SYM HD 300 (prueba): ¡Flota y pica!


Vota

0 0

El nuevo 'ruedas altas' de SYM despliega en la ciudad las cualidades que tanto proclamaba el boxeador, 'flotar como una mariposa y picar como una abeja'...

En un scooter con neumáticos de 16 pulgadas emerge una estabilidad parecida a la de una motocicleta, de ahí que los comúnmente llamados 'ruedas altas' sean una de las opciones favoritas de todos aquellos usuarios que valoran, ante todo, el buen comportamiento dinámico para sus desplazamientos diarios en ciudad y cercanías.

Son estrechos, ligeros y manejables para el tráfico urbano. Y si además el motor empleado es de cilindrada media, próximo a los 300cc, la fórmula resultante es casi inmejorable, un 'arma urbana definitiva' que combina agilidad y una mayor contundencia en prestaciones, ideal para deshacerse en el tráfico o para afrontar trayectos de extrarradio con solvencia.

Es el planteamiento que nos hace SYM España con su última incorporación, el HD300, que llega para romper el bipartidismo del segmento -Honda SH300 y Piaggio Beverly 350 eran los únicos integrantes- proponiéndose como una alternativa de competitiva relación calidad/precio.

Su precio es de 5.099 € (por los 5.850 € del japonés y los 4.999 € del italiano) aunque dispone de una oferta de lanzamiento de vigencia indeterminada que lo deja por tan solo 4.499 €, incluyendo gratuitamente un año de seguro y cinco años de garantía.

Europeizado

El nuevo HD 300 exhibe un diseño elegante y refinado, con detalles cromados, así como un buen nivel de acabados. Una estética muy afín a los gustos europeos. La carrocería está disponible en tres colores: blanco (asiento y puños marrones), gris mate (asiento y puños negros) y negro Mate (asiento y puños negros).

Ofrece tecnología led en toda su iluminación, un cuadro de instrumentos de completa información analógico/digital (velocímetro, cuentakilómetros, nivel gasolina, testigo intermitencia y luz de carretera, testigo de cambio de aceite, indicador de rpm, reloj, temperatura del motor) y una capacidad de carga considerable para tratarse de un ruedas altas: bajo el asiento hemos podido guardar un casco integral talla XL, y restaba espacio todavía para alojar otros objetos como una tablet; además, disponemos en el interior del escudo frontal de una guantera con tapa en la que caben pequeños objetos como unas gafas de sol o un móvil, el cual podemos recargar en marcha gracias a una toma USB de 5V alojada en su interior. Un pequeño gancho escamoteable ubicado bajo el manillar nos da la oportunidad de colgar alguna bolsa o mochila.

Estos detalles se suman a otros que intentan solucionar la papeleta diaria, como la posibilidad de escoger entre el caballete central o el lateral a la hora de dejarlo estacionado o un tapón de llenado del depósito que se puede abrir con el interruptor principal. En suma, al nuevo taiwanés no le faltan argumentos para convertirse en una herramienta urbana, con las soluciones prácticas habituales para hacerle la vida fácil a su usuario en el trasiego diario.

Chasis y motor heredados

No dispone de plataforma plana, pero el túnel central no es voluminoso y permite el cómodo acceso al vehículo. SYM ha optado por usar el mismo chasis que el Citycom 300 -modelo al que sustituye-, una decisión técnica que le aporta el vehículo un plus de rigidez, que se hace notar sobre todo cuando afrontamos algún tramo de carretera.

Los ingenieros han apostado por dotar a su nuevo scooter, además de elementos funcionales como los que explicábamos y que se esperan en un vehículo de estas características, de una elevada robustez de bastidor que permita, además, adentrarse en alguna vía rápida o carretera de curvas con mucha estabilidad, rendimiento y aplomo.

A esta estructura Double Bone, con doble estructura de tubos de acero, y que en conjunto con el motor ahorra unos 15 kg de peso con respecto a la anterior generación, se le unen unas suspensiones compuestas por una horquilla delantera y doble amortiguador trasero, y para el sistema de frenada se escogió un disco lobulado delantero de 287 mm y otro trasero de 260 mm, escoltados por un sistema ABS 9M firmado por Bosch.

Las llantas son de 16 pulgadas en ambos trenes, y están fabricadas en aleación con un diseño de seis brazos dobles y van calzadas con neumáticos de medidas de 110/70 y 140/70.

Para el motor, en cambio, se ha preferido equipar el novedoso propulsor del Cruisym 300, el megascooter de la casa, un monocilíndrico refrigerado por líquido SOHC de cuatro tiempos e inyección electrónica, que cubica 278,3 cc, y ofrece unas prestaciones de 27 CV a 8.000 vueltas con un par máximo de 25,4 Nm a dos mil vueltas menos.

Estas cifras son ligeramente superiores a las del SH300 (25 CV), y resultan otro de sus principales argumentos pues, como veremos a continuación, el nuevo SYM alardea de buen empuje y aceleración para tramos urbanos y además se siente musculoso cuando abandonamos la ciudad.

SYM HD 300: Cómo va

Hemos fabricado un scooter para motoristas, afirmaba Jordi Bordoy, responsable de la empresa importadora para España de la firma taiwanesa durante la presentación nacional llevada a cabo la pasada semana en Girona. Las rutas programadas por Motos Bordoy, independientemente del modelo que se trata, suelen ser intensas, y ésta vez no hubo excepción... con la idea de hacernos probar, sobre todo, las capacidades del HD300 fuera de la ciudad, nos llevaron por carreteras de toda índole, más que nada secundarias, reviradas y de asfaltos bacheados, que nos permitieron notar esa robustez que aporta la parte ciclo de este 'ruedas altas' que, a diferencia del Honda SH300, está configurado con un túnel central -no plataforma plana como el japonés- buscando precisamente esa mayor rigidez cuando lo intentamos 'retorcer' entre curvas. Había quien comentaba que prefería un suelo plano para mayor comodidad y transporte de objetos. Eso ya es cuestión de prioridades.

El HD300 prefiere dirigirse a quienes valoran un mejor comportamiento dinámico. Dicho sea de paso, a bordo es bastante habitable. El túnel no molesta mucho a la hora de subirse y bajarse, y las plataformas ofrecen el espacio justo para apoyar los pies, quizás el único hándicap en cuestión de confort.

Por lo demás, es muy cómodo, con un asiento amplio para dos personas, al que tan solo le hemos echado en falta algo más de mullido. El pasajero puede acomodarse, con una generosa parcela de asiento, buenas asideras y unas amplias estriberas escamoteables y bien integradas en la carrocería. La visibilidad de los espejos retrovisores es excelente.

No es que sea un scooter 'peso pluma', pues llega a los 174 kg, pero tampoco se siente pesado cuando lo maniobramos en parado. La altura del asiento está a unos 800 mm y la mayoría de conductores la encontrarán asequible para un apoyo cómodo de los pies en el suelo.

El motor, que ya habíamos catado en la anterior prueba del Cruisym 300, nos ha vuelto a dejar la muñeca satisfecha, quizás más, pues esta mecánica en este HD carga 'a sus espaldas' con 24 kilos menos que en el megascooter, y se siente algo más resuelta. Denominado internamente F4 -ya impulsaba al anterior Joymax 300- se caracteriza como en casi todos los SYM por ese tratamiento cerámico de su cilindro que reduce tolerancias y desgastes.

En nuestra toma de contacto, lo sentimos como un motor de sobrades capacidades para desenvolverse cada día en el tráfico urbano gracias a unas vivas aceleraciones. Además, funciona con suavidad y sin apenas vibraciones.

Cuando abrimos gas desde parado responde con bastante inmediatez y va creciendo con progresividad gracias a una curva de par que destaca por su linealidad. Ya en carretera, sube de vueltas sin apenas esfuerzos, llega con facilidad a los 80-90 km/h, y sigue subiendo hasta los 120 km/h con bastante rapidez. Tan solo podemos achacarle que en salida de curvas, desde bajas vueltas, las recuperaciones son algo suaves.

En zonas de curvas enlazadas permite hasta ciertas dosis de diversión. Más allá de su buena estabilidad a altas velocidades, el taiwanés ofrece una buena manejabilidad y un paso por curva suficientemente aplomado.

Las suspensiones vuelven a confirmar su vocación más urbana aportando confort al habitáculo con sus tarados blandos que buscan, sobre todo, absorber las irregularidades en el centro de la ciudad, pero también mantienen bastante el tipo cuando nos escapamos de la urbe.

La conjunción con el rígido bastidor y con unas llantas de 16'' calzadas con generosas gomas, hacen aflorar un gran aplomo en todo momento, para tratarse de un scooter, por supuesto. El ángulo de inclinación es satisfactorio aunque por el lado izquierdo el caballete central tiende a rascar con el asfalto si buscamos plegadas fuertes, algo para lo que este vehículo no ha sido diseñado, todo sea dicho de paso.

Los frenos, por su parte, trabajan bien, con un tacto progresivo y suficiente mordiente cuando circulamos en ciudad; en carretera, en las frenadas más intensas, habrá que apoyarse mejor con el trasero, para equilibrar el reparto y obtener unas detenciones más controladas.

Conclusión

¿Estabilidad? ¿Almacenaje? ¿Ligereza? ¿Prestaciones? Para escoger el scooter que mejor se adapte a nuestras necesidades hay que priorizar y, en la mayoría de los casos, sacrificar algunas cualidades en favor de otras. En el caso del HD300, SYM ha buscado no solo aportarle todos los elementos que lo convierten en un vehículo ideal para el uso cotidiano en la ciudad, si no que también ha configurado un conmuter estable, aplomado y contundente para aquellos desplazamientos más alejados.

Destaca por su diseño elegante, europeizado, por servirse de detalles prácticos (buena capacidad de carga, tecnología al día, confort para dos personas) pero aportando a través de una robusta parte ciclo un rendimiento más que satisfactorio en carretera. Y todo con una calidad general y un precio realmente competitivo. El nuevo SYM HD300, retomando la gran cita de Mohamed Ali que abría este reportaje, es capaz de moverse con soltura y agilidad en el 'cuadrilátero' urbano, y al mismo tiempo ofrece una 'pegada' enérgica para los motoristas ciudadanos exigentes... ¡Menudo 'púgil' aspira al título de los 'ruedas altas' 300!

Highlights SYM HD 300 2019

Precio: 5.099 € (oferta de lanzamiento de 4.499 €)

Seguro gratis el primer año y 5 años de garantía

Motor monocilíndrico, refrigeración líquida, 27 CV

Espacio bajo el asiento para un casco integral XL y más objetos

Guantera con toma USB

Gancho porta bultos en el retroescudo

Juego de luces full LED

Chasis de nuevo diseño, con túnel central para mayor rigidez

Disco de freno delantero lobulado de 287 mm y otro trasero de 260 mm

Sistema ABS 9M firmado por Bosch

Las llantas son de 16 pulgadas en ambos trenes

Neumáticos de medidas de 110/70 y 140/70.

Equipamiento probador

Fotos de la SYM HD 300

Fotografías por: SYM España (J.C Orengo y Félix Romero)
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"