Prueba

Prueba: Yamaha X-Enter 125. Hasta pronto, compañera... 2012El rueda de alta de Iwata


Vota

0 0

Les dije a los amigos de Yamaha que quería hacer algo especial con su rueda alta, no una prueba al uso. Quería que la X-Enter se convirtiera en mi compañera diaria durante dos meses y someterla al castigo real del día a día de verdad en la gran ciudad. Aceptaron el reto. Hoy se ha cumplido el plazo y se la he devuelto a Yamaha. Pero ya la echo de menos... ¡¡¡Hasta pronto, compañera!!!

Siempre digo, totalmente en serio, que soy un adicto al scooter y que podría vivir sin televisión pero no sin scooter. Los scooter son, desde hace treinta años, mis piernas en la ciudad. Sin scooter no podría rentabilizar mi tiempo ni atender ni la mitad de tareas profesionales y personales que ahora atiendo. Me hace ganar dinero, me hace ganar tiempo y me hace ganar calidad de vida. Por esa razón siempre me resulta inevitable plantearme una prueba scooter más como usuario típico que como periodista del sector. 
Y eso exactamente es lo que le pedí al animoso equipo de Yamaha; que me dejara someter a su X-Enter al castigo real, diario, al que la ciudad somete a un scooter en un uso real. No me bastaba con una semana y una sesión de fotos. Quería que el X-Enter se convirtiera, durante dos meses, en mi vehículo de cada día. Sin contemplaciones. Usarlo para ir a trabajar, llevar al chaval al cole, salir de compras, cenar con los amigos, recoger encargos, ir al fútbol, acompañar a mi mujer, cargarlo de bolsas del súper y ponerse de los nevios en un atasco monstruoso.
Los amigos de Yamaha aceptaron sin dudar, confiados en su criatura: "Te va a encantar y te va a sorprender".
Pese a la anterior declaración de amor al scooter, debo ser también sincero y decir que nunca he tenido un "rueda alta" como scooter particular. La razón, simplemente, es que para mí y mi cotidianidad, la capacidad de carga es imprescindible y esto es lo único que no puede darme un "rueda alta". Pero hubiera sido injusto comenzar a penalizar al X-Enter por éste factor cuando yo ya era perfectamente consciente de ello antes de recogerlo. Decidí ser positivo, adaptarme -como se adaptan cada día miles de usuarios- y recuperar la costumbre de la mochila y la bolsa en el gancho. Eso... y sacar partido al minúsculo espacio para cartera, teléfono y gafas de debajo del asiento y la práctica mini-guantera bajo el cuadro de instrumentos.
Más allá de ese cambio, la verdad es que con el X-Enter he podido hacer- en algunos momentos incluso mejor- todo lo que hacía con mi scooter particular de más cilindrada. Debía ser por eso que en Yamaha me dijeron que su scooter me iba a sorprender.
La primera característica positiva del X-Enter es su motor de 125. Sin duda uno de los más eficaces que he probado en su segmento. No se trata tanto de potencia como de que aprovecha cada caballo hasta el extremo de ir sobrado y con alegría con dos tipos como dos armarios y subiendo pòr la empinada calle Balmes dirección montaña. Obviamente la aceleración en esas circunstancias no es brillante -ni Yamaha puede hacer milagros- pero el X-Enter mantiene el ritmo sin ningún problema en cualquier circunstancia del tráfico.
Aunque la ortodoxia obliga a empezar por los aspectos técnicos, por una vez me la voy a saltar y antepondré las conclusiones a la mecánica. He tenido el scooter dos meses, lo he tratado como si fuera mío -para bien y para mal- y... ¡¡¡lo echo de menos!!!
Para que se hagan una idea de cómo lo he "castigado" -en el sentido de darle mucho uso, no de falta de cuidado- con el X-Enter un servidor -digamos que no soy un alfeñique- ha acompañado regularmente a su clase de música a su hijo (que mide ya casi 1'80), con su bajo colgado a la espalda y el "ampli" en la plataforma plana. He colgado de su gancho tres o cuatro bolsas de supermercado cada vez que mi mujer y yo lo hemos usado para ir a hacer la compra. Lo he cargado con una maleta enorme para ir al aeropuerto con motivo de un desplazamiento profesional... y todo eso empleándolo cada día para ir a trabajar a veinte kilómetros de la capital.
Al devolverlo, dos meses después, ni siquiera los neumáticos habían perdido algo de presión.
De vuelta a mi scooter, éste me parece ahora menos manejable y más pesadote. El X-Enter, por otra parte, me ha devuelto la convicción de que para un uso estrictamente urbano, un 125 es más que suficiente para todo tipo de usuarios. Pese a eso no renuncié a usarlo para desplazarme desde Barcelona hasta San Cugat -donde está la redacción de Motofan- por autopista y la Yamahita me sorprendió con unos más que apañados 110 por hora. Es cierto que los consumos aumentaban un poco pero seguían siendo perfectamente económicos ya que en ciudad es un mechero.
El motor, ya lo he dicho, destaca por bajos y medios. Se estira bien hasta  instalarse en estos 100/110 de lo que ya casi no se mueve.
La parte ciclo me gustó mucho también. El scooter es endiabladamente ligero y ratonéa soberbiamente ayudado por un buen radio de giro y ese peso contenido. En ese sentido es un scooter adecuado para todo tipo de usuarios en cuanto a estatura o fuerza física.. La suspensión -de tarado más bien duro- resulta por eso mismo algo seca, lo cual sobre pavimentos en mal estado se nota especialmente, pero el aplomo general es bueno incluso con dos ocupantes. El tacto de los frenos me gustó menos; se me antojó poco preciso, poco dosificable. La potencia es suficiente pero el tacto, repito, es de "todo o nada" en parte porque la X-Enter viene de serie con frenada combinada y no me acabó de convencer su funcionamiento. No es que no haga lo que dice... lo que ocurre es que se nota muchísimo la diferencia de presión en una leva y otra y se hace extraño. También es cierto que nunca he sido muy amigo de las frenadas combinadas, lo confieso... pero el de la X-Enter podría estar mejor resuelto. 
Respecto a los detalles ergonómicos y de equipamiento, también nota alta para un modelo que pese a la exigencia de un precio competitivo equipa un cuadro de instrumentos espectacular. Totalmente digital y con una visibilidad perfecta ofrece incluso termómetro exterior . Por lo que hace sus líneas,destaca la elegante parte delantera, con los faros con doble óptica de innegable aire de familia. La parte trasera, en cambio, parece algo menos sofisticada. Como si los diseñadores se hubieran centrado en la parte delantera olvidando la trasera. Este contraste se hace especialmente visible en el modelo estandar, sin top-case.
Lo que ocurre es que el X-Enter es un scooter atípico. En un primer vistazo parece un scooter muchos menos equipado y mucho menos bien acabado de lo que realmente es. Quizás Yamaha debería insistir algo más en ese aspecto. Creo que no descubro nada al afirmar que para cualquier rueda alta, resulta extraordinariamente complicada la continua comparación con el referente. Sobre todo porque el referente, más allá de sus incuestionables virtudes tecnológicas y dinámicas, tiene también un componente de estilo y moda con el que no se puede luchar. Y es una pena porque eso impide acercarse al X-Enter -como antes lo ha impedido con otros modelos de otras marcas- libre de prejuicios. El de Yamaha es un grandísimo rueda alta; de los mejores. No aporta tecnología punta y lo confía todo a soluciones ya conocidas pero muy bien aprovechadas y ajustadas. 
Su parte ciclo es excelente y tan ligero que no parece un 125. El motor es prodigioso y los acabados -asumiendo que los costes mandan en este segmento y no se pueden pedir duros a cuatro pesetas- más que brillantes. El cuadro de instrumentos es completísimo y equipa frenada combinada de serie. Los plásticos cumplen el estandar y la imagen -aunque mejorable en algunos detalles de la parte trasera del vehículo- es elegante y discreta.
Estamos, en resumen, ante un excelente rueda alta que debería ser muy tenido en cuenta como vehículo para cada día si se trata estrictamente de funcionalidad.
Los hay más tecnológicos, sin duda.
Y más de moda.
Claro que eso también suele tener otro precio.

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"