Prueba

Prueba Yamaha MT-03 2016Emergente y... ¡Naked!


Vota

0 0

La Yamaha MT-03 llena perfectamente el hueco en la familia MT entre la MT-125 y la MT-07. Una moto perfecta para la “condena” del A2...

Yamaha insiste en su política “siglo XXI” de ofrecer motos con motores modernos y muy eficientes, parte ciclo eficaz y con diseño a la última. Todo, a precios contenidos y, lo que es mejor, con carácter.

Ahora, para los jóvenes que deben pasar por la categoría de carnet A2, que les “condena” a motos con 30 KW durante dos años, llega la MT-03, un modelo que recoge el nombre de la extinta monocilíndrica con motor de XT 600, pero que se deriva directamente de la YZF-R3 con carenado deportivo.

Decía en la prueba publicada en Motofan de esta última moto, que se trataba de una moto creada para los mercados emergentes (como los de Indonesia, precisamente donde está fabricada esta moto, que suma ¡3 millones de unidades al año!), pero que se conjunta como anillo al dedo a las necesidades de las nuevas generaciones de motociclistas europeos del carnet A2.

Yamaha MT-03: Compensada

Empezando por las conclusiones, parece lógico recomendar para el A2 la elección de una moto dimensionada tanto por cilindrada como por peso a la potencia citada reglamentaria, antes que “limitar” una pesada “seiscientos de cuatro cilindros” a 30 KW... cuando esta última moto está acompasada para una potencia muchísimo mayor.

Por este motivo, y para las necesidades de motos digamos económicas de los mercados emergentes ya citados, están naciendo modelos de motos de unos 300 cc de cilindrada como la KTM 390, las Kawasaki Ninja 250 y Z300, las CBR 300, o la Benelli BN-302...

Yamaha presentó la YZF-R3 como “superdeportiva”, siendo el paso intermedio entre la YZF R-125, y, luego, las R-6 y R-1. Sin embargo, el mercado mundial de las “R” está bajando rápidamente, apenas supera las 40.000 unidades en total, y en cambio está creciendo de manera imparable el de las “naked”, sin carenado y con una posición de conducción menos agresiva...

De esta manera, si es fácil describir la MT-03 como una R3 “desnuda”, lo cierto es que el abandono de sus atributos “R” representan, en este caso, que “menos es más”: la MT-03 gana en comodidad, confort e incluso en practicidad lo poco que perdería en prestaciones puras frente a la R3 por su menor penetración aerodinámica. 

Y es que esta Yamaha MT-03 es una moto compacta y ágil. Volviendo al argumento del A2, es cierto que una MT-07 “limitada” daría algún caballito más, pero a cambio nunca pesaría los 168 kg de esta bicilíndrica de 321 cc y 42 CV.

Las líneas de su estética siguen las de la saga MT, dejando el chasis de acero con estructura de diamante a la vista. Delante monta una horquilla convencional de 41 mm, mientras que la suspensión trasera es monocross, aunque el basculante ha sido alargado frente al de su hermana R3. Dado que su talante es menos agresivo, los tarados son en general algo menos rudos, pero la realidad es que durante la prueba me han parecido suficientemente firmes como para no comprometer la estabilidad de la moto cuando se aviva el ritmo.

Aclaro que el portapaquetes trasero, como la pantalla de plástico sobre el faro, o el soporte de matrícula trasero montados en esta unidad de pruebas, son opciones, pero el conjunto me parece muy agraciado tanto de lejos –el diseño es bello, sin ninguna duda- como de cerca: la calidad general es, pese a su origen sudasiático, “totalmente japonés”, y claramente por encima de productos procedentes de estos países pero sin ser de las cuatro marcas grandes.

Fácil, divertida, para todos

Con la llegada de la nueva MT-03, Yamaha completa el "Dark Side Family of Japan".

Gracias a su motor bicilíndrico de 321 cc, la posición de conducción erguida y el manillar ancho, la nueva moto de Iwata es adecuada para todos, desde el principiante hasta el piloto ya más experimentado que busca un medio “ligero” para utilizar todos los días.

El motor es un dos cilindros en línea de 321 cc, 4 tiempos, con una distribución de doble árbol de levas, 4 válvulas, y refrigerado por líquido. Con respecto a R3, la MT-03 equipa un manillar más alto (en lugar de semimanillares) y desaparecen los carenados laterales y el frontal, de modo que en su lugar dispone una pequeña quilla debajo del motor y una óptica de formas sugerentes. El piloto trasero es un moderno LED. La información del panel de instrumentos es muy completa. El cuentavueltas analógico queda complementado por una pantalla LCD con display de velocidad engranada, luz “flash”ajustable para indicar los cambios de marcha, rpm, reloj, nivel de gasolina, consumo instantáneo y medio, temperatura de refrigerante, dos parcializadores, reserva de combustible en kilómetros, de intervalos de cambio de aceite, etc...

Basta subir a bordo de la MT-03 para darse cuenta de que el espacio disponible es más que suficiente. Incluso los “jovencitos más altos” de estas nuestras últimas generaciones -que están abandonando las tallas mediterráneas-, se encontrarán ante una posición cómoda en la que las piernas se encajan perfectamente en los lados del tanque.

Gracias a los manillares anchos, y su bajo peso (menos de 150 kilos en seco), la MT-03 ofrece una excelente agilidad tanto en parado como a baja velocidad. El asiento es bajo, los estribos bastante adelantados, y los puños altos garantizan una posición de conducción erguida en la que el peso no se carga en las muñecas. Lo mejor de esta moto es, de entrada, su ligereza y agilidad. Sus compactas dimensiones ayudan entre el tráfico y las suspensiones aseguran un buen confort, incluso en los tramos más torturados. 

Yamaha MT-03: Motor brillante

La pequeña dos cilindros tiene una entrega de potencia lineal, y no tose, traquetea o se queja al circular en marchas largas a bajas revoluciones. Su patada inicial es tranquila, pero a partir de ahí comienza a empujar contundentemente entre 4.000 y 8.000 rpm. Por encima de este umbral expresa toda la medida de sus 42 CV, lo que combinado con el peso ligero del conjunto da unas prestaciones brillantes.

La pequeña naked de Iwata encuentra su terreno ideal fuera de los centros urbanos, porque se siente muy a gusto incluso a un ritmos rápidos. Además, su objetivo, el de los conductores todavía no expertos que quieran en ella un perfecto paso de aprendizaje hacia empresas y motos mayores, se ha conseguido plenamente: la moto tiene un comportamiento muy noble, el tren delantero –a pesar de que la suspensión es algo blanda en apuradas de frenada duras-, es siempre fácil e intuitivo, y el aplomo en curva realmente fenomenal.

Esta moto es vivaz, y sensible, pero siempre mantiene la línea de trazada, y empuja de manera musculosa entre las curvas. Con sólo 320 cc se podría esperar el típico motor que obliga a un uso continuo del cambio de marchas, para mantener el motor acelerado, pero la capacidad de respuesta en bajos y de recuperar revoluciones es buena incluso en marchas largas.

Gracias a sus 42 CV, esta moto se acercará sin excesivos problemas a los 180 km/h de marcador... Es un motor muy alegre, con un buen acuerdo entre un carácter deportivo y que resulte tremendamente asequible y disponible, y fácil de llevar. La moto empalma marchas arriba como una verdadera deportiva, pero callejea sin quejarse, dócilmente, y en este sentido es notable que el mando de acelerador que mueve las mariposas de los inyectores de doble cuerpo monte una leva progresiva que dosifica su respuesta evitando una respuesta abrupta...

Equipo

Las llantas de aleación, y los Michelin Pilot “Street” de buen comportamiento en carretera, en medidas de 110/70 y 140/70 17”, son un buen compromiso entre un agarre estupendo y un excesivo arrastre que penalice la agilidad y dinamismo de la moto. La misma calidad, que podríamos calificar de “comercial” pero adecuada al objetivo de esta moto, llega a los frenos: delante, un único disco de 298 mm, con pinza de doble pistón paralelo, de mordiente no exagerado pero progresivo, y... ABS no desconectable.

Para obtener una frenada potente basta apretar firmemente la palanca de freno y, aunque para una moto de iniciación quizás sería interesante que siguiera existiendo la posibilidad de aprender a controlar bloqueos de freno (aunque fuera solamente en el trasero…), en esta moto destaca también la buena implantación de ABS estándar, que nunca es demasiado invasivo. La horquilla delantera es convencional, de 41 mm, con 130 mm de recorrido y sin reglajes, pero tiene un comportamiento más que aceptable.

El monoamortiguador es un KYB ajustable a 7 niveles de precarga.

En marcha prácticamente no llega al conductor ninguna vibración, salvo algunas a altas revoluciones, pero en ningún caso son molestas. Teniendo en cuenta la categoría en la que se inscribe la MT-03, su instrumentación es completa (cuenta incluso con indicador de marcha, y reloj horario, como decía) y claramente visible.

La nueva Yamaha MT-03 está disponible en dos colores, negro y gris-azul, y a un precio de 4.999 euros parece una buena elección, (su hermana R3 queda a 5.299 euros) porque a pesar de sus 320 cc, esta moto tiene el suficiente picante, por encima de las 250 cc, para que, junto a su peso ligero y a una manejabilidad bien apoyada en unos componentes de calidad y eficacia suficiente, todos, incluso sin necesidad de mucha experiencia, se lo pasen muy bien con ella.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS YAMAHA MT-03 2016

1. Motor Bicilíndrico, 321 cc, 68 x 44,1 mm

2. Potencia: 42 CV a 10.750 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis tubular de acero, basculante monobrazo de aluminio fundido.

6. Suspensión delantera por horquilla convencional de 41 mm no regulable

7. Monoamortiguador no progresivo regulable en 7 niveles de precarga

8. ABS de serie

9. Instrumentación por diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. Par motor de 29,6 Nm a 9.000 rpm

12. Ruedas de 110/70 17” y 140/70 17”

13. Peso con gasolina 168 kilos

14. Disco delantero de 298 mm, pinza 2 pistones opuestos y trasero de 230 mm, pinza 1 pistón, ABS de serie.

Precio Iva incluído de opciones montadas en unidad de pruebas: Pantalla sport: 99,99 €, Anclajes Soporte Baul: 123 € , Soporte Baul: 31,8 € , Portamatriculas sport: 120,7 € .

Fotos de la Yamaha MT 03

Fotografías por: Fotografía: Sessantuno Guillem Hernàndez - Acción: Solid

La alternativa

Lógica pasional por la Kawasaki ER-6n

¿Puede una moto aglutinar términos tan antagonistas como lógica y pasión? La Kawasaki ER-6n, sí. La lógica la firma su vocación eminentemente práctica y la pasión está refrendada por los 60.000 usuarios que han quedado prendados de esta naked desde su aparición en 2006.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"