Suzuki RM-Z 250 E: Nacida para los cronos 2008

Publicado el 03/02/2010


Vota

2 0

No es fácil valorar el fruto de una adaptación endurística a partir de una base de motocross, y es que es prácticamente imposible esconder el origen de una moto detrás de un faro y de una matrícula. Pese a ello, en Suzuki pueden estar orgullosos, su RM-Z 250 E brilla tanto o más que si hubiera nacido para las cronos.

Suzuki RM-Z 250 E: Nacida para los cronos

Suzuki Motor España está decidida a apostar con fuerza por el segmento de las motos de off-road, y el primer fruto de esta nueva política es la gama de enduro desarrollada junto con FT Sport. Como todos los modelos que forman este nuevo frente de acción Suzuki, la RM-Z 250 E está destinada a convertirse en el modelo estrella de la colección gracias a un comportamiento endurístico de primera línea y a un nivel de acabados y de equipamiento capaz de luchar con cualquier moto de la competencia. Por ello hemos decidido ponerla a prueba y descubrir si las virtudes son tan notables como nos parecieron inicialmente y si sus defectos resultan más visibles cuando se la pone en apuros.

De entrada, cabe recordar que la Suzuki RM-Z 250 E dispone de una base mecánica idéntica a la de la RM-Z 250 de motocross, con el propulsor con doble árbol de levas y cuatro válvulas de 249 c.c., alimentación por carburador de 38 mm y cambio de cinco relaciones. Internamente no se ha introducido ningún cambio, a excepción hecha de que se ha cambiado el sistema eléctrico y ahora dispone de un alternador para alimentar el sistema de luces, intermitentes, claxon y la pantalla multifunción que sirve de odómetro, trip, cronómetro, reloj, y que alberga el conjunto de chivatos luminosos. Aparte de este aspecto, el resto es idéntico a la moto de cross. Donde sí aparecen cambios es en la parte ciclo, con una llanta trasera de 18 pulgadas (en la RM-Z es de 19"), y en la transmisión secundaria, con una relación más larga al haberse montado una corona con dos dientes menos.

Motor muy progresivo

Suzuki RM-Z 250 E: Nacida para los cronos

Como ya sucede con el modelo de motocross, el motor se muestra suave a pocas vueltas, y resulta muy progresivo a medida que vas abriendo gas. La zona de medios es muy buena y también bastante potente en altos. A los más impetuosos quizás les falte algo de gas en la parte baja de la curva, aunque, en general, es algo que se agradecerá, ya que permite abrir el gas sin miedo y en cualquier circunstancia sin que ello implique encontrarte en ningún apuro. La visión global del propulsor es que resulta muy válido, sobre todo por su progresividad y porque la potencia llega de forma muy aprovechable.

Donde queda algo de trabajo por hacer es en la transmisión secundaria, ya que, en un intento de buscar la suavidad y eliminar las reacciones bruscas de una moto de cross, los técnicos de FT Sport decidieron alargar el desarrollo original. Realmente la moto es más suave, pero el cambio penaliza la primera marcha, que queda bastante larga y dificulta el paso por zonas complicadas a poca velocidad. La necesidad de jugar con el embrague en estos caminos difíciles en primera no supone demasiado problema, ya que su tacto es excelente y no observamos que llegara a fatigarse en exceso. Por el contrario, si la primera es larga, la quinta nos pareció algo corta en pistas rápidas.

De todos modos, nada de todo ello resulta un inconveniente tan notable como la ausencia de arranque eléctrico, algo que es previsible conociendo el origen crossero de la moto, pero que es un hándicap importante cuando la moto decide pararse en medio de un sendero con el piloto en apuros. Todo tiene su parte positiva, y en este caso es la ligereza del conjunto, ya que el ahorro lastre es notable y el peso declarado se queda en 96 kilos. Finalmente, el exclusivo escape CRD que monta la Suzuki RM-Z 250 E nos llegó sin ninguno de los tapones con que cuenta de origen, algo que deja el motor bastante abierto y alegre, pero que difícilmente permitiría pasar un control fonométrico.

Excelente parte ciclo

Suzuki RM-Z 250 E: Nacida para los cronos

Uno de los aspectos que más nos gustó de esta nueva Suzuki RM-Z 250 de enduro es el conjunto de la parte ciclo, comenzando por el chasis y acabando por las suspensiones. Si empezamos hablando del bastidor, debemos decir que es uno de los puntos fuertes de este modelo y un motivo para tenerla muy en cuenta si se busca una moto precisa, ágil y manejable. Todo ello lo consigue sin dejar de tener una estabilidad envidiable, algo a lo que contribuye una posición de conducción que nos pareció muy bien conseguida gracias a un depósito estrecho y a un manillar -el conocido Renthal Fat Bar- especialmente cómodo. De hecho, es la ligereza general lo que más impresiona, debido a que es uno de los modelos de su categoría que más brillan en este aspecto, más incluso que otros modelos derivados de unidades de motocross.

De la misma forma que la posición del piloto es buena, también es agradable la posición de los conmutadores, aunque la leva de arranque en caliente no acaba de gustar, pues parece muy fácil golpearse con ella en caso de caída.

Y si el chasis resulta sorprendente, aún lo es más el tacto de las suspensiones. Realmente, los técnicos de FT Sport y Suzuki Motor España que han trabajado en la adaptación al enduro de la RMZ no han entrado en este apartado, por lo que son verdaderas suspensiones de motocross, aunque el tacto de la horquilla es impecable. La primera parte del recorrido es muy sensible, de forma que piedras, raíces y las pequeñas irregularidades del camino no lleguen a transmitirse al manillar, mientras que la segunda trabaja a la perfección a la hora de encarar obstáculos de mayor envergadura. En cuanto a la suspensión posterior, es muy progresiva y la tracción es excelente, a lo que hay que añadir que sus reacciones son fácilmente predecibles y, por lo tanto, controlables. Con los hidráulicos aflojados prácticamente al máximo, el comportamiento general es realmente bueno, y el tacto, impecable; así se considera perfectamente apta tanto para quien busque competir como para el aficionado que únicamente pretenda salir a realizar excursiones. El único pero que hemos encontrado en este apartado es que la precarga del amortiguador era algo corta, lo que le daba bastante más de juego muerto del que nos hubiera gustado, ya que si bien con ello se gana estabilidad, también hace que el conjunto sea más lento a la hora de entrar en curvas cerradas.

En cuanto a frenos, el tacto del delantero es muy blando, más de lo que acostumbra a ser habitual, aunque bastante en la línea de toda la gama de off-road de Suzuki. No es una cuestión de mordiente, ya que la potencia de la pinza Nissin sobre el disco de 250 mm de diámetro es más que suficiente; se trata más bien de una cuestión de tacto de la bomba, distinta a las que montan otras firmas que equipan esta misma marca de componentes, y que incluso obliga a utilizar todo el recorrido de la leva para parar la moto. Respecto al tren posterior, ofrece un tacto más normal, que trabaja correctamente aun abusando de él y sin llegar a desfallecer ni a sobrecalentarse en ningún momento. En cuento a la potencia, es buena y el tacto de la bomba permite frenar progresivamente sin llegar a bloquear.

En líneas generales, el mejor resumen que puede hacerse de la nueva Suzuki RM-Z 250 E es que es una endurera sorprendente pese a derivar directamente de una base de motocross.

Su principal baza es la ligereza, aunque la progresividad de su motor también es un punto fuerte a la hora de buscar un amplio abanico de posibles clientes. De todos modos, lo que más nos ha gustado han sido las suspensiones, que pueden considerarse de primer nivel para quienes pretendan competir pero también muy válidas para los usuarios sin afán de carreras.

Aunque no da problemas para ponerse en marcha, el gran punto negativo es la ausencia de arranque eléctrico, algo que no sólo ya valoran los aficionados sino también los pilotos. No obstante, no hay que olvidar que esos kilos de menos que marca la ausencia del motor de arranque y de la batería son decisivos a la hora de contener el peso del conjunto, por lo que lo que se pierde por un lado se gana por el otro. Finalmente, sin miedo a equivocarnos, podemos decir que la nueva Suzuki entra con muy buen pie en nuestro mercado de enduro, sobre todo por el aval que supone ser una moto fácil de pilotar y con unas reacciones especialmente nobles para todo tipo de usuarios.


D. Prats y A. Guerrero
Fotos: César Rojo

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"