un ser responsable, el motor es ahora todavía más suave por debajo de las 5.000 vueltas, y a pesar de que la postura de los manillares de la 2017 es más agresiva y mejora el feeling sobre el tren delantero, la 1290 sigue siendo confortable para pasear.

El nuevo cuadro de instrumentos digital TFT a colores es un mundo más fácil de leer, y también de navegar a través de los botones de la piña izquierda. Incluso yo, que soy muy patán en esto, soy capaz de regularlo todo a mi gusto en menos de dos periquetes, (sí, efectivamente, dos periquetes son 30 segundos...)

En carretera virada preferí llevarla casi todo el test en modo Sport, y ello me basta.

Pero en todo caso, lo mejor del nuevo sistema MTC KTM en cualquiera de los niveles frente al pasado, que era quizás uno de sus puntos flojos, es que en él se han hecho grandes progresos. Actúa ya muy rápidamente reconociendo el inicio del deslizamiento casi instantáneamente. Reacciona muy pronto, y en circuito o muy buen asfalto permite que puedas ir derrapando de modo totalmente controlado.

El control de caballitos depende del ángulo de inclinación, y esto ayuda a salir inclinado y con la rueda delantera al aire. No obstante, personalmente tengo que reconocer que me atrevo más a instalarlo en circuito, donde puedes acudir a la repetición de la maniobra de paso por el mismo viraje, que usarlo en carretera, donde uno debe huir de sopresas...

La combinación del embrague antirrebotes se combina con que el MSR abre ligeramente las mariposas de la inyección a través del ride-by-wire para reducir el freno motor en las reducciones.

Aunque no sea considerado como un verdadero reductor del freno motor, da muy buen control y feeling en la entrada de las curvas...

Sin embargo, ello no es posible si desconectas el ABS atrás, más para recoger el tren trasero en las reducciones en curvas que para llevarla cruzándola en plan supermotard.

De todas maneras, la Super Duke es increíblemente efectiva en modo SM: se deja a ritmo de espanto como si estuvieras en una conversación de amigos.

Es impresionante como la Super Duke da ahora más elasticidad a un motor que, estirando ahora 500 rpm más (lo que es bueno simplemente para evitar algún cambio entre curvas más que para llevarlo estrujando cerca de lo rojo), tiene ahora una respuesta todavía más disponible.

Para terminar, las nuevas suspensiones me parecen todavía más adaptadas al carácter de esta moto, porque funcionan más controladas a lo largo de todo el recorrido. Los Brembo M-50 son tan buenos como quieren ser. Potentes y dosificables, en carretera no muestran ningún signo de fatiga aún en descensos prolongados.

Si la moto era ya excepcionalmente buena, ahora ha sido aún mejorada, y sin perder agresividad, se ha refinado.

La Super Duke 1290 R es ahora más feroz pero más madura... y no ha perdido su encanto bestial.

Estoy citado con ella, y ¡me ha dado sus números!: 1290 y 17.100...

Equipamiento del probador

Para la prueba de la Super Duke R nos hemos equipado con un casco Shoei NXR, y mono Laguna Seca D1, guantes Druid D1 y botas Torque D1 Out, todo de Dainese.

Fotos de la KTM 1290 Super Duke R

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"