SYM Fiddle II 125: Vuelve un clásico 2009

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

La taiwanesa SYM presentó en junio del pasado año su nueva gama de scooters, entre los que destacaba el renovado Fiddle II, un urbanita de estilo clásico en versiones de 50 y 125 cc A nosotros nos interesa el mayor, el convalidado, por las posibilidades que ofrece con su motor algo más potente y versátil, y la verdad es que, tras probarlo, nos ha sorprendido muy gratamente.

SYM Fiddle II 125: Vuelve un clásico

Aunque la fi rma que importa desde hace años Motos Bordoy (902 125 100) ha decidido cambiar la imagen de este scooter con un nuevo plástico que recubre el manillar -antes estaba cromado, quedaba al descubierto y era de mayores dimensiones-, el Sym Fiddle II 125 mantiene ese perfi l de scooter clásico que tanto había caracterizado a la versión antecesora.

El flamante modelo conserva, como decimos, esa imagen de scooter de carácter retro y, además, consigue impulsarla todavía más con unas líneas convenientemente redondeadas y unos actualizados cófanos laterales, al más puro estilo Vespa. El frontal es, no obstante, más plano que el del Fiddle anterior, y ahora está dominado por unos generosos intermitentes en su parte inferior, por esa pequeña carrocería que cubre el manillar, y que antes no existía, y por un faro de dimensiones más que considerables. Y es que según la propia marca, el Fiddle II ha sido "diseñado en Europa, y es un scooter de corte clásico y líneas muy elegantes, al estilo italiano". Visto lo visto, lo cierto es que a Sym no le falta razón para afi rmar lo que afirma.

Muy manejable

Además de atractivo por su diseño clásico, el Sym Fiddle II 125 es un scooter muy compacto. Su distancia entre ejes es de tan sólo 1.325 mm, con una longitud total de 1.870 mm. Con estos datos ya podemos empezar a hacernos una idea de por dónde van los tiros: este scooter es muy manejable en su aplicación básica y fundamental, que no es otra que la urbana, gracias también a unas llantas de 12 pulgadas de diámetro y a un peso declarado de 109 kg. Asimismo, el radio de giro es muy corto, con lo que el Fiddle II gira una barbaridad y las maniobras en parado serán -todavía más- pan comido.

Pero es que son más los aspectos que colaboran en la a veces pausada conducción por ciudad. Como, por ejemplo, la altura del asiento, de tan so lamente 740 mm. De esta manera, cualquier tipo de usuario, sea del género que sea (y es que el diseño de este scooter nos dice que las chicas ocupan un lugar muy destacado entre sus posibles clientes), puede manejarlo sin ningún tipo de difi cultad, puesto que contará con la confi anza que aporta el hecho de hacer pie sin problemas. Y también que el centro de gravedad sea lo sufi cientemente bajo como para favorecer aún más la manejabilidad.

Juega a favor de lo fácil que es mover este scooter el hecho de montar llantas de 12 pulgadas. Una medida que es ideal para conducirlo entre coches y a baja velocidad, pero que luego, cuando circulamos a la máxima velocidad que ofrece su motor, afecta en cierta medida a la estabilidad del vehículo. Nada que no se pueda solventar estando atento a la conducción y no excediéndose demasiado: a 80 km/h, por ejemplo, el Fiddle II no hará ningún extraño... siempre que el viento no sople con cierta fuerza, claro.

Sorprendentemente fino

El resultado del primer contacto mantenido con el Sym Fiddle II 125 nos deja claro que estamos ante un scooter utilitario muy efectivo, en tanto que es muy sencillo maniobrar con él, puesto que nos pone las cosas muy fáciles. Y en este sentido, lo que también nos ha resultado muy grato es lo suave que gira el motor: no será un portento en cuanto a prestaciones, esto también es cierto, y la velocidad punta de este 125 es un poco justa, la verdad, pero el pequeño propulsor del Fiddle gira muy fi no y no es nada rumoroso: hay que afi nar mucho el oído para percibir el sonido que emite. De esta manera, gracias a un motor tan discreto -a pesar de alimentarse por medio de carburación y estar refrigerado por aire-, las vibraciones brillan por su ausencia, y sólo se notan algunas, muy leves, en la plataforma plana.

En otro orden de cosas, hemos de hablar de la frenada. Compuesta por un tambor trasero, a priori podría parecer que andaría algo justa de efectividad. Pues nada más lejos de la realidad. Es verdad que el freno de tambor trasero es signo de ahorro de costes y de "despreocupación" tecnológica, pero en el caso del Fiddle II funcionó sin ningún tipo de inconveniente, ya que para el peso de este scooter, de poco más de 100 kilogramos, este sistema trabaja con mordiente más que sufi ciente. El único pero que le encontramos es un tacto de manetas un tanto duro, por lo que habremos de precisar un cierto período de adaptación para hacernos con su peculiar funcionamiento. También resultó mejorable la efectividad del freno delantero, que, compuesto por un disco de 190 mm de diámetro con pinza de doble pistón paralelo, se nos antojó falto de mordiente, por lo que hay que apretar fuerte la maneta de este freno para obtener los resultados deseados; para que frene con contundencia, vaya.

Calidad de marcha

Subidos encima del nuevo Fiddle notamos que el asiento es ancho y goza del mullido sufi ciente para no fatigarnos en conducción prolongada. Después de llevar un buen rato circulando con él, tanto por vías rápidas como por ciudad, no sentimos en nuestras posaderas el paso de los kilómetros. El asiento es amplio tanto para el conductor como para el acompañante, quien dispone, además, de un par de asas a las que sujetarse (están integradas en la parrilla portabultos con la que sale de fábrica el Sym Fiddle II).

Las suspensiones también van en el mismo sentido. Es decir, que son más bien blandas, sobre todo el monoamortiguador trasero, regulable en precarga de muelle. La horquilla delantera es algo más seca, todo sea dicho, pero su funcionamiento nos pareció correcto. Sólo en los baches más pronunciados percibimos que el recorrido de esta horquilla es bastante corto y que hace topes enseguida.

Pero. como comentamos, este scooter es muy acogedor. A pesar de ser tan compacto, un conductor de 1,75 metros entra perfectamente en su habitáculo; un usuario un poco más alto puede comenzar a encontrar algún tipo de difi - cultad. La plataforma plana también ayuda a que circulemos cómodamente, al contemplar la posibilidad de cambiar las piernas de posición; algo que no permite, por ejemplo, un scooter con túnel central. Aunque, todo sea dicho, esta plataforma es de dimensiones más bien reducidas, como el resto del scooter. Y es que se vuelve a notar en este apartado que el Fiddle II busca a gran parte de su clientela entre el público femenino, tradicionalmente de menor envergadura que los usuarios masculinos.

Y junto a la plataforma plana, hemos de decir que el Fiddle II 125 monta en la parte interna del escudo un gancho para colgar alguna bolsa y transportarla entre las piernas, un buen detalle que hay que sumar a la parrilla portabultos trasera y al hueco bajo el asiento, en el que cabe un casco integral. Como vemos, a pesar de sus pequeñas medidas, este scooter ofrece una más que aceptable capacidad de carga.

Por último, hemos de hablar de los consumos, que, con carburación en lugar de inyección electrónica, han quedado fi jados en unos aceptables 3,8 litros a los 100 kilómetros. Por el contrario, con un depósito de tan sólo 5 litros de capacidad, la autonomía es de unos reducidos 131 kilómetros. Así que las paradas en la gasolinera serán bastante frecuentes con el Sym Fiddle II 125.

Sus rivales

Es curioso, pero son bastantes más marcas de las que a priori pudiésemos imaginar las que apuestan por este tipo de scooter. Convalidados todos, destacan principalmente por su aire clásico y elegante; algunos de ellos incluso con el manillar ancho y cromado, al más puro estilo custom.

Aquí tenéis todos los que hemos encontrado. Conforman dos grupos: los orientales y los europeos, siendo los primeros de ellos unos modelos económicos y muy sencillos, mientras que los dos italianos son más caros, es cierto, pero también cuidan más los detalles. Están a otro nivel en todos los sentidos.

Seguro y matrícula gratis

Desde el pasado 1 de diciembre, Sym viene llevando a cabo una campaña (lo que ellos llaman El Campañón) con la que el seguro y la matrícula del Fiddle II 125 salen completamente gratis. Una loable iniciativa que pone las cosas más fáciles a todos aquellos interesados en este atractivo y práctico scooter.

Y es que a El Campañón lanzado por Sym hemos de añadir que el precio del Fiddle II 125 ya es de por sí bastante ajustado: se comercializa a unos interesantes 1.699 euros. Una cantidad que se antoja muy asequible teniendo en cuenta los tiempos de crisis por los que estamos atravesando.

Tanto es así, que no nos queda más remedio que animarte a que te aproveches de la oportunidad que te ofrece Sym. El Fiddle II 125 hace tiempo que te espera.


Juanan Martín

La alternativa

Kymco Like 125: Vintage oriental

A pesar de la crisis, Kymco tiene muchas y muy jugosas novedades para el 2009. Una de las más originales y atractivas son los nuevos Like 50 y 125 c.c., scooters al más puro estilo "vintage", en lenguaje motero, al estilo retro, pero con la garantía y fiabilidad de los productos Kymco.

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"