Suzuki GSX-R, romanticismo mecánico

Publicado el 14/07/2011


Vota

0 0

Suzuki es la única marca que mantiene una deportiva pura con cilindrada de 750 cc. La evolución de esta moto va directamente ligada a su hermana pequeña GSX-R 600, con la que lo comparte casi todo salvo el motor, y es que la siete y medio es una seiscientos del presente con un motor del futuro.

En el mercado de las deportivas, a pesar de que las ventas han caído en picado en los últimos años, la oferta de modelos está más viva que nunca. Disponemos de un gran número de SBK tetracilíndricas que rozan los 200 CV, bicilíndricas que rebosan par y personalidad, además de las más pequeñas de la categoría, las SSP, que no tienen nada que envidiar tecnológicamente a las SBK, pero con motores que piden vueltas para respirar. Pero entre toda esta avalancha de tentadoras ofertas, siempre ha destacado una opción muy especial, única y con un compromiso ideal, la GSX-R 750.

La última de su estirpe

Suzuki GSX-R 750

Cierto es que las motos deportivas están siempre limitadas por el reglamento de su categoría, pero si no tienes intención de correr en algún campeonato y sólo la quieres para divertirte en carretera o circuito, el plus que ofrece la 750 sobre la 600 es muy interesante.

El modelo 2011 ha cambiado mucho respecto al que vio la luz en 2008. En este artículo no se entrará en demasiados detalles técnicos. Nos centraremos ahora en hacer un profundo análisis de las sensaciones de la que nos parece claro que es la mejor GSX-R 750 de todos los tiempos.

Para empezar, la moto ha dado un giro en cuanto a tamaño general: ahora es mucho más corta y compacta. Al subirte, inmediatamente te das cuenta de que hay muchos cambios, y tras trazar las primeras curvas, te terminas de convencer de que esta GSX-R ha mejorado mucho en manejabilidad.

Esta nueva 750 es fácil de entrar en las curvas, ligera como pocas en los cambios de dirección y sorprendentemente estable en el paso por curva. El chasis está muy equilibrado y trabaja muy bien en conjunción con la novedosa horquilla Showa BPF, que deja sentir muy fielmente la rueda delantera. La sensación de seguridad es elevadísima, hasta el punto de poder inclinar la moto con plena confianza hasta sentir el límite del neumático. Al ser tan corta entre ejes, la moto gira muy rápidamente, pero sin nerviosismos. También se comporta así en los ángulos más lentos, donde se mueve con total soltura. El basculante es mucho más robusto que los anteriores, pero también más ligero, y en la práctica permite que el tren trasero pise con seguridad al abrir gas; tanto, que aun inclinados es posible que la rueda delantera despegue ligeramente del suelo. ¡Qué juguete!

No se ve, pero se siente

Suzuki GSX-R 750

Una de las dudas más comunes entre los que están indecisos entre la 750 y la 600 es si la 750 será demasiada moto. Los fans de la GSX-R 750 lo son generalmente por romanticismo con las míticas carreras de SBK, o también porque tienen experiencia con otras 600 deportivas y buscan un plus de potencia sin llegar a tener problemas, como se tiene en carretera (e incluso en muchos circuitos) con las 1.000 actuales. A todos estos indecisos, las dudas les quedarían resueltas al momento si pudieran probar la nueva 750 y su potente y dosificable motor…

Hasta ahora, la diferencia entre la 600 y la 750 era mínima en la práctica, de unos 10 ó 15 CV como mucho, pero, además, el carácter de los motores era bastante parecido: las 750 anteriores tiraban a puntiagudas. Este punto ha cambiado: el nuevo 750 le saca nada menos que 20 CV al 600, una diferencia que se nota mucho, pero sobre todo le saca mucho par en cualquier momento, y eso que el nuevo motor de 600 cc de Suzuki es muchísimo mejor que las versiones precedentes es este aspecto. El 750 rinde unos generosos y muy utilizables 141 CV a 13.465 rpm comprobados en nuestro banco de potencia, con un techo de giro situado en las 14.222 rpm, 1.000 menos que en la supersport y siempre con más de 130 CV pasadas las 11.500 rpm.

Lo más destacable es la manera como se siente la entrega. Si bien hemos dicho que estos motores suelen reservar lo mejor de sí para la parte alta del cuentavueltas, éste reparte de una manera muy equitativa todo el potencial, entregando desde prácticamente las 4.000 rpm hasta las 14.000 rpm, una curva limpia y sin baches, siempre con buenos valores de par: hay más de 7 kgm llegando a la rueda desde las 8.000 hasta el corte.

Todos estos números están muy bien sobre el papel, pero… ¿qué hay de todo esto llegado el momento de dar gas? Pues solamente con poner la primera velocidad y arrancar, ya se nota una patada generosa; segunda, tercera, cuarta… el escalonamiento de las marchas también es muy correcto. Con la cuarta velocidad engranada se puede dejar caer el motor hasta las 3.000 rpm para luego volver a abrir gas, y la recuperación será en ese momento buena, al nivel de motores de mucha más cilindrada. Además, el motor gira muy, muy fino; en este punto ha mejorado enormemente, ya que los modelos precedentes eran exageradamente ruidosos. No en lo que se refiere a la mecánica, sino en lo relativo a la caja admisión, que siempre ha resonado muchísimo. El cambio de marchas también ha dado un salto cualitativo importante, y la sensación es la de tener un cambio más corto, como si las marchas entraran antes. Toda esta información se podría resumir en que la nueva 750 resulta mucho menos exigente que la 600, quedando resuelta la duda para los más indecisos. El motor es fácil y agradable, y si se desea ir a un ritmo tranquilo, se podrá usar de esta manera, sin olvidar que al girar el puño del gas por completo resurgirá un enorme potencial deportivo.

Mucho más

Suzuki GSX-R 750

Esta nueva GSX-R 750 aparte de cambiar por completo toda su estética, ha mejorado bastante el nivel de acabados final. Todos los plásticos están mejor terminados y encajan mejor, el símil de fibra de carbono abunda, y eso la hace menos glamourosa, pero la verdad es que en Suzuki han apostado por mejorar la manera de rematar sus deportivas. Detalles como los cables del gas bien recogidos, el chasis pintado en un elegante azul marino y algunos acabados más ponen la GSX-R al nivel de la competencia, que en los últimos tiempos había ganado enteros en este aspecto.

Otro de los cambios cualitativos importantes ha sido montar unas excelentes pinzas radiales firmadas por Brembo. Gracias a ellas, el nivel de su equipo de frenado se sitúa a la cabeza en potencia y dosificación. Por muy tarde que frenes, los discos de 310 mm, junto con las nuevas pinzas, te pararán sin sufrir. Y no sólo es cuestión de potencia: la dosificación está al más alto nivel, gracias a lo bien que se combinan, curiosamente, las pinzas Brembo con la bomba Nissin. En el cuadro de instrumentación también hay novedades, aparte de un rediseño estético, el selector de curvas de potencia pasa de tres a dos opciones. El modo A, que aparece por defecto, representa el full power, mientras que el B reduce en un 30 % la entrega de potencia, ideal para los novatos o también para los días de lluvia. El selector es ahora el gatillo que habitualmente es el de ráfagas, mientras que los modos del display se conmutan desde los pulsadores de la piña derecha.

Al contrario de lo que se podría pensar, la vida sobre una GSX-R 750 no es excesivamente dura; la posición a sus mandos es de lo más cómodo de la categoría. El asiento es estrecho y permite agarrarse fuerte con las piernas al depósito en las frenadas; además, hay mucho sitio para retrasar el trasero y esconderse detrás de la cúpula. La protección aerodinámica es suficientemente correcta como para no ser azotado en exceso, y los estribos son regulables en altura, por lo que se podrán adecuar a las necesidades de cada uno.

Si con todas estas razones aún estás indeciso, también deberías saber que poseer una GSX-R 750 significa tener la última extirpe de la esencia del Mundial de SBK. ¿Por qué conformarse con menos?

 

Fotos de la Suzuki GSX-R 750

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Allan
    Allan 29-08-2013

    - I thought this was funny. I get why some pepole hate the ending, but I'm sure you didn't mean for it to be insulting, more like a party your ass (in this case head) off type thing. BTW, what is this song?

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"