Prueba

Prueba LML Star 125 4T Automática: ¡Adiós a las marchas!2.399 euros – 9,2 CV - 125cc


Vota

0 0

LML vuelve a demostrar su ímpetu de fusionar conceptos del pasado con tecnología del presente y amplía su gama con la versión automática de la Star 125 4T. La cada vez más conocida y aceptada entre los puristas 'Vespa hindú' ya no requiere de sufridos cambios de marchas en su maneta izquierda... sus chapas de ayer se alían con la comodidad de los scooters actuales para vivir la ciudad con más facilidad y tan sólo a golpe de gas.

Puede que muchos echen en falta los legendarios 'cloks' de su maneta izquierda, sonidos del pasado indispensables para los más puristas que entienden la vida a bordo de un scooter retro como un dulce surtido de incomodidades. El catálogo de LML continúa albergando la versión manual para todos ellos...

Sin embargo, habrá muchos otros motoristas que reciban la idea de viajar sobre una LML Star al más puro estilo setentero pero con las ventajas de la tecnología del siglo XXI como un bienvenido y práctico anacronismo. La marca india LML -cuya historia os recordamos al final de este artículo- vuelve a apostar por la fusión de conceptos y lanza su Star 125 4T Automática, un scooter que mantiene inalterado el diseño cuadragenario del modelo manual pero que, a diferencia de éste, integra una inédita configuración mecánica que se 'carga' el embrague en la maneta izquierda de cuatro marchas y el pedal de freno en la plataforma, para sustituirlos por una transmisión automática CVT y el freno trasero accionado por leva en el puño. 

Por lo visto, LML (Lohia Machinery Limited) no tiene manías. No lo dudó ni un segundo al equipar hace unos años un motor de 4 tiempos en sus Star -rompiendo con la larga tradición de motores de 2T- y tampoco lo ha hecho ahora al borrar de un plumazo ciertos 'tabús' solapados a la moda vintage de dos ruedas y al estandarizado cambio manual. El LML Star 4T Automático se ofrece como un nuevo accesorio para aquellos usuarios urbanos que necesiten complementar su estética retro pero que, sin ánimos puristas, valoren la funcionalidad y la facilidad de uso para sus desplazamientos dentro de la ciudad; para aquellos motoristas a los que no les entusiasme las imperfecciones inherentes a las soluciones de antaño, pero que acepten y deseen cierto grado de incomodidad en la conducción que les traslade a otra época y les recuerde el porqué de su elección. La nueva versión automática del fabricante asiático es un vehículo dirigido como un dardo a los nostálgicos más prácticos...

Por supuesto, los gustos personales -y precisamente de eso se trata- a nivel cromático quedarán satisfechos gracias a la amplia gama de colores que LML ha desplegado para su Star, tanto para su carrocería como su asiento: negro con marrón, blanco con negro, marfil con beige, rojo con blanco, azul celeste con blanco y verde menta con blanco... ¡qué nadie tenga problemas a la hora de combinarse su LML

Actualmente, y hasta el próximo 30 de junio, el importador en la península de la marca india (Motorien) tiene vigente una promoción de lanzamiento de 2.399 euros incluyendo un año de seguro gratuito para esta versión automática del Star 125 4T (200 euros más que la versión manual), un precio que convierte al scooter asiático en una excelente oportunidad de hacerse con los servicios de un 'hermano gemelo' de la Vespa -con la que comparte casi la totalidad de su aspecto exterior- pero por unos 700 euros menos que el mítico scooter italiano. 

¡Un maravilloso día!

El color verde menta del LML Star 4T Automático que Motorien nos cedió para la prueba destacaba entre todos los scooters aparcados en una concurrida calle de Barcelona. Su carrocería impecable, de otra época, con el adecuado atuendo, se convierte en un reclamo inigualable para turistas, curiosos, jóvenes y mayores, ellos y ellas... muchos le clavan la mirada a su paso, le hacen fotografías, se preguntan de qué año es... pocos se imaginan que no es una Vespa y que no está fabricada en el siglo pasado. Sólo al alcance de los ojos más expertos está el desvelar la verdadera identidad de este scooter, que ha sido sacado hoy de moldes de ayer. A simple vista, el exterior del vehículo es idéntico al de la mítica Vespa PX. Cambian los logos instalados en las chapas, la citada ausencia del pedal de freno y del cambio manual y algunos detalles como el falso neumático de repuesto -en realidad, lo que se observa en las fotos es un molde de plástico, recurso usado para ganar espacio en el interior por motivos que veremos más adelante. 

A parte de eso, el Star no varía un ápice del clásico diseño de mitad de siglo: mismo cuadro de instrumentos, espartano para lo que estamos acostumbrados en la actualidad y con la información justa y necesaria con velocímetro, nivel de combustible y seis testigos luminosos -dos más que la original PX, correspondientes al funcionamiento del carburador electrónico y el testigo de Stop que se ilumina al accionar los frenos-; mismos retrovisores redondos, plataforma con raíles engomados, faro frontal circular y gran piloto trasero rectangular, mismo diseño abombado y guardabarros delantero de grandes dimensiones, mismas líneas redondeadas y cofanos prominentes... El juego de las similitudes continúa por las suspensiones, a cargo de un amortiguador acoplado lateralmente al tubo de dirección con bieleta oscilante en el tren delantero (recorrido de 60 mm) y un amortiguador trasero de 67 mm de recorrido. Las pequeñas ruedas, ambas de 10 pulgadas, pueden equipar opcionalmente neumáticos originales de banda blanca que sin duda son una elección que potencia todavía más la imagen retro del scooter. El sistema de frenada corre a cargo de un disco de 200 mm delantero y un tambor de 149 mm trasero. Asimismo, otros elementos acaban de completar el equipamiento del nuevo Star 4T Automático, como la posibilidad de arrancarlo eléctricamente mediante el botón de la maneta o el pedal de arranque. En definitiva, un vehículo 'vestido' de época con un atrezzo tan fiel -precisamente, porque no ha variado en todos estos años- que representa el auténtico espíritu de otrora y de quienes desean revivirlo.  

El interior del nuevo Star 4T nace bajo premisas más actuales y para ello los ingenieros han llevado a cabo ciertas transformaciones que, por ejemplo, permitan alojar su motor de 4 tiempos (diseñado y fabricado completamente por LML). Se trata de un monocilindro de 125cc, refrigeración por aire y alimentado mediante carburador. Para adaptarlo a las directivas Euro3, LML evolucionó hace unos años su motor a los 4 tiempos (visto por primera vez en la Star 4) pero con el cambio de cuatro velocidades; ahora, el fabricante indio vuelve a dar un paso más allá ligándolo -por el lateral izquierdo del cilindro central- a una transmisión automática CVT. La gran novedad es que su diámetro por carrera (57 x 49 mm) no es muy usual entre los scooters de 125cc y que la posición del motor es vertical y central. Esta posición de la transmisión en la parte izquierda es lo que ha obligado a LML a prescindir de la rueda de repuesto, alojada originalmente en ese lateral. Con todo este proceso de adaptación, se ha podido incrementar en 1,5 litros la capacidad del depósito de combustible y el tamaño de la batería. 

Con todo, la potencia de este motor 4T automático alcanza los 9,2 CV de potencia a 8.000 rpm, lo que supone un aumento de más de un caballo respecto a la versión manual. Sus aceleraciones no son fulgurantes y su velocidad máxima superará por poco los 90 km/h. Pero quien busque más prestaciones ya sabe... que se compre otro tipo de scooter más actual. El objetivo del LML Star 4T no es otro que el de ofrecer en ciudad desplazamientos tranquilos y placenteros. Este es un scooter para disfrutarlo. Moverse en el LML es más que transportarse del punto A al B... es moverse a otra época. Así que olvídate de salir de primero en los semáforos, de darle un trote diario como vehículo funcional o de salir a la autopista con la solvencia de un motor moderno... y busca el LML precisamente para esos días en los que, lo que realmente te apetece, es dar una vuelta por el centro y disfrutar de un paseo sin prisas.

A parte de la mística que lo envuelve, este scooter ofrece las soluciones necesarias para cumplir su cometido en la ciudad con mucha eficiencia. Su frenada delantera es potente -de tacto rocoso y poco dosificable pero con mucho mordiente- y no te creará las típicas dudas que aparecen en los scooter clásicos (más titubeantes). La posición de conducción sigue siendo la misma, con la espalda erguida y las piernas flexionadas, aunque en esta versión automática, al no tener que llevar la punta del pie derecho sobre el pedal de freno y al no tener que 'dislocarte' la muñeca para enroscar el cambio de la maneta izquierda, las sensación de confort en marcha aumenta. 

Precisamente en marcha, para todos los que nunca hayáis pilotado una Vespa PX o similar, hay que destacar su ligereza y maniobrabilidad, que lo convierte en un vehículo ratonero y que incita a su uso urbano, aunque sin olvidarse de los clásicos 'tics': poco estable sobre todo en curva, escasa precisión de la dirección y un manillar al que hay que coger por los 'cuernos'. Nada a lo que uno no se acostumbre -si hay intención y pasión- en muy poco tiempo. Otros detalles te trasladarán en el tiempo: cuando quieras estacionarlo con el caballete central tendrás que sacar fuerzas extra y bastante maña; o cuando abras el asiento y te des cuenta de que no hay hueco para albergar absolutamente nada... el almacenaje que ofrece el nuevo LML se limita a la mítica guantera bajo el manillar que se cierra con llave y en la que podrás albergar objetos de pequeñas dimensiones (como llaves, móvil, cartera, gafas...).

Huele a Vespa, sabe a Vespa y tiene forma de Vespa... ¿qué es? Una LML Star. Un scooter puramente retro -réplica de la icónica Vespa PX125- que ha viajado casi 40 años sin más variaciones que las mecánicas y, ahora, la del cambio automático. Y un scooter que se ofrece como una opción más económica que su inspirador, pero que no altera ni un ápice las gratas sensaciones de otra época que tanto nos pueden alegrar los fines de semana soleados. 

Historia de LML

¿Por qué el modelo que protagoniza esta prueba es casi idéntico al legendario scooter italiano? Veamos las razones: tras el gran éxito de Vespa en 1ª década de años '40 y '50, Corradino D'Ascanio y Enrico Piaggio (fundadores de la marca) se vieron obligados a vender los derechos de fabricación bajo licencia a los fabricantes locales de distintos países. ya que la pequeña factoría en Pontedera tenía una limitada capacidad de producción y no era capaz de dar abasto para satisfacer la demanda creciente en todo el mundo. Casi una década después, se fabricaban Vespas en 13 países, comercializándose en 114, pero con el paso de los años Piaggio fue recuperando la mayoría de esas licencias. No fue -sin embargo- el caso de Bajaj, que seguía fabricando bajo licencia para el mercado de la India, un mercado tan grande y complicado que Piaggio prefería tener 'cedido' a Bajaj. Así fue al menos hasta hace pocos años, cuando la empresa italiana cambió de estrategia y decidió desembarcar oficialmente en la India. Bajaj -que aún conservaba la licencia sobre determinados modelos "dásicos"- decidió traspasarla LML ltalia, una joven empresa italiana. El importador de las LML en España -actualmente Motorien- dispone en su gama de varias versiones, cada cual más añeja, y entre las que se encuentra desde hace pocos meses el modelo que protagoniza esta prueba, la Star 125 4T Automática.

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • santi
    santi 15-07-2013

    Adios a las marchas y a la calidad.La tengo desde hace cuatro meses y solo he hecho 400 Km.Un desastre: Perdida de gasolina, problemas con el motor de arranque, pana a los 35 Km, baul porta objetos mal montado con huecho inferior y juntas de goma adhridas a la chapa con celo,etc. Aconsejo esperar a que implanten control de calidad y fiabilidad. Hasta el punto que plantee permutarla con la de pruebas muchoa mas antigua y con más Km y no me lo han aceptado. No es buena opción. Toca esperar a que la calidad sea superada.

  • Camilo
    Camilo 04-03-2014

    Podrías comentarme donde encontrar los repuestos para la LML star 4 automatica

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"