Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Publicado el 30/04/2010


Vota

2 0

Tienes poco dinero y quieresuna primera moto que no se quede pequeña en unos meses, que sea fiable y de bajo consumo y mantenimiento. Pero además quieres el look que te gusta. Pues bien, por fin existe...

Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Suzuki nos ha sorprendido, ya que nos ha demostrado que es posible hacer que una moto con tres lustros de vida comercial se someta a un rediseño que le aporte frescura. Con la inclusión del carenado integral resulta ser una moto tan deportiva como polivalente.


Muchas de las miles de GS vendidas en todo el planeta han acabado montando alguna pantalla de la industria auxiliar en busca de una menor exposición al viento. Otras, las menos, fueron dotadas con alguno de los carenados completos fabricados por especialistas del segmento. Ahora no hay que dudar con los catálogos en la mano: basta con acercarse a un concesionario Suzuki y contemplar ambas versiones, naked o carenada. ¿Con cuál te quedas?



 

 

Como sus hermanas R

Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Si te convencen las líneas de las GSX-R, lo tendrás claro, porque las del frontal son muy similares a las de las Suzuki más deportivas. Pero no es imprescindible que te apasione el mundo de las Gixer para ello, porque se trata de un elemento bien integrado estéticamente en el conjunto y destinado a aportar protección frente al aire, aunque la cúpula sea un poquito baja si no te acoplas a la moto, a fin de conservar una buena velocidad máxima y de contener sus dimensiones.


A estas alturas, no os vamos a describir en profundidad las características técnicas de la eterna GS 500, ya que se trata de una vieja conocida para la inmensa mayoría de los lectores. A lo largo de los años no ha sido sometida a modificaciones drásticas, sino tan sólo a retoques o pequeñas mejoras que la han tenido siempre al día.

Evolución sin revolución

Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Pues bien, tras la última remodelación de 2001, y el paso a la producción en la factoría de Porceyo (Asturias), las GS incluyen ahora frenos firmados por AJP, en lugar de los de siempre, una horquilla telehidráulica Paioli y un radiador de aceite para mantener más estable el líquido lubricante, al ir en esta versión F el motor menos expuesto al aire. Por supuesto, además del nuevo carenado integral, faros y retrovisores. Por lo demás, no hay mayores modificaciones.


Recordemos, para quienes han llevado alguna de las GS con más de cuatro o cinco años de antigüedad, que el depósito de combustible es ahora de 20 inacabables litros, que los carburadores incluyen sensores de apertura de gas para ajustar las curvas de encendido y conseguir una excepcionalmente lineal entrega de potencia, o que el escape incluye catalizador y las válvulas de escape el sistema PAIR de inyección de aire fresco, para purificar los restos de la combustión. El veterano propulsor twin paralelo vertical es muy elástico, con una ajustada cifra de potencia (45 CV reales medidos en nuestro banco de potencia), pero dotado con una amplísima banda de utilización, lo que ahorra cambios de marcha y hace agradable su conducción, relajada o no.


Sólo su tamaño y la rumorosidad mecánica, especialmente en frío, ahora aumentada por la caja de resonancia que es el carenado integral, acusan el paso de los años. Conviene recordar que se encuentra disponible la limitación a los famosos 35 CV, para poder disfrutar de ella con el carné A recién estrenado. En este caso, y como siempre, la GS es una magnífica moto escuela.

Confort de marcha

Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Ahora, al recorrer kilómetros por vías rápidas, notaremos que el paso de las horas no acaba castigando nuestro cuello hasta acabar imponiendo una disminución de ritmo, o incluso alguna parada por fatiga no prevista. Como ya hemos dicho, la cúpula es un tanto baja para los conductores mal altos, pero si nos agazapamos mínimamente, desviará el aire por encima del casco, mientras que los hombros estarán suficientemente resguardados.


Eso sí, la anchura y altura del manillar piden circular algo erguido, así que no nos imaginemos durante kilómetros y kilómetros con el casco pegado al depósito y a fondo. No obstante, en una posición intermedia no sufriremos tanto el acoso del aire, y el ritmo será considerablemente mayor al de las GS naked, por lo que tardaremos mucho más en agotarnos. Eso sí, ten en cuenta que no deberás esperar a repostar para estirar las piernas, porque su reducido consumo, al que contribuye la gran mejora en aerodinámica y su capaz depósito, te ofrecerá una autonomía de casi el doble de la de una deportiva de 600. Nuestra GS 500 F se fue a un gasto de 5,2 litros de consumo medio y una autonomía de 380 km, que con un poco de cuidado al dar gas pueden ser mejorados por sus futuros propietarios.

Con el nuevo carenado han cambiado dos elementos que eran un signo de distinción de las GS: el faro y los retrovisores. En ambos casos, a mejor. El faro es ahora un Multiconvex, similar en sus líneas al de la GSX 1000 R. En la 500, el proyector superior incluye una bombilla halógena para cruce y carretera, y el inferior alberga la luz piloto de posición. El rendimiento obtenido por el conjunto es espectacular: hasta de noche y en zonas tan viradas como oscuras proporciona una sensación de seguridad que difícilmente encontraremos en motos de otras categorías, incluso superiores.


Si tuviésemos que puntuar su iluminación, le daríamos un 9,5, porque siempre se puede pedir más en este aspecto, aunque sin duda hará palidecer de envidia a la inmensa mayoría de máquinas deportivas. También cambian los clásicos retrovisores anclados al manillar. Ahora son similares a los de las Suzuki más deportivas y se fijan al carenado. Son amplios y se hallan muy bien situados, por lo que proporcionan una excelente información de lo que sucede por detrás. El peso de todos estos elementos ha dejado de influir en la dirección, lo cual ha redundado en una mejor manejabilidad. Poco, pero el cambio es perceptible.

Es muy probable que hayas tenido, o al menos conducido, alguna GS 500. Así que ya conocerás sus bondades en cuanto a estabilidad, agilidad y facilidad de conducción. Como ya os hemos adelantado, tras la adopción del carenado no ha perdido nada en ninguno de esos aspectos. Para quienes quieran emplear la nueva GS en su faceta más lúdica, el bastidor, ahora pintado en un elegante negro mate, cumplirá con creces, ya que es sumamente estable y ágil. De hecho, una vez entre curvas no nos dará la sensación de que sus cotas provengan de un diseño de hace quince años, cuando las distancias entre ejes eran largas y las direcciones abiertas. Ello es debido, en gran medida, al gran brazo de palanca del manillar y a las ajustadas dimensiones de los neumáticos.


No debemos tener temor alguno por sus medidas; no nos faltará goma porque los Bridgestone BT 45 que equipaba nuestra unidad de prueba están a años luz del comportamiento de los vetustos Exedra montados por las GS en origen durante muchos, muchísimos años. Una vez que adquieren temperatura se muestran tan deportivos como los que más, y tienen un digno comportamiento en uso urbano o incluso en mojado.

En cuanto a suspensiones, la nueva horquilla Paioli es un poco blanda de muelles, pero a la hora de recuperar se comporta de modo muy sano. Si abusamos de los frenos, podremos encontrar algún tope, pero en general se comporta mucho mejor que la excesivamente blanda horquilla de las antiguas GS-E: ya no notaremos la sensación de hidráulicos ineficaces y un tanto descontrolados tanto en compresión como en extensión. Ahora, las barras bajan y suben con la velocidad y resistencia adecuadas para un uso polivalente. La suspensión posterior, por bieletas de progresividad variable y monoamortiguador ajustable (llave en las herramientas), sigue perfectamente el trabajo realizado por la horquilla delantera y no desentona.


Los frenos han sido siempre un punto a favor en la saga. Como siempre, son potentes y el tacto proporcionado por ellos es muy bueno. Se han cambiado las bombas Nissin por AJP, fabricante que firma también las pinzas, con el resultado de un tacto más duro en la maneta. El único aspecto negativo es la desaparición de la capacidad de regulación de ésta, que puede ahora quedar algo lejos para los usuarios (y especialmente las usuarias) con las manos muy pequeñas. Para quienes comiencen a lidiar con motocicletas, la GS-F resultará ser estable, de noble comportamiento, dotada de buenos frenos y fácil de conducir y/o pilotar (táchese lo que no proceda, según el momento y lugar...). Resumiendo: si alguna palabra puede definir la conducción requerida por la GS-F en el ámbito deportivo, ésa es intuitiva. Más ampliamente: para todo (carretera, ciudad, viajes, trabajo, ocio,...).

Sin limitaciones

Suzuki GS500F: Tu primera deportiva

Con un precio de tan sólo 5.199 euros, la GSF planteará serias dudas a muchos posibles compradores: ¿merece la pena gastarse dos o tres mil euros más que en ella adquiriendo una montura de cilindrada media, en época de radares ocultos por doquier, si las prestaciones que obtenemos con la 500 son más que dignas, y su mantenimiento nimio?


Los costes de consumos, seguros, neumáticos, kits de transmisión... se verán reducidos considerablemente, así que todo será mucho menor que en cualquier moto de un peldaño o dos por encima de ella. También hará dudar a quienes no saben si merece la pena adquirir la GS con carenado. La F tan sólo supera el precio de la versión naked en unos 400 euros, así que compensa optar por ella. Con el vestido largo crecen las aptitudes ruteras y gozamos de una estética rabiosamente actual, similar a la de las deportivas de raza de la firma. Con la GS 500 F se ha creado un nuevo segmento de mercado. ¿A qué esperas para estrenarlo?, será tu primera deportiva... para todo.

Fotos de la Suzuki GS500F

Fotografías por: Félix Romero
 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • juanfranruor
    juanfranruor 30-03-2011

    perfecta, la tengo 3 años y es perfecta, no hay moto mejor

  • suzukero
    suzukero 15-07-2011

    hola gseros,soy un feliz propietario de un gs500e mod 93,muchos kms ,varios encuentros,y viajes a zona cordillerana preferentemente,hace 5 años que me acompaña noblemente,los primeros tres era un animal y con el tiempo me di cuenta que le robaba duracion en cuanto a motor,le hice cambio de aros, guia de cadena de distribuicion en conjunto con la cadena,siendo lo unico que me ha pedido,por el maltrato recibido,de ahi en mas comence a cuidarla mas,tambien descubri que los cilindros estaban estandar,por lo tanto tome la decision de que no se vende ni ahora ni nunca hace un tiempo estuve a punto de entregarla en parte de pago por un departamento por una cuestion de "primero el techo y despues darse los gustos"y mi mujer me dijo que primero me prostituyera para juntar el dinero que faltaba"jajaja y que si no lo juntaba igualmente el gs no se vendia!!! asi que aun esta con nosotros,lo bueno tambien fue que me aclaro que lo de prostituirse era un chiste lo cual me dejo mas tranquilo!! jajaja,un saludo a todos

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"