Sherco ST 2.9. Evolución continua

Publicado el 17/02/2012


Vota

0 0

La moto de trial es la base sobre la que nació Sherco. La evolución de las ST es continua, siempre con el objetivo de situarlas como el referente de la especialidad.

Primero fue el bastidor con una innovadora geometría; luego el propulsor con los cárteres inyectados, y ahora, en su modelo 2012, Sherco se centra en pulir los detalles que sirven para optimizar un producto que de inicio partía de una base excelente. El depósito central que hace, junto con el silenciador, la función de subchasis o el filtro de aire en la parte superior de la moto son algunas de las soluciones innovadoras que aportan un enorme beneficio al rendimiento final del conjunto.

El monocilíndrico 2T refrigerado por líquido consigue la cilindrada exacta de 272 c.c. merced a sus cotas de diámetro por carrera de 72,8 x 60 mm. El cambio más significativo respecto al modelo anterior lo encontramos en la mejora del nivel de los componentes. De entrada, la alimentación ha mejorado con la incorporación del excelente carburador Keihin de 28 mm de diámetro de difusor. El encendido es un Hidria, que se caracteriza por tener el pick-up exterior, y como los anteriores Leonelli, viene programado con dos mapas de potencia.

Un aspecto remarcable en la nueva Sherco lo encontramos en la caja de filtro, que ha sido renovada por completo, al igual que la tobera de admisión. El filtro es de espuma, con una forma cónica que mejora el flujo de aire y además dispone de una mayor capacidad de filtrado. Se mantiene la posición del modelo anterior, que aumenta de manera sustancial la capacidad de vadeo en los pasos de agua.

Lo más destacado de la parte ciclo es la renovación que experimentan las suspensiones. La horquilla es una Tech con barras de 39 mm de diámetro como la que montaba la Cabestany Réplica, mientras que el amortiguador trasero R16V y un nuevo sistema progresivo de bieletas buscan el comportamiento óptimo del tren trasero.

El silenciador y el depósito de gasolina hacen la función de subchasis, y ambos han sido renovados, en el primero se ha optimizado su interior, mientras que en el segundo se han modificado sus cavidades internas. También se ha instalado un grifo de gasolina para una mayor seguridad.

El ángulo de giro aumenta merced a una posición más baja del radiador, que, por cierto, incorpora una nueva rejilla de protección. El protector del motor y la goma que lo separa del cárter se han mejorado buscando una mayor capacidad de absorción de los impactos.

Otro aire

Los cambios introducidos en el filtro de aire, junto con el carburador Keihin y el nuevo encendido digital, suponen una claro avance en el comportamiento del motor Sherco.

El arranque ha mejorado, y es que tanto en frío (con el starter) como en caliente, la ST 2.9 arranca a la primera. Ya en las primeras zonas, el tacto del motor de la Sherco es de los que enamora; el Keihin lo hace más preciso aportando un comportamiento estable independientemente de las condiciones de uso. La respuesta en bajos destaca por su progresividad: con el nuevo carburador tenemos un mayor control de las reacciones de la rueda, lo que evita pérdidas de tracción en los momentos clave. Encontramos los medios más llenos, pero sobre todo los altos, en los que destaca la potencia y también la capacidad de estirada, que se beneficia del nuevo encendido Hidria, que aumenta en casi 2.000 rpm el régimen máximo de giro. Hemos probado los dos mapas de potencia, y con el mapa 2 la respuesta se suaviza, con lo que aumenta la capacidad de tracción.

Los 272 c.c. nos parecen un buen compromiso, el nivel de potencia es el necesario para superar obstáculos de considerables dimensiones, sin que en las zonas de giros con poca adherencia nos sintamos desbordados por la potencia.

El cambio es muy de segunda, ya que en ella podemos hacer casi todas las zonas (la primera se queda un tanto corta). El excelente empuje del motor nos ayuda cuando queremos encarar un escalón en tercera para tener más inercia.

En el embrague tenemos la rapidez necesaria combinada con una buena dosificabilidad, hemos insistido en intentar fatigarlo, pero no lo hemos conseguido. Para nada sientes que baje de rendimiento, manteniendo un tacto y una velocidad de respuesta muy uniforme.

Un paso más

Las modificaciones aplicadas en las suspensiones suponen un claro paso al frente en el comportamiento de la parte ciclo de la Sherco. El peso verificado se ha reducido ligeramente respecto al modelo 2011: la nueva ST ha registrado una cifra de 69,5 kg, 300 gramos por debajo de la del modelo anterior. La posición de conducción nos parece impecable, el manillar es cómodo y los mandos se encuentran perfectamente posicionados. La estrechez de líneas es ejemplar y contribuye a que el ángulo de giro de la dirección sea muy amplio.

El chasis impresiona por su estabilidad, sientes la moto muy pegada al suelo, y en ningún momento tienes la sensación de perder el control. La posición retrasada del depósito hace que se cargue más peso en la rueda trasera, con lo que aumenta la capacidad de tracción, pero también hace que sintamos muy ligero el tren delantero. Los cambios en éste se ejecutan con una facilidad increíble y por ello la ST nos parece una de las motos menos cansadas de pilotar. Las nuevas suspensiones son muy rápidas, y en el tren trasero notamos menos el peso de la gasolina. Con el nuevo amortiguador y el sistema de bieletas, la parte trasera de la moto se muestra más ágil.

La horquilla Tech es un acierto: ligera y sensible, ofrece una alta capacidad de absorción en los impactos. El tacto inicial hace que la rueda dibuje de manera precisa las irregularidades y su reglaje dispone de la rapidez necesaria, pero sin que produzca el menor descontrol.

De todos modos, es en el tren trasero donde la mejora es más palpable. El nuevo amortiguador, junto con la mayor progresividad del sistema de bieletas, aumenta de manera sustancial el rendimiento en los obstáculos. Lo hemos probado en diferentes escalones, y en todos los casos tenemos la seguridad total de que conseguiremos superarlos. Te da mucha confianza, y es que el rebote es de los que te lanzan hacia arriba de manera directa, siempre hacia tu objetivo. Además, la sensibilidad del primer recorrido no hace sino aumentar la tracción, con una rapidez de reacciones añadida que nos invita a olvidar la posición del depósito de gasolina.

Los frenos de nuestra unidad de pruebas son unos AJP, cuyo comportamiento está más que probado. Son potentes, tienen buen tacto y un rendimiento de nivel en todo tipo de condiciones.

Podríamos decir que la nueva ST 2.9 supone la culminación de un trabajo de evolución que Sherco inició con su modelo 2010. El resultado final es un producto de calidad, con componentes de alto nivel y con un funcionamiento que se encuentra entre los mejores de la especialidad; todo, argumentos a su favor.

 

Fotos de la Sherco ST 2.9

Fotografías por: Sebas Romero

La alternativa

Kawasaki KLX 125: Trail Urbana

La marca de Akashi no es muy propensa a disponer de motos para iniciarse en el mundillo de las dos ruedas...

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"