Suzuki GSX R 1000: Quien ríe último... 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Ha sido la última en llegar, sus rivales ya habían sido presentadas en sociedad, pero como dice el refrán, lo bueno se hace esperar. La nueva GSX-R 1000 K9 se remodela por completo paraintentar recuperar el cetro del Campeonato del Mundo de SBK que Corser consiguió en 2005

Suzuki GSX R 1000: Quien ríe último...

Aparentemente la GSX-R 1000 K9 es muy similar al modelo al que precede, pero nada más lejos de la realidad, pues se le ha dado un giro bastante radical a todo el conjunto.

Para empezar, el motor ha reducido su longitud en seis centímetros; en consecuencia, el chasis también se ha podido hacer un poco más corto y todo el conjunto ha quedado más compactado. La distancia entre ejes no ha sufrido cambios destacables -diez milímetros menos-, por ello la distancia ha sido compensada alargando el basculante.

El resultado es una K9 que se nota más rápida de reacciones, más amable en los pasos por curva lentos, pero a su vez, cuando se le exige estabilidad al abrir gas, responde perfectamente gracias al nuevo basculante. Esta sensación de moto más dominable se confirma también por la sustitución de los antiguos silenciadores de aluminio por otros ahora realizados íntegramente en titanio.

Buen rollo

Suzuki GSX R 1000: Quien ríe último...

Otro de los puntos que ha llamado la atención de esta K9 es todo el tren delantero. Ahora los manillares están situados un poco más bajos, de modo que varían algo la postura de conducción y la hacen más deportiva, además de percibir más la rueda delantera. La nueva horquilla BPF (Big Piston Forck) de Showa convence una vez más, con un tacto y confianza que cuesta de encontrar en
otras horquillas de estricta serie. La podréis distinguir solamente con un vistazo, ya que la regulación de la precarga de muelle se realiza desde la parte de abajo y los hidráulicos desde la de arriba de la botella, todo lo contrario a lo habitual. Pero lo mejor es el buen rollo que nos aporta. Gracias a ella es posible entrar en los ángulos frenando fuerte, parar la moto y abrir otra vez el puño. Justo la técnica indicada para ir rápido con una SBK de última generación. En el paso por curva también convence, al mostrar un buen aplomo, y en las frenadas sobre un asfalto rizado sus reacciones son perfectas.

Novedades también en el apartado de la frenada. Los dos discos delanteros de 310 mm estrenan nuevas arañas más ligeras, además las pinzas son las nuevas Tokico de cuatro pistones. La bomba permite dosificar el suficiente mordiente de
las pinzas, a pesar de montar latiguillos no metálicos. Y por si todo esto fuera poco, para controlar el tren delantero con plena precisión, el amortiguador de dirección electrónico Kayaba se endurecerá automáticamente a medida que aumente la velocidad.

Otro punto que nos permite amoldarnos perfectamente a la nueva moto de Hamamatsu son sus estribos regulables en varias posiciones, horizontal o verticalmente. Por ajustes no será. Pero si aún no tenemos suficientes alternativas con éstas, los tres modos de entrega de potencia nos permitirán saborear tres curvas distintas: el modo A es full power, el B suaviza la respuesta y el C es el más indicado en condiciones meteorológicas delicadas.

La traca final

Suzuki GSX R 1000: Quien ríe último...

El motor ha sido remodelado en profundidad y estrena cotas internas, lo que hace que el carácter final cambie bastante. De los 74,5 x 57,3 mm se ha pasado a los 73,4 x 59 mm, con lo que el motor se vuelve más agresivo en la parte de
arriba, gustándole más girar alto de vueltas. Pero no penséis que ha perdido bajos o que su carácter es demasiado radical, el par motor sigue siendo muy generoso y fácil de gestionar desde la parte más baja del tacómetro.

Es cierto que quizás no sube tan rápido de revoluciones en la primera mitad del recorrido, pero también es verdad que a partir de las 5.000 vueltas la aguja se dispara para regalarnos una amplísima gama de caballería.

Tendremos que ir con mucho cuidado si la intención es exprimir la zona alta, pues nada menos que 171 CV nos esperan ansiosos para catapultarnos hacia delante. Por eso es recomendable calzarla con unos buenos neumáticos deportivos
e ir directamente a nuestro circuito preferido, donde poder dar rienda suelta a la adrenalina acumulada durante la semana.

El circuito mundialista de Montmeló permitió comprobar de lo que es capaz semejante criatura y nos sacó rápidamente de dudas sobre si la moto había dado
un paso adelante en agilidad. La pista catalana tiene un trazado muy rápido, y más apropiado para motos muy estables y largas entre ejes, por eso sorprendió muy gratamente la perfecta estabilidad en curvas como el curvón o la parte de arriba del estadi. La moto permite entrar rápido en la trazada y abrir gas, sin tendencia a perder la línea bajo ninguna circunstancia. Entrando en recta, la moto no tiende a echarte para fuera y consigue un óptimo paso por curva con la
confianza suficiente para volver a abrir rápido y pasar por meta muy, muy rápido. La frenada de final de recta ratificó las buenas sensaciones de los renovados frenos y la perfecta estabilidad del tren delantero al someterlo al máximo esfuerzo, confirmando que la Showa BPF funciona de lujo. El cambio derecha/izquierda antes de volver a entrar en el curvón fue la prueba definitiva para convencernos del todo de que la GSX-R 1000 K9 se ha vuelto más
ágil y conserva una estabilidad realmente elevada.

No sería casualidad si los dos siguientes años fueran realmente buenos para la SBK de Suzuki, ya que su versión de calle deja muy buenas sensaciones.


Eduard Fernández
Fotos: Juan Pablo Acevedo

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"