Sherco 290 R: R de Racing

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Un cúmulo de pequeños detalles sirve para conseguir una gran mejora. Sherco lo ha logrado con su nueva R.

Sherco 290 R: R de Racing

Es un hecho habitual que a estas alturas de la temporada las marcas de trial presenten una versión evolucionada de su moto de serie. Este año ha sido Sherco la primera en mostrarnos su fl amante R, una motocicleta que acumula toda la experiencia y el buen hacer del fabricante hispano-francés en la especialidad.

Pequeños cambios marcan la diferencia Las modifi caciones introducidas en la 290 R no suponen un cambio radical respecto a la versión de serie, pero aportan una mejora muy signifi cativa en su comportamiento. El propulsor ve modifi cada la culata y los mapas del encendido. El carburador Dell'Orto se ha sustituido por un Keihin y la curva del escape es una S3 de titanio. La bomba de embrague AJP recibe una maneta más larga y también se ha perfeccionado su interior. La instalación eléctrica ha sido simplifi cada al máximo.

En la parte ciclo se utilizan un buen número de componentes de fi bra de carbono, como el protector del escape, el puente de la horquilla o la placa de faro. Los discos de freno son unos Braking wave y sirven para mejorar su rendimiento. El pedal de cambio es más corto que el original y el manillar es una réplica del empleado por Albert Cabestany. La estética se ha cuidado al máximo y nos parece uno de los puntos fuertes de la R. En ella abunda el color oro, que se extiende a las llantas, el basculante, las tijas de la horquilla; en definitiva, a los elementos de aluminio que se han anodizado en ese tono.

Aún mejor de lo que aparenta

Sherco 290 R: R de Racing

Si su aspecto nos ha impresionado, aún más lo ha hecho su funcionamiento. El primer punto que hay que verificar en una moto de trial es siempre el peso, con el que nos hemos llevado la primera sorpresa. La R ha registrado unos excelentes 70 kg en nuestra báscula, 1,8 kg por debajo de la moto estándar, por lo que queda claro que los componentes ligeros que equipa cumplen con su cometido.

Ya en las primeras zonas podemos apreciar diferencias destacables. El motor es muy suave y fácil de pilotar. Las Sherco siempre se han caracterizado por una respuesta rápida -diríamos que agresiva- que en según qué firmes dificulta la apertura del acelerador. En la R, esta sensación desaparece por completo, y el propulsor te permite dosificar la entrega de potencia de manera impecable. Hemos hablado con Josep Rovira "Paxau" sobre este tipo de comportamiento, y sobre cuál es el elemento responsable de tal cambio de carácter en el motor, y nos ha indicado que éste se debe a la suma de pequeños cambios, como la culata, los mapas de encendido, el carburador Keihin, etc. Todas estas modificaciones apuntan a una misma dirección, que es hacer de la Sherco una moto aprovechable en todo tipo de circunstancias, que nos aporte el tacto necesario a la hora de acelerar. Con este tipo de respuesta desde bajo régimen, el excelente nivel de potencia en medios y en altos brilla en mayor medida.

Tras un primer momento suave que te lo pone fácil, puedes abrir gas sin contemplaciones, aprovechando todo el potencial del propulsor 290. Lo hemos probado en seco con buena adherencia, así como en mojado con el firme resbaladizo, y en ningún caso hemos tenido sensación de falta de control en la respuesta del motor. La mejora también hace que la motocicleta no se frene tan de golpe al retener, y posiblemente por ello podemos aprovechar mejor la primera, que en la de serie se usa poco. Con esta marcha engranada, el propulsor se nota más suelto, y resulta muy útil en las zonas con giros y escalones suaves, en las que se necesita pilotar más lento y con mucho control. Con la respuesta controlable del motor y el comportamiento impecable del embrague se puede arrancar desde parado en segunda y en tercera, sin que en ningún momento hayamos apreciado el menor síntoma de debilidad. Su tacto es más suave al ser la maneta más larga, y su respuesta se adapta al pilotaje más exigente, sin ser demasiado rápida para un nivel básico.

La misma manejabilidad con más ligereza

Sherco 290 R: R de Racing

El chasis de la Sherco combina manejabilidad y estabilidad, y a ello le hemos de añadir la ligereza que aportan los casi dos kilos menos respecto a la versión de serie. La facilidad es mayor a la hora de cambiar en ambos trenes, y la moto resulta menos cansada de pilotar. La posición de conducción es un tanto diferente que la de la ST 2.9, y es que el manillar réplica Cabestany es un poco más grande. Nos parece cómodo y, además, ofrece la posibilidad de adaptar la anchura al gusto personal de cada usuario.

El equilibrio es muy bueno en las suspensiones, y esto sirve para que la confi anza sea total desde el primer instante. Ambos trenes trabajan al unísono, lo que hace que las reacciones sean muy nobles al superar un obstáculo. Nos ha impresionado la fi rmeza con que se pueden encarar las zonas con varios escalones seguidos, y es que cuando se sale de uno, la moto se nota estable, con un buen aplomo en la rueda delantera que da seguridad para afrontar el siguiente. De la horquilla cabe destacar su excelente tacto, que hace que las pequeñas irregularidades del suelo pasen inadvertidas, así como el acertado compromiso de dureza. El amortiguador trasero es progresivo y contribuye a la sensación de control. En los escalones ayuda mucho a subir, y en ello tiene que ver la rapidez del rebote, que está en consonancia con la de la horquilla. Ambas suspensiones son sufi cientemente rápidas, pero sin que eso se traduzca en nerviosismo en ningún instante.

Los amantes de las Sherco están de enhorabuena, y es que el incremento de precio de la versión R es inferior a los 600 euros, por lo que el importe queda fijado en 5.991 euros. La diferencia está totalmente justificada por la calidad de los componentes empleados, más aún si tenemos en cuenta el beneficio que éstos aportan en el comportamiento del conjunto.

La opinión del invitado: Gabriel Riera

Sherco 290 R: R de Racing

Es un auténtico lujo contar con la colaboración de Gabriel Riera, destacado piloto de la década de los ochenta, cuando llegó a ser piloto ofi cial de Beta en los Campeonatos de España y del Mundo: "Había probado pocas veces una Sherco, pero no recuerdo que ninguna me haya dejado tan buenas sensaciones. El motor resulta muy fácil de pilotar, y destaca por su respuesta suave y progresiva. El embrague tiene que ver en ello, pues no es para nada exigente. El chasis me ha parecido ligero y manejable, aunque también muy estable. Las suspensiones son, desde mi punto de vista, lo mejor del conjunto: la delantera, por su tacto, y la trasera, por ser muy progresiva en los rebotes de los escalones. Los frenos van bien, e igualmente se encuentran al nivel de los mejores".


Xavi León y Albert Guerrero
Fotos: Oleguer Serra
Con la colaboración de Jordi Riera, Gabriel Riera y el área de trial de Sta. Margarita de Montbui

La alternativa

Prueba KTM 1190 Adventure: Como el buen vino

En la redacción estábamos deseando disponer de una unidad de la KTM 1190 Adventure para probarla más a fondo después de la presentación internacional que hicimos en Tenerife. Esta remozada trail austríaca es sin duda una moto de altos vuelos, con un motor heredado de la SBK de la casa austriaca.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"