Suzuki Burgman 400 ABS: El pionero incombustible 2012


Vota

0 0

Con el Suzuki Burgman empezó todo. Fue quien abrió la puerta al resto de maxiscooters y los convirtió en el fenómeno que son hoy. Catorce años después de su llegada al mercado empiezan a soplar vientos de relevo aunque, mientras tanto, el ya venerable Burgman 400 sigue siendo un vehículo extraordinariamente eficaz, completo y bien resuelto...

Fue en 1998 cuando Suzuki decidió poner en la calle el que en aquel momento, con su motor de 385 cc, era el scooter de mayor cubicaje del mercado. Su llegada fue un verdadero shock para el, hasta la fecha, conservador mercado scooter que seguía aferrado a la idea de la pequeña cilindrada, pequeño tamaño y uso 100% urbano. Pero al shock siguió la reacción y la carrera de prestaciones y volúmenes emprendida desde entonces por todas las marcas han terminado relegando, paradójicamente, al Burgman al segmento de los maxiscooter medios donde sigue siendo el referente en su cilindrada. En lo esencial, ya lo decíamos, el Burgman no ha cambiado tanto ya que su diseño primigenio ya se adelantaba a su tiempo y sigue siendo completamente válido. Pero para sobrevivir sí ha tenido que ir adaptándose e incorporando pequeños detalles según se lo exigían los gustos del mercado. El modelo que probamos, por ejemplo, lleva montados accesorios para dotarlo de un aire más GT: puños calefactables, guardamanos y respaldo para el pasajero. Elementos que, por supuesto, Suzuki incluye en su catálogo de accesorios oficiales.
Equipamiento adicional al margen, el Burgman sigue llamando la atención por la calidad de sus acabados. Suzuki se ha mantenido fiel al espíritu “premium” del modelo y no ha caído, afortunadamente, en la tentación fácil de competir bajando el nivel de los materiales. Las fibras encajan a la perfección y todos los detalles rezuman calidad.
Y ese es el primer apunte a favor del veterano Burgman: pese al tiempo que lleva en la calle y su gran éxito sigue siendo un vehículo con cierta vocación de exclusividad. Y sigue siendo elegante. Tampoco en Hamamatsu han cedido un metro respecto al “look” clásico de su portaestandarte. Puede que sus líneas puedan antojarse conservadoras, incluso anodinas, frente a propuestas más vanguardista pero lo cierto es que no pasan de moda.  

Cómodo y eficaz

La ergonomía y el confort siguen siendo su punto fuerte. Todo suena familiar y fácil... incluso para quien se suba por primera vez a un Burgman. Y es lógico; en muchos aspectos él ha marcado el camino que han seguido los demás. La posición al manillar es natural y relajada y el amplio espacio para los pies permite una excelente movilidad y habitabilidad para conductores de todas las estaturas ya que el asiento está solamente a 710 mm del suelo. El respaldo opcional, por cierto, es regulable en cinco posiciones para mejorar también el confort final del pasajero. Tampoco nada grave que objetar en ese sentido; solamente insistir en la gran diferencia de altura en que el ocupante de la plaza trasera queda respecto al conductor y que eso lo deja algo más desprotegido aerodinámicamente. Hay que tenerlo en cuenta en los desplazamientos más largos por carretera.
El panel de instrumentos es de muchísima calidad, convencional de estructura y diseñó y muy completo en información con velocímetro, cuentarevoluciones, indicador de nivel de combustible, temperatura del refrigerante y un display LCD central con todo tipo de datos parciales. Se echa de menos, sin embargo, un detalle tan aparentemente tonto como un testigo luminoso de reserva.
Y debajo del asiento, la que sigue siendo el arma absoluta del Suzuki, su enorme baúl con 62 litros de capacidad, perfectamente iluminado y con capacidad holgada para dos cascos integrales. La capacidad de carga, una de las mejores del mercado, se ve complementada con una guantera de 10 litros en el retroescudo -con toma de corriente- y otras dos menores junto al manillar.

Quien tiene, retiene...

El motor es un dechado de finura; ni una vibración llega al conductor. No es un motor especialmente alegre en aceleración aunque -en cambio- su entrega de la potencia es de tacto casi eléctrico; constante, homogénea y sin vacíos. Prefiera la suavidad y la amabilidad al carácter. Sin duda el peso le pasa factura en las recuperaciones desde abajo aunque, obviamente, las prestaciones de los 33 CV son más que suficientes para el uso habitual del vehículo. La parte positiva de esto es que los consumos son muy espartanos; del orden de los 17-19 kilómetros por litro según entorno.
La autonomía media se sitúa en torno a los 280-300 kms, dada la reducida capacidad del depósito -uno de los tradicionales “puntos flacos” de los scooter Suzuki- que en el caso que nos ocupa es de 13,5 litros.
El blando tarado de la suspensión está incuestionablemente pensado para la ciudad -que es lo lógico, por otra parte- y se muestra muy eficaz absorviendo las irregularidades normales en el pavimento urbano. Sin embargo se muestra muy seco y restallante cuando estas irregularidades son excesivas; la dura respuesta del monomartiguador trasero acaba pasando factura al confort aunque también es cierto -para ser justos- que no serán los pavimentos muy bacheados o adoquinados su territorio habitual.
El Burgman 400 es ¿para qué negarlo? un animal urbano y de autopista/autovía. Tampoco creo que nadie se lo compre para hacer curvas por la montaña. A pesar de eso, de la limitación que le supone una amortiguación tan blanda, el Burgman se comporta bien en virajes rápidos y si el pavimento es bueno solamente aparece algún flanéo en las curvas más forzadas de inclinación. Que tampoco será nunca mucha porque la distancia al suelo es escasa y enseguida se roza con todo. Sea como sea, conduciendo con suavidad, a ritmos tranquilos, alargando las trazadas y apoyándose en los bajos del motor uno puede incluso divertirse en tramos revirados.
Y como conclusión en el aspecto dinámico, una excelente nota para el conjunto frenante. La dosificabilidad de los dos discos delanteros y el trasero es muy buena. La frenada apuesta más por la suavidad que por el mordiente pero cumple sobradamente su función, más aún con la tranquilidad que da el ABS y que permite tirar de frenos con energía.

Renovarse o vivir

Tres lustros de vida comercial sin prácticamente cambios son un verdadero milagro en el ultracompetitivo mundo de la moto y aún más en el del maxiscooter, el terreno donde se libran las batallas más encarnizadas. El Burgman lo ha conseguido. Obviamente Suzuki lo ha cuidado durante todo este tiempo con pequeños restylings, actualizaciones y continuas promociones... pero en esencia el maxi de Suzuki sigue siendo el mismo, el que ha dado nombre -como la Vespa- a una categoría: el scooter tipo “Burgman”. El milagro, en realidad, no es tal. El Burgman 400 nació ya tan bien desarrollado y pensado que en poco más se le podía mejorar más allá de algunos detalles ergonómicos o la incorporación del ABS. Hay rumores que aseguran que en el próximo EICMA de Milán podríamos ver ya a su sucesor, al “nuevo” Burgman del siglo XXI, ya que el certamen italiano suele ser el preferido para mostrar novedades scooter aunque solamente son eso: rumores.
Evidentemente, tarde o temprano, Suzuki lo lanzará aunque cuando llegará el nuevo Burgman y cómo será es, a día de hoy, el secreto mejor guardado de Hamamatsu. 
Mientras tanto disfrutemos del que tenemos que no es poco.  Por tener, tiene hasta un precio más que ajustado de 6.699 euros.

Con la colaboración de Lorenzo Schiappadini

 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • Lauryncorr
    Lauryncorr 09-08-2012

    Estoy enamorada de esta moto! Por mas que miro y remiro otras posibilidades, no hay color!
    Lo unico que pediria es un motor stop&go.

  • Kostac
    Kostac 31-08-2013

    quisiera saver si algun dia o en que af1o mandarian esta mdaruaer 125 a suzuki guatemala esta exelente muy buen disef1o les aseguro que seria un exito esa moto en guatemala felicidades un muy exelente disef1o

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"