Suzuki B-King: Inversamente proporcional 2007

Publicado el 03/02/2010


Vota

2 0

Nunca la fiebre de las concept bikes había llegado tan lejos. Desde la primera vez que se pudo ver el concepto B-King allí por el año 2001 en el Salón de Tokio, pocos apostaron que ese atrevido diseño llegara a la calle.

Suzuki B-King: Inversamente proporcional

Pero nada más lejos de la realidad: el concepto B-King ha llegado a la calle, y resulta que la naked más gigante y exagerada que se ha llevado a la serie hasta el momento es bastante fácil de llevar.

Para hacer realidad este proyecto, los de Hamamatsu no han dudado en usar toda su artillería, utilizando como base el renovado motor de la Hayabusa. Ni más ni menos que una cilindrada de 1.340 cc, distribución DOHC, 16 válvulas –todas de titanio-... idéntico al montado en la cazarrécords, pero con un poco menos de potencia con el fin de obtener más medios. Igualmente la cifra de caballos declarados continúa siendo estratosférica, ¡185 cv! Con esta caballería no es de extrañar la expectación que ha levantado, aunque al final en el banco de potencia no se ha sobrepasado la cifra de los 147...

Rebosante

Suzuki B-King: Inversamente proporcional

Lo primero que salta a la vista en la B-K es su impactante apariencia, sus dos escapes de medidas descomunales y respingones que sobresalen del colín. Al primer golpe de vista resultan impactantes y es inevitable la comparación con una viñeta de cómic manga. El colín de pequeñas dimensiones permite un asiento para el acompañante, pero mejor disfrutarla a solas porque no sería de extrañar que con la enorme potencia que rinde el propulsor, se perdiera al acompañante por el camino.

Pero lo que realmente impresiona en cuanto a tamaño es el depósito, es realmente espectacular en tamaño, más aún que el de algunas custom americanas. Las grandes orejas laterales sirven para integrar los intermitentes y además como entrada de aire directo a la caja de filtro. Igualmente inspirada en los depósitos de las custom es la consola central; ahí va como es habitual el tapón de llenado del depósito, pero justo por encima de él se encuentra el contacto flanqueándolo los botones del menú del cuadro de instrumentación, y por el otro lado, el botón del sistema de selección de potencia. Este último hace posible escoger entre dos curvas de potencia distintas: la A Full Power, con la que se puede exprimir los 184 cv, y la B, muy distinta, con unos 110 cv.

Con esta segunda opción se suaviza la potencia del motor, que es entregada de una manera muy lineal y controlable, muy acertada para evitar sustos por exceso de gas o sobre piso mojado. De esta forma, Suzuki continúa apostando por motos muy potentes pero con la posibilidad de ser utilizadas con más seguridad. La instrumentación es muy completa, con un gran tacómetro central analógico y una esfera digital en su interior, que informa del nivel de gasolina y de la temperatura con escalas digitales y también del modo de potencia seleccionado. En la parte derecha hay otra pantalla digital donde se muestra la velocidad y la velocidad insertada, y en la izquierda, los chivatos luminosos de las diferentes funciones.

Las apariencias engañan

Suzuki B-King: Inversamente proporcional

A pesar de tratarse de una moto voluminosa y de pesar en orden de marcha más de 250 kg, sobre ella las cosas no se complican demasiado. Una vez encendida la moto parece perder kilos; además la posición sobre ella es bastante cómoda, lo que facilita mucho la manejabilidad de la B-K.

El asiento es cómodo y el depósito, aun siendo muy grande, no nos aleja demasiado del manillar y llegamos en posición relajada a sus mandos.

Circulando por vías rápidas, la B-K está como pez en el agua; su robustez, peso y suficiente protección aerodinámica gracias a su ancha parte delantera facilitan que se pueda gozar de velocidades de crucero elevadas sin apenas despeinarse. En los cambios de dirección, donde tendría que pecar de obesidad, la B-K sorprendió muy gratamente; si se tiene en cuenta el gomón de 200 mm que monta detrás y su distancia entre ejes de 1.525 mm, el resultado conseguido por la gente de Suzuki es excelente. Las prestaciones del motor también ponen las cosas muy fáciles en vías rápidas, donde se pueden estirar las marchas con suavidad y sin estrés, sin tenerse que preocupar de las revoluciones o de reacciones agresivas. El cambio de velocidades va muy fino y el motor apenas vibra; en este aspecto se merece una nota bastante alta, al igual que en el embrague, que muestra una gran suavidad.

La parte ciclo también tiene mucho que ver con el buen hacer de la B-K; la horquilla Kayaba es de gran calidad y regulable en extensión, compresión y muelle, además van sujetas por robustas pletinas, de triple tornillo la inferior. Y para que todo quede bajo control se ha instalado un amortiguador de dirección, ya que por prestaciones es necesario.

El amortiguador trasero, también Kayaba, trabaja sobre bieletas, y el basculante reforzado de fundición de aluminio se encarga de que el tren trasero trabaje adecuadamente. En el apartado frenos tampoco hay duda de que Suzuki ha hecho los deberes, porque para parar esta bestia se han montado dos discos de 310 mm mordidos por pinzas radiales de cuatro pistones Nissin. La frenada trasera queda cubierta por disco simple de 260 mm con pinza de un pistón, por lo que este aspecto queda a buen nivel.

¿Objeto de culto?

Suzuki B-King: Inversamente proporcional

Lo que está claro es que la B-King es una moto concebida para ser admirada; su estética rompedora y fuera de lo común hará que la gente la mire con curiosidad. Pero además de dar el pego, la B-K es capaz de hacer disfrutar en todo tipo de carreteras ya sea a ritmo rápido o de simple paseo, lo que la convierte en una moto con más lógica. Está disponible en dos colores: negro y plata o toda negra. El precio es de 14.699 euros. ¿Inversamente proporcional? Claro. Su gran tamaño es inversamente proporcional a su buena manejabilidad en marcha. ¿Os atrevéis?


Eduard Fernández
Fotos: Xavier Pladellorens

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"