Prueba

Prueba Moto Guzzi V9 Bobber – Presentación'Bad boy' al estilo de Mandello


Vota

0 0

Una custom clásica con tecnología del presente y con una rueda delantera que quita el aliento. Así es la nueva Moto Guzzi V9 Bobber:

Las concentraciones, los concursos y las exposiciones de motocicletas customizadas se han puesto tan de moda que ya no son únicamente los preparadores más prestigiosos quienes marcan la tendencia en el mercado de las dos ruedas, sino también las propias marcas. Y una de ellas, Moto Guzzi, lleva un par de años apostando muy fuerte por este mundo con propuestas de serie que nada tienen que envidiar a las que pasan por los talleres más especializados. La casa del águila ya nos sorprendió a principios del año pasado con su ‘Garage Moto Guzzi’, con el que lanzó varias versiones customizadas de serie de la V7, una motocicleta de apariencia clásica con mecánica del presente pero sin grandes alardes en la electrónica. Con este proyecto, la casa italiana ofrece además la posibilidad de personalizar al límite esta moto ‘vintage’ a través de 103 accesorios distintos para convertirla en una motocicleta personal.

Ahora, Moto Guzzi ha querido seguir este ‘lifestyle’ con dos nuevos modelos que la hacen aún más fuerte en el universo custom: las V9 Roamer y Bobber. Aquí hablaremos de la Bobber, aunque si te interesa saber más sobre la Roamer puedes hacerlo con un simple ‘clic’ en este enlace. Si el objetivo de la firma de Mandello era acercar la V7 a un público que busca sensaciones deportivas en una moto clásica, la Roamer se adentra en el segmento cruiser, siendo la menos pesante entre sus competidoras. La Bobber, en cambio, quiere unir el estilo de las motocicletas clásicas con el de las modernas, y eso que el origen de este tipo de monturas se remonta a los años ’30. Cuando hablamos de ‘bobbers’ nos referimos a monturas de poca altura y muy alargadas, aunque su verdadero ‘yo’ se encuentra en las ruedas, que comparten el mismo diámetro delante y detrás. De este modo resulta imposible no percatarnos de la singularidad de estas motocicletas cuando la vemos pasar con su imponente rueda delantera.

Hemos ido a Alicante para probar esta variante de la V9, con la que Moto Guzzi ha creado la única ‘bobber’ con un propulsor inferior a los 1000cc -concretamente equipa un motor bicilíndrico en V transversal a 90º de 850cc- que, además, estará disponible en una versión de 35 kW que la hará accesible a los conductores con carné A2 y, así, acercará el mundo ‘bobber’ a un número de usuarios mucho mayor que nunca. Las primeras sensaciones que nos ha transmitido este propulsor han sido muy positivas: una respuesta del par motor constante que le permite “empujar” incluso a bajas revoluciones y unas vibraciones que acentúan el encanto de la V9. La marca no ha optado por la vía fácil de evolucionar el motor de la V7, sino que ha vuelto a poner en marcha la maquinaria de su fábrica y ha lanzado un propulsor que presenta estas novedades: un nuevo cárter que mejora la aspiración del aceita, mayor reducción de flujos en la válvula by-pass y en la bomba de aceite, nuevos orificios de ventilación que evitan las pérdidas de potencia, un nuevo circuito blow-by, nueva cámara de combustión, y otras modificaciones que hacen del motor uno de los aspectos más estimulantes de la V9 Roamer. ¡Ah! Y además sólo requiere pasar revisión cada 10.000 kilómetros, anotado queda. Todo ello se traduce en una potencia de 55 CV y un par de 62 Nm y, como decíamos, en la única bobber de media cilindrada en el mercado actual.

Ese neumático delantero tan robusto la dota de una apariencia de motocicleta musculosa y que le da al conductor ese aire de ‘bad boy’ -de “tipo duro”-. Y es que monta tanto delante como detrás unas llantas de 16’’. ¿Y el chasis? Un tubular de acero de peso que también la convierte en un referente en su segmento por su ligereza: tan sólo 199 kg respecto a los más de 250 kg de sus rivales más directas. Aquí encontramos una diferencia respecto a la Roamer, y es que en este caso se ha distribuido el peso un 46% delante y un 54% detrás. La Guzzi V9 Bobber ha sido equipada con pinza y bomba delantera Brembo, bomba de freno trasero con depósito de aceite integrado, manetas de freno y embrague de aluminio, sistema ABS Continental, amortiguadores Kayaba y un sistema de inyección monocuerpo Magneti Marelli MIU.

Bobber, clásica… Pero al día

Como todo vehículo Euro4, la V9 Bobber incluye ABS de serie, en este caso un Continental de dos canales, es decir, en la rueda trasera y delantera. También equipa el Moto Guzzi Traction Control (MGTC), que se puede activar o desactivar a través de un botón del conmutador del manillar y que puede actuar en 2 niveles (seco, superficies húmedas o de baja adherencia). Este control de tracción funciona a través de una unidad de control de motor, que reduce el par para evitar el deslizamiento de las ruedas. Como veis, su aspecto clásico engaña porque también se adapta a la tecnología actual con estos equipamientos o con otros como un puerto USB práctico en el que podemos cargar el móvil o la innovadora Moto Guzzi Media Platform (MG-MP). Hablemos más detalladamente de esta última: se trata de una centralita electrónica que conecta un Smartphone a la V9 vía Bluetooth y con la que podemos interactuar a través de la aplicación móvil que ha creado la firma de Mandello. En ella, el motorista encontrará todo tipo de información: un navegador diseñado por la marca con avanzadas funciones de geolocalizacion, la pestaña TRIP en la que verán diferentes datos y memorización del recorrido, un manual de uso y mantenimiento del vehículo, e incluso un curioso apartado que nos indicará en todo momento a qué distancia nos encontramos de la fábrica de Mandello del Lario. Con la MG-MP estará disponible la opción ‘Find my bike’, con la que podrás saber la ubicación de tu V9 en cualquier momento a pesar de que no esté dado el contacto. La pantalla de la aplicación es táctil, aunque dejará de serlo cuando superemos los 5 km/h para velar por la seguridad del conductor. También añade el modo ‘Shift light’, con el que podremos regular el límite de revoluciones a las que queremos activar la luz de cambio de marcha. La casa italiana ha diseñado un cuadro de instrumentos clásico y minimalista que no por su sencillez deja de ser completo, y es que este avisa de: testigo de control de tracción, luz de carretera, indicadores de dirección, indicador de reserva, indicador de punto muerto, alarma motor, alarma general /luz de indicador de cambio y alarma ABS.

Para crear una ‘bobber’ en toda regla, desde la casa del águila de Mandello han ideado un diseño minimalista, sin florituras, y con mucha presencia del acero. En el tren delantero ya hemos mencionado su factor más distintivo: el neumático. Detrás, lo más destacable es su colín corto -mucho más que el de la Roamer-. Todos los colores son de tipo mate, y eso favorece su pretensión de motocicleta “mala”. A nosotros nos ha gustado en especial el color negro, aunque el gris no es una opción descartable. El asiento es corto y muy confortable, ideal para desplazamientos de media distancia. Y otro factor que caracteriza a las ‘bobber’ y que no podía faltar en la V9 es el manillar de tipo ‘drag bar’, recto, que favorece una posición de conducción deportiva, y  que también decorado en negro mate, el mismo color de su sistema de las llantas y del escape doble. En Moto Guzzi nos han querido recalcar el trabajo intenso que han centrado en los colectores de escape para que esa pintura especial no se derrita con el calor del motor.

Si buscabas una clásica con toques custom, modernos y, sobre todo, si tenías ganas de adquirir una ‘bobber’, esta V9 es ideal ya que tan solo cuesta 10.799 euros. No busques grandes prestaciones, mejor valora el estilo y la filosofía que transmite esta motocicleta, con la que te convertirás en todo un ‘bad boy’.

Highlights técnicos

- Cruiser de estilo retro
- Motor bicilíndrico en V de 850cc
- Disponible una versión de 35 kW para el A2
- Embrague monodisco en seco
- Control de tracción en 2 niveles
- Moto Guzzi Media Platform
- Acabados de alta calidad

Equipamiento probador

Para la V9 Roamer nos hemos equipado con un el casco integral HJC FG-17, chaqueta Garibaldi, pantalones HEBO, botas y guantes AXO.
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Jorgechis
    Jorgechis 13-04-2016

    ¿Qué pequeñita! Ya sé que Arnau es alto, como yo, pero...
    ¿Y donde subo a la artillera?
    Una moto boober de esa cilindrada tendría que tener 10 cm entre ejes

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"