Suzuki Sixteen 125: Urbanita convencido 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Después de la presentación oficial realizada por Suzuki hace unas semanas, el Sixteen ya ha salido de la fábrica de Gijón y se encuentra en los concesionarios. Tras aquel primer contacto era obligado probarlo a fondo, y la verdad es que las buenas sensaciones que nos transmitió en la presentación se ven confirmadas al recorrer kilómetros y kilómetros de asfalto urbano.

Suzuki Sixteen 125: Urbanita convencido

La nueva arma de Suzuki para conquistar el mercado de los scooters de rueda alta que se pueden conducir con el carné de coche, el Suzuki Sixteen 125 cc, ya está en los concesionarios expuesta a las miradas de transeúntes y curiosos. Con él, la firma japonesa ha logrado crear un vehículo hecho a la medida del mercado, puesto que se trata de un proyecto que nace de las reivindicaciones de los propios clientes, que se acercaban a las tiendas oficiales pidiendo un scooter urbano con llantas de 16".

El resultado del trabajo realizado en los centros de desarrollo de Suzuki en Japón y Gijón, planta donde finalmente se produce el Sixteen, es digno de una mención especial, porque han logrado salir a la calle con un scooter muy bien acabado tanto estéticamente como por lo que respecta a funcionamiento. En el apartado estético, siempre subjetivo, simplemente entraremos a comentar que la calidad de los acabados potencia la imagen de elegancia que desde Suzuki se ha querido imprimir al Sixteen.

Entre algodones

Suzuki Sixteen 125: Urbanita convencido

En cuanto al motor, es obligatorio insistir en los dos adjetivos con los que lo calificamos después de probar el Sixteen por primera vez durante su presentación: suave y silencioso. Si bien no va nada sobrado de potencia, sus 13 CV ofrecen unas prestaciones más que suficientes para mantener una conducción alegre dentro de la ciudad. Suzuki, que ha tenido que desarrollar todo el proyecto desde cero para poder albergar el motor dentro de un chasis de scooter de rueda alta, ha preferido asegurar el tiro y no forzar demasiado. Así, el propulsor evita subir excesivamente de revoluciones durante las aceleraciones, con lo que se autoprotege de maltratos en frío. Este factor contribuye también a potenciar una conducción más tranquila. Esto no significa, ni mucho menos, que sea un motor dormido, sino simplemente que está pensado para funcionar con la máquina sobre la que está montado: un scooter de rueda alta orientado básicamente a la circulación urbana.

Hemos realizado también algunos kilómetros por carretera y autovía. Aquí es donde echamos de menos algo de potencia y velocidad punta (apenas alcanza los 100km/h), aunque también donde se pueden apreciar perfectamente las virtudes dinámicas del Sixteen. Su estabilidad es envidiable en todos los sentidos, a pesar de la enorme ligereza del modelo, que llega a provocar que dé la sensación de ir en bicicleta. La rigidez del chasis es, sin lugar a dudas, uno de los elementos que contribuyen a proporcionar dicha estabilidad y que permiten transmitir confianza al piloto. Las suspensiones (una horquilla telescópica en el tren delantero y un brazo oscilante en el trasero), las llantas de 16" y los neumáticos Metzeler Feelfree que monta de serie acaban de completar el paquete.

Frenada potente

Suzuki Sixteen 125: Urbanita convencido

El Sixteen monta dos discos de freno de 220 mm cada uno. Situados uno en cada rueda y gracias a las pinzas de tres pistones –un indicador de la frenada combinada-, realizan a la perfección la tarea a la que están destinados. Además, la maneta izquierda incorpora un sistema de frenada combinada que acciona simultáneamente el freno trasero y el delantero en una proporción equilibrada que ayudará a los principiantes. Con la maneta derecha podemos, en caso de necesidad, aumentar la potencia de frenada en el tren delantero.

Además de su destacable comportamiento, el Suzuki Sixteen ofrece una buena posición de conducción y elementos que ayudan a la comodidad en las tareas habituales. La plataforma plana permite albergar bolsas y mochilas, que se pueden fijar gracias al gancho portabolsas. El asiento, generoso, contribuye también a la comodidad tanto del conductor como del pasajero, que dispone de dos asas laterales para agarrarse.

El cuadro de instrumentos del Sixteen es bastante completo, con cuentakilómetros total y parcial, nivel de gasolina, temperatura del motor y kilómetros restantes hasta el siguiente cambio de aceite. Este último detalle pone de manifiesto la voluntad de Suzuki de hacer del Sixteen un scooter fácil y sencillo en el que los usuarios más inexpertos puedan controlar los elementos más importantes.

Por lo que respecta a la capacidad de carga, este nuevo Suzuki peca de las mismas limitaciones que padecen el resto de las motos del mercado con las que entra a competir. Si bien la guantera del escudo frontal dispone de un espacio adecuado, el hueco de debajo del asiento solamente tiene capacidad para determinados modelos de cascos jet.

Finalmente, hay que señalar que el Sixteen incorpora un sistema antirrobo, heredado de la gama Burgman, que consiste en un cierre mecánico que sólo puede abrirse con la parte posterior de la llave original y que impide que nos puedan forzar la cerradura.

Su precio es de 3.199 euros, y llega en color blanco, negro mate, azul y plata.


Edu Parellada
Fotos: J.C. Vázquez y Santi Díaz

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"