Prueba Yamaha MT-09: ¡Por fin! 2013


Vota

0 0

Me bastaron trescientos metros y un acelerón sobre la MT-09 para ver que, por fin, Yamaha ha fabricado en gran serie, y a un precio más o menos asequible, la moto que más quiero….

Mi moto favorita no es ya una “R” con manillares bajos y muchicientos caballos. No puede serlo: para ello debería tenerla en mi garaje, desnuda y “de carreras”, sin placa, con carenado barato de fibra… y calentadores, y la usaría sólo para tandas en circuito.

Pero la carretera no es un circuito, y las cortapisas con las que nos encontramos me han hecho cambiar de opinión de cuando las “superderpor” eran las motos más vendidas, yo corría el CEV de entonces –con podios y todo…– y pensaba que “mi moto” era una “repli-racer” con carenado, posición agresiva, manillares bajos como he dicho… y una postura de conducción “culo y rodillas fuera… ¡por supuesto!”...

Ahora el mundo ha cambiado. No todo para bien. Todo lo que nos gusta o engorda, o es carísimo… o está prohibido. En este mundo moderno debemos asumir cada vez más limitaciones sociales de todo tipo… También al conducir las hay “exógenas”, como las limitaciones de velocidad, los radares, el carnet de puntos… o propias y voluntariamente asumidas, como la conciencia de que en carretera abierta te puedes hacer daño… y hasta que debes reconocer que no es lógico siquiera intentar aprovechar las enormes prestaciones de las deportivas actuales si vives en sociedad y, por tanto, tienes siempre cerca a alguien que conduce tranquilamente a tu vera…

Lo reconozco: me gustan las Supermotard bicilíndricas actuales, y mi favorita actual es “la bestia”, la KTM 1290 Super Duke R, una moto que no he probado “oficialmente” puesto que no fui enviado por Motofan a su presentación en Ronda … pero que yo ya he tenido ocasión de probar, puesto que me encargué de la producción, para KTM Austria, de la producción en Málaga de su material audiovisual. Entre otras cosas, su vídeo, que no te puedes perder…

Esta, lo reconozco, es mi moto favorita: 180 CV, una parte ciclo descomunal, una facilidad de uso impresionante –apoyada por su electrónica-… y un estilo SM que permite que con ella pasen más cosas en dos curvas que en muchos kilómetros con una deportiva tradicional.

Sí, a mi ya no me interesa “cuál es la moto más rápida”… Lo que me interesa es “cuál es la más divertida”, y no en circuito, sino en una carretera con curvas. Y, para esto, nada mejor que una “SM” con manillar ancho y un motor con pegada de la buena.... Lástima de que esta 1290 de la que os hablo, de una marca distinta a la que protagoniza esta prueba, cueste tanto como… ¡el doble, con sus 15.497 euros, que esta Yamaha MT-09!

Es verdad que en estos muchos años he probado motos que se acercaban a mi ideal, pero el trono de “lamotomásfavoritadeperecasas” lo ocupaba hasta hoy –hasta ya digo, que probé la KTM 990 SMT- la nueva 1290-… Entre ellas, me he subido con fruición a algunas “naked R” que me ¡han convencido del todo!… y hasta, por un poner, a la MV Agusta 800 Rivale que probé hace escasas fechas…

Pero aquí está la cuestión: la receta usada por MV para esta última moto es la misma que la de la MT-09, de acuerdo: motor tricilíndrico de media-alta cilindrada y una parte ciclo competente… Es verdad que la MV tiene 10 CV más (125 por 115 de la Yamaha), y también que su electrónica es más sofisticada, puesto que equipa control de tracción, shifter, y hasta modos de motor personalizables… Pero también lo es que acabé por desconectar todas esas ayudas a la conducción –me fio de mi puño derecho, qué le vamos a hacer-… y, sobre todo, que la MV vale… 12.995 euros ¡por los… 7.799 euros de la Yamaha!

Yamaha lo ha hecho por fin: ha puesto en la calle a un precio asequible una moto con alma y motor de SM… y que pesa sólo 188 kilos gracias a su diseño minimalista que reduce al máximo el tamaño, el peso y hasta el número de sus componentes.

Algunos diréis que para esto, mejor la futura versión de la MT-09 Street Rally vista en el EICMA de Milano –esta misma MT-09, pero con estética de hypermoto-, o incluso que la moto que tenemos entre manos no tiene suspensiones largas ni aspecto “racing tipo off-road”…

Pues sí, estoy de acuerdo contigo. Pero ya puestos te recuerdo dos cosas: una, mi KTM 990 favorita no es la SM.. sino ¡la SMT! ¿Porqué? Pues porqué para mí no son necesarias suspensiones de “muy largo” recorrido para andar “muy rápido” en carreteras abiertas. Pienso que un recorrido delante de más de 150 mm es bueno para pegar saltos, pero que de eso en tu tramo favorito seguro que no hay… En cambio, inevitablemente, la moto hará “más la barca” en balanceo adelante-atrás al frenar-acelerar de lo estrictamente necesario. Eso mismo escribí de la MV Agusta Rivale que veréis aquí mismo...

En resumen: el motor de la MT-09 tiene una “castaña” increíble. Una patada ejemplar. Una pegada divertida. Como debe ser. Gracias a su carácter de tricilíndrico puro, y a su cilindrada de 847 cc, te da 115 CV “directos al corazón en un puño” a poco que le des gas a la salida de las curvas. Esto le ofrece a esta moto un dinamismo excepcional… Además, como ya he dicho, la Yamaha ¡pasa de controles de tracción y otras zarandajas!

Por el contrario, tienes tres modos de motor que ¡por fin! puedes cambiar fácilmente en marcha sin más que cortar el gas y pulsar un botón… O sea. Puedes modificar el motor en marcha sin necesidad de pasarte media hora antes estudiando el manual de instrucciones, o de pararte a un lado para comprobar si efectivamente has apretado y han entrado en acción las enésimas pulsaciones necesarias… Aprilia, y también MV… y hasta Ducati, debieran aprender que, en esto, lo simple es lo único bueno…

Decía que la Yamaha MT-09 ofrece tres modos de motor: hay uno “tranqui”, el B, apto para rodar “sin abonarse al vicio del acelerador” o bajo la lluvia. Sigue el Standard, que según los hombres de Yamaha es ya “deportivo”… y termina con el A, que es “for the maximum Adrenaline level”… y que es absolutamente directo: esta moto se levanta en segunda sin embrague y se dispara entre curvas como si le fuera la vida… ¿Entiendes pues porqué me gusta tanto esta moto? ¿Hace falta decirlo más alto…?

La verdad es que, para conducción normal, en esta prueba he usado el Standard. Les doy la razón a los hombres de Yamaha. El “S” es ya lo suficientemente deportivo… de hecho, podría pasar por el Sport de otras motos… El “A” lo he “desconectado” en asfalto frío y húmedo porque la moto tiende a ponerse de lado…

En mi opinión, y aquí está su ¡acierto!, la Yamaha MT-09 es “un cúmulo escaso” de contradicciones. Menos cilindros para más motor: este tricilíndrico, que copia de alguna manera la configuración “crossplane” de la actual R1, empuja desde 2.000 vueltas hasta 4.000… y tiene patada desde 4.000 a 6.000, para seguir apretando hasta las 8.000… Y más arriba: ¡lo adivinaste!: sigue estirando casi, casi, como si fuera un FZ1… hasta cortarse sobre las 11.000 vueltas tras dar su pico un pelín antes de las 10.500… Y eso que está voluntariamente limitado en quinta y sexta. 

Lo repito. Menos es más: ¡menos electrónica para más diversión!… Esta moto tiene un propulsor soberbio, enérgico, poderoso… pero además, y aquí está en mi opinión su máxima ventaja, en vez de colocar un motor muy agresivo en una parte ciclo idem –corta, cerrada de dirección, con mucho peso adelante- al estar derivada o inspirada en una “R”, esta MT-09 monta una parte ciclo que “se deja” conducir también en modo tranquilo. Aconsejo que coloques el motor en el modo lluvia, “B”, por ejemplo, para ir a trabajar, y gracias a su elasticidad, salir de un viraje cerrado, o adelantar a un coche sin mover el cambio se hace mucho más fácil que en sus rivales.. Por lo demás, esta es una moto con una ergonomía muy asequible.

No obstante, puesto que sus geometrías son lo bastante agresivas para permitir atacar a voluntad en conducción sport, su comportamiento es noblote y sin sorpresas, y da confianza incluso improvisando en carreteras en curvas. Y, como decía, por vez primera en las motos japonesas, combina en mi opinión un “precio industrial” para una moto capaz de enamorarte en conducción deportiva.

En este sentido, esta moto es justo lo contrario de la FZ1. Si aquella moto equipaba un chasis y componentes espectaculares, y hasta tenía la apariencia de ser una R1 desnuda o “naked”… nos decepcionó a todos con su motor insípido y totalmente falto de carácter… La MT-09 es su opuesto: su “oxymorón”; tiene un chasis y una postura de conducción “tranquila” (por lo menos más que el de las citadas Street o Rivale) pero, pese a su evidente calidad de diseño y fabricación, que alcanzan a sus componentes como frenos y suspensiones –aunque luego comento lo de su suspensión delantera- monta un motor -para mi- extraordinario…

Y como me ha gustado la moto, me permito alguna explicación accesoria. Honda se retiró a sus cuarteles de invierno, y dejó de presentar deportivas en los salones pre-temporada, para crear unas motos baratas, fáciles de conducir y con prestaciones contenidas, que fueran de acuerdo a los nuevos tiempos: las NC 700 y CBX 500… Honda no se equivoca a menudo: las deportivas parecen, hoy en día, condenadas. Por lo menos, lo parecen a nivel de que los grandes fabricantes mundiales, más allá de las marcas nicho, crean en su futuro comercial…

Pero Yamaha tiene un alma guerrera que había escondido durante demasiado tiempo… Los departamentos de marketing de la marca, no cabe duda, son igualmente conscientes de esta necesidad, pero Yamaha sigue su propio camino y nunca podrá esconder bajo toneladas de raciocinio su alma deportiva: es verdad que sus últimas realizaciones tienen un diseño que yo califico de “comercial”, es decir, muy cuidado y decididamente bello, pero teniendo en cuenta antes que nada el coste de producción –léase las XMax, o las XJ, por ejemplo-… Efectivamente, esta nueva MT-09 es una moto barata de producir en grandes series… y hasta poco lujosa a nivel de sofisticación mecánica puesto que está claro que es una moto de “cadena”… Pero al mismo tiempo me parece una deportiva de primer nivel.

¿Cómo se hace? Pues aplicando, a su manera, lo de “menos es más”: esta MT-09 tiene un cilindro menos que los habituales “MUJ” o “motor universal japonés” tetracilíndricos… Con ello se gana un carácter entreaguas de las bicilíndricas –pegada en bajos, elasticidad…- y las tetracilíndricas –estirada infinita arriba, suavidad de giro…- lo que le da un carácter único en la marca.

Alguien dirá que Yamaha está copiando a Triumph –la primera en apostar por los tricilíndricos- y hasta a MV Agusta, que siguió la misma vía… Pero en cambio ha decidido ser “malota” y hacer trampa, o lo que es lo mismo, ha sido más lista que los demás, pues en vez de presentar otra 675 cc… para cumplir con una homologación en supersport que no sirve de nada, y en lugar de quedarse en los 800 cc de las nuevas Rivale o Brutale de esta cilindrada, ¡la MT-09 consigue caballos gratis con su tricilíndrico de 847 cc!…

La marca de Iwata publicita esta moto como “The dark side of Japan”, incidiendo en su carácter transgresor… En suma… ¿Es esta moto un lobo con piel de cordero? ¿Una moto para descarados? ¿Un conejo capaz meter en su madriguera a los zorros que la persiguen con sus manillares bajos?

Shun Miyazawa, el responsable de este producto, lo dijo claro en su presentación: “La MT-09 sigue la imagen de la cultura japonesa contemporánea, que mezcla tradición, tecnología, mente “cool”, y conformismo… con instinto, pasión, locura, cretividad y “underground”…

Fíjate, pues, que esta moto podría parecer una XJ fabricada en una cadena de gran producción en serie –chasis de aluminio fundido tipo Dyamond… basculante de fundición, horquilla invertida con aspecto “jolín” y frenos igualmente aparentes pero nada caros…- pero con un potente motor de tres cilindros de 847 cc, 115 CV y casi 9 kgm de par máximo…

He dicho ya que este moto empuja como un demonio a bajos regímenes, y que su estética es moderna y, para mi, muy salada. Su mecánica “todo a la vista”, sus pinturas metálicas más que metalizadas, sus acabados en plástico mate… Y un tablier completísimo y fácil de leer, salvo que falta para rizar el rizo un cuentarrevoluciones tipo reloj analógico en lugar de las barras de led que se iluminan… La moto indica, además, con un logo ECO que parpadea en el tablier si no abres mucho el gas, que estás en modo de conducción eficiente y controlando los consumos…

Llama la atención su faro que parece haber caído unos centímetros del manillar –está bastante bajo, mientras el ancho manillar está bastante alto- y, sobre todo, unas medidas del triángulo manillar, asiento –a 815 mm del suelo- y estriberas, muy de acuerdo a lo habitual entre las roadster actuales. Otras “SM” colocan el asiento en un segundo piso, como la MV, por ejemplo. Esta no: la moto es muy estrecha, de manera que puedes colocar los pies fácilmente en el suelo, y uno tiene más la sensación de estar sobre una “naked” tranquilla que sobre una “naked R” tipo Speed Triple…

Para terminar, un repaso a su formidablemente ligera parte ciclo: su chasis y geometrías son, sino ultrarrápidas, si precisas, nobles y ágiles… y no menos sólidas a alta velocidad. La suspensión trasera me parece más que correcta: monoamortiguador con bieletas, que garantiza una buena progresividad y una buena motricidad en toda condición. Los frenos son igualmente excelentes en pegada y potencia pura.

Quizás, el doble disco delantero de 298 mm con pinzas radiales de 4 pistones monoblock es hasta demasiado agresivo para un usuario lambda en el tarado de serie a venta público. A pesar de que la unidad de pruebas que he probado llevaba instalados los settings más recios usados en la presentación mundial a la prensa, que os recomiendo pidáis directamente a vuestro concesionario, la horquilla delantera queda bastante blanda a la hora de frenar duro. Con 137 mm de recorrido delante, y 130 mm atrás, esta MT-09 está a medio camino entre las “naked R”, lo que privilegia el confort, y los 150 mm y más de las SM tipo Rivale… Para mi, esto se acerca a lo ideal para este tipo de moto…

Por lo demás, mi conclusión. Uno de mis refranes favoritos es “pa qué voy a tener frío si no tengo chaqueta”… Una sentencia que he debido aplicarme, imagino que como todos, en estos tiempos de crisis…

En mi caso, hablando de motos, esto se traducía en “pa que voy a soñar con una moto de casi dieciseismil euros si no tengo dinero”… ¡Por fin!, la MT-09, una moto con temperamento y divertida de verdad ¡cuesta menos de 7.800 euros!... Y, por si fuera poco, me parece preciosa.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor tetracilíndrico en línea de 847 cc, 78 x 59,1 mm

2. Potencia: 115 CV a 10.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis doble viga fundición de aluminio con subchasis posterior de tubo de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida regulable en extensión y precarga de 41 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador progresivo regulable en extensión y precarga

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio

9. Instrumentación por diplay digital y ordenador a bordo

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. 3 mapas de motor

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/55 17”

13. Peso con gasolina 188 kilos

14. Discos delanteros de 298 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 245 mm, pinza 2 pistones.

Fotos de la Yamaha MT-09 de 2013

Fotografías por: Manu Lozano (www.manulozano.com)
 
Da tu opinión

Comentarios (5)

  • Toni
    Toni 03-01-2014

    Buenas, gracias Pere Casas por el buen rollo de esta opinión,comparto contigo este cambio de rumbo que muchos moteros lógicos y juguetones demandamos dentro de la normalidad legal, es como finales de los 80 principios de los 90 donde las motos eran baratas y divertidas, vamos con sentido pa todo y con gusanillo.
    No sé si estoy en lo cierto pero hace falta más opiniones moteras de gente como tu que no solo dan datos tecnico sino que nos enseñan como poner la montura en su mejor equilibrio.

  • Peter
    Peter 03-01-2014

    Muy buen reportaje Pere,que te parecería una street triple con el motor de esta yamaha?? siempre y cuando no se les vaya la pinza a los de Triumph y se olviden del "low cost".

  • igalonso
    igalonso 08-01-2014

    Fantástica prueba-reportaje-ensayo filosófico sobre realidades de la vida... y de las motos desde un punto de vista, como mínimo. inteligente.
    Se siente el motor, se siente el chasis, se sienten las suspensiones (a pesar de algún movimiento de párrafos!!), se siente la pasión... y los dientes se ponen larguísimos!!
    Aunque, endurero en descenso, y por siempre trailero (el placer, quasi inenarrable, de la libertad mental), no puedo dejar de pensar en este motor y este chasis (con los ablandamientos pertinentes) en versión trail... uauuu!! Dientes aún más largos!!

  • info.motospace1815de90
    info.motospace1815de90 17-01-2014

    Pues, desde mi punto de vista, y después de haberla probado en carretera de curvas, en vista de que el manillar se menea como las caderas de una hawaiana, diría que necesita un amortiguador de dirección desde el primer metro de uso (en la tija inferior lleva un anclaje para ello). Si no lo equipa de serie es por la necesidad de fijar un PVP por debajo de 8000 "lereles". También diría que los zapatos le vienen grandes, y que con un 170 trasero se movería mucho mejor que con el 180 de serie.

  • JVM
    JVM 08-10-2017

    las 1290 Duke una supermotard???....creo que dejo de leer..

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"